Back to top
7 de Julio del 2019
Historias
Lectura: 17 minutos
7 de Julio del 2019
Fermín Vaca Santacruz
"En Estados Unidos hay confianza en el Ecuador": cree Francisco Carrión, embajador en Washington
1

Foto: Youtube

Francisco Carrión Mena es diplomático de carrera y ejerce la Embajada del Ecuador ante Estados Unidos.

 

Diplomático de carrera y ex canciller de la República, Francisco Carrión es actualmente el embajador del Ecuador ante la Casa Blanca. El diplomático pasa revista a las relaciones con Washington y las perspectivas del acercamiento con el país norteamericano.

A la Embajada del Ecuador en Estados Unidos le han ocurrido en los últimos años varias circunstancias un tanto desafortunadas. En 2017, su sede, una mansión ubicada en el centro de Washington que es propiedad del Estado, fue destruida por un incendio.  Imágenes de Google Maps muestran la casa cerrada, con una gran lona verde sobre el tejado consumido por el fuego, con una hoja de papel en la puerta indicando la nueva dirección, mientras el jardín luce descuidado y crecido. En el asta bandera, el tricolor patrio ha sido arriado. La casona fue construida en 1922 por George Oakley Totten, un arquitecto formado en la Escuela de Bellas Artes de París, y forma parte del patrimonio de la ciudad. 


La casona de la Embajada del Ecuador, actualmente se encuentra en reconstrucción tras un incendio. El seguro declaró una pérdida total. Foto: Wikipedia

Todo el equipo de funcionarios atiende hasta hoy en oficinas arrendadas en la ciudad del Potomac, mientras se realiza la reconstrucción de la casona. 

Durante el correato, ante la retórica antiyanquista del ex presidente  Rafael Correa, la misión diplomática tuvo poco margen de acción en las relaciones con la Casa Blanca. Aunque buena parte de los jerarcas de la autoproclamada revolución ciudadana admiraban sin límites a la academia progresista norteamericana y soñaban con copiar en particular algunas universidades de ciencia y tecnología, el correato vivió una década de espaldas a Washington. La casona cerrada y silenciosa tras el incendio se convirtió en un símbolo de la relación bilateral. 

Por la embajada pasaron personajes como Nathaly Celi, recordada por contratar una agencia de relaciones públicas con un pago millonario; Francisco Borja, un ex periodista convertido en diplomático correísta y Luis Gallegos, un embajador de carrera que fue expulsado de Washington cuando el Ecuador de Correa declaró persona non grata a una embajadora de Estados Unidos. 

Tras la salida de Borja, el Gobierno de Lenin Moreno pidió el beneplácito para el ex secretario jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, actualmente procesado por presunta concusión, pero Washington dejó pasar el tiempo sin contestar el pedido, lo que en diplomacia se interpreta como una negativa. En ese punto llegó a la embajada Francisco Carrión, un diplomático de carrera que tuvo activa participación en la política exterior del Ecuador como canciller y como vicencanciller, por lo menos desde 1999, cuando se concentró la paz con el Perú. 

Carrión atiende a PLANV vía Whatsapp desde la capital norteamericana, en las vísperas de un 4 de julio caluroso y marcado por la polémica política, pues el presidente Donald Trump fue criticado por la oposición por proponer un desfile militar en el centro de Washington, que finalmente se redujo a un acto más pequeño. 

Carrión atiende a PLANV vía Whatsapp desde la capital norteamericana, en las vísperas de un 4 de julio caluroso y marcado por la polémica política, pues el presidente Donald Trump fue criticado por la oposición por proponer un desfile militar en el centro de Washington, que finalmente se redujo a un acto más pequeño.

Nos gustaría hacer un balance de los 18 meses en los que usted ha sido embajador en Estados Unidos. ¿Cuáles son los puntos que destaca de su gestión?

Me encuentro muy satisfecho de lo que hemos logrado desde la Embajada, gracias a la gestión del presidente Lenin Moreno para relanzar la imagen del país en el exterior. Creo que se ha normalizado la relación y el entendimiento con Estados Unidos. La gama de temas que se trata con este país es muy amplia, dadas sus dimensiones. Nos hemos propuesto encontrar las coincidencias entre los dos países y buscar beneficios.

El primer punto que hemos trabajado ha sido el económico comercial y el financiero. El respaldo financiero de Estados Unidos se ha manifestado también en organismos multilaterales, donde Estados Unidos ha respaldado las aspiraciones del Ecuador. Hemos puesto en funcionamiento el TIC, que era un mecanismo suspendido desde hace diez años, que consiste en un encuentro de autoridades comerciales y de inversión en ambos países. Esto se realizó el Washington en noviembre pasado y apunta a que el sector privado ecuatoriano pueda obtener mercado en Estados Unidos. 


El subsecretario de Estado David Hale visitó el Ecuador en el marco del diálogo político.

Como contraparte del TIC, hemos abierto un diálogo amplio bilateral, que abarca todos los demás temas. Es un diálogo político que realizamos en Quito con la visita del embajador David Hale. Es un espacio serio y formal para dialogar sobre puntos de agenda común como migración, cooperación, ayuda en la lucha contra el narcotráfico, posición sobre temas internacionales, entre otros aspectos. El diálogo es sano y conduce al entendimiento entre las dos partes. Se han reestablecido, entonces, diálogos comerciales y políticos, que esperamos que se realice cada año.

¿Cuáles fueron las propuestas ecuatorianas en el diálogo comercial?

Hemos pedido la reducción de aranceles, que el Ecuador mantenga sus productos sin esos aranceles. Estamos en continuas conversaciones y negociaciones. El ex ministro Pablo Campana realizó esos esfuerzos con el acompañamiento y seguimiento de la Embajada. En Estados Unidos es el sector privado el que hace las inversiones. El sector privado ecuatoriano tiene un gran desafío y es buscar oportunidades de negocio. Hay inversiones ya en ámbitos como pesca, flores, minería e infraestructura. Sin embargo, es un proceso largo, que será resultado de las gestiones que los ecuatorianos hagamos acá. 

¿Se habla de temas como las extradiciones de personas procesadas en el ámbito de lo político?

El Ecuador ha hecho en los últimos meses enormes avances en esos trámites. Lamentablemente no hay la misma agilidad por parte de Estados Unidos, que aduce deficiencias en la presentación de los expedientes y en las traducciones al inglés. Esos los motivos por los que no hemos podido avanzar como era nuestro deseo. 

¿A las extradiciones de qué personas, puntualmente, se refiere?

Hay más de 30 solicitudes de extradición, la mayoría son personas poco conocidas, delitos como narcotráfico. Pero hay también acusados de corrupción, como Carlos Pólit, Pablo Delgado, entre otros. Hay varios ex funcionarios que se conoce que están en la Florida. Ese es un tema importante en donde esperamos más agilidad de Estados Unidos. 

"Hemos pedido las extradiciones de acusados de corrupción, como Carlos Pólit, Pablo Delgado, entre otros. Hay varios ex funcionarios que se conoce que están en la Florida. Ese es un tema importante en donde esperamos más agilidad de Estados Unidos".

Ecuador negó la extradición del ex socio de Mark Zuckerberg, Paul Ceglia, alegando falta de reciprocidad de Estados Unidos. ¿Hubo alguna reacción al respecto en Washington?

No, ninguna. Ecuador ha actuado siguiendo sus propias normas en ese tema.

¿Retirar el asilo a Julián Assange fue bien visto en Washington?

El asunto de Assange era entre Ecuador y la Gran Bretaña. Hubo un interés informal de algunas autoridades de Estados Unidos, pero nada oficial. 

¿Cómo han sido los acercamientos con los organismos multilaterales de crédito que tienen sede en Estados Unidos?

Cuando llegué a Washington percibí en los sectores públicos y privados una sorpresa por los cambios que han ocurrido en el Ecuador, por el paso de un gobierno autoritario a uno dialogante que respeta la libertad de expresión. Esa sorpresa se ha convertido en confianza, hay confianza en un Ecuador distinto, y eso nos ayuda en todos los ámbitos. Tengo abiertas las puertas y los canales de comunicación con el Gobierno de Estados Unidos para todos los temas. Bien sabemos la influencia de Estados Unidos en los organismos multilaterales y eso ha beneficiado a nuestro país. 

¿Cuál es su balance de la visita del vicepresidente Mike Pence a Ecuador?

Los gobiernos y las embajadas hicieron un esfuerzo muy útil. Haciendo abstracción de ideologías, pues no nos corresponde hacer ningún comentario al respecto, la visita de un vicepresidente a nuestro país es muy significativa. El primer vicepresidente que nos visitó fue Richard Nixon, y Mike Pence es el segundo. Ese gesto abre puertas y el interés de los sectores públicos y privados en el Ecuador, muestra que somos un país en el que se puede confiar. Fue un importante punto de quiebre en la relación bilateral. 

 El vicepresidente Mike Pence se reunió en el Palacio de Gobierno con el presidente Lenin Moreno.

Ecuador se alejó de países como Venezuela y Bolivia, se apartó de la ALBA y de la Unasur. ¿Cómo se tomó en Estados Unidos este golpe de timón?

Bien sabida es la política exterior del gobierno anterior, que no era cercana a los Estados Unidos. Hay que analizar caso por caso, sobre Venezuela hubo insultos de un ministro al presidente Moreno, lo que fue la culminación de un proceso de deterioro. Ecuador salió del ALBA, un mecanismo que ya no existe, luego nuestra posición principista sobre los derechos humanos en Venezuela y el reconocimiento a Juan Guaidó. También nos hemos pronunciado sobre la violencia en Nicaragua. Pero en ningún caso ha habido presiones de Estados Unidos en estos temas, han sido decisiones soberanas de nuestro país. No hay duda que coincidir con Estados Unidos en estos temas sí ha facilitado el acercamiento.

La cooperación militar y la lucha contra el narcotráfico se han reactivado. ¿Cuáles son los ejes de ese proceso?

Es un proceso que está en negociación. No hay duda que tras el triste episodio del equipo de El Comercio, Estados Unidos ofreció su apoyo y ayuda al Ecuador. La lucha contra el narcotráfico es de todos los países, en ella deben participar los países productores, los de tránsito y los consumidores. En ese ámbito hay un diálogo constante para hacer esa lucha. Ecuador es un país de paso de la droga y el combate debe ser eficiente. 

"La lucha contra el narcotráfico es de todos los países, en ella deben participar los países productores, los de tránsito y los consumidores. En ese ámbito hay un diálogo constante para hacer esa lucha. Ecuador es un país de paso de la droga y el combate debe ser eficiente".

Se estima que hay un millón de ecuatorianos en Estados Unidos y las rutas de migrantes pueden ser afectadas por las redadas migratorias o la construcción del muro. ¿Qué ha planteado la Embajada sobre nuestros migrantes?

La política del Ecuador es apoyar a los ecuatorianos que viven en Estados Unidos, los hacemos con los consulados y la Embajada. Estimamos un millón de ecuatorianos aunque no hay cifras oficiales. Nuestra migración es antigua, puede llegar hasta a tres generaciones, y ya hay muchos ecuatorianos con doble nacionalidad, que son migrantes de diferente dimensión. Lo que hace la Embajada es ayudar en todas las necesidades, hemos hecho saber a Estados Unidos de nuestra preocupación por el trato que se da a nuestras compatriotas. Pero la posición del presidente Trump es firme y considera que no se necesitan migrantes irregulares en Estados Unidos, de ahí vienen esas políticas y declaraciones. Se va a levantar un muro en la frontera inclusive. Pero la migración ecuatoriana está protegida por nuestros consulados, ahí tenemos una posición diferente con Estados Unidos, pero esa es una decisión soberana de ese país. El grueso de la migración viene de Centroamérica.


La instancia de diálogo político con Estados Unidos fue retomada luego de casi una década. 

Allá se habla genéricamente de latinos, y las nacionalidades más visibles son mexicanos, centroamericanos y caribeños. ¿Tiene la colonia ecuatoriana su propia identidad?

Esos países que usted señala tienen muchos más migrantes en Estados Unidos, pues nuestra población es menor. La situación del Ecuador no es tan grave en términos económicos y de seguridad como ocurre en Centroamérica. 

¿Cómo se logró el regreso de Usaid y cómo se puede beneficiar el Ecuador de la cooperación norteamericana?

Estados Unidos tiene varias fuentes de cooperación. La principal es Usaid. Una de las conquistas de la Embajada a mi cargo fue lograr que vuelvan. Fue una iniciativa nuestra su regreso. Varios países de Europa tienen sus mecanismos de cooperación en el Ecuador, así como de Asia. Ha sido el Ecuador el que definirá en qué ambitos es útil y necesaria la cooperación internacional. 

Hay un conflicto global entre Estados Unidos y China, ¿cómo ve la postura del Ecuador, en donde hay una gran penetración económica china?

No nos hemos alejado de China, que sigue siendo un actor fundamental en las relaciones internacionales, sin perjuicio de que hemos buscado financiamiento en otros lugares. Seguimos teniendo una relación fluida con China. No olvidemos que los países trabajan por intereses, no por simpatías o alineamientos políticos. Ecuador sobre esa disputa solo puede estar preocupado por medidas proteccionistas que nos impidan llegar a otros mercados. Debemos fortalecer el multilateralismo.

El Gobierno anterior contrató agencias de cabildeo y relaciones públicas por medio de la Embajada, como fue el caso de Mc Squared. ¿Hay algún contrato de esos en la actualidad?

En este país es muy común que haya firmas de cabildeo para los países. Pero en la Embajada del Ecuador no tenemos ninguna firma de cabildeo. Pienso que el cabildeo, la apertura, la búsqueda de mercados son cosas que debe hacer la Embajada, yo mismo tengo contactos con las autoridades, el Congreso y la prensa de Estados Unidos. En la situación económica actual no necesitamos firmas de cabildeo. 

La Embajada del Ecuador en Washington se quemó en 2017 un incendio. ¿Cómo va la restauración de esa casa?

Sí, hace casi dos años se produjo un incendio. Como se trata de un inmueble patrimonial el Municipio ha pedido una reconstrucción precisa. La fachada no se puede tocar, pero estamos reconstruyendo por dentro. Esperamos que en agosto podamos volver a ese edificio, donde se reunirán la Embajada ante la Casa Blanca, la Embajada ante la OEA, los agregados militares y el Consulado. El seguro pagó todos los gastos y se han cumplido los plazos para la reconstrucción. Esperamos volver pronto a la casa. 

 

[RELA CIONA DAS]

Los paseos del embajador
Chile debería asesorar a Ecuador en ética
Mariana Neira
Las cuatro claves de la nueva relación con Estados Unidos que deja el embajador Todd Chapman
Fermín Vaca Santacruz
Huawei y el conflicto capitalista planetario
Francisco Muñoz
La pugna por el 5G, el trasfondo de la tensión entre Estados Unidos y Huawei
Redacción Plan V
GALERÍA
"En Estados Unidos hay confianza en el Ecuador": cree Francisco Carrión, embajador en Washington
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La guerra y la paz en Estados Unidos
Gerardo Honty
Los guiños entre Ecuador y Estados Unidos
Jean Cano
¿Ecuador en la red del Comando Sur de Estados Unidos?
Redacción Plan V
Drogas: la injusta imposición de Estados Unidos a Colombia

[MÁS LEÍ DAS]

Los mineros de Buenos Aires: "la Policía nos extorsionaba"
Redacción Plan V
Juliana Campoverde: crónica de un juicio que tardó siete años
Susana Morán
Los siete indicios de "microfraudes" y cómo pudieron afectar las elecciones
Redacción Plan V
El chef Andrés Román va de shopping por San Blas
Redacción Plan V