Back to top
15 de Enero del 2024
Historias
Lectura: 26 minutos
15 de Enero del 2024
Redacción Plan V
¿Por qué Ecuador llegó a ser el país más violento de América Latina? Estos 20 hitos lo explican
0

Portada: Fotomontaje referencial: PlanV

 

Este artículo resume información de fuentes confidenciales, informes de inteligencia, entrevistas con expertos y análisis de datos que Plan V ha recopilado y difundido en los últimos años durante la cobertura del incremento de la violencia en Ecuador.


¿Por qué Ecuador llegó a ser el país más violento de América Latina? Esta fue la pregunta más recurrente la semana pasada tras la violenta incursión a TC Televisión, un hecho al que sumaron motines carcelarios, toma de rehenes, secuestros y asesinatos de policías, incendios de vehículos con explosivos, etc. No existe una sola explicación. En el fondo, hay una serie de factores estrechamente relacionados que van desde las condiciones geográficas del país hasta la debilidad institucional. Ecuador, al parecer, ha cumplido con todos los requisitos para liderar a ahora la violencia en la región. Plan V recurrió a su hemeroteca para describir los principales hitos que han marcado casi tres décadas de la historia del país.

Condiciones históricas y geográficas

1• En medio de los dos mayores productores de cocaína del mundo. Ecuador se ubica entre Colombia y Perú. El primero es considerado el mayor exportador de cocaína del mundo. La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) reportó que en 2023 aumentó sus cultivos hasta alcanzar un récord de 230.000 hectáreas. La zona con el mayor incremento fue el Putumayo, que es un departamento fronterizo con Ecuador. Según el informe Evaluación situacional del entorno estratégico del narcotráfico en Ecuador, 2019 - 2022, se estima que entre el 70% y 80% de la cocaína producida en los departamentos del sur de Colombia ingresa por la frontera norte ecuatoriana. Es decir, en 2021, llegaron a Ecuador entre 400 y 460 toneladas.

2 • Estrecha relación histórica con Colombia, el conflicto colombiano y el auge de los cárteles. Los gobiernos ecuatorianos a lo largo de los años instalaron la idea de que Ecuador es “una isla de paz”, en referencia a que el país no tuvo en el pasado los altos niveles de violencia de sus países vecinos. Sin embargo, el impacto del conflicto armado colombiano siempre pasó factura a Ecuador. Uno de los hechos más trágicos ocurrió en 1993 cuando se produjo una masacre en el río Putumayo por parte de las FARC a una patrulla ecuatoriana, que dejó 8 muertos y 30 heridos. En 1998, la revista Vistazo develó los alcances de la llamada narcoguerrilla con un reportaje sobre cómo el Frente 48 de las FARC se encargaba de la vigilancia y logística de grandes plantaciones de coca en la frontera común. En 2018, diario El Comercio publicó la antología Periodistas en la frontera norte, que recupera reportajes periodísticos que narran la violencia en esa zona desde hace 20 años. De igual manera, las FARC usaron a Ecuador como lugar de descanso y protección. El ataque colombiano a Angostura destapó esa relación en 2008.

Por otro lado, los cárteles del país vecino también han estado presentes históricamente. Por ejemplo, en la década de los años 2000, hubo reportes de una red de farmacias en Ecuador vinculadas al Cártel de Cali, mientras que el Cartel del Norte del Valle utilizó puertos ecuatorianos para el narcotráfico. En años más recientes, la presencia de grupos colombianos ha sido permanente.

3 • Los puertos ecuatorianos, con una posición estratégica en el Pacífico Sur y exportaciones claves para camuflar la droga. Sin duda, este es uno de los aspectos más cotizados por las organizaciones criminales del narcotráfico internacional. Manta, por ejemplo, es el centro de la pesca industrial del país. Es el puerto con la mayor flota pesquera del Pacífico Sur. Eso permite camuflar en una actividad legal una pieza clave para el narcotráfico internacional: el abastecimiento de combustible a las lanchas que van a Centroamérica, según fuentes de Inteligencia policial y naval. Esta historia está contada en Los Choneros: dos décadas de violencia, un corto documental de Plan V. Asimismo, el puerto de Guayaquil es una pieza clave en el envío de grandes cargamentos de droga, sobre todo, hacia Europa. Al ser uno de los principales exportadores de banano, Ecuador envía miles de contenedores con ese destino donde se camufla la droga. El 46% de la droga incautada en puertos ecuatorianos ha sido en contenedores con esta fruta. Los narcotraficantes usan ese tipo de exportaciones porque son perecibles y necesitan salir rápidamente de los puertos. Esta dinámica, la contó Plan V en la investigación acerca de que en Ecuador estuvo el mayor narcotraficante albanés.

Los decomisos de droga ha sido la imagen más recurrente en los últimos años. Ecuador ha sido considerado como una autopista para el narcotráfico internacional de la droga. Foto: Policía Ecuador

Condiciones políticas, judiciales y económicas

4 • Debilidad institucional. El narcotráfico en Ecuador ha avanzado rápidamente gracias a ciertas condiciones. Una de ellas es la permanente crisis institucional y política que ha debilitado las entidades relacionadas con la seguridad. El ejemplo más dramático fue la eliminación del Ministerio de Justicia en 2018, que manejaba las cárceles. Esta cartera de Estado fue dividida y de ahí salió el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad (SNAI). Pero quedó reducida a una institución únicamente administrativa. En la actualidad, Ecuador es el único país de la Comunidad Andina sin un Ministerio de Justicia.

5 • Justicia y política infiltrada. Otro de los factores citados por las fuentes consultadas que han derivado en esta crisis es la corrupción del sistema judicial. En Ecuador han ocurrido casos de jueces que se niegan a pasar exámenes de confianza como el polígrafo o a la revisión de su patrimonio. La penetración de los grupos criminales en la justicia beneficia al crimen con la rebaja de penas o simplemente no los sentencian. Plan V ha reportado numerosos casos. Uno de los más polémicos tuvo que ver con el intento de rebajar las penas para la banda de alias Gerald, considerado como el Pablo Escobar ecuatoriano. Recientemente, el caso Metástasis reveló la red de Leandro Norero en la justicia y otros sectores. Él fue uno de los narcotraficantes más poderosos del país. 


El narcotraficante Leandro Norero fue asesinado en la cárcel de Latacunga, el 3 de octubre de 2022. En sus teléfonos, la Fiscalía halló chats que revelan su gran red de aliados en el Estado.

Pero la política no ha estado exenta también de estas relaciones. En 2003, en la Operación Aniversario se incautó en el aeropuerto de Portoviejo 428 kilos de cocaína en un avioneta de bandera mexicana y se detuvo a 14 personas de diferentes nacionalidades entre ellos, el exgobernador de de Manabí, César Fernández. Fue detenido nuevamente en 2012. Fue vinculado con el cártel de Sinaloa. En 2007 y 2008 se ejecutaron los operativos Huracán Verde y Huracán de la Frontera, respectivamente, en Esmeraldas.  Ambos casos tuvieron como protagonistas a los hermanos narcotraficantes Ostaiza Amay, vinculados a las FARC y a los cárteles de Sinaloa y Cali. A los Ostaiza se los relacionó con el exsubsecretario del Ministerio de Gobierno de Correa, José Ignacio Chauvín. En la campaña presidencial de 2017, Édison Ostaiza apareció en un video en la entonces red de Twitter y habló de presuntos aportes a la campaña de Correa en 2006. Por el caso Huracán de la Frontera, fueron destituidos siete jueces por irregularidades en el juicio de los Ostaiza.

Otra relación del correísmo con el narcotráfico fue una fotografía hallada en el celular de Telmo Castro, un capitán del Ejército que trabajó para el Chapo Guzmán. En la imagen se observa a Correa junto a José Antonio Aguilar Orozco, Darwin Stalin Gómez Vélez y Edgar Fernando Sandoval Puga, todos involucrados en diversos operativos antinarcóticos. Estas historias fueron contadas en el artículo Los carteles del narcotráfico en la Mitad del Mundo.

Esta es la fotografía encontrada en el celular de Telmo Castro. Correa sonríe junto a José Antonio Aguilar Orozco, Darwin Stalin Gómez Vélez y Edgar Fernando Sandoval Puga

6 • Una inteligencia debilitada. El problema actual también pasa por la falta de una política de inteligencia criminal, que permita la detección de grupos narcotraficantes y sus conexiones. Expertos consultados por este medio han insistido en los últimos años en el fortalecimiento de la Inteligencia ecuatoriana, dotándola de capacitación, pero también de herramientas tecnológicas. Coinciden en que esta fue debilitada durante el gobierno de Rafael Correa (2007-2017), quien estableció un sistema de inteligencia política. Con la filtración de la empresa italiana Hacking Team se descubrió que la Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain) usó esa tecnología para espiar a políticos y periodistas. Ahora el CIES (ex Senain), está a cargo de Michele Sensi Contugi Ycaza, un empresario que financió la campaña del presidente Daniel Noboa. No registra experiencia en temas de seguridad.

Michele Sensi Contugi Ycaza, titular del CIES, es un personaje cercano a Daniel Noboa. No registra experiencia en Inteligencia. Foto: Granasa Archivo

7 • La dolarización y el lavado de dinero: Ecuador adoptó esta moneda en el año 2000 tras una crisis bancaria. Si bien el país tiene una moneda fuerte, existe un bajo nivel de bancarización. En el 2018, el 48.1% de ecuatorianos no usó ningún servicio financiero, según una encuesta del Banco Central del Ecuador. Es decir, hay una gran cantidad de dinero en efectivo que no entra a la banca formal. En Ecuador no existe un estudio que se aproxime a una cifra sobre cuánto dinero producto del narcotráfico se lava y pasa a la economía formal. El gobierno de Guillermo Lasso hizo una estimación en los anexos de la consulta popular, pero Plan V detectó errores de cálculo. Tras hacer las correcciones con expertos, en 2020 se habrían lavado $3.458 millones. Aunque esa cifra está en discusión, hay sectores como la construcción, cuyo crecimiento ha llamado la atención de los investigadores. El general Patricio Carrillo, ex Comandante de la Policía, dio otro dato en una reciente entrevista con Plan V sobre la dimensión del lavado: al menos 8.000 millones de dólares, lo que representa el 8% del PIB. Analistas han coincidido en que la lucha contra debe centrarse en el combate del lavado de activos para debilitar su poder económico.

8 • Política migratoria permisiva. Además de la presencia histórica de grupos delictivos colombianos, en Ecuador se ha registrado la presencia de emisarios de cárteles mexicanos y de los Balcanes que ha incidido en la violencia interna. Un factor que pudo haber incentivado su llegada habría sido la incorporación del concepto de ciudadanía universal en la Constitución del Ecuador en 2008. Eso permitió que se levantara la exigencia de una visa de turismo hasta por 90 días para los ciudadanos de todos los países. Por ejemplo, los ciudadanos albaneses tuvieron entrada libre hasta el 24 de agosto de 2022, fecha en la que Ecuador les impuso visa. De igual manera, las oficinas de Migración en Ecuador no tienen la capacidad de identificar si el nombre de un pasaporte es falso. “Ecuador es uno de los pocos países que no alimenta una base de datos con el ingreso de los visitantes, con sus huellas y fotografías”, dijo una fuente antinarcóticos.

9 • Sobrepoblación carcelaria y el fallido modelo carcelario. En 2013, el gobierno de Rafael Correa implementó reformas al sistema penitenciario que incluyó la construcción de las llamadas mega cárceles. El objetivo fue reducir el hacinamiento y mejorar las condiciones de los presos. Sin embargo, el endurecimiento de las penas y el abuso de la prisión preventiva volvieron a sobrepoblar las cárceles. En 20119, Ecuador llegó a tener casi 40.000 privados de libertad. Pero el año con mayor hacinamiento se registró en 2018 con el 36%. En 2022, la CIDH consideró que los niveles de hacinamiento serían más altos que los reportados oficialmente. El año pasado, el INEC registró en su censo penitenciario a 31.321 presos. Es decir, el hacinamiento había caído al 4%. Sin embargo, en esas mega cárceles se han concentrado las peores masacres carcelarias. Uno de los principales errores, según han reconocido funcionarios y expertos, fue la ubicación de los presos. Esta no fue por su nivel de peligrosidad sino por la banda a la que pertenece. Ahora, el Estado es ineficaz en el control de las cárceles, que se han convertido en centros de operación de bandas criminales y de sus negocios ilegales.

Las cárceles llegaron a tener una sobrepoblación del 36%. Mientras que el reducido número de guías penitenciarios limitó el control del Estado en estos centros.


Hitos antes de la crisis

10 • La salida de la Base de Manta, en 2009. La salida de la Base norteamericana de Manta, entre 2008 y 2009, es un antecedente importante en el rol de Ecuador para el narcotráfico, según expertos. Como se mencionó, Manta es uno de los principales puertos del Ecuador y desde esa Base se realizaron operaciones para el control del narcotráfico durante 10 años. Su salida facilitó la llegada de estructuras criminales para desarrollar sus actividades, sin la presión de Estados Unidos. Además, 2008 y 2009 fueron años claves para Ecuador y para la región en relación al negocio del narcotráfico y esa fue una puerta de ingreso a grupos de los Balcanes, Medio Oriente y Asia, dijeron investigadores a este medio. Pero también en esa época creció Édison Washington Prado Álava, alias Gerald, quien se convirtió en uno de los principales narcotraficantes del Pacífico Sur. Dominó el mar y acuñó una modalidad para el envío exitoso de droga hacia Centroamérica: las gasolineras (barcos) del mar. Fue extraditado a EEUU en 2018, donde cumple una sentencia.

Imagen de  2007 de la Base de Manta. Tras su salida, expertos sostienen que la vigilancia marítima de Ecuador en la última década se redujo a 0. Foto: U.S. Air Force

11 • Caen los indicadores de violencia y surge el pacto criminal como hipótesis. Tras la salida de la Base de Manta y durante el gobierno de Correa, la violencia cayó drásticamente. Ecuador pasó de 18,7 homicidios por cada 100.000 habitantes, en 2009, a 5,8 homicidios en 2016. El grupo académico Orden, Conflicto y Violencia estudió esta inusual reducción de las cifras de violencia. En su estudio publicado en Plan V, reconoció que Correa implementó “políticas de seguridad ciudadana que combinaron estrategias punitivas con medidas de prevención social”. Estas políticas fueron eficientes para la delincuencia común, pero no para el crimen organizado que se acentúa en las estructuras empresariales que operan mercados ilícitos con algún grado de protección del Estado. De ahí que sostienen lo siguiente: “Durante el gobierno de Rafael Correa, además de las políticas de seguridad ciudadana ya referidas, se tejió una red extorsiva con apoyo estatal para proteger a ciertos grupos del crimen organizado. Así se garantizó una «paz mafiosa» que facilitó la expansión del narcotráfico”.

12 • El terremoto de 2016 y la expansión de la criminalidad. Otro sector de investigadores sostiene que el terremoto aceleró la expansión de los grupos criminales.  Por la catástrofe, todo el Estado se asentó en Manabí, la provincia más afectada. De esa manera, según las fuentes, esto derivó en el desplazamiento de las bandas delictivas como Los Choneros, cuyo nombre hace referencia al cantón manabita Chone. “Y obviamente frente a los obstáculos que se presentaban en todo el sector Costa lo que hicieron es trasladarse hacia zonas donde no había afectación. El primer lugar fue Guayaquil”, aseguró una fuente a Plan V en 2021. Entre 2016 y 2019, estos desplazamientos provocaron un aumento de la violencia. Las bandas se quedaron en los nuevos territorios y aumentaron su logística y miembros. A partir de ese momento, todas las organizaciones delictivas entraron en disputa.

13 • El proceso de paz colombiano y las disidencias. El 2018 se convirtió en el año de la mayor crisis de seguridad en la frontera norte. Tras la desmovilización de las FARC, grupos disidentes entraron en disputa por los territorios que dominaba la guerrilla, entre ellos los ubicados en la frontera con Ecuador. En ese año, se registró por primera vez la explosión de un coche bomba contra un destacamento policial y el asesinato de un equipo periodístico que llegó a esa zona a cubrir la ola de violencia. Para 2022, ya se habían asentado siete disidencias en la frontera común para controlar las rutas del narcotráfico. Esto ha incrementado la violencia y el desplazamiento interno de habitantes, por ejemplo de Mataje. Estas disidencias han hecho negocios con grupos ecuatorianos y han sido otro factor para el aumento de la violencia, según publicó El Tiempo de Colombia.

En la frontera entre Ecuador y Colombia se han asentado grupos disidentes que han vuelta crítica esta zona en materia de seguridad. Investigaciones periodísticas han registrado desplazamientos hacia el interior de Ecuador.

Hitos recientes que han marcado la crisis de seguridad

14 • Inestabilidad dentro de las organizaciones criminales. El asesinato de Jorge Luis Zambrano, alias JL o Rasquiña, desató una pugna en el interior de Los Choneros, la agrupación criminal que había liderado por una década. Mientras estuvo en la cárcel, consolidó a Los Choneros como una banda carcelaria. Pero Zambrano consiguió una prelibertad después de polémicas resoluciones en la justicia. A los seis meses fue acribillado. El crimen ocurrió en diciembre de 2020 y el 23 de febrero de 2021 ya se produjo la primera masacre carcelaria. En este episodio, Los Tiguerones, Lobos y  Chone Killers se separaron de Los Choneros y se volvieron sus enemigos. Pero luego se dieron nuevas alianzas que se han caracterizado por su inestabilidad cuando José Adolfo Villamar, alias Fito, y Junior Roldán, alias JR, asumieron el liderazgo de la banda. La violencia continuó en las cárceles. Las 14 masacres, que ocurrieron entre 2021 y 2023, dejaron más de 460 muertos. Fito es el único líder tradicional de Los Choneros que sigue vivo.

15 • El auge de nuevas rutas. Después de la pandemia, desde Ecuador se consolidó una ruta para el tráfico internacional: Europa. En un informe de 2023, la UNODC confirma que Ecuador se convirtió en el principal país de origen de los cargamentos de cocaína que llegan a Europa, incluso por encima de Brasil. La mafia albanesa ha sido señalada como la principal organización distribuidora de drogas en gran parte de Europa. De acuerdo a investigaciones de Plan V, los primeros grandes operadores de esta mafia llegaron en 2009.

16 • La explosión de la extorsión y la huida de la violencia. Esta modalidad fue registrada primero en las cárceles como una forma de financiamiento ilegal para las bandas carcelarias. En 2021, Plan V publicó los rubros que los internos debían pagar para tener protección o acceder a un teléfono, comida y medicinas. Las llamadas vacunas pronto se extendieron fuera de las prisiones. A octubre de 2022 se habían registrado casi 3.000 denuncias. Estas amenazas han sido uno de los motivos más importantes para miles de ecuatorianos migren hacia EEUU. En México, la OIM encuestó a ecuatorianos que transitaron por su territorio y el principal motivo para someterse a un camino tan tortuoso fue el aumento de la violencia y de las extorsiones.

El incremento de la migración de ecuatorianos hacia EEUU se agudizó el año pasado. En la imagen, una familia ecuatoriana en Ciudad de México tomaba un descanso antes de seguir su camino. Foto: PlanV

17 • El microtráfico y el consumo interno sin cifras reales. El informe Evaluación situacional del entorno estratégico del narcotráfico en Ecuador, 2019 - 2022, reportó que, entre el 1 de enero de 2019 al 31 de diciembre de 2022, se incautaron 619 toneladas de drogas. De esta cantidad, el 13% (66 toneladas) fue para el tráfico para el consumo interno. Expertos y agentes han explicado que el pago de los servicios logísticos para el traslado y envío de la droga a mercados internacionales se hace también con droga. Eso ha incrementado el microtráfico, las bandas buscan aumentar la cantidad de personas consumidoras e inducen en su mayoría a jóvenes para iniciarse en este consumo. “Este fenómeno ha provocado un aumento considerable de consumo”, dice el reporte. En 2015 hubo 130.000 atenciones por trastornos debido al uso de drogas. En 2021, estas atenciones se redujeron a 53.609 debido a la falta de presupuesto. Hasta el momento no hay una encuesta nacional sobre el consumo de drogas y la última se realizó en 2015.

18 • El asesinato de la Fernando Villavicencio. El crimen contra el excandidato presidencial, en agosto pasado, marcó una nueva etapa de violencia el país. Antes de candidatizarse, Villavicencio fue asambleísta y desde su curul denunció la incursión del narcotráfico en la política y sus nexos con grupos criminales. Fue el blanco de reiteradas amenazas de muerte, pero su seguridad tuvo graves fallas.

Fernando Villavicencio fue asesinado el 9 de agosto pasado en plena campaña presidencial. Fue uno de los pocos asambleístas que denunció la narcopolítica. Foto: Luis Argüello / PlanV

19 • La narcopolítica y la infiltración total va a la justicia. En diciembre pasado, la Fiscalía difundió el contenido de los celulares del narcotraficante Leandro Norero, especialmente sus chats que detallaron sus relaciones con jueces, fiscales, policías, agentes investigadores, un periodista y políticos. “Hoy el término narcopolítica en el Ecuador ha sido evidenciado y ya no es lejano porque podemos ver cómo las estructuras delincuenciales han permeado las instituciones para alcanzar sus objetivos”, dijo la fiscal Diana Salazar durante la presentación del caso. Plan V transcribió la teoría fiscal en tres partes:
-Jueces suicidas, fiscales asesores, abogados sobornadores
-Los negocios de Norero con Samir y Kada, y sus planes de atentados
 -
De los casos que se 'caen legalmente' y los beneficios del SNAI con Norero

20 • El incremento de la violencia sin precedentes. En el decreto 110 del presidente Daniel Noboa apareció por primera vez la cifra consolidada de homicidios durante el 2023: 8.008. Eso equivale a una tasa superior a 47 homicidios por cada 100.000 habitantes. Una cifra alarmante si es comparada con las 40 muertes por cada 100.000 habitantes que registró Venezuela en 2022, cuando se convirtió en el país más violento de la región. El pasado 26 de septiembre, el país pasó del puesto 31 al número 11 en el Índice Global de Crimen Organizado. Esto confirma que Ecuador se ha convertido en uno de los países más afectados por las mafias en el mundo solo por detrás de Myanmar, Colombia, México, Paraguay, República Democrática del Congo, Nigeria, Sudáfrica, Irak, Afganistán y Líbano.

 

GALERÍA
¿Por qué Ecuador llegó a ser el país más violento de América Latina? Estos 20 hitos lo explican
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

¿Qué implica el "conflicto interno armado" declarado por el Gobierno de Noboa?
Fermín Vaca Santacruz
El agónico río Machángara espera un millón de amigos
Redacción Plan V
Noboa: la crisis eléctrica, la gasolina y la inseguridad terminan con la luna de miel
Gustavo Isch
Daniel Salcedo según Daniel Salcedo: estos fueron sus operadores y sus relaciones con el crimen organizado
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Criminales colombianos y ecuatorianos extienden su violenta influencia por la Amazonía
Por Plan V y Amazon Underworld *
Última hora: se cancela la risa y la lectura en Quito
Redacción Plan V
"Falta que el gobierno de Daniel Noboa se atreva a golpear a gente poderosa"
Susana Morán
¿Se desinfla una opción política para Guayaquil?
Redacción Plan V