Back to top
28 de Julio del 2021
Historias
Lectura: 14 minutos
28 de Julio del 2021
Redacción Plan V
Salir de la crisis de la pandemia será el desafío de la próxima década
0

Imagen: PlanV

 

Un reciente estudio evidencia que la pandemia del coronavirus ha provocado un impacto tan significativo como el de la última guerra mundial. La enorme desigualdad entre los países desarrollados y el resto del mundo se puso en evidencia en la capacidad de respuesta tecnológica frente a la enfermedad. En el caso ecuatoriano, varios factores agravaron el impacto de la Covid en una sindemia que afectó, sobre todo, a los más pobres y afectó su acceso a salud y educación. El grueso de las pérdidas las ha sufrido el sector público.


Una crisis global de dimensiones apocalípticas, como no se había visto desde la Segunda Guerra Mundial, un saldo humano de millones de muertos y, sobre todo, la constatación de la enormes desigualdades entre los países y, dentro de éstos, de sus sociedades, son algunas de las evidencias que deja hasta el momento la pandemia del coronavirus, que afecta al mundo desde diciembre de 2019, cuando se detectó en China el primer brote de una nueva enfermedad, altamente contagiosa y mortal. 

Portada del libro de John Cajas.

En el Ecuador, un país con una economía en donde la falta de empleo pleno es una constante, miles de familias se vieron afectadas por los efectos de la pandemia, que obligó a tomar medidas de confinamiento y restricciones de movilidad que afectaron sobre todo a los servicios, en donde trabaja buena parte de la población subempleada. 

En un reciente estudio titulado "Covid 19: la tragedia de los pobres. Entre crisis, sindemia y otros males", el economista e investigador John Cajas analiza los contornos de la pandemia y aplica una serie de encuestas entre la población para conocer los principales impactos de la enfermedad en la vida de los ecuatorianos. 

Según Cajas, la conclusión más importante de su investigación es que la pandemia ocasionó lo que se puede llamar una crisis sindémica, que combinó lo económico, lo político y lo sanitario, lo que evidenció las desigualdades de forma extrema. El experto evidencia que países de África tuvieron grandes dificultades para aplicar pruebas de diagnóstico, lo que para la Organización de las Naciones Unidas ha provocado una crisis global que no se había visto desde la Segunda Guerra Mundial.

En un reciente estudio titulado "Covid 19: la tragedia de los pobres. Entre crisis, sindemia y otros males", el economista e investigador John Cajas analiza los contornos de la pandemia y aplica una serie de encuestas entre la población para conocer los principales impactos de la enfermedad en la vida de los ecuatorianos.

Cajas precisa que estimaciones del Banco Mundial establecen una caída de la economía mundial del 3.5%, que es inédita, pues es más significativa que la crisis del 2009. Además de los problemas económicos, las desigualdades locales se agudizaron, por el mal manejo del gobierno de Lenin Moreno. 

El autor precisa que las cifras aún son preliminares, pero se ha podido establecer que provincias en donde trabaja más en la calle, como Guayas, son provincias en donde se evidenciaron mayores impactos en muertes producidas por la enfermedad. Los desempleados, por ejemplo, tuvieron más posibilidades de contagiarse y morir, lo que se explica por la falta de empleo formal, por transportes públicos saturados, y, además por decisiones equivocadas del gobierno de Moreno. 

"Hubo una serie de factores que permitieron que el primer epicentro fuera Guayaquil, pero ahora se ven fenómenos similares en otras ciudades del país". "Este es un abreboca para nuevos estudios más complejos", explica Cajas, quien destaca que en el libro se realizaron encuestas a hogares que le permitieron concluir que los hogares que más reportaron incapacidad para encontrar empleo son lo que también tuvieron más fallecidos por coronavirus. "Esta es una crisis en la que los hogares están pagando bastante caro", enfatiza. 

Para Cajas, esta crisis es peor que la de 1999-2000 por su alto costo en vidas humanas (estima que Ecuador podría haber perdido, hasta el momento, unas 70 mil personas), y por la contracción económica, que es mayor que la de la crisis bancaria. En efecto, la crisis del coronavirus es mayor que la de 1999 en entre dos y tres puntos del PIB y, a diferencia de la de principios de siglo, hay todavía incertidumbre sobre de dónde va a venir la recuperación económica en el caso actual. 

Cajas anticipa que la recuperación del país podría tomar por lo menos nueve años con la incertidumbre adicional de que, a pesar de la vacunación, no está claro cuánto podría durar la presencia de la enfermedad y sus impactos en el país y el mundo. Según el analista, no hay una política clara de reactivación económica y el actual Gobierno se enfoca solamente en las vacunas sin otras políticas. En esa línea, sostiene que se deben incrementar impuestos a los grandes patrimonios, una discusión que ya se da en los países industrializados. 

Cajas anticipa que la recuperación del país podría tomar por lo menos nueve años con la incertidumbre adicional de que, a pesar de la vacunación, no está claro cuánto podría durar la presencia de la enfermedad y sus impactos en el país y el mundo.

Las pérdidas por la pandemia en cifras

Segun el estudio de Cajas, "el colapso económico vivido en 2020 en el Ecuador muestra un comportamiento que replica –hasta cierto punto– algunos de los patrones identificados en otras regiones del mundo". Asi destaca que a la par con la caída económica existe una contracción simultánea del consumo de los hogares (-7,0%) y, sobre todo, de la inversión (-11,9%). A su vez, en términos sectoriales, si bien en 2020 existió una caída económica generalizada, se nota que las caídas más drásticas se asocian a aquellas actividades en donde existe mayor contacto social para su realización (sobre todo en servicios, comercio y similares). En concreto, entre 2019-2020 se identifican los siguientes casos de contracción de la producción: refinación de petróleo (-19,3%), transporte (-13,8%), alojamiento y servicios de comida (-11,6%), construcció (-11,1%), petróleos y minas (-9,0%), actividades profesionales, técnicas y administrativas (-8,8%), comercio (-8,2%), enseñanza y servicios sociales de salud (-7,3%), manufactura (-6,9%), administración pública y defensa (-4,6%), servicios financieros (-2,7%), suministro de electricidad y agua (-1,0%), agricultura (-0,6%)".

Según la investigación, entre marzo y diciembre de 2020, las estimaciones del BCE (2021) sugieren que el sector privado sufrió pérdidas por 12.791 millones de dólares (siendo el comercio, el turismo, la industria y los servicios varios los mayores afectados), mientras que el sector público afrontó pérdidas por 3.591 millones (siendo principalmente afectado el sector salud)".

El golpe a los hogares

El estudio logró  identificar 213 casos que brindaron información válida sobre la contracción en los ingresos de sus hogares, que se estimó  en una reducción promedio del ingreso del hogar de 508,86 dólares mensuales. La encuesta realizada por Cajas y su equipo evidenció que la población joven de la  estimó un impacto relativamente menor que la población adulta, lo que le lleva a resaltar que en el 50% de casos válido la contracción del ingreso del hogar superó los 300 dólares al mes.

Sobre cuánto dejaron de percibir los hogares, el estudio destaca también que "se puede hacer una comparación con las estimaciones del ingreso del hogar a escala nacional disponibles desde las encuestas de empleo del INEC".

Esas cifras, precisa Cajas, establecen que "entre diciembre de 2019 y diciembre de 2020 el ingreso promedio del hogar a nivel nacional pasó de 893 a 779 dólares al mes, mientras que su mediana pasó de 644 a 520 dólares al mes (caída de 124 dólares)".

Cajas agrega que "en diciembre de 2020, la mitad de los hogares del país obtuvo un ingreso igual o menor a 520 dólares mensuales, cifra que venía cayendo desde años atrás y que, con la crisis COVID-19, llegó a niveles mínimos".

Al respecto de los resultados de su encuesta, Cajas explica que "Aunque las estimaciones no son generalizables para el país, al menos dejan en claro que los hogares encuestados enfrentaron una contracción muy seria de sus ingresos y, por ende, un deterioro en sus condiciones de vida. Además, las estimaciones parecen consistentes con la afirmación de que el 44,7% de las personas encuestadas reportaron contracciones de 50% o más en los ingresos de sus hogares. Igualmente, puede considerarse que estos resultados son consistentes con estimaciones más amplias que sugieren, por ejemplo, que un millón de ecuatorianos pasaron de “clase media” (personas que obtienen entre 10 y 50 dólares por día según el Banco Mundial) a “población vulnerable” (ingresos diarios de 4 a 10 dólares)".

Así operó la sindemia entre coronavirus y desempleo

Una de las categorías clave de este estudio tiene que ver con la sindemia, es decir, con los factores coincidentes que agravaron la crisis y multiplicaron el impacto de los hogares. Al respecto, Cajas y su equipo analizaron la capacidad de los hogares para enfrentar un contagio de coronavirus. "Se encontró una relación sindémica estadísticamente significativa: de quienes indicaron que su hogar no tendría recursos económicos para enfrentar un contagio de coronavirus, respectivamente el 93,9% y el 78,6% también confirmaron la caída de ingresos y la incapacidad de algún miembro del hogar de encontrar empleo".

El estudio realizó  "un cruce entre la incapacidad de conseguir empleo y la percepción de la vulnerabilidad económica para enfrentar un contagio, cuyo resultado confirmó un vínculo relevante entre las variables; en cambio, para la caída de ingresos, el cruce de variables generó un caso con una muestra demasiado pequeña como para identificar alguna relación", se explica en la investigación. 

La encuesta reveló también que "de todas las menciones, ni el teletrabajo ni el distanciamiento en el uso del transporte público ni los chequeos médicos son acciones que los hogares han podido aplicar de forma generalizada. Pese a que estas medidas son fundamentales para contener los contagios de coronavirus, su escaza mención ilustra cómo las condiciones socioeconómicas son un factor clave que limita la capacidad de los hogares para prevenir la enfermedad. Así, ante las limitaciones económicas que impiden, por ejemplo, la realización de chequeos médicos periódicos, a los hogares no les queda más alternativa que emplear métodos alternativos de dudosa efectividad".

El golpe de la enfermedad en la educación

Otro elemento destacado por la investigación de Cajas tiene relación con el impacto de la covid en la educación y cómo muchas personas dejaron de estudiar aún en modalidad virtual. "Otro grave problema que existe a más del deterioro de la calidad educativa –y que incluso es agravado por ese mismo deterioro– es el hecho de que varias personas dejaron de estudiar desde el inicio de la crisis COVID-19, de modo que nunca llegaron a incorporarse a la educación virtual". Al respecto precisa que,  "de hecho, de toda la muestra COVID, 113 personas brindaron alguna respuesta válida al ser preguntadas sobre las principales razones para que alguno de los miembros del hogar deje de estudiar (sea antes o durante la implementación de la educación virtual). De ese grupo, el 37,2% confirmó que algún miembro del hogar dejó los estudios para buscar un empleo por falta de recursos económicos, el 23,0% indicó que se dejó de estudiar por falta de buena conectividad a Internet, el 19,5% reportó el deseo de esperar a que mejoren las condiciones educativas, el 16,8% confirmó la falta de equipos necesarios para seguir con clases virtuales y el 3,5% brindó otras razones".

Para Cajas y su equipo, "los resultados confirman la condición multidimensional de la crisis educativa que viven varios hogares, en donde se combinan las limitaciones económicas asociadas a la falta de empleo e ingresos (impidiendo incluso el acceso a los equipos necesarios para desenvolverse en la educación virtual), una inadecuada conectividad a Internet y el deterioro de la calidad de la educación que desincentivó a que muchas personas ingresen o se mantengan en esa modalidad".

Cajas reitera que las cifras aún están en constante evolución, por ejemplo, en lo referente a vacunación, en donde las vacunas aplicadas por la administración de Lenin Moreno han sido ampliamente superadas en el actual gobierno.

GALERÍA
Salir de la crisis de la pandemia será el desafío de la próxima década
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Los hipódromos salen de la órbita de los juegos de azar
Redacción Plan V
Aborto por violación: ¿por qué la ley no debe tener un límite de edad gestacional?
Susana Morán
Las presiones que tumbaron a Jorge Madera del IESS
Redacción Plan V
Miles de ecuatorianos, solicitantes de asilo y expulsados, a la deriva en la frontera México-EEUU
Susana Morán

[MÁS LEÍ DAS]

España: los contratos de la Embajada con Podemos son "confidenciales" según la Cancillería
Redacción Plan V
¿La esposa de Pascual Del Cioppo tiene una empresa off shore en Panamá?
Redacción Plan V
Conozca a los asambleístas que se oponen a la protección de tiburones y animales exóticos
Franklin Vega
Alias ‘Sandía’ y la guerra del microtráfico en Guayaquil
Redacción Plan V