Back to top
17 de Diciembre del 2020
Historias
Lectura: 15 minutos
17 de Diciembre del 2020
Redacción Plan V
Dr. Marcelo Aguilar: "por supuesto que me vacunaré"
0

El médico Marcelo Aguilar sostiene que solo el 30% de la población del Ecuador ha sufrido Covid, lo que significa que la mayoría sigue siendo vulnerable. Foto: Archivo PlanV

 

El investigador, epidemiólogo y profesor de la Universidad Central defiende la importancia de la vacunación contra la Covid-19. Dice que solo venceremos al virus el momento que 7 de cada 10 ecuatorianos se hayan inmunizado, ya sea con la vacuna o a través de la infección natural.


El médico epidemiólogo y experto en enfermedades tropicales, Marcelo Aguilar, PhD, dirigió una investigación de sus alumnos de la Facultad de Medicina de la Universidad Central del Ecuador, con pacientes de todo el sistema de seguridad social. Descubrieron que casi la mitad de estos tiene y han tenido problemas mentales y emocionales derivados de la pandemia. Por eso recomienda que se haga una campaña de comunicación que permita enfrentar esto para dar paso a una vacunación efectiva. La gente ya no hace caso ni quiere saber nada de ninguna recomendación de las autoridades, cualesquiera que estas sean, sostiene. Aguilar conversó con este medio sobre la inminente campaña de vacunación contra la Covid-19 y los desafíos de la misma.

¿Cuál es el reto más importante del Ecuador en el proceso de vacunación contra la Covid-19?

En este asunto el tema más complejo es la operación de la vacuna. El programa de inmunizaciones y la estrategia nacional de inmunizaciones estuvieron muy maltrechas por una serie de cambios y se necesita un esfuerzo enorme para mejorar la operatividad. Hay que reclutar personal, con una inversión significativa, hay que entrenar personal y es un desafío enorme que en aproximadamente seis meses, si consideramos que la vacuna debe llegar en abril o mayo, para lograr hasta el fin del año próximo coberturas inmunoprotectoras hay que hacer una trabajo inmenso. La operación logística es el mayor desafío, por como están las condiciones el país. Paralelamente, la vacunación es un esfuerzo, pero el control de la pandemia tiene que seguir y hay que fortalecer las capacidades de vigilancia epidemiológica, hay que mantener un plan de comunicación muy ajustado a las condiciones psicológicas de la población. 

¿Eso qué quiere decir?

Hay que tomar en cuenta que a estas alturas, después de todo lo que hemos pasado, casi el 47% de la población, que ha tenido Covid y no lo han tenido, ha sufrido algún impacto de salud mental, como depresión, ansiedad, angustia, reducción de la tensión y transtornos del sueño. Esta condición genera en la población una resistencia a seguir las orientaciones de la autoridad. Son los resultados de una investigación que hicimos en la Facultad de Medicina, con todos los internos rotativos, y el 47% de pacientes que se atendieron en unidades de salud del IESS tienen esa condición. Es casi la mitad de los pacientes. Esas condiciones generan una resistencia social a la orientación de la autoridad. Por eso los planes de comunicación tienen que ser trabajados con especialistas en salud mental, en conductas sociales, para que la gente entienda que la pandemia sigue, que las condiciones son extremadamente complicadas y que hay que vacunar, pero además hay que seguir haciendo las demás acciones de prevención, porque hasta que tengamos protección suficiente por la vacuna vamos a demorarnos hasta al menos octubre del próximo año. 

"hay que vacunar, pero además hay que seguir haciendo las demás acciones de prevención, porque hasta que tengamos protección suficiente por la vacuna vamos a demorarnos hasta al menos octubre del próximo año".

La sensación frente a la vacunación es de alivio, y la gente no entiende por qué tiene que seguir con estas restricciones si ya hay una vacuna. Es la sensación de que esto se tiene que acabar ya.

Exactamente. Diría que la buena noticia genera una conducta de relajamiento que empeora las circunstancias. La vacuna, de lo que se sabe hasta ahora, reduce la gravedad de la enfermedad, reduce los casos graves y mortales, pero aún no se sabe si es que bloquea totalmente la transmisión. Es posible que las personas, aunque estén vacunadas, puedan hacer casos graves o casos de infección asintomática y la dinámica de la transmisión pueda seguir ocurriendo.  Pero hay otras tres vacunas que pueden entrar en el primer semestre del nuevo año y aún no hay el conocimiento suficiente para prever el perfil epidemiológico. El beneficio con la vacuna de Pfizer es que se reducen significativamente los casos graves, los casos mortales, pero no sabemos si esto va a generar un bloqueo de la transmisión de los casos asintomáticos y leves. 

Es decir que no se sabe si la vacuna detiene el contagio o rompe la cadena de transmisión del virus. ¿pero un vacuna, de hecho, no tiene ese propósito?

Sí, pero una vacuna puede tener distintos efectos: como solo reducir los casos graves o bloquear totalmente la transmisión del virus. Eso solamente se puede ver en la investigación que implica la fase 4, que es la aplicación de la vacuna en grandes poblaciones y el efecto que se vaya a ver. Esto significa que la investigación continúa. 

¿Entonces los que nos vacunemos seremos "conejillos de indias"?

No, porque los niveles de seguridad de la vacuna son muy altos. Hay protocolos de seguridad y de efectividad y son muy altos. La vacuna es segura, pero no es lo mismo aplicar en cuarenta mil personas que en medio millón de personas. Cuando se aumenta el número de población pueden aparecer otros efectos, pero también se va a conocer cuáles son los efectos positivos en el perfil de transmisión y en el perfil clínico de la enfermedad. Lo que estamos en esta cuarta fase es observando cuál es el alcance de los beneficios que va a dar una vacunación.

¿Cuántas personas vacunaba al año el Ecuador antes de la pandemia, y qué esfuerzos se tienen que hacer ahora?

La vacunación que hace el Ecuador es a la población de niños e infantes. Pero recordemos que ha habido problemas importantes en la operación. En el 2017 estuvo tan mal la cobertura que los datos del Ecuador solo estaban por encima de Haití. Y eso fue producto de los cambios de estructura en el Ministerio de Salud, de la salida de técnicos, de gente capacitada, de la ruptura del recurso humano. Todo eso generó una quiebra y llegamos al 2017 con la peor cobertura de vacunación que se tiene en la historia del país. Ecuador en condiciones normales, tenía que hacer esfuerzos adicionales para potenciar la capacidad de vacunar. Ahora mismo se conoce que no se usaron 300 mil dosis de vacunas DPT, no se importó vacuna para influenza... es decir que en condiciones normales hay problemas. Entonces hay que crear una estrategia de vacunación que recupere las coberturas de las otras enfermedades inmuno prevenibles y que cumpla con las coberturas de vacunación para Covid. Es un esfuerzo inmenso. 

"El beneficio con la vacuna de Pfizer es que se reducen significativamente los casos graves, los casos mortales, pero no sabemos si esto va a generar un bloqueo de la transmisión de los casos asintomáticos y leves".

En la logística tiene que ver el buen mantenimiento y manipulación de la vacuna y su cadena de frío. ¿Qué tan preparados estamos?

Hay un acuerdo con Pfizer y todo el traslado desde que llega al país hasta los puntos de vacunación lo hará la contratista. Son industras que tienen la capacidad tecnológica, pero de todos modos las condiciones en la Amazonía, en las fronteras, en zonas aisladas de la Costa, siempre van a representar un problema operativo muy exigente para vacunar. Además, el ministro dice que va a aumentar de mil a 10 mil puntos de vacunación, eso implica que en cada punto de vacunación debe hacer cuatro o cinco personas. Tiene que haber una campaña, un plan de capacitación y de entrenamiento. Son entre 30 mil y 40 mil personas que deberán ser entrenadas.


Pfizer podría distribuir la vacuna en las zonas de clima cálido del Ecuador. 

¿Esto implica el reclutamiento de personas con conocimientos especiales?

La vacunación tiene que ser hecha con personal con cierta capacitación. Debe ser gente conozca de salud, de bioseguridad, que sepa inyectar y manejar logísticamente con seguridad la línea de frío de las vacunas. No es cualquier personal. Podría pensarse en estudiantes de medicina, de enfermería de todas las universidades, en personal de salud. 

¿En las mejores condiciones, hasta cuánto se podría vacunar para bajar la curva epidemiológica?

En las condiciones actuales podemos estimar que un treinta por ciento de la población ecuatoriana se ha contagiado de Covid. Los 200 mil casos reportados con PCR positivo son apenas referenciales. Los datos seroepidemiológicos son los que muestran con mayor efectividad los que se infectaron con y sin síntomas. Es un 30% de la población ecuatoriana, entonces queda un 70% que es susceptible. Habría que llegar por lo menos a un 40% de este último porcentaje y llegar a una reducción significativa de la velocidad de transmisión, dando prioridad a los grupos de mayor vulnerabilidad: adultos mayores, personas con comorbilidades, con transtornos de inmunidad. Pero para llegar al 70% de la población, contando como imponderables como la disponibilidad de la vacuna, con las nuevas vacunas que vienen y pueden ser utilizadas en condiciones de menor exigencia... Si empezamos esto en abril, por lo menos podemos llegar hasta octubre del próximo año para cumplir esa meta. Entonces, la proyección de mantener las rigurosas acciones de control, tendremos que el escenario del próximo año será, más o menos, en las condiciones de este diciembre. 

¿La vacuna de Pzifer tiene una innovación tecnológica? ¿En qué consiste?

Sí, es una innovación tecnológica. Es la primera vez que se usa esa tecnología para producir una vacuna de uso humano masivo. Es el ARN Mensajero (ARNm). Ciertamente es una innovación extraordinaria, que en un tiempo récord de más o menos diez meses se ha logrado tener el código genético de una parte del virus, que al ser inyectado a los seres humanos va a producir una respuesta inmunológica, produciendo anticuerpos contra el virus. Es una innovación extraordinaria. La desventaja de esta tecnología es que necesita menos 70 grados para ser mantenida y eso exige una cadena de frío muy rigurosa.  Las otras vacunas tienen tecnologías más clásicas, virus atenuados, fracciones de virus, replicaciones de virus, tecnologías que ya se han usado. Entonces se espera que la vacuna de Moderna, de Astrazeneca, la china, la rusa Sputnik... pudieran estar disponibles los próximos seis meses. Eso va a dar una perspectiva mucho más amplia porque también vamos a tener claro cuáles vacunas son más adecuadas para qué grupos de edad y en qué condiciones se pueden usar de forma más efectiva.

"En las condiciones actuales podemos estimar que un treinta por ciento de la población ecuatoriana se ha contagiado de Covid. Los 200 mil casos reportados con PCR positivo son apenas referenciales. Los datos seroepidemiológicos son los que muestran con mayor efectividad los que se infectaron con y sin síntomas".

Pero para eso se necesita inteligencia epidemiológica. 

Se necesita investigación, inteligencia epidemiológica, de lo que carece el Ministerio de Salud. 

¿Cómo se decide quién debe ser vacunado? ¿Cómo se sabe que tres de cada diez ecuatorianos han sido ya contagiados y quiénes son?

Ahí se necesita tener otro dato importante. En los países que fueron afectados inicialmente, como son China, Corea y países de Europa, se hace un monitoreo sistemático de la cantidad de anticuerpos que tiene una persona que ya tuvo Covid. Se va valorando cuánto tiempo dura una inmunidad por infección natural; lo propio se hace con la vacuna: se vacuna a las personas y se monitorea cuánto tiempo dura la protección de esa vacuna. En función de eso, se decide cada cuánto tiempo hay que vacunar, cuándo hay que revacunar. Esas son decisiones que solamente se sabrá cuando tengamos estudios masivos de la población. La prioridad se da a los grupos que tienen más riesgo de enfermar y morir. En el Ecuador han muerto casi 230 médicos en este periodo de pandemia. Es gente que recibió enormes cargas virales de los pacientes infectados; personal de salud, de servicios, personal que está más expuesto al contacto con personas enfermas debe ser vacunado prioritariamente y luego los otros grupos que tienen menores riesgos.

¿Esto terminará por detener la cadena de trasmisión del virus?

En la medida en que tengamos más personas inmunizadas, tanto con la vacuna cuanto con la infección natural, la velocidad de transmisión será menor. Podemos observar casos ocasionales, brotes ocasionales, y lo que veremos es que la Covid-19 se transformará en una enfermedad endémica, es decir, circulará en forma continua produciendo algunos brotes en situaciones de mayor riesgo. 

¿Usted se vacunará?

Desde luego que sí. Las vacunas, en general, son una de las mejores estrategias para protegerse de las enfermedades transmisibles. En términos de salud pública, la vacunación, el agua potable y el alcantarillado son las intervenciones en salud más potentes que se han inventado en la historia de la humanidad; así que las vacunas tienen que ser promovidas.  Es necesaria la educación y mantener las acciones preventivas y de control, para una reactivación con seguridad, cuidando la vida. 

 

[RELA CIONA DAS]

El Gobierno prepara un confinamiento de fin de semana contra la pandemia
Redacción Plan V
Moreno culpa a las familias por la pérdida de sus fallecidos
Redacción Plan V
El proyecto que nos hubiera dado 4 millones de vacunas mensuales ...y que al gobierno no le interesó
Redacción Plan V
Vacunas: así funciona el “Ministerio de Salud paralelo”
Redacción Plan V
¡Cuidado! Llegaron las mafias de las "vacunas de aire" y las vacunas falsas
Mariana Neira
GALERÍA
Dr. Marcelo Aguilar: "por supuesto que me vacunaré"
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El Gobierno prepara un confinamiento de fin de semana contra la pandemia
Redacción Plan V
Una salud pública, herida de muerte y con menos camas, ha enfrentado la pandemia en el mandato de Moreno
Redacción Plan V
Una economía estancada y con más deuda externa tras cuatro años de Moreno
Redacción Plan V
Lenín Moreno: El desempleo y la pobreza fueron de la mano
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Mientras Correa "pide cacao", el correísmo prepara el contraataque
Redacción Plan V
El contralor Pablo Celi, detenido por la trama de sobornos en Petroecuador
Redacción Plan V
Así se lavan en Miami los sobornos del 10% que circulan en Petroecuador
Redacción Plan V
La peor tragedia del correísmo no es haber perdido las elecciones, sino su futuro
Ramiro J. García Falconí