Back to top
22 de Junio del 2021
Historias
Lectura: 14 minutos
22 de Junio del 2021
Fermín Vaca Santacruz
La República del Sagrado Corazón: una devoción con proyecto político
0

Los altos cargos del Estado, encabezados por el presidente Guillermo Lasso, participaron de la renovación de la consagración del Ecuador al Sagrado Corazón.  Foto: Presidencia de la República

 

El presidente Guillermo Lasso asistió hace pocas semanas a una misa en la Basílica del Voto Nacional para renovar la consagración del Ecuador al Sagrado Corazón de Jesús, una advocación católica que fue, además, la culminación del proyecto político de Gabriel García Moreno y del integrismo católico del siglo XIX. El investigador histórico Fernando Hidalgo explica los alcances ideológicos de esa devoción.

Fernando Hidalgo

Nació en Quito. Licenciado en derecho y Doctor en Historia de América por la Universidad de Sevilla. Investigador en archivos históricos de Ecuador y Europa.

El presidente Guillermo Lasso, altos oficiales de las Fuerzas Armadas, la comandante de la Policía, Tanya Varela, y otros altos funcionarios del Gobierno asistieron a la renovación de la consagración del Sagrado Corazón de Jesús, declarado patrono de la República por un decreto del Gobierno conservador de Gabriel García Moreno en 1874. La misa original de la consagración tuvo lugar en la Catedral de Quito el 25 de marzo, con la presencia del presidente García Moreno, el Congreso y la Corte Suprema. 

La misa tuvo lugar  este 13 de junio de 2021, en la Basílica del Voto Nacional, el templo neogótico decorado con iguanas, tortugas y otros animales del país en lugar de gárgolas, que domina el centro histórico de Quito desde la colina de San Juan. El presidente, el vicepresidente Alfredo Borrero y otros miembros del Gabinete participaron de la liturgia católica. 

Pero la consagración del Ecuador al Sagrado Corazón fue más que un simple acto de fe religiosa de un presidente muy devoto, como Gabriel García Moreno. Fue la expresión ceremonial de un proyecto político, el del conservadurismo más integrista del siglo XIX, que entendió la independencia nacional no como una ruptura con la tradición española, sino como la oportunidad para establecer una teocracia inspirada por la Contrarreforma católica del siglo XVI. Para esas élites, el rey más destacado de España había sido Felipe II, el austero y un tanto sombrío monarca de la casa de Austria, mientras que el peor de todos era el Borbón e ilustrado Carlos III.

Para esas élites, el rey más destacado de España había sido Felipe II, el austero y un tanto sombrío monarca de la casa de Austria, mientras que el peor de todos era el Borbón e ilustrado Carlos III.

El historiador Fernando Hidalgo ha analizado el fenómeno político de la República del Sagrado Corazón y sostiene que la presencia de Lasso -a quien considera más bien un liberal que un conservador en el sentido estricto- en la misa de hace pocas semanas sería más bien una contradicción. 

Usted ha analizado el ethos conservador de la política ecuatoriana desde los primeros días de la República. ¿Hasta dónde se pueden rastrear las ideas conservadoras en el ejercicio del poder en el Ecuador?

En primer lugar quiero explicar por qué usé la palabra ethos. Ethos quiere decir las maneras de ser, comportarse y estar en la sociedad, un conjunto de costumbres y actitudes. El pensamiento conservador hunde sus raíces en la cultura barroca, que llegó a Ecuador a fines del siglo XVI. Esta cultura barroca perduró una vez que el país obtuvo su independencia y todavía perdura en cosas como las procesiones de Semana Santa. 

¿El barroco es la aplicación de la Contrarreforma católica española?

Sí, se aplicaron principios como la división de clases, la repartición de tierras, la economía. Este ethos barroco evolucionó y tomó otras formas. Creo que este periodo concluye hacia medidas del siglo XX. 

¿Se buscaba la afirmación de los valores del Imperio español frente a la reforma protestante?

En esta obra de 2007, Fernando Hidalgo analizó el fenómeno político conservador. Ver PDF

El régimen devocional del Sagrado Corazón de Jesús es una reafirmación de los valores católicos, definitivamente. Al llegar los Borbones al trono de España, la religiosidad barroca fue muy combatida y aparecieron nuevas tendencias religiosas, como la iglesia erastiana, que es una religiosidad que plantea la importancia de construir un modelo económico en la tierra. Son gente más práctica y se olvidan de la ética hacia Dios. Esa actitud se agudizará a principios del siglo XIX con las guerras de la Independencia y la llegada de los primeros liberales, como Vicente Rocafuerte. Él planteó la necesidad de instituir un régimen protestante en Ecuador. Creía que era necesario para la moralización del país. Llegaron las logias masónicas, y en el Municipio de Quito se propuso construir una pirámide masónica para celebrar la Batalla de Pichincha. Empezó una ola que quería hacer de lado a la Iglesia católica, la gente no era atea pero si tenía ideas anticlericales, aún antes de la llegada al poder de García Moreno. 

"Son gente más práctica y se olvidan de la ética hacia Dios. Esa actitud se agudizará a principios del siglo XIX con las guerras de la Independencia y la llegada de los primeros liberales, como Vicente Rocafuerte. Él planteó la necesidad de instituir un régimen protestante en Ecuador".

¿Usted plantea que ciertas élites conservadoras creían que la Independencia era una oportunidad para volver a encontrarse con los valores de los tiempos de Felipe II, en rechazo a la ilustración borbónica?

Sí, se buscaba un retorno a los orígenes. El conservadurismo es una vuelta a las esencias. Ellos querían apartarse de las supuestas impiedades de los Borbones, que creían que habían traicionado la esencia católica española. Los partidos conservadores estaban íntimamente imbricados con la Iglesia, y por eso planteaban la unión entre la Iglesia y el Estado. Son los jesuitas quienes instituyen la devoción del Sagrado Corazón, cuando logran volver al Ecuador. Pero hay que decir que ese no fue un movimiento exclusivo del Ecuador, pues fue un movimiento mundial, muchos países se consagraron al Sagrado Corazón en esa época. Es una devoción fomentada por el Vaticano y en Ecuador trabajó con los conservadores. Los fundamentos del Sagrado Corazón eran volver al catolicismo tridentino, y se planteaba la necesidad de crear repúblicas completamente vinculadas a la religión. Se hablaba de un esquema apocalíptico, de una situación como la descrita en la Biblia. 

"Los fundamentos del Sagrado Corazón eran volver al catolicismo tridentino, y se planteaba la necesidad de crear repúblicas completamente vinculadas a la religión. Se hablaba de un esquema apocalíptico, de una situación como la descrita en la Biblia".

El presidente Lasso recibió en la misa un busto de Julio Matovelle. ¿Quién fue este personaje?

En el marco del supuesto apocalipsis, aparecieron profetas criollos, como Matovelle. Él fue un gran apocalíptico, quien sostenía que el mundo se terminaba y la única manera de salvarse era creando una República del Sagrado Corazón de Jesús. Pensaba que Ecuador debía ser un nuevo Israel, y que la historia bíblica se repetía en esos momentos. La Iglesia y sus jerarcas serían el nuevo Moisés que debía guiar al pueblo a la tierra prometida.


El presidente Guillermo Lasso asistió a una ceremonia de origen garciano: la consagración del Ecuador al Sagrado Corazón de Jesús. 

¿Y en esta interpretación, qué papel jugó la construcción de la Basílica del Voto Nacional?

Es una representación del Ecuador, por eso las referencias a la flora y la fauna del país. Pero la Basílica ha sido colocada frente a la Virgen del Panecillo. Ambos son parte de un programa iconográfico muy bien pensado. Es una representación del Apocalipsis. La Virgen del Panecillo es una representación de la Virgen del Apocalipsis, que era mostrada encinta, porque estaba gestando al nuevo Cristo, el que vendría al fin de los tiempos. Pero el nuevo Cristo es el Ecuador, y está representado por la Basílica, es un Cristo. Y evidencia la  unidad entre Ecuador y Cristo. Se quería haber realidad lo que dice el Padre Nuestro: que se haga la voluntad de Dios en el cielo y en la tierra. 

Usted habla de integrismo en su libro, al describir este proyecto político. ¿Qué diferencia hay entre ésto y una teocracia islámica moderna?

Estoy de acuerdo con esa apreciación. Obviamente hay algunas diferencias, pero lo que se buscaba era una teocracia en el Ecuador. El conservadurismo se renovó, asumió las ideas del catolicismo social en la segunda mitad del siglo XIX. Casi todos los conservadores ecuatorianos asumieron esas ideas y produjeron muchas innovaciones, como el cooperativismo, la división y el reparto de las tierras por medio de las primeras reformas agrarias. Jacinto Jijón y Caamaño ya advirtió que los grandes latifundios eran inviables. También estaban en contra del individualismo en economía, o estaban en contra del capitalismo. Hubieran sido enemigos del neoliberalismo sin duda. Planteaban una economía nacionalista y protegida, blindando la soberanía del país. Jijón y Caamaño siempre estuvo a favor de que los yacimientos de petróleo de Santa Elena debían ser del Estado. 

"Jacinto Jijón y Caamaño ya advirtió que los grandes latifundios eran inviables. También estaban en contra del individualismo en economía, o estaban en contra del capitalismo. Hubieran sido enemigos del neoliberalismo sin duda".

¿Cómo ve usted ahora a la derecha ecuatoriana? ¿Cómo entender la ruptura de la alianzas de derechas CREO-PSC y ahora el Gobierno de CREO?

Las ideas de la derecha ecuatoriana del catolicismo social se acabaron con ARNE en los años 60. El partido Conservador se quedó sin ideología y los miembros del partido ya no supieron captar las viejas esencias. El partido Conservador y sus derivas como el PSC se convirtieron en partidos liberales, que poco tenían que ver con la Iglesia o con el catolicismo social. En el caso del presidente Lasso, yo creo que es un liberal...

Pero es el primer presidente que va a la Basílica a la consagración en décadas, sin mencionar su militancia en el Opus Dei...

Sí, pero eso es un mero gesto. El presidente Lasso, con todo el respeto, no está al tanto de la simbología de la Basílica, si bien ese no es su trabajo. Él es un liberal y completo, estaría en contradicción con Julio Tobar Donoso o Jacinto Jijón. Las palabras liberal y conservador se han pervertido. CREO es un partido modernizador, que linda con el neoliberalismo, pero no tiene qué ver con el progresismo del siglo XIX que era nacionalista. Lasso no es nacionalista. Tanto el PSC como CREO son partidos claramente liberales, sus miembros no irán a misa ni conocerán la Doctrina Social de la Iglesia. 

"Tanto el PSC como CREO son partidos claramente liberales, sus miembros no irán a misa ni conocerán la doctrina social de la Iglesia".

En el cambio de mando estuvieron figuras del Partido Popular (PP) y también hay nexos con Vox y su tesis de la Iberósfera y de la preponderancia española en América Latina. ¿Empata eso con las nostalgias imperiales del pasado?

El conservadurismo ecuatoriano quería reconstruir la hispanidad, y en la época de Francisco Franco hubo en Ecuador movimientos que querían reforzar los lazos entre Ecuador y lo hispano. Pero si me pregunta del PP, creo que es un partido liberal. Tal vez sean conservadores en temas como aborto, movimientos LGBT y otros. VOX es un partido liberal más escorado a la derecha y aunque buscan volver a lo hispánico son liberales, sin perjuicio de ser xenófobos. 

Rafael Correa decía ser un líder de izquierda, pero sus decisiones estaban marcadas por su catolicismo militante. ¿La sustancia conservadora gravita en todos los sectores políticos?

Ecuador ha sufrido un proceso de secularización, las clases medias y altas que eran las más religiosas ya no van a misa. La religión tradicional y la propia Iglesia son ahora cosa de gente del pueblo. La vocación social de la Iglesia derivó en la Teología de la Liberación. Eso explica el caso de Correa: era un personaje de izquierda, pero tenía criterios del Sagrado Corazón, la Doctrina Social de la Iglesia y los nuevos movimientos. Ahora muchos de los hijos de los conservadores tradicionales de la Sierra se han convertido en gente de izquierda. La historia es curiosa y lo más conservador del siglo XIX pasó a ser Teología de la Liberación. 

GALERÍA
La República del Sagrado Corazón: una devoción con proyecto político
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El Guayaquil que nadie quiere ver lo retrató Jojairo en su rap
Redacción Plan V
Las mafias de tráfico de personas han "generado" mil millones en el 2021
Redacción Plan V
Ecuador: la eterna batalla por el precio del arroz
Redacción Plan V
El viceministro Xavier Vera y los mineros en la Plaza Grande
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Un exgeneral de la Policía fue testigo clave en la defensa de Carolina Llanos
Redacción Plan V
San Lorenzo: así empezó la ola de violencia criminal que azota al Ecuador
Redacción Plan V
Más de 4.000 millones de dólares en glosas confirmadas por Contraloría no se pueden cobrar
Redacción Plan V
¿Por qué no es buena idea eliminar las tablas de drogas?
Daniel Pontón C.