Back to top
6 de Julio del 2021
Historias
Lectura: 31 minutos
6 de Julio del 2021
Redacción Plan V
Paúl Granda: me llaman a juicio con los mismos elementos con los que sobreseyeron a Dalo Bucaram
1

Paúl Granda López, quien fuera presidente del Consejo Directivo del IESS en el gobierno de Lenín Moreno. Se encuentra llamado a juicio por presunta delincuencia organizada y tiene arresto domiciliario. Atendió a una entrevista con Plan V vía zoom. Foto: Cortesía

 

En esta entrevista, Paúl Granda, ex director del Consejo Directivo del IESS, pasa revista a su situación jurídica y expone los argumentos por los que considera se ha actuado con "ensañamiento" a pesar de que, asegura, no hay pruebas objetivas en su contra. Ha sido llamado a juicio en el mismo caso en el que Dalo Bucaram y su familia fueron sobreseídos.


Paúl Granda es el único colaborador de alto rango del gobierno de Lenín Moreno que está detenido en arresto domiciliario. Fue vinculado a un proceso por delincuencia organizada por presuntas irregularidades en la firma y contratación de medicinas e insumos mediante convenios de pago, en los hospitales del IESS en Guayaquil: Teodoro Maldonado y Los Ceibos. Son 12 convenios que se firmaron entre octubre del 2016 y octubre del 2018.

Paúl Granda López, fue presidente del Consejo Directivo del IESS desde diciembre del 2018, es decir dos meses después de los hechos motivo de la indagación. Fue vinculado a la investigación fiscal luego de la publicación de una hoja de una bitácora, de un hotel de Guayaquil, donde supuestamente se reunía una estructura delincuencial y donde, según la fiscalía y con la bitácora como prueba, Paúl Granda se reunió con supuestos miembros de esta estructura. 

Al caso, que se abrió luego de denuncias periodísticas en medio de los primeros dramáticos momentos de la pandemia en Guayaquil, fueron vinculados políticos como Dalo Bucaram, su esposa y sus dos hermanos, al igual que Daniel Salcedo y el doctor Luis Jairala Zunino, gerente de uno de los hospitales. En total fueron acusadas 17 personas. Excepto Dalo Bucaram y su familia, todos los demás, incluido Granda, fueron llamados a juicio. En esta entrevista, el ex delegado del presidente Lenín Moreno al Consejo Directivo del IESS pasa revista a su situación jurídica y expone los argumentos por los que considera se ha actuado, presuntamente, con ensañamiento a pesar de que, asegura, no hay pruebas objetivas en su contra.

Quizá deba empezar con una pregunta de cajón ¿por qué debiéramos creer en la inocencia de Paúl Granda?

Lo digo con franqueza: estoy impresionado. Porque nada de lo que yo diga, de lo que argumente jurídicamente, nada de lo que se refiera a la verdad fáctica ha incidido en la Fiscalía, ni en los dos fiscales que han llevado el caso ni ha incidido en el juez. El juez terminó llamándome a juicio sin ningún tipo de elemento. Lo hizo a pesar de toda la documentación, el bagaje de investigación documental que incorporamos en el juicio. Estoy entre desconcertado e indignado. Siento que esta injusticia va camino a una sentencia, lo cual sería atentatorio a todos los derechos. Cuando la fiscal Claudia Romero me vincula 22 días antes de que cierre la instrucción fiscal —cuando el Código Integral Penal determina que es al menos 30 días antes, para poder ejercer el derecho a la defensa— esto tuvo consecuencias: hay un tiempo muy corto y ni siquiera hay la posibilidad de impugnar peritajes judiciales. Te quita toda posibilidad de argumentación e impugnación. La sola vinculación no tuvo ningún tipo de elemento, luego no hubo justificación para dictarme arresto domiciliario. Soy profesor universitario y he querido ejercer la docencia, de lo cual estoy impedido este momento, y presenté mis arraigos académicos, mis arraigos familiares; sin embargo la fiscal insistió y el juez sucumbió y ahora llego a entender por qué. Llevo ocho meses privado de mi libertad, sin poder trabajar. Hemos salido de mi departamento porque ya no tengo cómo sostener a mi familia. Mi familia se está yendo a vivir con los abuelos, en Cuenca; mi esposa va a tratar de rehabilitar una empresa para tener al menos ingresos para alimentar a mis hijos y me toca refugiarme en la casa de mi padre. He pedido traslado hace 45 días, pero ni siquiera me constestan. Un simple traslado, que es un derecho, no estoy pidiendo que me cambien de medida cautelar, que también he pedido pero ni siquiera me convocan a audiencia. Jurídicamente no han escuchado mis argumentos fácticos, lo que consta en el proceso. Existe cualquier cantidad de informes periciales que dicen que Paúl Granda no tiene relación personal, societaria ni económica y financiera con los inculpados ni con sus empresas. 

nada de lo que yo diga, de lo que argumente jurídicamente, nada de lo que se refiera a la verdad fáctica ha incidido en la Fiscalía ni en los dos fiscales que han llevado el caso ni ha incidido en el juez.

Con el mismo argumento con el que el juez sobreseyó a Dalo Bucaram a mi se me llamó a juicio. Sobre Dalo Bucaram dijo el juez que una relación de amistad no es prueba de que exista una estructura criminal y que las relaciones de amistad no representan un ilícito. Es verdad, y yo no tengo ni siquiera relación de amistad con ninguno de los inculpados, y al único que yo conocí, producto de una delegación presidencial y con quien tuve una reunión fue con Dalo Bucaram, pero no en el hotel Colón ni en esos días. Pero los mismo elementos para sobreseer a Bucaram ha servido para decir que el señor Granda puede tener razón pero que sea en el juicio donde se dilucide eso. Cuando el juez de garantías constitucionales debe tener los elementos suficientes para llamar a juicio a alguien. El juez nos dijo en los pasillos, "que fue presionado", ¿por quién? No lo sé. ¿Quién está presionando para que yo siga en un caso de estos? ¿Qué soy, cabeza de turco, chivo expiatorio, o las mafias a las que denuncié me quieren preso?

¿Cuáles son los argumentos de la Fiscalía para vincularlo a usted?

La Fiscalía dice que yo habría favorecido la suscripción de 12 convenios de pago, entre abril del 2016 y ocubre del 2018. Yo llegué al Seguro Social en diciembre del 2018.  La Fiscalía no justifica sus afirmaciones, solo dice que soy colaborador de una estructura criminal, en la cual indentifica tres líderes, que son dos empresarios y una persona vinculada a una de las unidades hospitalarias y el resto somos colaboradores. La Fiscalía dice que yo habría colaborado para favorecer ilícitos, pero lo dice sin pruebas. No tiene una firma mía para que se contrate a tal persona, no hay una firma mía dentro de los procesos contractuales, porque es imposible por dos razones: primero por el tiempo, yo no estaba en el Seguro Social en ese periodo, y en abril del 2016 yo vivía en España. Si llegué al Seguro en diciembre del 2018, entonces ¿cómo llego a consumar o ser colaborador de delitos que se hicieron antes de que yo llegue? Otra cosa: el presidente del Consejo Directivo no es competente en asuntos contractuales. El Consejo Directivo es un órgano colegiado que tiene tres misiones según la ley: legislar, fiscalizar y definir política institucional a través de resoluciones. 

¿No hay alguna otra prueba o argumento que justifique su vinculación?

Dicen que yo había estado en el Hotel Colón de Guayaquil, en el sitio donde supuestamente esa estructura delincuencial se reunía. He tenido la minuciosidad de revisar los ingresos y salidas de todas las personas que están en la bitácora de las suits del hotel, en el día que dicen que he estado. Y en ninguna coincide mi supuesto ingreso, porque nunca estuve ahí, con la presencia de las personas involucradas en el caso. Es decir, yo habría ingresado solo, habría estado solo en esa suit.

Las bitácoras están mutiladas, tienen tachones, tienen distintos tipos de escritura y se muestra que no son fiables, no tienen el sustento que dicen que tiene y no cumplieron con la cadena de custodia.

¿Qué problemas tiene esa bitácora?

Las bitácoras están mutiladas, tienen tachones, tienen distintos tipos de escritura y se muestra que no son fiables, no tienen el sustento que dicen que tiene y no cumplieron con la cadena de custodia. Esas bitácoras salieron primero publicadas en un medio de comunicación y luego entraron a la cadena de custodia de la Fiscalía, no hay certeza de su veracidad y por tanto no son fiables.

¿En esa bitácora aparece su nombre?

Aparece un nombre y un apellido, pero no aparece mi número de cédula ni una firma mia.

¿Usted ingresó a esa torre y a esa habitación?

Jamás. El hotel es un complejo enorme, pero en las fechas que están determinadas en el proceso, no estuve en ese lugar, no conozco propiedades del señor (Daniel) Salcedo,  no lo conozco, jamás me reunido con él, ni siquiera lo he visto en mi vida. La Fiscalía dice que me habría reunido con Abdalá Bucaram Pulley, por declaración de uno de los guardias de una de las torres del hotel Colón. Ese guardia, y tengo en mi poder la documentación, hace una declaración juramentada en la cual afirmó que fue obligado por agentes civiles a decir que Paúl Granda y Dalo Bucaram se reunieron. En una pericia de reconocimiento, que se llama la Cámara de Gesel, ese mismo guardia no me reconoció. Incluso, en su declaración el guardia dice: Iván Paúl Granda habría estado en el hotel con el señor Bucaram. Mi pregunta es: si el señor Bucaram fue absuelto, ¿por qué sigo vinculado al caso, por una supuesta relación con el señor Salcedo, con quien nunca me he visto?

¿La Fiscalía ha presentado alguna prueba de alguna reunión suya con Daniel Salcedo?

Hacen la afirmación de que Salcedo habría estado en el edificio Zarzuela (Quito), del Seguro Social, el 5 de febrero del 2019. Ventajosamente, la bitácora de una organización pública es precisa, ahí no se puede fallar, salvo que haya negligencia de la persona que controla el ingreso.  Pero ahí constan el número de cédula, los nombres completos de Salcedo —que públicamente ha reconocido que visitaba varias instituciones— y el ingreso al quinto piso, que es el de la vocalía de los empresarios, a las 11H33 y la salida a las 12H00. El quinto piso no es la oficina de Paúl Granda. No puedo controlar a todas las personas que ingresan a un edificio del Seguro Social y ni siquiera supe que Salcedo entró a uno de sus edificios.  Además, ese día no estaba en el Seguro Social; salí de mi oficina a las 10H40 de ese día, porque tenía una reunión en la Presidencia de la República, la que certificó que llegué a las 11H00 y me quedé hasta la tarde. Pero con todo y eso llegan a decir que eso se discuta en el juicio.

¿Dalo Bucaram y Daniel Salcedo dijeron, en el marco de la investigación fiscal, si se habían reunido con usted o lo conocían?

Bucaram dijo en una audiencia que nos habíamos reunido por temas políticos. Daniel Salcedo, jamás. De lo que vi en las versiones, todos los imputados dicen no conocerme, salvo los gerentes que me conocen porque fui presidente del Consejo Directivo del IESS.

Al parecer usted ha tenido que demostrar su inocencia, cuando es la Fiscalía la que debe demostrar la culpabilidad. 

He debido demostrar mi inocencia y ni siquiera se me ha escuchado.  He pedido, por escrito a la Fiscal General que me reciba una versión. Ella pasó eso a la fiscal del caso, Claudia Romero, quien me convocó a rendir versión, pero no asistió. Luego pedí por segunda vez que me tomen versión y pedí que la fiscal asistiera, pero no asistió a mi versión.  Pedí una tercera versión, porque hubo discusión sobre el tema de mi fuero; pero la fiscal del caso, delegada por la Fiscal General, tampoco asistió. 

He debido demostrar mi inocencia y ni siquiera se me ha escuchado.  He pedido por escrito a la Fiscal General que me reciba una versión. la fiscal del caso, Claudia Romero, me convocó a rendir versión, pero no asistió.

¿Usted ha entregado información a la Fiscalía?

Cómo puede ser que una persona que estructura un equipo para luchar contra la corrupción, que echa a uno de los gerentes que es coprocesado, el doctor Jairala Zunino, la versión de la Fiscalía diga que el doctor Jairala y yo hemos colaborado con la estructura criminal; yo dije a la administración del Seguro Social que en el caso de Jairala había sospechas de irregularidades con los conveniso de pago. Se estableció que el Hospital Teodoro Maldonado se firmaron USD 130 millones en convenios de pago de USD 180 millones de presupuesto, —lo cual es una locura porque el convenio de pago es una medida excepcional— y pedí que se investigue, que se pida a la Contraloría un informe especial y, de ser necesario, que se acuda a la Fiscalía. Se hizo todo eso, ¿y Paúl Granda es miembro de esa estructura criminal? ¿No se supone que una estructura criminal es para hacer un delito en conjunto y yo exijo que se saque a alguien vinculado con la misma? Y sin embargo estoy vinculado. Estoy coprocesado con el mismo doctor Jairala, quien incluso en su versión rechaza ser mi amigo y hasta me trató mal. Pero eso valió nada a la Fiscalía y al juez. Yo pedí que todos los gerentes de todos los hospitales rindieran versión, y una de nuestras preguntas era: ¿Paúl Granda presionó para que se firmara un solo contrato? Y todas las respuestas son: jamás.  Nunca lo he hecho en mi vida, ni cuanto tenía funciones ejecutivas en otras instituciones.  Es más, constituimos un comité de ética en el Seguro Social, que conoció 180 casos de corrupción  algunos de los cuales están siendo procesados en la Fiscalía. Dejé toda la información a la fiscal. 

Usted dijo que había denunciado mafias en el Seguro Social,  ¿cuáles son los casos más importantes que reveló y qué ha sido de estos?

Hay el caso del Teodoro Maldonado con los convenios de pago. En febrero del 2019 removemos a Jairala. Producto de nuestra presión llega el 28 de abril de ese año un informe de la Contraloría sobre este y otros hospitales. En este se determina que hay un abuso de los convenios de pago. Con ese informe yo pido que elaboren los informes de los hospitales y la gente que trabaja conmigo me señala que el tema del Teodoro Maldonado es serio. Por escrito pido a la dirección general que se analice este tema a profundidad y que se presente a la Fiscalía General el informe de la Contraloría. En el mes de junio tuvimos una reunión con la Comisión Anticorrupción, con Jorge Rodríguez, Germán Rodas y me dijeron que de la información que habían ellos conocido e investigado habían cinco convenios de pago con irregularidades y presuntos sobreprecios. Con ese documento de la CNA más el informe de Contraloría, pongo un oficio al director general del IESS y le pido que presente la denuncia ante la Fiscalía General. Y lo hace el 5 de julio del 2019.  Eso detonó la investigación en el Teodoro Maldonado que ahora es parte de un proceso penal. La Fiscalía siguió las investigaciones de esta y otras denuncias y por eso dimos golpes certeros a las estructuras que estaban organizadas en el Seguro Social y por eso, una de mis hipótesis es que son estas estructuras las interesadas en que yo esté en esta situación. Una suerte de vendeta para cobrarme las denuncias que hicimos. 

¿Cómo funcionaban estas estructuras mafiosas?

El convenio de pago es una figura excepcional en contratación pública. Si se cae el techo de un quirófano se hace un convenio de pago para que se pague luego de la ejecución de la obra, por emergencia. Pero no es dable que de un presupuesto de USD 180 millones, USD 130 millones se destinen a convenios de pago para compras de medicamentos e insumos médicos. Lo que ha investigado la Fiscalía, entiendo, es que se elegían a ciertos proveedores. 

Es un caso de delincuencia organizada que habría firmado convenios entre abril del 2016 y octubre del 2018. Son 12 contratos a través de esta figura de convenios de pago. Yo no he firmado ninguno porque no era competente, y no estaba trabajando en el Seguro Social en ese tiempo.

¿A usted le tienen vinculado en concreto por cuál caso?

Es un caso de delincuencia organizada que habría firmado convenios entre abril del 2016 y octubre del 2018. Son 12 contratos a través de esta figura de convenios de pago. Yo no he firmado ninguno porque no era competente, y no estaba trabajando en el Seguro Social en ese tiempo. El presidente del Consejo Directivo no tiene capacidades administrativas de acuerdo a la ley, y tampoco tiene obligaciones contractuales, no es ordenador de gasto ni de pago y la Ley de Seguridad Social, en su artículo 115, establece que las unidades hospitalarias son autónomas administrativa y financieramente. 

¿Por dónde llegan a usted?

El tema fue por la publicación de la bitácora del Hotel Colón en un medio digital de investigación. Ahí no se llega a hacer acusación alguna, pero el titular: La suit del gran reparto, y la fotografía llevan a conclusiones inapropiadas y subjetivas a la Fiscalía o a la Contraloría. Más allá de la publicación, que tuvo tintes políticos más que periodísticos, no tenía sustento alguno como para que la Fiscalía tome eso de base para acusar a una persona y peor para llevarla a juicio. 

¿La Fiscalía tomó eso como prueba?

Fue el inicio. Pero la Fiscalía no ha presentado pruebas en mi contra. Dicen que he favorecido los contratos cuando se suscribieron antes de que yo entre al IESS; dicen que supuestamente he estado en el Hotel Colón y que ahí me he reunido con la estructura criminal, lo cual es falso porque no los conozco ni he estado ahí: no hay videos, no hay georreferenciación de mi teléfono, hay un testimonio inicial de un guardia que luego se retracta... Era imposible que estuviera ahí. Se dice que estuve el 3 de julio, cuando estaba en México. Tengo el registro migratorio. Dicen que he estado el 11 de julio y solo hay un registro de mi salida del hotel, pero ese día estaba en actividades que fueron públicas en redes sociales y luego ese día viajaba a Cuenca. Luego la Fiscalía dice que entre el 2014 y el 2019 habría transferido a Holanda 360 dólares. Eso fue en el 2016. En mis cuentas hay una transferencia a Holanda por el pago de Netflix, contratado desde España donde vivía.

¿Y eso del pago a Netflix qué tiene que ver con la acusación?

Son insinuaciones, suposiciones. No llegan a decir que "mi beneficio" fue de 360 dólares. Tampoco dicen que me he reunido con Salcedo en el edificio Zarzuela, porque no pueden afirmar eso, pero dicen que esos son los elementos que hay que discutir en el juicio. 

¿Usted imaginó que esto se le venía encima? Cuando sale la publicación ¿en qué pensó?

Me llamaron a tratar de contrastar la información, y yo estaba manejando a Cuenca ese momento. Pedí a la persona que me llamó que me deje llegar a Cuenca y averiguar de lo que me estaba preguntando. Se publicó de todas maneras sin poder dar mi versión. No me imaginé, sin embargo, que por una publicación sin sustento ni prueba alguna me acusaran y vincularan.

no me investigaron solo a mi. Investigaron a mis padres, a mi esposa, a mis suegros. Estoy seguro que soy el único procesado en este país al que han investigado a toda la familia. Preguntemos si al padre de Dalo Bucaram lo han investigado en este caso. Pregunte sobre cualquiera...

¿Cuál es la prueba madre que se debiera esgrimir en este caso?

Que me he beneficiado económicamente. Porque la figura de la estructura delincuencial es que si yo me reuno con alguien es para planificar un delito para beneficiarnos patrimonial o económicamente. Pero el SRI, la UAFE, la Súper de Compañías y todas las instituciones de control en estos temas dicen que Paúl Granda no ha tenido transferencias con los inculpados, ni de las empresas, que no ha recibido beneficio alguno —eso está en el proceso—. Además dicen que en mis cuentas no hubo ni hay movimientos inusuales. Y no me investigaron solo a mi. Investigaron a mis padres, a mi esposa, a mis suegros. Estoy seguro que soy el único procesado en este país al que han investigado a toda la familia. Preguntemos si al padre de Dalo Bucaram lo han investigado en este caso. Pregunte sobre cualquiera, sobre si a Daniel Salcedo han investigado a sus padres, a sus hermanos. Incluso el IESS desistió de acusarme. La institución puede acusar de manera particular, pero en mi caso desistieron; es el único desestimiento en todo el proceso; sin embargo esto no importó ni a la fiscal ni al juez.

¿Usted tiene idea de qué origina este presunto ensañamiento que usted denuncia? Usted habló de que las mafias son las que lo persiguieron...

No encuentro otra explicación. ¿Qué hacen las mafias? Primero, se ocultan. Tienen un poder económico que nadie puede imaginarse y tienen una capacidad de presión de todo tipo. No me explico de otra razón para que se presiones a fiscales para que mantengan una acusación injusta. Que llamen al juez, según él, a último momento para decirle que es obligación llamar a juicio a Paúl Granda o que se atenga a las consecuencias.

¿El juez le dijo eso a usted?

Es lo que decía en los pasillos: "estoy presionado, no tengo nada contra el doctor Granda, pero me están presionando para que lo llame a juicio". Y nosotros hemos presentado una solicitud de investigación para que el juez lo explique. Hemos presentado una queja ante el Consejo de la Judicatura, porque tampoco es justo que un juez, sin elementos, te llame a un juicio. Estamos hablando de la libertad de una persona, de la dignidad, de las consecuencias económicas, psicológicas. Estamos en un deterioro brutal en mi familia, es tremendo cuando uno está acusado injustamente y privado de la libertad. 

Hemos presentado una queja ante el Consejo de la Judicatura, porque tampoco es justo que un juez, sin elementos, te llame a un juicio. Estamos hablando de la libertad de una persona, de la dignidad, de las consecuencias económicas, psicológicas. 

¿Qué espera usted del juicio?

Sinceramente tengo miedo de que esto no pare y de que esto termine en una sentencia y probablemente en mi prisión. Me tendré que ver seguramente, cara a cara, con otra gente que está procesada en otros juicios. Y tampoco descarto que exista una especie de intención política de un sector o de una persona que quiera tener un chivo expiatorio para decir que el gobierno de Lenín Moreno está siendo fiscalizado y mostrar que son independientes porque estoy detenido y, a la par, todo el mundo está fuera del país. 

¿Por qué tiene usted arresto domiciliario, si no es de la tercera edad ni está en otra situación que impone la ley para otorgar casa por prisión? 

En este caso no cabe prisión para una persona sobre la cual no se tiene indicio alguno. No sé porqué hubo esta decisión, pero el arresto domiciliario no deja de ser prisión. 

Desde su defensa, ¿cuáles son sus peticiones para que se cumpla el debido proceso, algo que están denunciando que no existe?

Primero, una exigencia constitucional que tiene que ver con los derechos fundamentales: que se atienda nuestras peticiones. Luego, exigir que la justicia y la fiscalía actuen con objetividad, lo cual no ha pasado hasta el momento: no me debieron haber vinculado ni acusado ni llamado a juicio. Además, los elementos que hemos presentado son todos de descargo porque la fiscalía no ha presentado elementos para la acusación. En mi descargo se ha dicho claramente: primero, no era presidente del Consejo Directivo cuando se dieron estos convenios de pago motivo de la acusación; segundo, no era competente en materia contractual —los gerentes y los hospitales son autónomos financiera y administrativamente—. Además, en todos los peritajes que se han hecho se ha demostrado que Paúl Granda no ha suscrito ni uno solo de los convenios de pago. No hay participación mía. Luego, donde supuestamente se habría reunido la estructura de delincuencia organizada, que es el Hotel Colón, es evidente que las bitácoras están alteradas y es imposible que yo haya estado ahí, demostré que estaba en otro lugar. Además, yo no tengo ningún tipo de relación con los inculpados, no los conozco, salvo en el caso de Dalo Bucaram con quien tuve una reunión puntual por asuntos de carácter político. 

¿De qué se trató esa reunión?

De temas políticos, porque eran las elecciones seccionales y había un candidato que estaba buscando el apoyo de varias organizaciones políticas, entre otras de la organización que lidera Dalo Bucaram, y el presidente (Lenín Moreno) me pidió que atienda esa reunión porque había ciertos conflictos entre el candidato y esta organización. No conocía antes a Dalo Bucaram.

Que ahora está sobreseído en el mismo caso por el cual a usted se lo llama a juicio...

Ahora está sobreseído. El juez dijo que la amistad o el que personas puedan encontrarse en un lugar o el que puedan tener una relación cercana no quiere decir que exista delincuencia organizada. Y eso es verdad. Pero en mi caso, siendo lo mismo, dice que el señor Granda tendrá que demostrar y discutirse en un juicio si es que tiene alguna vinculación o no. Y el elemento económico ya no lo tocaron, porque es absurdo. No hay más, aunque parezca inverosimil y sorprendente. Pero por eso mismo tengo miedo a que esta injusticia llegue a consumarse, no pueden decir más de lo que han dicho. Lo que ha pasado conmigo es un monumento a la injusticia. Imagínese que tengo que litigar en Guayaquil aunque mi residencia está en Quito. El único fuera de Guayaquil soy yo. Se me negó mi fuero de manera injusta. Si se investigan casos del 2018 y 2019 era innegable que yo era ministro de Estado, pero se me negó el fuero. No lo quería por un tema de privilegio sino porque lo dice la ley. Ahora estoy en manos de un tribunal de Guayaquil y soy el único que no conoce a nadie de los coprocesados. Y mi único presunto nexo con el caso era Dalo Bucaram y él ya está sobreseído. 

 

GALERÍA
Paúl Granda: me llaman a juicio con los mismos elementos con los que sobreseyeron a Dalo Bucaram
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Los hipódromos salen de la órbita de los juegos de azar
Redacción Plan V
Aborto por violación: ¿por qué la ley no debe tener un límite de edad gestacional?
Susana Morán
Las presiones que tumbaron a Jorge Madera del IESS
Redacción Plan V
Miles de ecuatorianos, solicitantes de asilo y expulsados, a la deriva en la frontera México-EEUU
Susana Morán

[MÁS LEÍ DAS]

España: los contratos de la Embajada con Podemos son "confidenciales" según la Cancillería
Redacción Plan V
¿La esposa de Pascual Del Cioppo tiene una empresa off shore en Panamá?
Redacción Plan V
Conozca a los asambleístas que se oponen a la protección de tiburones y animales exóticos
Franklin Vega
Alias ‘Sandía’ y la guerra del microtráfico en Guayaquil
Redacción Plan V