Back to top
27 de Enero del 2020
Historias
Lectura: 12 minutos
27 de Enero del 2020
Redacción Plan V
Los seis pasos clave para dolarizar al Ecuador
0

Fotomontaje: PlanV

La dolarización se convirtió en la panacea para los problemas de la economía ecuatoriana. 

 

El Banco Central fijó la tasa de cambio en 25 mil sucres porque así les "alcanzaba" para poner en circulación los dólares de la Reserva Monetaria dentro del Ecuador. La dolarización se puso en marcha contra criterios que recomendaban mejores condiciones macroeconómicas para su implementación.

La dolarización se adoptó en el 2000 sin tomar en cuenta la mayor parte de las recomendaciones del manual, según se admitió en un informe del Banco Central del Ecuador de 2003. Y, a pesar de ello, el experimento económico más radical de la historia nacional dio resultado, aunque hay quienes temen que dado que salen más dólares de los que entran de nuestra economía, pueda ocurrir una quiebra silenciosa de características inesperadas. 

Este es el análisis académico e histórico que hizo Augusto de la Torre, uno de los protagonistas de esos hechos, análisis que fuera publicado por CORDES . Ver el PDF

En 1998, el Ecuador tenía 12,5 millones de habitantes, y el Producto Interno Bruto (PIB) alcanzaba apenas 23 mil millones de dólares. Al año siguiente, el PIB cayó a poco más de 16 mil millones de dólares. Una economía que en un 50% estaba destinada a los servicios, un 30% al sector primario y un 20% al sector secundario. 

Pero desde 1980 que la economía ecuatoriana estaba estancada y no crecía, reportó en un análisis de 2003 Marco Naranjo Chiriboga, un funcionario del Banco Central del Ecuador. La prueba de ello es que el ingreso per cápita del país no había crecido en 20 años. Aunque los ecuatorianos no eran más ricos, los precios tendían a subir. Se estima que entre 1980 y 1999 hubo una inflación acumulada de 44.000 por ciento. 

Pero desde 1980 que la economía ecuatoriana estaba estancada y no crecía, reportó en un análisis de 2003 Marco Naranjo Chiriboga, un funcionario del Banco Central del Ecuador. La prueba de ello es que el ingreso per cápita del país no había crecido en 20 años.

La moneda nacional empezó a valer cada vez menos, explica Naranjo en su informe, pues si en 1980 una entrada al fútbol costaba 15 sucres, para 1999 llegaba a costar no menos de 25 mil. Un pan que costaba 6,50 sucres subió 20 años después hasta los 5000, mientras la gasolina, en 20 años, pasó a incrementar su precio en un 300%.  Los sucres empezaron a valer cada vez menos frente al dolar, pues para 1999, el tipo de cambio era de poco más de 18 mil sucres por cada dólar. Solo en 1999, estima Naranjo, se devaluó la moneda ecuatoriana en un 274%. En ese mismo año, el desempleo y el subempleo sumados alcanzaban al 73% de la población económicamente activa. En dólares, el salario básico de la época alcanzaba a USD 50. El 70% de la exportaciones ecuatorianas eran petróleo, camarón y banano, entre otros productos cuyos precios tienen a variar de manera significativa. La deuda externa equivalía al 95% del Producto Interno Bruto de la época. 

En ese escenario, se produjo la quiebra del sistema financiero, estimada en no menos de USD 4000 millones (20% del PIB), que involucró a 15 bancos, dos financieras y una mutualista. A partir de 1995, empezó una dolarización informal, destaca el estudio, que llevó a para 1998 hasta el 53% de los depósitos se hubieran realizado en moneda extranjera. 

Menos dólares y más sucres

La "dolarización informal" se fue volviendo cada vez más aguda, y entonces se empezó a discutir la posibilidad de la dolarización oficial. Pero el manual consideraba una serie de condiciones ideales para dolarizar, la mayoría de las cuales no se cumplieron. Entre éstas estaban un elevado nivel de reservas internacionales, un sistema bancario líquido y solvente, equilibrio en el sector fiscal y en el externo de la economía, flexibilidad, bajos niveles de inflación y estabilidad cambiaria, crecimiento económico poco volatil, entre otros. 

La moneda nacional empezó a valer cada vez menos, explica Naranjo en su informe, pues si en 1980 una entrada al fútbol costaba 15 sucres, para 1999 llegaba a costar no menos de 25 mil. Un pan que costaba 6,50 sucres subió 20 años después hasta los 5000, mientras la gasolina, en 20 años, pasó a incrementar su precio en un 300%.

Eso, destaca Naranjo, es paradógico, pues si la economía ecuatoriana hubiera cumplido esas condiciones, no hubiera sido necesaria una medida tan radical. 

Los seis pasos para dolarizar

La dolarización pasaba por reemplazar la moneda nacional, físicamente, por dólares de Estados Unidos en los bolsillos de los ecuatorianos. Estos dólares debían salir de la Reserva Monetaria que tenía el Ecuador, estimada en 863 millones de dólares. Para que "alcanzara" con ese dinero, había que cambiar los sucres a razón de 25 mil por cada dólar. Y así se estableció el tipo de cambio fijo que persiste hasta hoy. 

El segundo paso fue que el Banco Central compró dólares de distintas denominaciones para ponerlos a circular en el Ecuador, cosa que pudo hacerse rápidamente. 

El tercer paso consistió en acuñar las monedas ecuatorianas que tienen el mismo valor que las monedas norteamearicanas y se usan de manera conjunta hasta hoy, en una especie de convertibilidad que se aplica solo a la moneda fraccionaria. 

El cuarto punto fue canjear los sucres por dólares en la fecha prevista y el quinto convertir los precios y los salarios a sucres por dólares. 

El sexto paso tuvo relación con nuevas funciones del Banco Central, que perdió su rol tradicional de prestamista de última instancia y de emisor de moneda. 

La dolarización pasaba por reemplazar la moneda nacional, físicamente, por dólares de Estados Unidos en los bolsillos de los ecuatorianos. Estos dólares debían salir de la Reserva Monetaria que tenía el Ecuador, estimada en 863 millones de dólares.

Las consecuencias de la dolarización

En 2011, Augusto de la Torre realizó un análisis sobre las consecuencias de la dolarización hasta ese momento, y centró sus conclusiones en tres aspectos: su "inusitado poder estabilizador", el "proceso de licuación de deudas" y finalmente, "la asignación de la insolvencia entre distintos agentes de la economía".

En el primer caso, De la Torre explica que "la dolarización detuvo instantáneamente la espiral viciosa de devaluación e insolvencia", lo que inclusive produjo que los depósitos bancarios se duplicaran, a pesar de que el proceso de saneamiento no estaba concluido. 

De la Torre coincide con Naranjo en que fue una decisión tomada "contra las cuerdas", sin que estuvieran presentes ninguna de las condiciones que se consideraban necesarias, pero el caso ecuatoriano evidencia que la dolarización puede detener el deterioro de los factores macroeconómicos fundamentales. El experto cree que también tuvimos "buena suerte" pues aumentó el precio del petróleo, lo que benefició a la economía nacional. 

El segundo elemento que destaca De la Torre fue la licuación de deudas, que restableció la solvencia de los deudores, pero estimó también que el tipo de cambio debió fijarse en 16 mil sucres por dolar, ya que en su opinión se fijó un tipo de cambio demasiado alto. Esto provocó un aumento de precios, que llama "joroba inflacionaria" hasta que nuestra inflación se alineara con la de Estados Unidos.

El segundo elemento que destaca De la Torre fue la licuación de deudas, que restableció la solvencia de los deudores, pero estimó también que el tipo de cambio debió fijarse en 16 mil sucres por dolar, ya que en su opinión se fijó un tipo de cambio demasiado alto. Esto provocó un aumento de precios, que llama "joroba inflacionaria" hasta que nuestra inflación se alineara con la de Estados Unidos. De la Torre explica, al igual que Naranjo, que se tomó ese tipo de cambio para que quedara un saldo en dólares de la riqueza nacional en caso de que fuera necesario inyectar más dinero al sistema bancario, cosa que no ocurrió. 

El tercer punto que destaca De la Torre es "la asignación de la insolvencia", es decir, quién terminó pagando las pérdidas. La mayor parte fue a parar al Estado, y se distribuyó también entre los depositantes que perdieron parte de lo que tenían en los bancos, entre los acreedores de la deuda externa y entre algunos de los accionistas de los bancos, aunque, para el experto, es posible que algunos hasta hayan podido obtener ganancias. 

¿Cuál es el futuro?

Durante el correísmo, se dijo que dado que el Ecuador importa más de lo que vende al exterior (exporta) puede llegar un momento en que el sistema colapse.

Un estudio del Celag, un centro de estudios económicos cercano al correísmo explica así la "dolarización informal" de la economía: "Hay que entender que existieron dos dolarizaciones. La primera, para la oligarquía, fue en el año 1999. Los ricos con información privilegiada ya sabían en 1999 de la dolarización, y tuvieron meses para cambiar sus depósitos en sucres a un dólar preferente (7 mil sucres). Esta demanda por dólares presionaba aun más el tipo de cambio que, cuando fue anunciada oficialmente, la cotización llegaba a los 25 mil sucres por dólar. Mahuad fue derrocado el 21 de enero del 2000, días después del anuncio. De poco sirvió. La oligarquía había llegado antes y se había quedado con los dólares. Los dólares que sobraron, se entregaron a la sociedad para que viva como pueda".

DURANTE EL CORREÍSMO, SE DIJO QUE DADO QUE EL ECUADOR IMPORTA MÁS DE LO QUE VENDE AL EXTERIOR (EXPORTA) PUEDE LLEGAR UN MOMENTO EN QUE EL SISTEMA COLAPSE.

Para Celag, mantener la dolarización tiene dos caminos: "El camino neoliberal: regresar la economía a un tamaño “sostenible” para que los niveles de vida de la población se ajusten a los niveles de divisas disponibles. Esto significa desinflar la economía mediante un ajuste social: reducción del tamaño del Estado y flexibilización del mercado laboral. Ambas medidas empujarán a la baja el salario y el tamaño de la economía" o "llevar adelante el ajuste sobre el nivel de importaciones para que éstas se reduzcan a niveles sostenibles, priorizando aquellas más productivas: materias primas y bienes de capital. Esto —junto con endeudamiento e impuestos a los más ricos— fue lo que garantizó durante 2015 y 2016 la sostenibilidad del sistema monetario y evitó un ajuste de los salarios de los trabajadores".

Los economistas simpatizantes del correísmo creen que actualmente se sostiene la dolarización con una tercera vía: "existe un tercer camino y es el que hasta hoy ha tomado el Gobierno: liberar importaciones, garantizar la sostenibilidad monetaria vía deuda externa y seguir aplazando el ajuste salarial del sector público en un clarísimo cálculo político. Es decir, irresponsablemente este camino intenta garantizar tasas de ganancias a los importadores con la nueva deuda externa y también sostener el salario".

El futuro del modelo dependerá de las coyunturas políticas y de las decisiones que tome el próximo Gobierno. 

 

[RELA CIONA DAS]

Riesgo País, Moodys y el año electoral
Carlos Rivera
La rebelión de los crespones negros
Redacción Plan V
Las alas de TAME se acortan
Redacción Plan V
El via crucis empieza el Miércoles de Ceniza
Redacción Plan V
Ecuador, ¿más sombras que luces al empezar el nuevo decenio?
Isaías Campaña C.
GALERÍA
Los seis pasos clave para dolarizar al Ecuador
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Siga aquí, en tiempo real, el avance del coronavirus
Redacción Plan V
Las tristes cifras del acceso a la universidad en la frontera
Redacción Plan V
Un fiscal celoso de su intimidad
"Debemos buscar un acuerdo comercial permanente con EE.UU.": Pablo Zambrano
Fermín Vaca Santacruz

[MÁS LEÍ DAS]

César Vernaza, el escurridizo ‘Empresario’
Redacción Plan V
Alec Cárdenas: día 23 de encierro en Guangzhou
Alexandra Cárdenas @AlecCardenas
Los altos y bajos de la primera semana del juicio por Sobornos
Redacción Plan V
Ni Chávez ni Correa fueron socialistas en sus orígenes, dice estudio
Redacción Plan V