Back to top
14 de Agosto del 2017
Historias
Lectura: 14 minutos
14 de Agosto del 2017
Fermín Vaca
Periodista político. Es editor de PLANV. Ha trabajado en los principales periódicos de Ecuador en la cobertura de política y actualidad. 
Fernando Villavicencio denuncia el "sicariato judicial" en el Ecuador de Correa

Foto: Revista Caretas de Perú

En su departamento en Lima, Fernando Villavicencio pasa revista a la situación del Ecuador y le toma el pulso a los ofrecimientos de cambio de Lenin Moreno. 

 

Desde Lima, donde ha pedido asilo político al Gobierno peruano, el periodista y activista político realiza duros cuestionamientos a la justicia, los políticos, la prensa y a organizaciones sociales que, en su opinión, fueron permeables a las presiones de la corrupción y el autoritarismo en el Gobierno de Rafael Correa. Explica cómo se habrían cometido delitos en la preventa de petróleo a China.

Usted ha anunciado un posible retorno al Ecuador. ¿Cómo se verificaría si se ha ratificado la orden de prisión en su contra?

Lo que he hecho es responder ante una convocatoria del presidente Lenin Moreno, a su llamado a la ciudadanía para que sea parte de la cirugía mayor contra la corrupción. Me parece que un ciudadano, un comunicador social que ha sido parte de un pequeñísimo grupo de ciudadanos que hemos investigado la corrupción durante diez años, responda a ese llamado, que considero un punto de quiebre. Todas las acciones legales emprendidas por el ex presidente Correa y sus funcionarios en mi contra han sido para silenciarme e impedir que mis trabajos periodísticos puedan echar luz sobre la corrupción monumental que hoy el país está viendo. Mi acción es positiva, es responder al llamado del presidente Moreno, pero eso implica que la justicia del Ecuador debe enmendar los gravísimos errores que ha cometido en mi contra, así como de centenares de personas que han sido víctimas del acoso de la justicia. Eso debe corregirse.

"Mi acción es positiva, es responder al llamado del presidente Moreno, pero eso implica que la justicia del Ecuador debe enmendar los gravísimos errores que ha cometido en mi contra, así como de centenares de personas que han sido víctimas del acoso de la justicia".

Entonces, ¿su regreso no se producirá hasta cuando la justicia de marcha atrás con la prisión en su contra?

Creo que la ni la justicia ni la Fiscalía están investigando los grandes casos de corrupción en la industria petrolera. El gigante endeudamiento externo con China ha sido pagado con petróleo, y la justicia de Ecuador se resiste a judicializarlo. Le he dicho al país que la justicia quiere mantener en la impunidad ese caso, y yo voy a entregar toda la documentación sobre el caso, porque se debe investigar la red de corrupción del endeudamiento con China pagado con petróleo. Me siento libre de ir a mi país porque no he cometido ningún delito, pero un sector de la justicia sigue controlado por el correísmo. Por eso, la conjueza Magaly Soledispa ha ratificado la prisión preventiva por no haber acatado el grillete. 

Usted señala que la justicia responde a las órdenes de los políticos. Las grabaciones de Odebrecht parecen probar que el ex contralor presionaba a cierto juez por fallos. ¿Eran corrientes estas acciones en tiempos de Correa?

Muchísimos casos operaban como se ha revelado con ese audio. No solo Pólit, sino el propio Rafael Correa, quien pidió a Galo Chiriboga en una sabatina que se reactiven los juicios en contra de Fernando Villavicencio y Kléber Jiménez luego de una publicación en el portal Focus sobre Alex Bravo. Por eso iniciaron este proceso, por haber publicado en el portal PLANV información que según el Gobierno es reservada, pero evidentemente es pública, pues es un acto de corrupción, que consistió en que el Gobierno de Correa contrató a un estudio jurídico de Estados Unidos para defender al Ecuador de Chevron, pero resulta que ese mismo estudio trabajaba para Chevron. Esa es información pública, pero el Gobierno de Correa quería impedir que se conociera la corrupción. Hay suficientes evidencias de que la justicia actúa bajo presión del poder político, no hay elementos legales en mi contra e inclusive hay medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que no han sido respetadas por el Ecuador. No he puesto fecha para volver al Ecuador, pero lo voy a hacer, y quiero ver cuán real es el cambio anunciado por Lenin Moreno. Del Gobierno depende si la policía ejecuta esa orden de prisión preventiva injusta. Cómo se entiende que Carlos Pólit y otros estén fuera del país, que haya acusados de cuello blanco libres y a mí me quieren meter en la cárcel. Yo iré a la cárcel, pero conmigo irá Jorge Glas.

Durante diez años, el correísmo posicionó como doctrina del Estado que el gran problema del país eran los "sicarios de tinta". ¿Usted, en cambio, ha sido víctima de un "sicariato judicial"?

Creo que hay terrorismo estatal, linchamiento y sicariato judicial, usado por el ex presidente Correa en mi contra. Yo tengo en mi contra cuatro juicios penales y civiles, conmigo han cometido un asesinato civil. Me acusó de una supuesta injuria, me pusieron juicios por libros, en casos en los que la Contraloría han determinado que hubo ilegalidades. La fiscal Cecilia Garzón archivó el proceso, pero luego me declararon insolvente, fueron a embargar mi casa, se llevaron mis libros y mis cuentas, en actos sin precedentes en el Ecuador. Tuve que pedir un crédito para pagarle USD 47300 a Correa, todavía debo USD 30000 que no tengo cómo cubrir. Cuando iba a encabezar las lista de asambleístas en Pichincha, pude haber sido asambleísta, pero el correato impugnó mi candidatura, por medio del prefecto Gustavo Baroja, han recurrido en mi contra al sicariato judicial, me han convertido en un muerto en vida, y la justicia no ha levantado mi insolvencia porque quieren disculpas públicas en medios de comunicación para satisfacer el ego de Correa. Ahora me han puesto prisión preventiva y han revocado los recursos que hemos presentado como el hábeas corpus. Hay un uso perverso, infame, de la justicia para silenciarme y recibo amenazas de muerte contra mi esposa y mis hijos. Pusimos la denuncia y el fiscal Baca Mancheno hasta ahora no hace nada. Se ha usado la justicia para perseguirme. 

"Creo que hay terrorismo estatal, linchamiento y sicariato judicial, usado por el ex presidente Correa en mi contra. Yo tengo en mi contra cuatro juicios penales y civiles, conmigo han cometido un asesinato civil. Hay un uso perverso, infame, de la justicia para silenciarme y recibo amenazas de muerte contra mi esposa y mis hijos".

¿Pero estas acciones de operadores de justicia, de fiscales, de jueces, de abogados, que estarían actuando al margen de toda legalidad y toda ética, no configurarían a su vez delitos, por ejemplo, prevaricato u otros que deberían investigarse?

Esta semana me voy a renunciar con el Centro Latinoamericano de Derechos Humanos de Mendoza, Argentina. En el Ecuador ya ni organizaciones de derechos humanos tenemos. Por eso he tenido que recurrir al abogado argentino Ignacio Bulín, quien patrocina mi caso en la Comisión Interamericana en Estados Unidos, para presentar acciones penales tanto en la Corte Interamericana cuanto en el Ecuador contra Rafael Correa, Jorge Glas, Galo Chiriboga, Alexis Mera, y todos los jueces, juezas, fiscales y todos los operadores de justicia que han actuado violando mis derechos humanos y los de mi familia. Lo que han hecho con mi familia no va a quedar en la impunidad, ellos van a tener que pagar. Desde el ex presidente Correa hasta el último operador de justicia que han actuado en mi contra van a tener que pagar tanto en el Ecuador cuanto en instancias internacionales.

Usted ha sido crítico de las organizaciones de derechos humanos. ¿Cuál es su visión sobre el papel de la prensa, de las organizaciones no gubernamentales, de la sociedad en general sobre sus denuncias? ¿Han sido solidarios o indiferentes?

La única organización que ha velado por mis derechos a nivel local e internacional fue Fundamedios y lo reconozco. Pero ninguna otra organización nos ha apoyado, cuando mi esposa fue ante la Comisión de Derechos Humanos se negaron a brindarle apoyo, la Defensoría del Pueblo archivó una denuncia de mi esposa. En el caso de los medios y los periodistas, la mayoría han sido indiferentes, ellos deberán explicar por qué lo fueron, en especial, porque yo he sido totalmente generoso con todos los periodistas que me han buscado como fuente, a los que he entregado información. He entregado centenares de documentos a todos los periodistas, algunos son incapaces de reconocer que el inicio de estas investigaciones lo hice yo. Lo difícil fue escribir e investigar en la clandestinadad y el anonimato, cuando era difícil, cuando era un reto y cuando mi familia sufría dolor. He escrito en PLANV decenas de reportajes en la clandestinidad, he publicado desde 2007 114 reportajes y todos han sido confirmados, al margen de pequeños errores que siempre se colan.  Usted sabe como periodista que había veda informativa, que ni a los legisladores les daban la información. Haber conseguido información se debe a centenares de ciudadanos valiosos que me entregaron información, y miles de personas me han apoyado y dado información. Por eso es doloroso que gran parte de los medios y periodistas no han sido consecuentes conmigo y actuaron con indiferencia. Ahora todo el mundo se cree fiscalizador porque las cosas han cambiado.

"Es una mixtura de celos, de envidia, de miedo, de cobardía. No voy a dar nombres pero muchos medios y periodistas se callaron y no sacaron nada. A mi me sorprende cómo temas que se han publicado en PLANV como el campo Singue o el de Ricardo Rivera que también se publicó en PLANV a pesar de las amenazas, no fueron replicados por ningún otro medio".

¿Y cómo explica eso? ¿Hubo acomodo, autocensura, temor de las empresas periodísticas?

Es una mixtura de celos, de envidia, de miedo, de cobardía. No voy a dar nombres pero muchos medios y periodistas se callaron y no sacaron nada. A mi me sorprende cómo temas que se han publicado en PLANV como el campo Singue o el de Ricardo Rivera que también se publicó en PLANV a pesar de las amenazas, no fueron replicados por ningún otro medio. Paradójicamente, solo El Telégrafo me dedicó espacio, pero en un reportaje infamante en mi contra. Los medios del Gobierno me hacían una campaña feroz de calumnias y había silencio de los medios llamados independientes. Yo recuerdo que fui al diario Hoy con medio carro de documentos, les di documentos a los periodistas de El Comercio, a los de Vanguardia. Pero ahora no tienen la responsabilidad de señalar que el origen de esas investigaciones fue un periodista perseguido y silenciado, que soy yo. 

Volviendo al tema de China, usted ha publicado en la revista peruana Caretas una nota en la que denuncia que la preventa de petróleo a China se habría hecho de manera irregular, y que ese petróleo nunca llega a China sino que lo revenden intermediarios vinculados al correísmo. ¿Ahí estarían los posible delitos?

El mayor delito que ha descrito en los libros Ecuador Made in China y El Feriado Petrolero, ha sido cometido por Rafael Correa. Por eso hay oposición para que yo regrese al Ecuador a destapar este caso. La deuda con China se origina en el decreto ejecutivo 466 firmado por Correa, que autoriza a Petroecuador y al Ministerio de Finanzas contratar líneas de crédito firmadas con petróleo. El delito se origina en ese decreto. La Constitución y la Ley prohíben usar recursos naturales para pagar deudas, se comprometió el petróleo en los yacimientos, ahí está el primer delito. El segundo delito fue obligar a Petroecuador y Petroamazonas para que sean instrumentos para garantizar el endeudamiento que se gastó en gasto corriente e inversiones. Se les quitó los recursos públicos para enviarlos al Ministerio de Finanzas. El tercer delito es peculado: empresas chinas y tailandesas, como Petrochina y Petrotailandia, deberían llevar el petróleo a sus refinerías, pero revendieron el petróleo por medio de empresas como Taurus petroleum. Hay que ver el precio al que se compró ese petróleo ecuatoriano, hay diferencias de entre tres y cuatro dólares por barril. Es una cifra colosal la del perjuicio. Se comprometieron 1204 millones de barriles, a un mínimo de dos dólares por barril, hay ganancias para los intermediarios de 2400 millones de dólares. Por los menos 700 millones de barriles ya se han pagado, faltan por pagar 500 millones y entonces aún se van a llevar mil millones más. Es un caso de corrupción sin nombre. Como dice León Roldós, Odebrecht y Caminosca son travesuras comparadas con esto. Es la más grande corrupción de la historia. 

 

 

[RELA CIONA DAS]

Hay que comerse los sapos
Marlon Puertas
El top ten de los informes de la Contraloría en la era Celi
Redacción Plan V
La desastrosa herencia petrolera del correísmo
Redacción Plan V
Policía reporta posible atentado contra Villavicencio y Jiménez
Redacción Plan V
Los compadres del poder
Fernando Villavicencio / Christian Zurita
GALERÍA
Fernando Villavicencio denuncia el "sicariato judicial" en el Ecuador de Correa
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Paro: la represión policial bajo la lupa
Redacción Plan V
El Ecuador minero y su deuda con la transparencia
Redacción Plan V
La Comisión de Expertos Internacionales de Lucha Contra la Corrupción, al garete
Redacción Plan V
El presupuesto para conservar el patrimonio de Quito se achica
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El rector de la PUCE: "dicen que debimos dejarlos afuera a que se mueran de hambre, eso me parece cruel e inhumano"
Fermín Vaca Santacruz
Respuesta al general Oswaldo Jarrín
Christian Escobar Jiménez
Las apreciaciones de inteligencia que sí llegaron a la Presidencia
Redacción Plan V
‘Recibimos palazos, perdimos la conciencia’
Redacción Plan V