Back to top
11 de Marzo del 2022
Historias
Lectura: 8 minutos
11 de Marzo del 2022
Manuel Novik
Guerra en Ucrania, una ventana a Kiev
0

Un ucraniano de ascendencia manabita relató los hechos bélicos sucedidos hace unos días en Solomianskyi, un distrito urbano al occidente de Kiev.

La invasión de Rusia a Ucrania, o como lo han denominado, la "operación militar" no se detiene. La capital ucraniana mantiene una relativa normalidad, aunque solo los servicios básicos funcionan ininterrumpidamente. Un ciudadano ucraniano con nexos familiares ecuatorianos relata como es vivir en Kiev en medio de un conflicto bélico que tiene al mundo en vilo.

En el distrito urbano de Solomianskyi, al oeste de Kiev, el conflicto bélico se siente de cerca. El hijo de un manabita mira el conflicto prácticamente desde su ventana. Plan V se conectó en esa localidad con Ruslan Ponce, ciudadano ucraniano-ecuatoriano cuyo padre era oriundo de Portoviejo. En la época de la Unión Soviética, el padre de Ruslan emprendió un viaje para estudiar en Ucrania. En Kiev conoció a la madre de Ruslan, quien ha vivido gran parte de su vida en el país europeo.

Al tener la nacionalidad ucraniana, Ruslan no puede salir del territorio nacional, pues solo se permite salir a mujeres y niños pero no a los hombres mayores de 18 años. En ese país se activó la ley marcial que dispone a todos los hombres en edad de combatir a mantenerse en su país. Ruslan cuenta que no es una obligación enlistarse en el Ejército, sin embargo, no pueden salir de Ucrania.


Así se veía el edificio que fue atacado. Cerca del mismo hay una escuela, un hospital y un aeropuerto. Está en una de las principales vías de la parte occidental de Kiev.

A pocos minutos de su hogar, un ataque ruso impactó un edificio residencial y uno comercial. Sobre la avenida Lobanovsky, llamada así en honor a un ex jugador de fútbol y entrenador de la Unión Soviética, Ruslan recorre la zona del desastre. No hay cifras oficiales sobre si hubo muertos o heridos en este ataque.

Las calles están llenas de escombros y rastros de lo que parece haber sido un ataque deliberado contra la población civil: “aquí no hay cuarteles militares, hay una escuela y un hospital muy cerca” dice el ucraniano. Ruslan recuerda que hace treinta años esos edificios eran ocupados por fuerzas militares, pero que hace muchos años solo son de civiles. Si bien Kiev está  relativamente tranquila, hay zonas como esta que ya han sufrido ataques.


En los primeros días de la guerra ciudadanos rusos habrían quemado autos y realizado actividades de boicot en las calles de Kiev. Por lo mismo el gobierno decretó un toque de queda estricto por las noches.

La gente duerme con la ropa puesta, pues tiene que estar preparada para un eventual ataque. Los sótanos de los edificios son usados como refugios. La población también se resguarda en las estaciones de metro, el único medio de transporte activo, cuyas estaciones pueden ser bastante profundas y por ende seguras. “El metro se construyó en la Unión Soviética con la previsión de que pueda existir una guerra nuclear, son lugares muy seguros” cuenta el morador de Solomianskyi.

Ruslan no esconde su rechazo a los rusos: “dicen que invadieron Ucrania para proteger a la gente ruso hablante, mi abuela es rusa, mi hija que nació acá también habla ruso, supuestamente esta invasión es para protegernos, atacando así ciudades de forma brutal” dice. Según el reporte de este ciudadano, Kiev es de las ciudades más protegidas, “la mayor parte de la defensa aérea está en Kiev y en los suburbios. Otras ciudades están siendo absolutamente destrozadas. Nos asusta ver eso, cualquier día puede pasar aquí” agrega.

En los primeros días de la guerra, Ruslan logró embarcar a su esposa y a su hija en un tren rumbo a Polonia. Ahí encontraron un refugio temporal por un mes. Lo que suceda en el futuro más lejano es incierto. En un lugar destinado para refugiados en la ciudad de Poznan, “hay programas que ofrecen los países, les enseñan el idioma, les dan permiso de trabajo” agregó.

El Gobierno ucraniano está organizando trenes de evacuación y  se estima que unas dos millones de personas habrían salido de la capital. Debido a la fuerte demanda, la madre y la hermana de Ruslan no han logrado salir de Kiev. Los Ponce mantienen contacto con su familia en Ecuador y han recibido mensajes de apoyo desde el país.

Ruslan no esconde su rechazo a los rusos: “dicen que invadieron Ucrania para proteger a la gente ruso hablante, mi abuela es rusa, mi hija que nació acá también habla ruso, supuestamente esta invasión es para protegernos, atacando así ciudades de forma brutal” dice.

Por su parte, Ruslan planea irse al occidente del país si la situación empeora. Para salir deberá hacer contactos o acudir a chats de Telegram, una aplicación similar a Whatsapp, ya que los asientos en los trenes tienen preferencia para mujeres y niños. “La carretera está llena de coches abandonados o rotos” dice. De las tres vías para salir de Kiev, dos ya estarían bloqueadas por el conflicto bélico. “La gente sale con lo que tiene puesto, al ir en tren no te permiten llevar una maleta, tienes que poner tu vida en una mochila” agrega.

De momento el Ejército ucraniano ha acomodado una defensa muy fuerte en Kiev, por lo que sería difícil para los rusos penetrar la capital. “Lo que quieren es rodear la ciudad y sitiarla para dejarla sin abastecimientos” agrega Ruslan. Según su testimonio, ha habido ataques a plantas termoeléctricas y de agua potable, “estamos en invierno, la temperatura puede bajar a 20 grados bajo cero. Sin calefacción no se puede sobrevivir”, explica.


Ruslan Ponce vive a pocos minutos del edificio que habría sido atacado por fuerzas militares rusas. Estos eventos han desestabilizado emocionalmente a los moradores de la zona.

Ahora Ruslan está en teletrabajo. Solo los servicios básicos funcionan con normalidad. Muchos de sus amigos han perdido sus trabajos. Desde las 7 de la noche a las 7 de la mañana hay toque de queda, “todos están con mucha tensión, hubo muchos saboteadores rusos que quemaron autos en las calles” dice el ucraniano-ecuatoriano.

Muchos ciudadanos ucranianos han decidido ayudar a las fuerzas  militares, en una iniciativa denominada como “defensa territorial”. Las tareas delegadas a los civiles son principalmente de patrullaje, aunque también algunos han entrado en combate. Muchos ucranianos han retornado para combatir por el país.Los medios internacionales retrataron jóvenes milicianos de 18 años armados y entrenados en pocos días, y mujeres que han sido asignadas a tareas de apoyo y enfermería pero que también están armadas con fusiles de asalto.


Entrevista con Ruslan Ponce, un ucraniano-ecuatoriano en Kiev

Ruslan vivió gran parte de su vida sin su padre, su hermana vive sin su marido, su propia hija necesita un padre. Por esto Ruslan decidió ayudar a su país de otras formas en lugar de enlistarse,  y, ha ayudado a llevar comida y medicinas, ha asistido a gente de la tercera edad en su vecindario, entre otras actividades. 

Como padre de familia, Ruslan había iniciado su trámite para obtener  la nacionalidad ecuatoriana para su hija. Ha conversado con gente de la Cancillería ecuatoriana para poder tramitar un pasaporte express. Mientras tanto, él y su familia esperan el incierto futuro en la capital de Ucrania.

La Cancillería informó que este domingo es la última oportunidad de retornar en vuelo humanitario. El avión tiene capacidad para 250 personas y 40 mascotas. Según los reportes de la Cancillería 519 ecuatorianos han retornado al país, 236 estarían en los países fronterizos a Ucrania y todavía 43 estarían en el país ucraniano.

[RELA CIONA DAS]

La santa guerra sacrílega
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Gloria a Ucrania: el alma rusa (10)
Patricio Crespo Coello
¿Oligarcas buenos, oligarcas malos?
Julio Oleas-Montalvo
Rusia y Ucrania: destinos de miles de universitarios ecuatorianos y las presuntas estafas en los viajes
Manuel Novik
Gloria a Ucrania: el peligro de una III Guerra Mundial (8)
Patricio Crespo Coello
GALERÍA
Guerra en Ucrania, una ventana a Kiev
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El Gobierno ofrece “traer a casa con vida” a los cientos de estudiantes en Ucrania
Redacción Plan V
Dejar una vida: el drama de una familia ecuatoriana que huye de Ucrania
Soraya Constante
La odisea de Álvaro Quilumbango y otros estudiantes que huyen de Ucrania
Manuel Novik
Ecuatorianos retornados mantienen la esperanza de volver a Ucrania
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El círculo jurídico de Leandro Norero impulsó el habeas corpus para Jorge Glas
Redacción Plan V
Los pecados del boom inmobiliario de Quito según la Contraloría
Redacción Plan V
Bien Futuro: Una nueva fórmula para tener casa propia que reducirá el precio de las viviendas
Redacción Plan V
¿Qué hay detrás del juicio político del correísmo contra la Judicatura?
Redacción Plan V