Back to top
18 de Noviembre del 2019
Historias
Lectura: 13 minutos
18 de Noviembre del 2019
Redacción Plan V
Las propuestas económicas del Gobierno, a fojas cero
0

Foto: Asamblea Nacional

Nuevo revés para un Gobierno débil: la Asamblea archivó el proyecto de Ley de Crecimiento económico la tarde del 17 de noviembre. 

 

Sin apoyo parlamentario y sin margen de maniobra política, las propuestas del Gobierno sobre medidas económicas quedan en el limbo. La Asamblea Nacional archivó con la mínima votación un voluminoso proyecto de Ley de Crecimiento Económico, mientras el intento de subir los combustibles sigue sin concretarse.

La soledad política del Gobierno se hizo evidente el fin de semana, cuando la Asamblea Nacional, con 70 votos archivó el proyecto de Ley que, con más de 400 artículos, buscaba una serie de reformas económicas que, entre otros temas, creaban nuevos impuestos para las clases medias urbanas. 

El Gobierno había anunciado sus medidas económicas con la presentación, el 18 de octubre, de su proyecto de ley, que presentó luego de tener que derogar el polémico decreto 883, que, al suprimir los subsidios a los combustibles, elevó por pocos días su precio en las gasolineras. 

Empeñado en cumplir con sus compromisos con financistas externos, sobre todo, con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Ejecutivo intentó tomar medidas que buscaban reducir el gasto público -sobre todo en subsidios- y aumentar las cargas tributarias para varios sectores.

Empeñado en cumplir con sus compromisos con financistas externos, sobre todo, con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Ejecutivo intentó tomar medidas que buscaban reducir el gasto público -sobre todo en subsidios- y aumentar las cargas tributarias para varios sectores.

Pero el estadillo social de principios de octubre, liderado por la Conaie obligó al régimen a dar marcha atrás en su intento de subir los combustibles. Las protestas terminaron cuando el decreto fue derogado. Al mismo tiempo, el Gobierno envió su propuesta de reformas legales a la Asamblea Nacional. Tan pronto llegó, recibió críticas de fuerzas políticas como el Partido Social Cristiano y los correístas.

En un vídeo publicado en sus redes sociales, Jaime Nebot cuestionó el proyecto y sostuvo que solo creaba más impuestos para todos los sectores de la población. Nebot aseguró que haría una campaña para que la Asamblea archive el proyecto, como en efecto ocurrió. 

Demoras en la comisión

El fiasco de la propuesta económica del Gobierno estuvo, entonces, anunciado. Al pasar a trámite en la Comisión de Régimen Económico, que preside el morenista Daniel Mendoza, empezó una maniobra para dilatar el trámite del proyecto, demorando la presentación y discusión del informe, para lo cual la Asamblea solo tenía 30 días, pues la propuesta había sido ingresada a la Asamblea como urgente. Según la ley, si en ese plazo la Asamblea no lo trata, se considera aprobada en todas sus partes, lo que en términos legales se llama "entrar en vigencia por el ministerio de la ley".


Daniel Mendoza (Manabí, morenista) demoró todo lo que pudo el informe de la Comisión. Foto: Asamblea Nacional

Al parecer, en el Gobierno, al saber que no tenían apoyo político en el Pleno de la Asamblea, se apostaba a que la Comisión no pudiera entregar a tiempo el informe. Sin embargo, no fue posible, en gran medida por las protestas airadas de los asambleístas de la Comisión, que reclamaron a Mendoza por sus constantes dilaciones en el trámite.

Al final, la Asamblea se convocó para la tarde del domingo 17 de noviembre, con la presencia de 133 legisladores, para conocer un informe que ni siquiera los asambleístas de la Comisión alcanzaron a leer completo y que realizaba algunas modificaciones al proyecto entregado por el Gobierno. 

Sonnenholzner explica cuál era "la idea"

Para el vicepresidente Otto Sonnenholzner, el Gobierno estaba plenamente consciente de que no conseguiría el apoyo de la Asamblea, pero la estrategia, según reveló en un evento, al otro día de la negativa de la Asamblea, era que "la idea era que se debata, que regrese para corregirlo (…) pero es penoso el radicalismo”. Al parecer, el Gobierno esperaba que le aprobaran el proyecto y luego "corregirlo" mediante un veto parcial, aunque no parecen haber hecho, en su momento, los contactos políticos necesarios. 

El Gobierno repitió su actitud errática que condujo al estadillo social de octubre: si nunca socializó su propuesta de subir los combustibles con los movimientos sociales y los indígenas antes de tomar la medida, ahora tampoco negoció previamente el proyecto de ley.

El Gobierno repitió su actitud errática que condujo al estadillo social de octubre: si nunca socializó su propuesta de subir los combustibles con los movimientos sociales y los indígenas antes de tomar la medida, ahora tampoco negoció previamente el proyecto de ley.

Y de la misma forma que cuando dio marcha atrás con el decreto 883, el Gobierno anunció que ahora sí, luego de que la ley le fue archivada, iniciará una serie de conversaciones políticas más amplias con las bancadas legislativas, en busca de apoyo para un nuevo proyecto económico urgente. 

“Estamos esperando que los asambleístas reciban el nuevo proyecto, vamos a dialogar previamente con algunos jefes de bancada para que podamos resolver los problemas del país”, explicó esta vez Sonnenholzner. 

El presidente Lenin Moreno, en su primera reacción tras el archivo del proyecto, anunció el envío de por lo menos dos nuevos proyectos de ley con la intención de insistir en sus propuestas. Uno, que sería económico urgente -es decir que tendrá otro plazo de solo 30 días- y otro que iría por la vía regular. 

Presentar las mismas propuestas en dos proyectos distintos es una maniobra legal: el proyecto archivado no puede ser tratado nuevamente antes de un año, entonces el Ejecutivo envía otro documento, con otro título, pero que contenga propuestas parecidas. 

En la primera propuesta, el Gobierno insistiría en sus propuestas de impuestos, como un aumento del ICE en la telefonía celular pospago, así como en una "contribución" que deberían pagar las empresas más grandes en función de sus ganancias. Algunas consideraciones sobre tributos en la venta de inmuebles y en los vehículos podrían ser nuevamente puestas sobre la mesa, así como reformas en el cuestionado pago del anticipo del Impuesto a la renta. 

El ministro de Finanzas, Richard Martínez, no da su brazo a torcer. 

En el segundo proyecto, el Gobierno buscaría insistir en la independencia del Banco Central, la creación de una nueva Junta Monetaria, la fijación de un techo al gasto en las instituciones públicas, y la reducción a solo el 5% de la posibilidad del Ejecutivo de aumentar su gasto anual, todas ellas medidas que se supone buscan proteger la dolarización. 

Al mismo tiempo, el Gobierno envió a la Asamblea Nacional la proforma del próximo año en donde, según ha admitido el ministro de Finanzas, Richard Martínez, no se consideraron los USD 700 millones que aspira a recaudar con sus propuestas. Tampoco, se entiende, los cerca de USD 1400 millones que el Estado dejaría de gastar al traspasar a la población el costo de los combustibles. 

¿Tendrá apoyo político el Gobierno para sus propuestas en el Legislativo? Se sabrá a mediados de diciembre, justo a las puertas de un año electoral y con las agendas de la clase política matizadas por la campaña para las elecciones generales de 2021.

Los 32 morenistas, solos en el Pleno

Los 70 votos que permitieron el archivo de la propuesta legal del Gobierno provinieron del correísmo, Pachakutik y el Partido Social Cristiano, que desde el primer momento habían anunciado que no apoyarían el paquete económico. Pero el voto "duro" del Gobierno en el Legislativo no superó los 32 votos que logró para apoyar el proyecto. Otros 31 asambleístas se abstuvieron, entre los que se encuentra la mayor parte del bloque de CREO, que había logrado un acuerdo político con el Ejecutivo que, evidentemente, no aplicó en esta ocasión. Luis Pachala, Patricio Donoso, Rina Campain, Fernando Callejas, Eliceo Azuero, entre otros miembros de la bancada de Guillermo Lasso no apoyaron el proyecto oficialista, al igual que legisladores como René Yandún. Pero aun cuando quienes se abstuvieron hubieran votado con los 32 morenistas, no habrían llegado a los 70 votos que necesitaban para sostener la propuesta del Ejecutivo.

Por el archivo votaron correístas ortodoxos como Marcela Aguiñaga o Ronny Aleaga, Agusto Espinosa y Marcela Holguín, así como socialcristianos como César Rohon y Cristina Reyes, o algunos miembros del bloque de CREO como Roberto Gómez o el actualmente distanciado Fabricio Villamar. 

Para el analista Juan Cuvi, este fenómeno tiene una explicación: el temor de la clase política a una reacción popular similar a las ocurridas en las últimas semanas. 

"Con una alianza parlamentaria contra natura, se rechazó la Ley de Crecimiento Económico propuesta por el gobierno. ¿Qué coincidencia se dio entre fuerzas tan dispares y antagónicas? Pues la simple constatación de que la aprobación de la mencionada ley podría desatar nuevamente la indignación popular. Nada más. Al margen de los cálculos electoreros o de las componendas, hubo un hecho social que forzó a todos a ocupar una posición determinada. Exceptuando al movimiento Pachakutik, que tiene un vínculo orgánico con el movimiento indígena, las demás agrupaciones actuaron por reflejo", explica Cuvi.

Lea: El fin de los partidos

Por su parte, el analista Gabriel Hidalgo sostiene que la derrota del Gobierno es un "triunfo pírrico" del correísmo y la evidencia de una estrategia socialcristiana. 

"¿Es una coincidencia que el correismo y el socialcristianismo voten juntos en un momento decisivo en la actual coyuntura? No, no lo es. La carta que juega el PSC es usar al bloque de la Revolución Ciudadana como ya lo hizo en el pasado con el CFP y luego con el PRE. Como en su momento sucedió con el roldosismo, el correismo, heredero auténtico del populismo demagógico, eventualmente podría recuperar el poder pero de forma perentoria, repitiendo este ciclo de la historia. Para más inri, el correismo casi reconquista el sillón presidencial por la vía del golpe de Estado en octubre de este mismo año. Es esta acefalía la que quiere ocupar el socialcristianismo que es el mismo de siempre, lo que podría catalogarse como coherencia ideológica. El discurso en contra de los impuestos es una muletilla que solo usan los más ingenuos de la bancada. Los más experimentados del partido saben a lo que me refiero".

Lea: El tonto útil

Para el académico Mateo Martínez, en cambio, hay que mirar a la incapacidad política del Gobierno y sobre todo a las acciones de los ministros María Paula Romo y Richard Martínez. En declaraciones para A Primera Hora de Radio Majestad, Martínez sostuvo que "El golpe político para el Gobierno también debe ser asumido por la Ministra de Gobierno por la incapacidad en la acción política, y por el Ministro de Finanzas por haber preparado un proyecto tan defectuoso".

Para el académico Mateo Martínez"El golpe político para el Gobierno también debe ser asumido por la Ministra de Gobierno por la incapacidad en la acción política, y por el Ministro de Finanzas por haber preparado un proyecto tan defectuoso".

Para Martínez, "Es un Gobierno y un presidente golpeado, en cualquier otro país con una democracia sólida, los dos ministros deberían haber presentado su renuncia porque han conducido al Gobierno a una situación de fracaso político, es así de simple", explicó el catedrático universitario. 

Sobre el intento del Gobierno de volver a presentar sus propuestas económicas, Martínez cree que si el Gobierno sigue insistiendo con lo mismo va a volver a recibir siempre la misma respuesta, tanto en las calles cuando en la Asamblea. 

¿Tendrá apoyo político el Gobierno para sus propuestas en el Legislativo? Se sabrá a mediados de diciembre, justo a las puertas de un año electoral y con las agendas de la clase política matizadas por la campaña para las elecciones generales de 2021.

[RELA CIONA DAS]

La reforma electoral, entre progenitores putativos y el oportunismo político
Alfredo Espinosa Rodríguez
"Hay un discurso guerrerista-templario en el Gobierno": Nelson Reascos
Fermín Vaca Santacruz
Los trabajos de la libertad
Fernando López Milán
La gallina de los huevos de oro
Gonzalo Ordóñez
Alcoholismo, bombas de tiempo y gallinas
Carlos Rivera
GALERÍA
Las propuestas económicas del Gobierno, a fojas cero
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

2021: las reformas electorales cambian las reglas del juego
Redacción Plan V
José Serrano no le teme al narco ‘Gerald’
Redacción Plan V
Los últimos pasos de Telmo Castro
Redacción Plan V
La solitaria lucha de Claude Roulet contra los abusos del transporte de pasajeros
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El "contertulio" Alexis Moncayo sale de Radio Majestad
"Hay un discurso guerrerista-templario en el Gobierno": Nelson Reascos
Fermín Vaca Santacruz
El origen de "ven para mearte" y otras frases de Nebot
La caída nacional de las ventas es de -20%