Back to top
7 de Noviembre del 2016
Historias
Lectura: 15 minutos
7 de Noviembre del 2016
Fermín Vaca
Periodista político. Es editor de PLANV. Ha trabajado en los principales periódicos de Ecuador en la cobertura de política y actualidad. 
"El problema es que todos quieren ser como Erdogan": Diego Cornejo

Fotos: Luis Argüello

El ex subdirector del diario Hoy asegura que el tema de la libertad de expresión podrá volverse muy importante en la próxima campaña electoral. 

 

Para el director de la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos, Diego Cornejo, la Ley de Comunicación debe ser derogada y reemplazada con una nueva norma que esté de acuerdo con los estándares internacionales sobre libertad de expresión. La Ley, sostiene, debe proteger el ejercicio periodístico en el Ecuador.

Diego Cornejo Menacho

Periodista, escritor y pintor. Fue subdirector y editor general del Diario Hoy. Actualmente ejerce la dirección de la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos (AEDEP). 

Reforma o derogatoria: ¿cuál es su postura frente a la Ley de Comunicación?

Mi postura es que hay que derogar la Ley, pero que debe ser sustituida por una distinta, de carácter democrático, que se ajuste a la legislación interamericana sobre libertad de expresión y derechos humanos. Hay quienes dicen que quienes planteamos la derogatoria es porque no queremos ninguna ley. Retóricamente es así: no hay mejor ley que la que no existe, pero esto no es verdad políticamente. Necesitamos una Ley, pero esta debe diferenciar los derechos de la radio y los cineastas, por lo que temas como la radiodifusión, la creación musical y el cine deben tener sus propias leyes. En la actual Ley se contaminó con esos elementos la norma, lo que produjo artistas y otras personas notables en la defensa de esa Ley sin conocer el resto del contenido. Desde el 1 de septiembre de 2013 que presentamos una demanda de inconstitucionalidad de esa Ley, suscrito por 60 personas, a los que yo represento ante la Corte Constitucional. La demanda fue rechazada con argumentos muy débiles, por lo que pensamos que hubo una decisión política. 

"Hay quienes dicen que quienes planteamos la derogatoria es porque no queremos ninguna ley. Retóricamente es así: no hay mejor ley que la que no existe, pero esto no es verdad políticamente".

Otro aspecto que debemos considerar es que esta Ley es un símbolo, de un Gobierno autoritario y corrupto. Hay por lo menos 2000 hechos de corrupción según ha publicado PLANV, con fuente en Focus, y esa es la punta del iceberg. Hay que derribar ese símbolo de un Gobierno corrupto, que no ha probado en cambio ningún hecho de corrupción en la prensa. 

¿Por qué sostiene usted que sí es necesaria una Ley de Comunicación cuando antes se mantenía la tesis de que no era indispensable un cuerpo legal en esa materia?

Por razones históricas, por lo que ha pasado en el país. Quiero agregar que la Ley es una especie de Frankenstein: es un monstruo que puede tener algún aspecto positivo, pero eso no quita que en su conjunto sea un monstruo. Desde 2013 se ha evidenciado que no ha mejorado el periodismo en el Ecuador. Ese monstruo debe ser sustituido por algo distinto.

¿Qué quiere decir con esas razones históricas? ¿Sería invendible actualmente la postura de que no haya una Ley?

Retóricamente se puede decir que no debe haber Ley, lo cual es una postura muy radical sobre la libertad, que no haya condicionamientos legales. Pero en este momento es absurdo plantear que no exista un tipo de Ley, pero necesitamos una democrática, que responda a los postulados que la relatora de la OEA Catalina Botero manifestó al ex canciller Ricardo Patiño. Hay muchos documentos que se han debatido que ilustran lo que debe ser una Ley, hay ejemplos en Uruguay. Debe garantizar la prensa libre, la democratización de la comunicación por los medios públicos y no oficiales y que haya medios comunitarios. Desde 2013 la actual Ley no ha logrado nada de eso. En el proceso de construcción de la Ley se cometieron absurdos, y hay candidatos a la Presidencia que dicen que la Ley solo debe ser reformada, porque de alguna manera simpatizan con la Ley actual, hay abogados en la misma línea, hay candidatos que apoyaron la actual Ley y no quieren admitir que se equivocaron al votar la Ley de prensa del correísmo. 

¿Entonces, se deben separar aspectos como radio y creación musical en otras leyes? 

Debe haber leyes específicas, porque creo que no ha habido una mejora en la creación musical. Debe haber una Ley que les garantice a los creadores recursos y libertad. Y otra Ley que garantice a la prensa privada trabajar con una ética propia, no con la impuesta desde el poder. 

"En el proceso de construcción de la Ley se cometieron absurdos, y hay candidatos a la Presidencia que dicen que la Ley solo debe ser reformada, porque de alguna manera simpatizan con la Ley actual, hay abogados en la misma línea, hay candidatos que apoyaron la actual Ley y no quieren admitir que se equivocaron al votar la Ley de prensa del correísmo".

Abogados que defienden la Ley afirman que es necesario obligar a la prensa a cumplir con el derecho a la réplica, a la honra y otros aspectos sobre los que, en su criterio, la prensa ecuatoriana no era respetuosa, ¿qué opina al respecto?

Estoy de acuerdo con eso. Hay delitos que se cometen en la comunicación que deben ser previstos, pero se debe discutir el tema con los actores de la comunicación, pero debe haber reglas de juego claras para una comunicación democrática en el país. Se debe pensar en un concepto general de la comunicación, en cómo participan el Estado, la sociedad civil, la prensa privada. Lo que tenemos ahora es una animadversión clara a la participación privada en los medios, lo cual es absurdo.

Hay candidaturas que se dicen opositoras que parecen minimizar el tema de la corrupción. ¿Cómo influirá la corrupción como eje en la próxima campaña?

Creo que hay discrepancias sobre la fiscalización. No hay acuerdo sobre transparentar y sancionar los hechos de corrupción. Se dice que hay que reformar ciertas partes de la Ley de Comunicación y al mismo tiempo se dice que la corrupción se debe fiscalizar solo en ciertos niveles. No sé por qué razones a alguna gente no le interesa llegar al fondo de la corrupción, y al mismo tiempo simpatizan con ciertos contenidos de la Ley de Comunicación. Se sigue alegando que las autoridades tienen el mismo derecho de demandar daño moral que cualquier otra persona, como ocurrió en el caso de El Gran Hermano. Pero no debemos vender el pargo antes de pescarlo, porque primero debe cambiar el Gobierno y eso aún no está garantizado. 

El candidato Lasso ha dicho que someterá a consulta popular la Ley de Comunicación. Pero, ¿no tiene una cierta legitimidad social la idea de que la prensa ecuatoriana cometió excesos y estos deben ser controlados por el Estado?

Sobre la Ley de Comunicación ha habido un proceso. Creo que hemos logrado que en la conciencia del liderazgo nacional hay una conciencia sobre el carácter regresivo y antidemocrático de una Ley que no amplía derechos, sino que los limita, y que crea un tribunal especial para sancionar a los periodistas y dueños de los periódicos, a los que sustrajo de sus jueces comunes. Esos hechos antidemocráticos están en las leyes que han restringido las libertades. Mucha gente decía que la prensa era corrupta, sin que se haya probado eso. Es verdad que hubo medios que defendieron casos penales de ciertos banqueros, pero no se puede extrapolar a todos los periodistas. Este tipo de argumentación sí ha encontrado oídos receptivos entre los líderes de opinión del país. Apenas 60 personas firmaron la demanda de inconstitucionalidad en ese momento, muchos periodistas no quisieron firmar porque llegaron a pensar que les iba a beneficiar frente a los empresarios, en temas económicos y de democratización, pero eso no ha ocurrido. No olvidemos las cosas absurdas como la que incluyó el actual alcalde de Loja, José Bolívar Castillo, quien ha llegado a enorgullece de ponerle "dientes a la Ley mordaza", al proponer la Superintendencia de Comunicación, o aspectos como el linchamiento mediático. La Ley ha sido una catrina mexicana que abre el vestido y a la cual se le ven los huesos, por medio de las actuaciones del superintendente Ochoa. Reitero que la Ley es un monstruo antidemocrático, que está mal hecha y no puede funcionar. Creo que en los medios públicos deben participar los ciudadanos, las universidades, deben poner plata para poder participar en las decisiones de esos medios públicos. 

"Pero no debemos vender el pargo antes de pescarlo, porque primero debe cambiar el Gobierno y eso aún no está garantizado".

¿Por qué se sienten cómodos los políticos con ésta Ley? ¿Es el sueño dorado de los políticos latinoamericanos la posibilidad de imponer titulares, contenidos y hasta caricaturas?

Tú lo has dicho. Ese es el tema de la democracia: un Gobierno democrático, una clase política seria, deben aprender a convivir con la crítica que viene desde los medios independientes, debe entender las denuncias, deben garantizar su ejercicio, no ocultar 2000 hechos de corrupción sino limpiar la gestión pública. Eso da una medida de lo que es la élite política de este país. 

Pero ¿esa postura no viene solo del correísmo, sino de todos los sectores políticos?

A muchos políticos les conviene, no solo a los oficialistas, tener estas leyes que restringen la democracia deliberante, cuando ocurre que en el Parlamento ya no hay debate político, esta se desplaza hacia los medios de comunicación y en el Ecuador ahora está en los medios digitales. Una democracia no son solo elecciones: debe haber la posibilidad de la crítica. Es increíble que tengamos un fiscal que sigue en su cargo luego de todo lo que se ha dicho. En otros países hubiera tenido que renunciar. La democracia es la posibilidad de deliberar, no solo la democracia plebiscitaria. 

¿Cree que hay muchos políticos contentos con el esquema autoritario del correísmo, no solo con la Ley de Comunicación, sino con el Código Penal por ejemplo?

Es riesgoso llegar a esa conclusión, pero se puede decir que hay varios niveles de simpatía por esos aspectos. Desde demócratas radicales hasta personas que no comparten esa visión y que simpatizan con algunos aspectos implantados por el correísmo. Esta Ley es un símbolo, como cuando en Irak se derribó la estatua de Saddam Hussein. Es necesario, simbólicamente, echar abajo la que es una de las leyes más retrógradas de toda la región. Ahora ya se presentado en el Parlatino un proyecto propuesto por un diputado ecuatoriano para que el mismo marco se aplique en distintos países. En Panamá ya lo intentaron, la prensa y algunos políticos se opusieron, pero todos quieren ser Erdogan, tomar medidas como las que se toman en Turquía, o en la Bielorrusia de Lukashenko, o en la Rusia de Putin. Estos son los amigos de Correa. En Rusia, en México, han llegado al asesinato de periodistas.

"Esta Ley es un símbolo, como cuando en Irak se derribó la estatua de Saddam Hussein. Es necesario, simbólicamente, echar abajo la que es una de las leyes más retrógradas de toda la región".

¿Cómo ve usted la expresión de mucha gente por medio de redes sociales? ¿Se han convertido en un nuevo escenario del debate público que está fuera de los medios tradicionales?

Sí, y el símbolo de eso es Julian Assange y su relación con Correa. Lo que hizo Assange en Wikileaks le permitió a Correa vender una imagen internacional de defensor de libertad de expresión, pero luego, cuando ya no les fue útil, le cortaron la internet. Hay medios digitales ahora que inician procesos que alcanzan la contundencia necesaria cuando se convierten en los contenidos de los medios tradicionales de prensa. Pienso que eso va a pasar también en el Ecuador, los medios de prensa deben recoger las denuncias de medios digitales como PLANV, 4pelagatos o Focus. Por eso ahora están pensando en controlar los medios digitales. Los periodistas jugamos un papel necesario en el debate. 

¿Se puede tener que en el Ecuador se inicie el control de las redes sociales y los medios digitales?

Sí, ya hay proyectos al respecto. No solo en Ecuador, pero la libertad de expresión en medios digitales ya está molestando al poder, y hay cibertactivistas que van a ser atacados. Por eso empresas como Google  y organismos de prensa han diseñado escudos contra ataques de DDoS para proteger a los medios digitales. Hay una guerra por la libertad de expresión, es una guerra a muerte, una guerra dura.

¿El tema de la libertad de expresión será uno de los ejes en la campaña o será una cuestión marginal?

Veamos que ocurre a partir del 18 de noviembre, cuando se inscriban los candidatos. Creo que sí se va a posicionar. Tengo esa esperanza, porque es un símbolo de la lucha contra este gobierno corrupto y autoritario. Alguna vez conversé con Lenin Moreno cuando era vicepresidente, y en una reunión privada, que fue agria, él se quiso poner en un espacio neutral, diciendo que nosotros, los periodistas, somos tan malos como ellos, los correístas. Esa es su postura, pero no se opone a la Ley. Están haciendo encuestas y están buscando votos y a eso se debe su discurso. Pero no olvidemos que hay tres tipos de mentiras: las cerdosas, las piadosas y las encuestas. 

GALERÍA
"El problema es que todos quieren ser como Erdogan": Diego Cornejo
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La Policía, atrapada por el espíritu de cuerpo y un crimen
Mariana Neira
Ecuatorianos en Argentina: migrar para estudiar
Mayra Caiza
Las claves para entender la situación de Coca Codo Sinclair
Redacción Plan V
Asesinan a Leandro Norero antes de que sea procesado por narcotráfico
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Dos indicios y el rastreo de la señal del celular de Cáceres llevaron al cuerpo de María Belén Bernal
Redacción Plan V
¿Cómo escapó el policía Germán Cáceres? Y los datos oficiales inexactos sobre la desaparición de María Belén Bernal
Redacción Plan V
Disección al edificio de los oficiales, un enigma dentro de la Escuela de la Policía
Redacción Plan V
¿Crimen de estado?
Gabriel Hidalgo Andrade