Back to top
19 de Enero del 2015
Historias
Lectura: 11 minutos
19 de Enero del 2015
Redacción Plan V
¿Por qué el "femicidio" es un delito "ridículo"?

Foto: Luis Argüello

La ex asambleísta sostiene que la violencia verbal del correísmo y sus manejos autoritarios afectan la forma en la que la gente resuelve sus conflictos en el país. 

 

La ex asambleísta Betty Amores analiza la situación de la violencia contra la mujer y cuestiona el mal ejemplo que, en su criterio, proviene del Presidente de la República. Explica cómo las reformas correístas han desmantelado los sistemas de protección de derechos de mujeres, homosexuales y niñez. Cuestiona la formulación del "femicidio" como delito cuando la pena por asesinato es la misma.

Betty Amores

Fue asambleísta constitucional por el oficialismo en Montecristi. Es abogada, es experta en violencia intrafamiliar y defiende los derechos de la mujer.

Usted dice que las mujeres que enfrentan violencia doméstica deben reunir una cierta disposición de carácter para enfrentar un proceso judicial. ¿A qué se refiere?

La violencia sicológica, física, sexual, es un proceso que tiene varias etapas. En general, empieza como un proceso de agresión sicológica, generalmente por parte de un hombre, que se encarga de aislar a la víctima, de dejarla solo en su mundo doméstico, y de quitarle la autoestima. Una mujer golpeada está convencida de que el marido tiene derecho a hacer eso. Hay mujeres cuya autoestima es afectada por estos casos. Una mujer muy guapa me decía que su marido le había convencido de que era horrible, de que no valía nada y que no podía salir adelante sola. Se inicia con un proceso de anulación de la autoestima: hay mujeres que dejan de trabajar y se convierten en empleadas domésticas de sus parejas. Al destruir la autoestima, empieza la violencia física, en una progresión geométrica de menos a más. De los golpes al uso de armas cortopunzantes. Ahí es cuando algunas mujeres, ante el temor de morir, llegan a pedir ayuda. Pero cuando no acompañas ese proceso con una serie de alternativas, la persona no es capaz de resistir. Mucho de ese apoyo venía de Ongs involucradas en estos temas.

¿Cómo ha impactado la gestión del actual Gobierno en el trabajo de estas Ongs?

Hubo un proceso de evolución de la participación social en nuestro país que ha sido anulado. Se logró la conformación de Consejos de Derechos, que han sido eliminados por el Gobierno. Los Consejos de Derecho tenían la participación del Estado y de organismos no gubernamentales. Los más importantes eran los Consejos de Niñez y Adolescencia y los de las Mujeres. Este proceso significó que se creen consejos en los gobiernos locales, como ocurre en Quito. Estas estructuras estaban previstas en las leyes, hasta que los tecnócratas que gobiernan rompieran ese esquema.

Pero, ¿plantearon alguna opción?

Se creó un Consejo de Transición, pero lo que hicieron fue eliminar el Consejo Nacional de las Mujeres, y lo han reemplazado por algo que no existe, que es una falacia. El modelo de integración cambió y el Estado se ha convertido en una especie de Espíritu Santo que sostiene que no necesita de las personas, de las comunidades. El Estado no puede pretender que soluciona esos problemas solo. La estructura y la naturaleza del Estado no le alcanzan para enfrentar temas del ámbito privado, como la violencia marital. Por eso es necesaria una acción conjunta. Por ello no solo desapareció el Consejo, sino las Ongs que trataban temas de violencia. La infraestructura del Estado también ha sido desmantelada. En la Asamblea no se comprendió los efectos de la reforma al Código Penal, que eliminó la Ley contra la Violencia a la Mujer. A pesar de que se incluyó algunos temas en el Código Penal, se omite el hecho de que muchas mujeres no son capaces de sostener ni siquiera el proceso sumarísimo que se tramitaba en las comisarías, debido a su falta de empoderamiento, entonces, ¿cómo pensar que van a sostener un proceso penal? Como víctimas no tienen nada que decir, todo lo debe hacer el fiscal. Es una situación ridícula. 

"A pesar de que se incluyó algunos temas en el Código Penal, se omite el hecho de que muchas mujeres no son capaces de sostener ni siquiera el proceso sumarísimo que se tramitaba en las comisarías, debido a su falta de empoderamiento, entonces, ¿cómo pensar que van a sostener un proceso penal?"

¿Qué dice el Código Penal al respecto?

Hay varios artículos, del 155 al 159. En el primero se define la violencia contra la mujer como toda acción que consiste en maltrato. En el 157 se habla de violencia sicológica y la convierte en delito. Pero en el 158, se establece que si la violencia física causa lesiones que signifiquen menos de tres días de incapacidad, es solo una contravención. Ha habido casos en donde les preguntan a las denunciantes si es violencia física o sicológica, en las Unidades Judiciales de Violencia contra la Mujer, porque dependiendo de qué se trate las mandan o no a las fiscalías. Esto es absurdo, la violencia tiene muchos elementos y actuar de esa manera es ridículo. Se debe contextualizar el grado de riesgo de la víctima, y se debe redefinir el delito de lesiones. 

¿En qué sentido debe redefinirse?

El Código Penal anterior era de 1938. En el delito de lesiones, se establecía que si la incapacidad no es mayor a tres días entonces hay solo una contravención y eso se mantuvo en el actual Código. Pero hay agresiones en donde la vida corre peligro y ese grado de riesgo es lo que debe considerarse y no se hizo. Se podría tratar de una tentativa de asesinato que solo se considere contravención. Hay varias distorsiones que subsisten. En los casos de asesinato, desde hace tiempo se propuso tipificar el asesinato específico contra las mujeres, aunque yo no creo que esa es la vía para enfrentar la violencia. No creo que con la tipificación del feminicio se gana mucho. Es ridícula en mi criterio, pues la pena por asesinato es la misma. No tiene sentido crear otra figura, que además tiene agravantes en el femicidio que no son agravantes en el asesinato. Han puesto agravantes ridículos como "establecer una relación de poder", pero no han puesto, por ejemplo, la tortura. Debería haber el feminicio como un agravante del asesinato, pero no como un delito aparte. 

"No creo que con la tipificación del feminicio se gana mucho. Es ridícula en mi criterio, pues la pena por asesinato es la misma".

¿Y cómo probar una relación de poder, por ejemplo, en una relación de pareja?

Es complicado y subjetivo, nadie va y muestra ante el público una relación de poder que no es equitativa. Pienso que es inadecuada la tipificación del feminicio como está, pues no se puede probar con facilidad que alguien fue asesinada por el hecho de ser mujer. El tipo penal está mal planteado. No creo que haya asesinato que diga que va a matar a alguna por su condición de mujer. 

¿Y si una mujer asesina a otra hay feminicio?

Debería ser posible, pero tal como está la norma, si una vecina mata a otra, no habría feminicidio. En el caso de Sharon, al tener ella una boleta de auxilio se podría hablar de un antecedente de maltrato y relaciones de poder desiguales, pero eso no da cuenta de que había un delito de odio. Los delitos de odio deben ser específicos, como es en el caso de un asesinato a un gay o a un negro o a alguien por su credo religioso. 

¿Estas normas, cómo se están aplicando en el sistema judicial?

Ha habido casos en donde manchas de golpes que desaparecen en tres o cuatro días, han provocado debates jurídicos. Se trataba de una tentativa de asesinato, sobre la que se emitieron informes sicológicos, y al fin la sentencia ha sido mínima, con penas sin privación de la libertad. Conocí de ese caso, en donde en mi opinión debió haber pena privativa de libertad e indemnización pero apenas se le condenó a un tratamiento sicológico, pues se consideró que la agresión fue una contravención. Hay procesos que no han servido para absolutamente nada. No hay sistemas de protección de derechos en este momento para ningún grupo social, los jueces están prohibidos de tramitar acciones de protección. Vamos hacia la total impunidad. 

¿Qué hacían las Ongs que trabajaban estos temas y hoy han desaparecido?

Hacían la recepción de la víctima, la deban primeros auxilios, la atención en crisis, el tratamiento. Se buscaba la manera de resolver el conflicto, por medio de clínicas con sicólogos especializados. Ahora no hay nada de eso. En las unidades actuales no hay una organización multilateral, ahora está solo la Fiscalía y estas Unidades Judiciales. Supuestamente hay atención de crisis, pero creo que no se logra de manera efectiva. Es necesaria una atención de caso por caso. 

¿Hay violencia contra otros grupos?

Sin duda hay casos de violencia contra personas homosexuales, contra los niños, hay una forma de resolver conflictos terriblemente violenta en el país, que tiene que ver con la actitud de un Presidente que con acciones y palabras da un mal ejemplo. Esta forma de hacer política está afectando también a las familias ecuatorianas. 

¿Qué datos sobre la violencia existen actualmente?

El propio Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) da unos datos escalofriantes sobre la violencia. Seis de cada diez mujeres ecuatorianas han sufrido violencia. Es decir, el 60%. Es una situación barbárica. Es posible que no terminen en asesinato, pero esto produce la desestructuración de la sociedad entera, la violencia intrafamiliar conduce a la violencia de los adultos. Sin un efectivo sistema de protección en la violencia familiar no se puede combatir la violencia en general. Pero tenemos el mal ejemplo de un líder autoritario que le ha faltado el respeto a su propia madre, que le dijo malcriado por un mal chiste. Alguien que irrespeta a su propia madre en una sabatina da muy mal ejemplo. Si estas conductas se normalizan, todo el mundo empieza a creer que los problemas se resuelven de forma autoritaria. Esto es gravísimo, y es por eso que hay un recrudecimiento de la violencia. 

 

 

[RELA CIONA DAS]

¿Vivimos el retorno de los 'Torquemadas'?
Dayana León
Las mujeres imprimen su sello en la ciencia
Redacción Al grano
Si mi útero hablara
María Fernanda Solíz
La violencia marca la vida de las mujeres que abandonan a sus hijos
Susana Morán
La Cultura Institucional está pendiente señor Presidente
Ana Minga
GALERÍA
¿Por qué el "femicidio" es un delito "ridículo"?
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Jueza deja libres a 4 policías que fueron detenidos tras una persecución de película en Santo Domingo
Redacción Plan V
El cambio de semáforo producirá un incremento de hasta cinco veces en los contagios, advierten dos estudios
Redacción Plan V
El primer día de Quito en amarillo tuvo aires de domingo
Redacción Plan V
Expresidente Bucaram y otros, detenidos por casos de corrupción durante la emergencia
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Contratación pública: tarimas, trajes de baño y hasta cursos de francés en plena pandemia
Leonardo Gómez Ponce - Observatorio de Gasto Público
Coronavirus: Ecuador es el país con mayor letalidad en Sudamérica; Santa Elena tiene el mayor aumento de muertes
Redacción Plan V
Las historias desconocidas de la pandemia en Manabí
Redacción Plan V
El COVID-19 y la grave amenaza de la disolución social y nacional
Redacción Plan V