Back to top
27 de Mayo del 2019
Historias
Lectura: 13 minutos
27 de Mayo del 2019
Redacción Plan V
La pugna por el 5G, el trasfondo de la tensión entre Estados Unidos y Huawei
0

Estados Unidos obligó a Google a retirarle sus servicios, como el sistema operativo Android y las actualizaciones de sus aplicaciones, a los dispositivos de la firma china Huawei. En Ecuador, hasta un 15% de los usuarios de celulares usan esa marca.

David tiene 25 años, vive en Quito y es usuario de Huawei desde hace cuatro. Ha tenido dos teléfonos de la marca china, que prefiere por su precio y porque la cámara le parece mejor que la de otros teléfonos móviles de la gama. El joven se informa por redes sociales de las noticias -casi no ve televisión por sus horarios de trabajo y estudio- y se entera de los sucesos que puede leer en Facebook, Twitter e Instagram. Uno de sus pasatiempos es ver vídeos o capítulos de series en YouTube, donde también escucha música. 

Su celular, de modelo P20, lo compró a plazos con su tarjeta de crédito y todavía le faltan dos cuotas. Como es su segundo Huawei, destaca las prestaciones del teléfono, aunque lamenta que, en poco tiempo, el aparato que viene con una batería interna, empieza a descargarse demasiado rápido, por lo que tuvo que comprarse uno nuevo, ya que el primero "prácticamente pasaba conectado para que no se descargue". 

El muchacho, quien alterna sus estudios de administración con su trabajo como asistente de cocina, usa también la popular aplicación de Whatsapp y mira en su pantalla su correo de Gmail.

Por ello, como a millones de usuarios en todo el mundo, le sorprendió saber que, si la guerra comercial entre China y Estados Unidos sigue como hasta ahora, muy pronto no va a poder usar su teléfono inteligente. Al romper, por orden del Gobierno de Donald Trump, con Huawei, la firma Google ha condenado a millones de usuarios de la marca china, como David, a tener un teléfono que, en el peor de los casos, solo va a servir para hacer llamadas. 

Al romper, por orden del Gobierno de Donald Trump, con Huawei, la firma Google ha condenado a millones de usuarios de la marca china, como David, a tener un teléfono inteligente  que, en el peor de los casos, solo va a servir para hacer llamadas.

Huawei en Ecuador 

Huawei, según ha declarado públicamente el gerente de la firma china en Ecuador, Bob Lee, tiene una penetración del 15% en el mercado local. En 2017 era del 11%, lo que implica que los teléfonos de la empresa asiática se vendían en una tendencia creciente. Se estima que en 2018 se vendieron en el mundo 1.429 millones de teléfonos inteligentes, de los que 291 millones fueron hechos por la coreana Samsung, 206 millones los hizo Apple y 206 millones los fabricó Huawei. Otras marcas completan el mercado global. La tendencia mundial se estaría replicando en Ecuador, con la presencia de las tres firmas líderes también en nuestro país. 

Lee, en una declaración la semana anterior, aseguró que los servicios que ofrece su empresa en nuestro país no van a ser afectados por el anuncio de Google. Lee dijo que se había puesto en contacto con las operadoras de telefonía celular en nuestro país, para garantizarles que no habrán afectaciones, al menos inmediatas. El gerente de la firma agregó también que las actualizaciones de seguridad se seguirán ofreciendo a los teléfonos ya vendidos o en inventario en el Ecuador. Llamó a seguir las redes sociales de su compañía para obtener más información.

En las redes de la firma, sin embargo, solo se publicó un escueto comunicado en donde se afirma que se seguirá brindando soporte a los teléfonos que ya están en el mercado -lo que coincide con la decisión de Google- pero no explica los cómos. Al cancelar Google sus servicios, los teléfonos quedarán sin actualizaciones del sistema operativo Android, que se usa en el 85% de teléfonos inteligentes,  lo que provocará una paulatina obsolescencia de los aparatos. Al no poder actualizarse el sistema operativo, muchas aplicaciones descargadas dejarán de funcionar. Poco a poco, los aparatos Huawei perderán su capacidad de navegar en internet.

El panorama para usuarios como David es sombrío: podría llegar el momento en que ya no pueda usar su Gmail, ni ver vídeos en YouTube ni mucho menos comunicarse por Whatsapp, todas éstas aplicaciones que tienen el soporte y el desarrollo de Google. Si la pugna sigue, podría ya no poder acceder a la Google Store, la tienda de aplicaciones de Google, con lo que ya no podría usar más aplicaciones de la marca. 

Este portal se comunicó con Cecilia Arias, ejecutiva de Huawei Ecuador encargada de los dispositivos móviles, pero si bien en un principio aceptó contestar un cuestionario sobre la situación específica en Ecuador, luego declinó enviar sus respuestas. 

Este portal se comunicó con Cecilia Arias, ejecutiva de Huawei Ecuador encargada de los dispositivos móviles, pero si bien en un principio aceptó contestar un cuestionario sobre la situación específica en Ecuador, luego declinó enviar sus respuestas.

Pero Huawei no solo ofrece teléfonos accesibles para jóvenes como David. También está interesada en el desarrollo de las redes de telefonía e internet del futuro, conocidas como 5G en la región y en el mundo. Y este sería el verdadero trasfondo del problema. 

La pugna por el 5G

Decio Machado es analista geopolítico y colaborador habitual de este portal. Desde el año pasado, había anticipado la dimensión de la guerra comercial entre Estados Unidos y China. La polémica por el control del 5G se intensificó en 2018 y llegó a niveles insólitos: "el presidente Donald Trump está intentando convencer a los proveedores de servicios tecnológicos de sus países aliados para que dejen de usar a toda costa cualquier dispositivo de Huawei o de otra marca china, comenzando por países como Alemania, Italia y Japón —donde tienen bases militares—, planteando que posiblemente estas compañías les espíen. En la actualidad, ninguna de las tiendas minoristas que surten de smartphones a las bases militares norteamericanas puede vender celulares chinos al personal allí desplegado", destaca Machado.

Para Machado, "las actuales preocupaciones disparadas en Zhongnanhai —sede oficial del gobierno chino— se fundamentan en que el conflicto con Trump puede terminar por limitar las inversiones de empresas chinas en sectores de alta tecnología en Estados Unidos y las implicaciones que derivan de esto". 

"Si las tensiones actuales entre Estados Unidos y China continúan podría llegarse al caso de que los asiáticos desarrollen sus propios ecosistemas tecnológicos, lo que obligaría al resto del mundo a tener que elegir entre ambos", estima Decio Machado, quien ha seguido de cerca la pugna tecnológica. 

Una de las salidas que Huawei podría tomar es desarrollar su propio sistema operativo, para dejar de usar el de Android, controlado por Estados Unidos. Machado comenta al respecto: "si las tensiones actuales entre Estados Unidos y China continúan podría llegarse al caso de que los asiáticos desarrollen sus propios ecosistemas tecnológicos, lo que obligaría al resto del mundo a tener que elegir entre ambos. Lo anterior implicaría menos innovación a escala global y un crecimiento más reducido, dado que la alta tecnología ya no se compartiría y las economías de escala dejarían de estar globalizadas. Además, el sector tecnológico encabeza el ranking de los principales índices bursátiles tanto en Estados Unidos como en Asia, lo que implica que cualquier distorsión en el sector podría significar una grave crisis en los mercados internaciones".

¿Hacia dónde podría conducir esta escalada en la guerra comercial y tecnológica? Machado estima que "la irracionalidad trumpiana podría terminar por acelerar el fin de la hegemonía planetaria estadounidense o lo que es peor, llegada esta situación el desencadenamiento de un gran conflicto bélico basado en la lógica de que “cuando te ataquen, devuelve como puedas el golpe”.

El hecho de que Estados Unidos, con sus medidas, pretende atajar el desarrollo de la tecnología 5G, ha sido mencionado por Ren Zhengfei, fundador y presidente de Huawei “el 5G no es una bomba atómica; es algo que beneficia a la sociedad. No deberíamos ser el objetivo de Estados Unidos solo porque estemos por delante de ellos en 5G”.

Según reseña el diario español El País, "Gracias a la quinta generación del móvil funcionarán los coches autónomos y los robots industriales podrán procesar en tiempo real cualquier orden, lo que les convertirá en máquinas eficientes y casi humanas, capaces no solo de sustituir a operarios de una fábrica sino a un cirujano en un quirófano para realizar una operación a distancia".

El País explica que "El 5G dará paso a la cuarta revolución industrial gracias a saltos de innovación, que suponen una disrupción tecnológica total. Las conexiones 5G son 10 veces más rápidas (aunque en laboratorios se han alcanzado velocidades 250 veces superiores) que las 4G actuales. Gracias a esa inmediatez se podrá ver contenidos con calidades inimaginables en realidad virtual o en la televisión en 8K".

El problema con el 5G y Huawei, precisa el rotativo, es que actualmente lidera las patentes y desarrollos tecnológicos para la implementación del 5G a nivel mundial. A diciembre de 2018, Huawei había aportado con 11.423 patentes y desarrollos para la tecnología 5G, muy por delante de las empresas europeas y norteamericanas que trabajan en el mismo ámbito. 

La preocupación del Gobierno de Estados Unidos está centrada en que si China controla las redes 5G, poco o nada impediría que las usen con fines militares y de espionaje, lo que pondría en peligro la seguridad nacional de las potencias occidentales. 

El País precisa que "en Europa, Huawei tiene una cuota de mercado del 35%, que en España se dispara hasta el 60% en las redes de nueva generación. Más de 2.500 patentes relativas al 5G llevan su nombre y tiene contratos con unos 40 operadores. Si estos, incluyendo los españoles (Telefónica, Vodafone y Orange), secundan el bloqueo a Huawei, les sería imposible desplegar a tiempo una red 5G. De hecho, Europa ya va con retraso respecto a países como EE UU, Japón, China o Corea. Solo Nokia y Ericsson le hacen sombra, pero la tecnología y despliegue de la firma china son más avanzados y menos costosos".

"Está en juego algo más que la desilusión de millones de usuarios de Huawei. El 5G representará el 15% de las conexiones móviles globales en 2025, cerca del 30% en mercados como China y Europa y del 50% en EE UU, según la GSMA. En ese año, la cantidad de conexiones globales del Internet de las cosas se triplicará hasta los 25.000 millones. Ahora toca decidir si quien controla esas redes inteligentes y maneja a distancia los dispositivos tendrá su despacho en Pekín o en Washington", concluye el reporte de El País

Entre tanto, David, el joven quiteño usuario de Huawei, espera que haya alguna solución. Si su celular deja de funcionar, está resignado a buscar otro, de igual precio y prestaciones, en el mercado nacional. No piensa cambiar sus hábitos y el smartphone es clave en su vida. 

 

[RELA CIONA DAS]

La empresa del Hotel Quito se descapitalizó por más de USD 28 millones
Fermín Vaca Santacruz
Ecuador–EE.UU.: un satélite que cambia de órbita
Luis Córdova-Alarcón
"En Estados Unidos hay confianza en el Ecuador": cree Francisco Carrión, embajador en Washington
Fermín Vaca Santacruz
Los paseos del embajador
Las cuatro claves de la nueva relación con Estados Unidos que deja el embajador Todd Chapman
Fermín Vaca Santacruz
GALERÍA
La pugna por el 5G, el trasfondo de la tensión entre Estados Unidos y Huawei
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Guerra por el control de la tecnología 5G
Decio Machado
El alucinante Internet de las cosas ya está aquí
Rodolfo Asar
Internet: claves para evitar un hackeo
Access Now
La amenaza digital: 160 ataques a los DDHH en la Internet
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

La empresa del Hotel Quito se descapitalizó por más de USD 28 millones
Fermín Vaca Santacruz
Arroz Verde: ‘Correa disponía, supervisaba y aprobaba’
Redacción Plan V
El arma del asesinato de Gavys Moreno fue hallada en la cárcel de Latacunga
Redacción Plan V
Todo se sabía
Juan Cuvi