Back to top
17 de Noviembre del 2014
Historias
Lectura: 16 minutos
17 de Noviembre del 2014
Redacción Plan V
"No hay que caer en los chantajes correístas"

Foto: Plan V

Para el líder de la Concertación es necesario continuar con iniciativas políticas y ciudadanas que permitan recuperar la democracia frente a una casta política. 

 

El líder de la Concertación e integrante del colectivo "Compromiso Ecuador" hace un análisis de la situacion política de la oposición y las perspectivas de lograr que el Consejo Nacional Electoral les permita cumplir con su objetivo de reunir por lo menos dos millones de firmas para una consulta sobre la reelección. Cree que es la coyuntura para pasar a la ofensiva.

César Montúfar

Ex asambleista nacional y líder de la Concertación. Es cientista social y profesor de ciencias políticas y relaciones internacionales en la Universidad Andina Simón Bolívar. Fue director de Participación Ciudadana. 

El ex asambleísta y líder de la Concertación, César Montúfar, alterna sus actividades políticas con la docencia en una Universidad de posgrado de Quito. En esta entrevista, precisa los contornos de la propuesta de Compromiso Ecuador.

Compromiso Ecuador se ha presentado como una organización con 40 integrantes y algunas figuras. ¿Por qué intentar un nuevo proceso de recolección de firmas, digo nuevo, porque ya se produjeron en su momento el intento de revocatoria de Carlos Vera o la consulta de Yasunidos sin éxito? ¿Qué les hace pensar que en esta ocasión va a ser diferente?

En primer lugar, hay la obligación de actuar, en el marco de la Constitución, que nos da la posibilidad de la consulta. Esa obligación de actuar es clave frente al objetivo político del Gobierno de lograr su objetivo político principal: la reelección indefinida. Se ha puesto en marcha un libreto: la Corte Constitucional manda a la Asamblea y eso se va a cumplir. Quienes creemos en la democracia y pensamos en una acción política, nos sentimos en la obligación de hacer algo. La autoconvocatoria desde la ciudadanía es el único mecanismo que los actores políticos y sociales tenemos para reaccionar frente a esta pretención. Lo otro sería no hacer nada. Plantear debates ciudadanos o denunciar en los medios o los organismos internacionales es algo que se debe hacer también, pero lo que hay es una lucha que librar en el marco que nos permite la Constitución.

Se les ha criticado el hecho de que la consulta la promueven organizaciones políticas ¿qué le responde a esa crítica?

"¿El miedo a que cierto personaje consolide su imagen política es motivo para dejar que Correa siga en el poder indefinidamente? Creo que esas actitudes son de complicidad frente a la consolidación de la dictadura en el Ecuador".


En Compromiso Ecuador hay fundamentalmente organizaciones políticas, que tenemos experiencia en la recolección de firmas. Quizá la Concertación es la que mayor experiencia tiene, nosotros presentamos dos veces el requisito: hay una experticia, una militancia, una estructura, una voluntad política. En nuestro favor está una gran demanda ciudadana que, según las encuestas, dice que el 73% está a favor de la consulta popular y en contra de la reelección indefinida. Hay un resquicio para movilizarnos y debatir sobre esto que es un intento de robarnos la democracia. La casta política en el poder nos quiere quitar también el derecho de expresarnos. Se ha dicho que hay políticos que se quieren promocionar. Eso no es censurable y es una realidad. Pero hay algo más importante que eso: ¿el que actores políticos ganen o no protagonismo debe ser motivo para que yo sea cómplice de la reelección indefinida del actual gobierno y por ello no debo participar en cualquier iniciativa? ¿El miedo a que cierto personaje consolide su imagen política es motivo para dejar que Correa siga en el poder indefinidamente? Creo que esas actitudes son de complicidad frente a la consolidación de la dictadura en el Ecuador. Se ha dicho que esto debe salir de la ciudadanía, eso suena bonito sí, pero cómo un ciudadano dedicado a sus actividades privadas puede hacer frente a una empresa como es la recolección de firmas, que debería llegar por lo menos a los dos millones de apoyos. Las organizaciones sociales que están sometidas por el decreto 16 no pueden hacerlo. Esto tiene que ser político: la reelección es un tema político. La pregunta es ¿por qué otras estructuras políticas no dan la cara? Esta es una emergencia democrática que demanda una alianza de actores políticos y sociales. Mi tesis es que la democracia está en riesgo y se debe cruzar la línea entre lo político y lo ciudadano. Los sectores democráticos debemos estar unidos.

Desde el Gobierno se está diciendo que esta es la consulta del banquero Lasso. ¿De quién es esta iniciativa de Compromiso Ecuador?

Guillermo Lasso, sin duda, tiene un peso importante. Pero este es un colectivo diverso, con varios personajes y posiciones políticas e ideológicas diferentes. Estamos coincidiendo para defender la democracia. Compromiso Ecuador no es una alianza electoral: es un acuerdo específico sobre este tema. Lo que pasa es que la forma en la que ha circulado la información -no quiero hacer una crítica a los medios, pero es así- ha hecho que el protagonismo de uno de los actores tenga mayor relevancia. Me parece que algunos medios al hacer la cobertura han dicho que la oposición va dividida: es curioso porque el nuestro es un colectivo de 42 organizaciones. No hubo la lectura del hecho inédito de que se están articulando varias organizaciones en torno de una propuesta. La prensa independiente tiene todo el derecho de hacer sus lecturas, pero no resaltó este hecho inédito. Hago un llamado a no personalizar este proceso y tener una lectura colectiva. El correísmo nos chanteajea diciendo que nos aliamos a la derecha y ese no es el problema.

En esa crítica que usted hace, ¿cómo no ver el hecho evidente de que Sociedad Patriótica, Alberto Acosta, Gustavo Larrea y otros están yendo cada uno por su lado? ¿Cómo lograr una propuesta que aglutine?

Creo que no le quita fuerza a la consulta esta situación. Compromiso Ecuador, por ejemplo, no pertenece a nadie. Creo que cuando el Consejo Nacional Electoral, si es que actúa en derecho, no de el formulario, saldremos a recoger firmas. Pero si es posible, también firmaremos los formularios de Sociedad Patriótica, porque no se trata de propuestas que se excluyan entre sí. Las iniciativas no se anulan entre sí. Creo que muchos ciudadanos van a firmar. La movilización que se va a generar en torno de la consulta va a ser enorme. Pienso que esta iniciativa no tiene dueños.

Ha mencionado un objetivo: reunir dos millones de firmas. ¿Por qué ustedes si podrían reunir esa cantidad de apoyos? ¿Y si los reúnen qué les hace pensar que el CNE no les podría anular las firmas como pasó con Yasunidos?

Sobre Yasunidos creo que hicieron un gran trabajo. Fue un ejemplo que el país debe reconocer de enorme compromiso con los derechos de la naturaleza. Pero una de sus debilidades es que fue un movimiento ciudadano, con gran proyección ética, pero con debilidad orgánica y logística. En Compromiso Ecuador hay organizaciones políticas como Concertación, que reunió 430 mil firmas, como Creo que logró un poco más. Tenemos un proceso largo de conocer cada argucia que pueden tener, tenemos una experiencia nacional, una militancia ya formada. Eso es una garantía de que este proceso puede funcionar. Para esto estamos los políticos: no solo para las contiendas electorales, estamos para dar este tipo de batallas. Hay una militancia para eso. Es perverso descalificar al político, el político es un luchador. Podemos decir que si nos entregan el formulario, garantizamos la recolección de firmas. El CNE no podrá ponernos triquiñuelas ni grandes ni pequeñas.

"Es perverso descalificar al político, el político es un luchador. Podemos decir que si nos entregan el formulario, garantizamos la recolección de firmas".

¿Entonces ustedes creen que les van a dar el formulario?

Pienso que está aterrados frente a nuestra propuesta. Yo he retado a debatir a Alexis Mera, él es quien dar las órdenes a las instituciones (Alexis Mera anunció en esta entrevista que no acepta el desafío de Montúfar). Le he llamado a debatir sobre su opinión sobre nuestra pregunta. No hay que olvidar que el artículo 104 de la Constitución faculta a que la ciudadanía se autoconvoque a consulta popular sobre cualquier asunto. En este caso, que el pueblo diga si está o no de acuerdo con modificar la Constitución, no decimos que se enmiende o se reforme. La lectura de ellos es que la reforma la estamos planteando nosotros. Eso es falso. Si quisiéramos una reforma hubiéramos ido al artículo 442 con un texto de reforma y no hemos hecho eso, como hicieron ellos en mayo de 2011, que hubo textos y anexos.

Estamos buscando que el pueblo se pronuncie. Lo que hay es una autoconvocatoria a consulta popular, con el trámite que la Corte Constitucional mismo estableció. Se ha establecido que primero se recoga las firmas y luego se vaya a la Corte, en los casos en que sabían que no iban a poder reunir las firmas. Como saben que nosotros sí  podemos, ahora dicen lo contrario. Si nos dan el formulario no van a tener manera de parar esto. Y sino nos dan igual vamos a realizar este proceso.

¿Cuál sería el propósito de hacer esto sin el formulario?

Que quede claro que están haciendo un robo a la democracia, a espaldas del pueblo. Que están siguiendo un libreto cuyo desenlace ya es conocido. Hay una casta política que se aferra al poder. Consultaron sobre los toros pero no sobre la democracia. Este es el tema más importante de este sistema democrático.

El Presidente dice que no es que se quiere quedar, que será el pueblo el que decida, ¿cuán válida es esta afirmación?

Por supuesto que el pueblo decide, pero tiene que haber ciertas reglas. Acaso que democracia es hacer elecciones cada cuatro años por el candidato. Debe haber reglas como la independencia del poder electoral, no uso de recursos públicos, no reelección  indefinida. Votar por los candidatos que ellos nos impongan es una versión todavía más pobre que la paupérrima democracia que teníamos en la llamada partidocracia. No hay caso de presidente en funciones que no haya sido reelecto, el caso de Dilma Rouseff, en Brasil, que ya tenía perdidas las elecciones y usando los recursos del Estado logró la reelección. Se pretende vendernos como democrática la versión más antidemocrática de los procesos electorales. El mecanismo por medio del cual se están legitimando los gobiernos autoritarios es por medio de elecciones sin condiciones para que el pueblo se manifieste. Lo que el Gobierno quiere es un sistema con elecciones para ratificarse a sí,

¿Es el modelo del PRI en México? ¿Es una tendencia en la región?

Es similar. Y nadie se atrevía a decir que en México había democracia. Es como ocurrió en el nacionalsocialismo de Hitler. No todos los tránsitos desde las dictaduras han ido hacia la democracia. Los autoritarismos de la década del 70 no eran electorales, estos sí. Usan las elecciones porque es inconcible abolir ese mecanismo, pero eso no los hace democracias. Está pasando en la región, en África, en Rusia, en Asia Central. Pero no por eso no debemos resistirnos. Es el empobrecimiento de la concepción de democracia y la personalización de la política. En el caso ecuatoriano estamos hablando de una persona que ya lleva ocho años en el poder y que si pasa la relección indefinida, vamos a tener un Rafael Correa de 80 años gobernando. Las semejanzas entre Castro y Correa van a ser evidentes: esta casta va e envejecer y vamos a tener una gerentocracia en el Ecuador.

¿Quiénes son los miembros de esa casta que usted menciona?

Estamos ante el gobierno de una casta político-ecónomica con vínculos internacionales. Son políticos desde los tiempos de Montecristi, que si se quedan sin relección indefinida no se sabe dónde van a tener trabajo. Estamos hablando de asesores, funcionarios, ministros, gente que se recicla, que no quiere abandonar privilegios. No solo es una casta política, sino económica. Hay grupos económicos que están siendo beneficiados en negocios con el Estado: gasto y compras públicas, inversiones estatales. Esta es la casta que necesita de Rafael Correa indefinidamente en el poder para gozar de esos privilegios. Pasamos de la llamada "partidocracia" a la casta política que es la que le quiere robar al pueblo el derecho a decidir. En ocho años de petroestado hay una casta en el poder con un proyecto. Es por eso que se van en contra de sus propios principios de revolución ciudadana. Ahora tienen las tesis más retrógradas. Es curioso que hablen de "restauración conservadora" quienes quieren que un caudillo se mantenga en el poder, quienes proponen que los militares tengan funciones de orden público, al estilo de Videla y Pinochet. La casta correísta que esgrime esas tesis habla de que los conservadores son los demás.

¿Qué errores ha cometido la oposición?

No voy a comentar sobre otros políticos. Me autocritico como Concertación. Nuestro mayor error es no haber planteado un nuevo proyecto de país. No entender que la Revolución ciudadana ha sido en conjunto una tremenda regresión. La principal fuerza del correísmo es habernos ganado la batalla del sentido del tiempo histórico. Nos han vendido que todo lo que no es correísmo es el regreso al pasado y ahora la reelección indefinida es la muestra de que ellos también han fracasado en ofrecer un futuro. Correa nos ha ganado la batalla simbólica y nos hace creer que toda oposición propone solo volver al pasado. Ese error lo estamos pagando. Nos hemos movido en la lógica de los prejuicios y chantajes del correísmo. También nos ha faltado un mayor enraízamiento en la sociedad. Hay un menú enorme de errores, pero debemos superarlos. En este momento podemos pasar a la ofensiva y debemos actuar con inteligencia.

[RELA CIONA DAS]

Quien busque la continuidad de Moreno y Correa, será golpeado con votos
Jean Cano
Gobiernismo y oposición hoy
Gabriel Hidalgo Andrade
El áspero blindaje a Moreno y la Constitución correísta
Jean Cano
Gobierno y oposición: la lucha por monopolizar la esperanza
Gustavo Isch
Unidos y fuertes
Jean Cano
GALERÍA
"No hay que caer en los chantajes correístas"
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Paro: la represión policial bajo la lupa
Redacción Plan V
El Ecuador minero y su deuda con la transparencia
Redacción Plan V
La Comisión de Expertos Internacionales de Lucha Contra la Corrupción, al garete
Redacción Plan V
El presupuesto para conservar el patrimonio de Quito se achica
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El rector de la PUCE: "dicen que debimos dejarlos afuera a que se mueran de hambre, eso me parece cruel e inhumano"
Fermín Vaca Santacruz
Respuesta al general Oswaldo Jarrín
Christian Escobar Jiménez
Las apreciaciones de inteligencia que sí llegaron a la Presidencia
Redacción Plan V
‘Recibimos palazos, perdimos la conciencia’
Redacción Plan V