Back to top
3 de Marzo del 2024
Historias
Lectura: 23 minutos
3 de Marzo del 2024
Juan Carlos Calderón

Director de Plan V, periodista de investigación, coautor del libro El Gran Hermano. 

María Brown: completar la planta docente es una medida eficaz y rápida para cambiar la situación (Parte II)
0

María Brown fue ministra de Educación durante todo el periodo de Guillermo Lasso. Fotos: Juan Carlos Calderón

 

Es muy importante contar con una buena planta docente. Porque yo puedo tener el mejor currículo del mundo pero si no se aplica de manera adecuada da lo mismo, es letra muerta. Lo que ha pasado en el país es que ha habido poco dominio del currículo y mucho uso de libros.


La ex ministra de Educación, María Brown, aboga, en esta segunda parte de la entrevista con Plan V, para que se priorice el incremento del número de docentes, se complete la nómina y se permita, con ello, que la educación sea más afectiva en cuanto a aprendizaje y competencias. Pero también hace un observación pertinente sobre cómo el entorno del estudiante impacta en su desarrollo escolar, sobre todo en cuanto a la necesidad de atender el desasrrollo de las habilidades socio-emocionales de los estudiantes como una prioridad.

¿Estas habilidades socio-emocionales sirven para aprender a convivir en sociedad?

Estas tienen que ver con habilidades como desarrollar la capacidad de empatía, convivir y respetar a las otras personas. Habilidades básicas como aprender a no golpear a tu hermanito cuando no estás de acuerdo con él. O sea, buscar mecanismos de convivencia diaria en tu entorno, en tu comunidad, que permitan el normal desarrollo de una vida. En lo emocional tenemos que saber distinguir de una manera saludable en qué estado de ánimo estás y poderlo canalizar de una manera sana. En los más chiquitos ayudarles a entender qué están sintiendo, hay personas que no desarrollan esa habilidad. Así poder desarrollar una amistad con alguien, tener una relación sana con una pareja y luego, por ejemplo, poder atender al público, desarrollar una cultura de servicio a los demás. Todo eso tiene que ver con las habilidades emocionales. La honestidad viene de esas habilidades, porque no solamente es un valor moral sino que se cultiva en la convivencia, en el desarrollo socio-emocional, no solo porque te dijeron que era malo robar sino porque convives con el otro y lo respetas.

¿Eso no solo se aprende en la escuela?

En todas partes, pero las bases de eso no puede dejar de aprenderse en la escuela porque es uno de los principales mecanismos de aprendizaje. Lo que ha sucedido es que en nuestros últimos currículos se habla en ocasiones de destrezas que implican actitudes, pero no hay un enfoque socio-emocional explícito. No se mide, por lo tanto no se enseña y no se da relevancia al tema. Con poner en el nuevo currículo estos temas no se soluciona todo. El currículo es como un libro de recetas. Si es que sigues la receta, de cómo te salga el plato no solo depende de la receta sino de cómo la aplicas. Por eso decía que es muy importante contar con una buena planta docente. Porque yo puedo tener el mejor currículo del mundo pero si no se aplica de manera adecuada dá lo mismo, es letra muerta. Lo que ha pasado en el país es que hay poco dominio del currículo y mucho uso de libros. Entonces pasa que una clase normal vas a tener un profesor que te dice: abran su libro en la página tal; o ¿en dónde nos quedamos?, que es la primera pregunta de clase. Con frecuencia se escucha en las aulas: estamos cubriendo la materia. Pero eso no es el currículo necesariamente, es la interpretación del autor de un libro que es un material que complementa el currículo, pero ahí hacen falta un montón de pasos: conocer a tus estudiantes, adecuar el currículo a ellos, ver cuáles son sus intereses, generar estrategias de aprendizaje que vayan más allá de la lectura o de los ejercicios del libro, tener experiencias vivenciales, proyectos, trabajos grupales donde desarrolles habilidades sociales. Si no practicas las habilidades sociales no las aprendes. Es igual que con los valores, te puedo decir mil veces lo que significa ser honesto, pero si no practicas la honestidad, si no ves el ejemplo de eso, no lo aprendes. Esa parte del involucramiento, la parte más humana de la educación es lo que se ha ido perdiendo y vemos los resultados. Antes no solo el libro lo que se usaba sino que había un contexto educador, la familia estaba alrededor de esto, socializabas mucho más.

te puedo decir mil veces lo que significa ser honesto, pero si no practicas la honestidad, si no ves el ejemplo de eso, no lo aprendes. Esa parte del involucramiento, la parte más humana de la educación, es lo que se ha ido perdiendo y vemos los resultados.

¿También el uso adictivo del celular influye en esto?

Sin duda. Es una tecnología que tiene muchas virtudes, pero trae enormes desafíos, genera desconexión entre las personas, puede haber tendencia a tener exceso de información y poca capacidad de filtrarla y saber cuál es cierta y cuál es falsa. Ahora, con la inteligencia artificial esto se amplía, porque la IA básicamente recopila información en redes pero no sabe si es verdad o no. Esa valoración la tiene que hacer el ser humano. Esos algoritmos funcionan bien, digamos, pero pueden equivocarse o informar de algo sin sustento. Entonces, la capacidad crítica falta ahí. Pero la tecnología tiene mucho de bueno. Una de las últimas publicaciones del BID sobre educación es una investigación que hicieron sobre tutorías virtuales para mejorar niveles de lengua y matemáticas, y son súper eficientes. Bien usada, la tecnología puede ser una gran aliada para resolver muchos de estos problemas, no todos.

¿El perfil del docente actual da para afrontar esto?

Sí y no. Porque los docentes en Ecuador tienen un nivel de formación muy elevado; comparado con otros países, el país cuenta con una planta docente donde casi todos tienen título, al menos de licenciatura, en un gran porcentaje de maestría y muchos doctorados. Hay mucha formación. Mucha de esta en temas como inclusión, adaptaciones curriculares, planificación basada en proyectos, uso de tecnologías para la educación…

¿Qué es lo que dificulta, entonces, que no haya un cambio?

Que esos docentes, o nosotros, aprendimos de otra forma. El que una persona enseñe de manera diferente a la forma en que aprendió lo hace difícil. Y, que yo sepa, la única manera de que esa formación se haga eficiente es viendo enseñar a alguien más, porque tienes que desaprender lo que sabes y aprender algo nuevo, y la mejor y más eficiente pero costosa forma es teniendo un tutor, mentor o guía para modelar, planificar y dictar una clase de otra manera, y uno participar en esa experiencia. Y entonces uno dice: ahhh, puedo hacer así o esto hacerlo diferente. Por eso creo que tener referentes de buenas prácticas es, diría, este momento más importante que la educación formal, porque es contar con estos ejemplos y prácticas que te permitan vivir y hacer lo que sabes pero de manera diferente. La mayoría de profesores tiene la teoría, pero cuando haces una observación en el aula, esta no está traducida de una manera adecuada. Y no es porque sean malos profesores, sino porque es muy difícil hacer algo que nunca has visto que se haga. Es difícil cambiar la forma en que haces las cosas y más en educación donde se ha hecho casi lo mismo por cientos de años. Es un salto cualitativo que requiere de algo más que formación, tiene que ver con comunidades de práctica, redes de aprendizaje, mecanismos de retraolimentación efectiva de una persona que diga al docente: te vi en tu clase, esa conducta puede producir esto, modifica esto… Estos formatos de retroalimentación están muy debilitados o no existen en el sistema educativo.  Y típicamente los rectores, que deberían tener esa vocación, dedican mucho tiempo a tareas administrativas y no siempre tienen esas capacidades y eso hace que ese salto sea muy complicado.

¿Soluciones?

Generar modelos es una solución. Es algo que ha funcionado en algunos países, y en Ecuador hay varias prácticas de esa naturaleza que pueden cambiar la situación cualitativamente. Como también lo pueden las tutorías directas a los estudiantes. Hemos visto que, pese a que el docente es insustituible, el contar con tecnologías que acompañen, por ejemplo la enseñanza de la matemática, más aún si el docente acompaña, da resultados exponenciales. Es esa combinación de tecnología y presencia humana la que puede hacer que el salto sea eficiente, pero es costoso. Y el país debe estar dispuesto a realizar esa inversión. 

Hemos visto que, pese a que el docente es insustituible, el contar con tecnologías que acompañen, por ejemplo, la enseñanza de la matemática, más aún si el docente acompaña, da resultados exponenciales. Es esa combinación de tecnología y presencia humana la que puede hacer que el salto sea eficiente, pero es costoso.

De lo que poco se habla es de la educación intercultural bilingüe, ¿cómo está el sistema y cuáles son sus desafíos?

Uno de los principales desafíos de la educación intercultural es que en las pruebas estandarizadas de adquisición de aprendizajes sí hay mayor brecha en las comunidades indígenas, en los pueblos y nacionalidades. Esto indica que hay un factor de mayor vulnerabilidad en esas poblaciones típicamente rurales y el desafío de cerrar esa brecha es mayor. La brecha en los sectores rurales, ya lo decíamos, es más grande.  Si a eso se agrega que estas personas llegan al sistema educativo con otra lengua materna y deben aprender en otro idioma, la situación se complica, porque la educación bilingüe no siempre lo es. No hay personal capacitado y súper profesional en español y en la lengua materna. El país no cuenta con suficientes profesionales de la educación que dominen ambas lenguas. Eso hace que también sea difícil contar con personal educativo que tenga el perfil adecuado para una oferta educativa de excelencia. Ahí están de nuevo los temas de lo curricular, las herramientas, lo normativo, el modelo super garantista, todo bien diseñado, cosas extremadamente valiosas en donde más dificultades existe es en la implementación.

¿Cuál es el modelo educativo del Ecuador y qué pasa con el nuevo currículo? ¿Hacia dónde vamos?

Son cosas distintas realmente.  Antes no había un modelo educativo. El actual fue publicado en el 2023 y este define cuáles son los objetivos en la educación del país, cuáles son tus metas, cuál va a ser tu enfoque y esto determina mucho cómo desarrollas el currículo. Porque si vamos a tener un modelo educativo en el que, por ejemplo, hay un fuerte enfoque en la comunidad, en el cual queremos estudiantes con un perfil de salida de competencias, que puedan aplicar sus conocimientos, modelo en el cual no nos enfoquemos tanto en lo memorístico… Poner así el modelo es poner las reglas del juego. Es definir cuál es la meta, poner los perfiles de salida… Voy desde lo más general a lo más específico.

¿Tiene que ver con la calidad educativa?

No existía en el país una definición de calidad educativa. Había distintas percepciones y criterios válidos, todos sustentados, pero no una definición común de qué en Ecuador significa calidad. Ahora tenemos un modelo que tiene una definición de calidad, que es a dónde queremos llegar; tenemos una definición de enfoques, es decir cómo queremos llegar, con qué metodologías  —mixtas— queremos llegar y tienes los perfiles de salida de bachiller. Antes existía un perfil de salida de un bachiller que esperaba un ciudadano íntegro, competente… Yo digo, una carta de amor: la Carta de Amor del Perfil de Bachiller. Lo que hemos procurado ahora es tener un perfil de salida más concreto, por subniveles. Entonces, con un enfoque competencial, decimos en qué queremos que sea competente, y a qué nivel, dependiendo de su edad. A esta edad X, un ciudadano debería aprendido a ser y hacer así. Es como definir las escalas. Cuando tienes el perfil del ciudadano que quieres tener ahí aterrizas, recién vas al currículo. Dices: quiero este tipo de ciudadano, este el objetivo que nos hemos planteado, y ahí viene el currículo donde dices: qué quiero que aprenda para alcanzar estas destrezas. Entonces decimos: queremos que puedan ser autónomos, que tengan la capacidad de aportar económicamente al país ¿qué nos falta para eso? Necesitamos enseñarles, entonces, educación financiera, incluir valores, comportamiento ético, operaciones matemáticas básicas, que sepa construir una frase lógica… Pero el currículo no dice: resuelva la raíz cuadrada de 126. El currículo dice qué competencia tienes que resolver: puede resolver un problema de tal complejidad, pero no le dices cuál es el problema sino cuál es la competencia a desarrollar, ese es el macro currículo.

Ahora tenemos un modelo que tiene una definición de calidad, que es a dónde queremos llegar; tenemos una definición de enfoques, es decir cómo queremos llegar, con qué metodologías  —mixtas— queremos llegar y tienes los perfiles de salida de bachiller.

¿Cómo aterriza eso en el aula?

En la clase se tiene que desarrollar un micro currículo. El profesor dice: si esto es lo que queremos hacer como país, cómo logro eso con este capital humano que tengo en mi clase. Qué tienen ya mis estudiantes, qué conocen, qué traen de la casa. Este vive en una finca, cosecha café, vive contando los granos y es bueno para esto u otro. Este otro en cambio tiene buen equilibrio, viene todos los días cruzando el río por un tronco y ha desarrollado una habilidad. Este otro tiene una memoria increíble; es decir, ves las fortalezas de tu grupo. Luego las debilidades: este nunca desayuna, este viene con hambre, no duerme, tiene un problema en la casa… Luego qué debilidades y fortalezas tiene en el aprendizaje, qué trae de lo que recibió el año pasado, ha llegado a este estándar en matemáticas, este otro en lengua, con este tengo que trabajar un poquito más en esto y este es un capo, entonces lo pongo para que ayude a este que anda mal. Es decir, aquí está mi currículo, esta es mi clase, ¿qué voy a hacer para alcanzar la meta con cada niño? Ahora, esto que suena lógico, es súper difícil cuando tienes setenta alumnos por aula, es casi imposible.

Si pudiera escoger cómo cambiar al sistema educativo ecuatoriano en el menor pero más eficiente tiempo posible, ¿qué haría?

Aumentar el número de profesores. Hay 213.435 profesores públicos y privados en este momento.  Sólo fiscales hay 148.544 para 3’132.662 estudiantes en instituciones fiscales. En muchos casos hay un promedio muy alto de alumnos por clase, pero también hay aulas que no tienen profesores. Rectores y profesores tratan de compensar esto poniendo más niños por aula, que todos tengan algo, a veces aumentan periodos para que por turnos los profesores tengan distintos grupos, nada de esto es lo ideal. Ya de por sí, la norma técnica de estudiantes por profesor es alta, de 45 alumnos por cada profesor, son un montón de chicos y chicas. En educación inicial son 25, muchos de estos infantes recién han adquirido habilidades de control de esfínteres, a veces hay que llevarlos al baño. Tienes una profesora para 25. Sí, es verdad que es mejor que nada, y que hay profesores magníficos que logran casi milagros, pero no es lo ideal. Por eso creo que el incremento de presupuesto de educación debe priorizar el aumento de docentes, más allá de las necesidades reales de tener un espacio digno —porque hay espacios educativos que no son dignos, no hay que hablar de lujo sino de dignidad, por ejemplo un baño con agua—. Si tuviera que escoger un profesor debajo de un árbol con un número reducido de niños y niñas, lo escogería frente a un espacio con toda la tecnología pero sin profesores. El desafío es encontrar la coherencia en la elaboración de los presupuesto y las prioridades que establece el país en educación estén dirigidas a un gasto corriente, pues no es solo considerar cuánta plata tiene el Ministerio de Educación sino cuánta de esta plata es de ingresos permanentes y puede destinarse a la contratación de docentes. Porque el dinero de inversión puede ir a infraestructura pero no puede ir a nómina. Eso quiere decir que hay que ver cómo se distribuye la participación del presupuesto, que ya es muy limitado, para dar prioridad a la contratación de docentes.

¿De esto está consciente el poder político, o los ministros de Educación chocan contra la pared?

Típicamente el ministro de Economía y Finanzas es el rival de los ministros del sector social. Ahora, los ministros de Economía tienen que repartir un pastel que ya es chiquito. Tienen que responder a demandas políticas, creo que algunos no tienen tanto conocimiento de la eficiencia económica que tiene la inversión social. A veces se priorizan medidas presupuestarias de más corta duración y no tanto la visión a largo plazo. En países como Ecuador, lo que dificulta un presupuesto más robusto para el área social son los ingresos permanentes, pero también que el periodo de gobierno es corto y este país vive en elecciones y la política incide, los ministros duran poco. No hay para políticas sociales a largo plazo, salvo que tengas instituciones muy fuertes y sin importar quién sea el presidente se sostenga la política social. En cuatro años, sinembargo, se pueden hacer maravillas; estas cosas de las que estamos hablando son técnicas, son hechos, cifras, acá no hay un sesgo, hay evidencia científica que dice la educación es la mejor inversión para una sociedad. Pero las decisiones del presupuesto son también políticas, en un país en que cada dos años hay campaña electoral la incidencia de la política en las decisiones técnicas es muy alta.

Sobre todo por la clase política que tenemos…

Se suman todos estos factores y además se priorizan estrategias que sean rentables a corto plazo. Soy fiel abogada de que este tema de completar la plantilla de docentes se haga porque hasta políticamente es rentable. Por eso me parece tan loco que sea tan difícil completar la plantilla, lo ha sido imposible no solo para mi sino para todos los ministros de Educación, porque el presupuesto de gasto corriente es limitado, la cultura de los gremios de docentes es pedir incrementos salariales por encima de incrementar el personal. Entonces hay incrementos de sueldos y en lugar contratar más maestros se prioriza el incremento de salarios. Ecuador es un país que está por encima de toda la región en remuneración de docentes. Yo no digo que no sean un activo fundamental para el desarrollo de un país y se merecen buenos salarios, pero en la Región los docentes de Ecuador ganan por encima de los demás países. Sin duda puede ser insuficiente, pero la decisión también está en si preferimos seguir incrementado el salario o completar la plantilla de docentes. Sería lo ideal tener las dos cosas, pero no se puede porque el pastel que divide el ministro de Economía y Finanzas es chiquitito. Por eso debemos hacer un pacto porque las decisiones que se tomen sobre el presupuesto sean técnicas, basadas en evidencia y que pueda ser medible. Y la única firma de lograr eso es con transparencia en la información y continuidad en la planificación.

GALERÍA
María Brown: completar la planta docente es una medida eficaz y rápida para cambiar la situación (Parte II)
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

María Brown: en Ecuador, siete de cada diez estudiantes no aprenden (Parte I)
Juan Carlos Calderón
Juicio contra Carlos Pólit (día 5): Olivio Rodrigues aseguró que las coimas de Odebrecht pasaron por las empresas Cosani, Plastiquim e Italcom
Susana Morán, desde Ecuador para PlanV, y Marcos Medina, desde Miami para PlanV y El Universo
¿Qué dice la denuncia por "traición a la patria" contra Rafael Correa?
Redacción Plan V
¿Qué sanciones busca México contra Ecuador y cuán posibles son?
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Mayra Salazar cosechó un amplio repudio en redes sociales como X y Facebook
Redacción Plan V
7 claves para entender el juicio de Carlos Pólit que inicia en Miami este 8 de abril
Susana Morán
Ivonne Núñez: el trabajo por horas va a cambiar la situación del desempleo en cortísimo plazo
Juan Carlos Calderón
La embajadora de México es la viuda de Bolívar Echeverría