Back to top
4 de Junio del 2018
Historias
Lectura: 10 minutos
4 de Junio del 2018
Fermín Vaca
Periodista político. Es editor de PLANV. Ha trabajado en los principales periódicos de Ecuador en la cobertura de política y actualidad. 
"Correa ordenó no patrullar la frontera": René Yandún

Fotos: Luis Argüello

El general (r) René Yandún, asambleísta y ex prefecto del Carchi, asegura que se debe legislar en favor de las provincias fronterizas. 

 

El asambleísta por Carchi sostiene que la presencia de las grupos armados de Colombia ha afectado a la población, la economía y la seguridad en la provincias fronterizas. En el caso de Carchi, la crisis económica y la inseguridad han motivado una migración masiva hacia las grandes ciudades del país. Asegura que el correato dio instrucciones expresas de que amplias zonas de la frontera no fueran vigiladas.

¿Cómo evalúa usted la foma en la que el Ecuador reaccionó frente a la desmovilización de las FARC y la amenaza de las disidencias en especial en la zona fronteriza?

Hay que evaluar qué ha hecho el Ecuador y qué ha hecho Colombia. En el caso ecuatoriano, el Estado descuidó por medio de sus organismos, incluyendo a las Fuerzas Armadas y la Policía, lo que podría pasar luego del proceso de paz en Colombia con las FARC. Los resultados del acuerdo de paz no fueron evaluados, no nos imaginamos la presencia de las disidencias de las FARC que provocarían graves problemas al Ecuador. 

Usted fue prefecto de Carchi, ¿cómo se vivía de manera cotidiana la presencia de los grupos armados colombianos que operan en el país vecino?

En el Carchi el impacto no fue tan severo, pero si analizamos el caso de Sucumbíos, las actividades criminales se volvieron normales, sin darnos cuenta del impacto económico y social en los ciudadanos y también por la forma en la que el ex presidente Correa utilizó a las Fuerzas Armadas. En Esmeraldas también se conocía, en el seno de la Mancomunidad del Norte, que integran Esmeraldas, Carchi, Sucumbíos e Imbabura, de denuncias de secuestros que hizo la prefecta Lucía Sosa, así como la comercialización de armas y explosivos en San Lorenzo. No se tomaron medidas, al mismo tiempo el comercio se debilitó, y en el caso de Carchi, la población ha bajado de 220 mil a 154 mil. Miles de personas se han desplazado de la zona fronteriza a Imbabura, Pichincha, Santo Domingo y Manabí. La crisis económica, por un lado y el hecho de que miles de ecuatorianos eran obligados a participar en la economía de la hoja de coca. 

¿Quién los obligaba?

Los que dirigían las columnas de las guerrillas, que eran más bien narcotraficantes. Los guerrilleros son solo la seguridad del proceso de cultivo, producción, transporte y comercialización de las drogas. Si alguien no cumplía las órdenes de la guerrilla debía verse obligado a migrar hacia el interior del país. 

¿Frente a estas amenazas qué hicieron los gobiernos, no solamente el de Correa sino los anteriores, sobre el problema de las guerrillas y el narcotráfico colombiano en nuestras provincias de frontera?

En 1998 se firmó el Plan Colombia, que suponía que Colombia se comprometía a eliminar los campos de cultivo en la frontera sur, mientras que el Ecuador impedía el paso de los guerrilleros hace nuestro territorio. Era la operación Yunque y Martillo. Luego pasó lo de Angostura y el Plan Binacional de Desarrollo, que no ha sido cumplido por el Estado colombiano, que ha dejado abierto el camino a los disidentes.

Fue el propio Ecuador el que protestó contra el Plan Colombia, alegando que las fumigaciones de glifosato afectaban a los campesinos ecuatorianos y no destruían la economía de la droga. ¿Se cometió un error?

Debido a que los cultivos de coca estaban en las riberas de los ríos fronterizos, se causó tremendo daño al café y al cacao que se producía en el Ecuador. Colombia, sin embargo, podía seguir fumigando en sus departamentos, pero no lo hicieron. Por eso se han convertido en el país de mayor producción de coca, con 160 mil hectáreas.

Pero la suspensión de las fumigaciones en el cordón fronterizo, ¿benefició a los narcotraficantes?

Los acuerdos a los que se había llegado entre Ecuador y Colombia fueron letra muerta, por el desinterés del Gobierno colombiano. 

El compromiso del Ecuador era que los guerrilleros no pasaran, pero el cuartel general de Raúl Reyes estaba en nuestro territorio, y son los colombianos los que lo destruyen, no nuestras Fuerzas Armadas. ¿Cómo se explica eso?

Los miembros de las FARC utilizaron nuestro territorio como zona de descanso. Hubo un acuerdo entre el presidente Correa y los miembros de las FARC, él devolvía el apoyo que le brindaron en su campaña política. Las FARC se abastecían de todos los recursos primarios que se necesitan para procesar la coca, que ahora vienen desde el Perú y les llegan por Putumayo y Nariño.

¿Atribuye usted a Correa esa permisividad o ya existía desde antes del correato?

Muchos militares que han servido en la zona han hecho conocer que habían sectores en Sucumbíos en donde no era permitido hacer ningún tipo de control. 

"Muchos militares que han servido en la zona han hecho conocer que habían sectores en Sucumbíos en donde no era permitido hacer ningún tipo de control".

¿Hubo una orden presidencial de Correa impidiendo combatir al narcotráfico y la guerrilla en Sucumbíos?

Correa daba disposiciones para que las Fuerzas Armadas, en determinados sectores de la frontera, no realicen controles sino cuando el presidente ya sabía que se habían pasado los guerrilleros de vuelta a Colombia.

Si eso ocurrió, ¿habría responsabilidad de ministros de Defensa y mandos militares que acataron semejante orden?

Las Fuerzas Armadas son un sistema jerarquizado, pero hay autoridades como el Presidente de la República y el ministro de Defensa. Si el Ministro de Defensa daba esas órdenes, y hubo ministros como Fernanda Espinosa, Javier Ponce, Ricardo Patiño, Fernando Cordero que eran correístas puros y obedecían sus disposiciones. 

En la Asamblea Nacional, ¿qué se ha hecho sobre esta problemática?

Se está trabajando en dos aspectos, actualizar leyes sobre seguridad fronteriza y promover el desarollo económico. Se está analizando la Ley de Desarrollo Fronterizo, que fue vetada por Correa. Hay dos subcomisiones. Se debe utilizar una nueva estrategia, pues no se puede ubicar fácilmente al enemigo, que está además en el territorio de Colombia. Se debe modernizar y reestructurar la inteligencia y compartir con la estructura internacional. Se debe dar nuevo armamento y capacitación a las Fuerzas Armadas y reforzarlas. Por ejemplo, Guacho y sus hombres usan fusiles M4 que son los más modernos del mundo, que cuestan USD 4000 y tienen 700 metros de alcance. Debe haber una mayor participación de la diplomacia, para que Colombia cumpla con los compromisos acordados. Se debe proteger los ríos y manglares de Esmeraldas. Colombia sabe que están operando carteles de droga mexicanos, como el de Sinaloa, Los Zetas, la Familia Michoacana y el Clan del Golfo y ellos son los que manipulan a los disidentes de las FARC. El candidato a la presidencia de Colombia Iván Duque ha dicho que Colombia no le ha cumplido al Ecuador, pero se ha comprometido a combatir a la narcoguerrilla. 

"He tenido la oportunidad de dialogar con el embajador de Estados Unidos y con el subsecretario de Defensa que nos visitó, y están dispuestos a brindar toda la ayuda de carácter militar. Están dispuestos a dotar todos los medios para trabajar en la selva, y ayudar con tecnología satelital".

Las Fuerzas Armadas colombianas son diez veces más numerosas que las nuestras y cuentan con material y tecnología norteamericana, inclusive se han asociado a la OTAN, mientras tanto, Ecuador rompió su cooperación militar con Estados Unidos. ¿Cree que se debe retomar?

Absolutamente sí. He tenido la oportunidad de dialogar con el embajador de Estados Unidos y con el subsecretario de Defensa que nos visitó, y están dispuestos a brindar toda la ayuda de carácter militar. Están dispuestos a dotar todos los medios para trabajar en la selva, y ayudar con tecnología satelital. Si se hubiera tenido esa ayuda no habría ocurrido el fracaso de el caso de El Comercio. También han ofrecido ayuda España, Gran Bretaña, Alemania, Italia, pero debe haber una decisión política del presidente de la República en busca de ese apoyo. 

Hubo también en una época una cercana cooperación con Israel ¿Debió ser abandonada en la forma en la que se hizo?


El Gobierno de Correa debilitó a las Fuerzas Armadas y parte de eso fue no aceptar la cooperación militar con Estados Unidos e Israel. 

El correísmo puede replicar que compró una flotilla de aviones nuevos Super Tucano al Brasil, helicópteros a India, aviones supersónicos a Sudáfrica, radares y fusiles a China. ¿Dónde estuvo el error?

No hubo informes técnicos, ni asesoramiento de las Fuerzas Armadas. Seguimos con los mismos helicópteros franceses, mientras que se compraron los helicópteros Dhruv que se cayeron en las narices de Correa. De los Super Tucano solo vuelan tres, los Cheeta no funcionaron, con ese material se no puede hacer nada. Los fusiles fueron una donación aparente de China al ministro Patiño, pero son de un calibre del que no tenemos munición. El Gobierno debe recuperar el control del territorio a lo largo de la frontera, recuperar la confianza y la dignidad. Una vez que las Fuerzas Armadas brinden seguridad el resto de ministerios deberán operar en la zona. 

GALERÍA
"Correa ordenó no patrullar la frontera": René Yandún
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La estatal Petroecuador en un dilema técnico y administrativo
Redacción Plan V
¿Por qué Carlos Pólit pide un nuevo juicio a la Corte de Miami?
Susana Morán
El superintendente de Competencia, en la mira de los actores económicos
Redacción Plan V
Ministerio de la Mujer: el Gobierno perdió el round en la guerra cultural
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Entre el Hotel Quito y Oloncito
Consuelo Albornoz Tinajero
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Movimiento Nacional Surgente: ¿la nueva cara del correísmo?
Redacción Plan V
!Ay, Pame! o de la impudicia
Fernando López Milán