Back to top
25 de Noviembre del 2015
Historias
Lectura: 24 minutos
25 de Noviembre del 2015
Redacción Plan V
Ramiro Aguilar: "#YaQueSeVaya"

Foto: Asamblea Nacional

Aguilar sostiene que la estrategia de Correa es convertirse en el tutor de cualquier gobierno, pero ya fuera del poder eso es imposible.

 

Lo último que les falta -a través de las reformas constitucionales- es desbaratar a las Fuerzas Armadas, que es el único contrapeso real que puede tener un gobierno abusivo y autoritario como este. Al desbaratar a las Fuerzas Armadas ellos la vuelven una guardia nacional, un brazo armado del partido; lo que buscan es que la Constitución -con las enmiendas- les permita meterle la mano a los objetivos institucionales de las Fuerzas Armadas.

Todo está a punto para que la mayoría oficialista en la Asamblea apruebe el polémico paquete de reformas constitucionales, llamados enmiendas por el gobierno, que podría traer cambios profundos en la Constitución ecuatoriana. La Comisión de Emmiendas entregó ya su informe a la presidente de la Asamblea, quien ha puesto fechas para su discusión: entre el 2 de diciembre y el 2 de enero. El asambleísta Aguilar ha debatido intensamente el tema, oponiéndose a las reformas y saliendo a las calles. Él reflexiona ahora, sin embargo, sobre el hecho político de que Correa no podrá ser de la partida en el 2017, según una transitoria a la reforma de reelección, pedida por él mismo. Aguilar habla de las causas, las razones y los impactos de este hecho.

El hecho político es que Correa sale del escenario de las presidenciales ¿por qué, a su criterio sucedió eso?

"La única razón objetiva que tiene el Presidente para retirar su intención de postularse el 2017 debe ser, evidentemente, una dura caída en las encuestas y una constancia de sus asesores políticos de que de presentarse habrá segunda vuelta y que de haber segunda vuelta es absolutamente derrotable".

La única razón objetiva que tiene el Presidente para retirar su intención de postularse el 2017 debe ser, evidentemente, una dura caída en las encuestas y una constancia de sus asesores políticos de que de presentarse habrá segunda vuelta y que de haber segunda vuelta es absolutamente derrotable. Y se acaba el ícono, porque una vez que lo venzas a él se acabó el correísmo. Creo que ellos está precautelando eso y poniendo un candidato al 2017 que si es vencido no pasa nada, pues ellos mantienen el control del resto del aparato del Estado y si gana y la oposición tiene una asamblea fuerte, jugar con el tema de la muerte cruzada. El hecho objetivo es que Correa, en sus números, ve que no tiene la segunda vuelta ni la Presidencia aseguradas.

Se señala que Correa reacciona así a una correlación de fuerzas desfavorable que no puede modificar por lo pronto y ante eso prefiere una retirada táctica, ¿coincide con eso?

Voy a contar una anécdota sobre eso. Tomé un taxi, conversando con el taxista le preguntaba qué opina sobre las enmiendas. Y me dijo: "vea señor (y no es que me conocía, no estoy hablando del híper popular asambleísta que es reconocido por el  energúmeno hincha del Deportivo Quito muerto de las iras porque su equipo va a descender) ya que se vaya. Yo que he sido correísta, ya que se vaya. El Ecuador no tiene dueño". El ya que se vaya es una frase que está en el pensamiento de la gente. Por último, esa misma gente que piensa así, ¿podría estar dispuesta a votar eventualmente por un buen candidato de Alianza PAIS? Probablemente, si la oposición no es capaz de poner un candidato fuerte y atractivo. El tema aquí es que también los militares deben estar ya que se vaya, los maestros, los mismos asambleístas de PAIS. Después de haber aceptado por dos o tres años que se quiebre su voluntad, sabiendo que la oposición tenía razón.

¿Es una derrota de Correa como personaje político, por ahora al menos?

Es que el tiempo no marca derrotas. Es como la vida, no podrías decir cuando llegas a viejo que estás derrotado. No, simplemente agotaste tu tiempo de vida. Y creo que Correa agotó su tiempo de vida político, que coincide con los tiempos de vida política de ciertos caudillos en América Latina: Fujimori gobernó diez años el Perú y terminó en la cárcel; Menem gobernó diez años y terminó igual emproblemado; los Kirchner acaban de gobernar algo más de diez años y ya vemos: Chávez gobernó una década y se murió antes de que le revente el infierno que es Venezuela. Los únicos que han superado esta regla son los que han podido militarizar el país, como Cuba, Corea del Norte, la Unión Soviética... Creo que a Correa se le acabó su tiempo de vida política y está en su ocaso. Lo que estamos viendo es eso y puede volverse más patético en un año porque es anticipado.

¿Por qué se anticipa tanto?

Porque él se equivocó. El 2013 nos barre en las elecciones. Él asume el poder y dice que es su último periodo. Perfecto señor, gobierne con las cartas que le hemos dado. Pero en el segundo informe a la nación, en la mitad de su periodo, el toma la decisión de la cual debe arrepentirse toda su vida: sin que venga a cuento anuncia que se va a reelegir porque hay que defender el proceso. Él estaba administrando una victoria que se le había complicado el 2014, cuando pierde las principales alcaldías es país. Entonces empieza a no saber administrar su propio futuro político. Como pierde las alcaldías, alguien le hace sentir, o es él mismo, que es él o nadie. Como él no fue el candidato y le partido perdió las alcaldías deduce que es indispensable. Y se enredó como reacción a esa derrota. Sus asambleístas -que no son los reyes del sentido común, que son como los minions que ya encontraron uno más malvado para seguir- se emocionaron y preparan el paquete de enmiendas. Creo que Correa no estaba tomando muy en serio el tema, pero ve que la cosa cuaja muy rápido dentro de PAIS. Hubo ciertos reparos, sobre todo en provincias, pero el caso es que cuando se da el primer debate de las enmiendas mucha gente no le paró bolas. Ahí di el mejor discurso desde que estoy en la Asamblea y lo oyeron mis dos asesoras, un pana y creo que mi mamá. Y eso nos pasó a todos. Es la crisis económica la que hace que la gente comience a cuestionarse si el correísmo como modelo es inagotable. Pero ya entonces el Presidente estaba entrampado en su decisión y no sabía cómo salirse.

"El problema de Correa es que es un tipo que no sabe perder ni rectificar. Porque lo que hubiera hecho un  presidente cuerdo es decir: no hay las condiciones políticas para que esto ocurra, es más importante resolver la crisis económica, creo que mi compromiso con el país es dejarles estables y tranquilos estos dos años".

El problema de Correa es que es un tipo que no sabe perder ni rectificar. Porque lo que hubiera hecho un  presidente cuerdo es decir: vean señores, no hay las condiciones políticas para que esto ocurra, es más importante resolver la crisis económica, creo que mi compromiso con el país es dejarles estables y tranquilos estos dos años y, a ver minions, retiren esa vaina. Y los minions tenían que retirar esa vaina. Pero Correa no lo hace porque no sabe perder. Entonces la Corte Constitucional, que es de ellos, si hubiese sido seria e independiente, debió decir: estas reformas son por consulta popular, armemos un proceso constituyente serio. Y era una forma de salvar a Correa. Consulta popular, imposible porque ya entonces sus números comenzaban a bajar. Entonces, el deterioro de la imagen política de Correa va de la mano con el deterioro de la economía del país. Eso es algo innegable. Y claro, en eso ya el hombre pierde el control de sus grupos de poder dentro del partido, entre ellos comienzan a denunciarse actos de corrupción, la situación en provincias se vuelve un infierno, se matan entre ellos... En ese perder el control parece que el tipo se acuerda que no quería ser candidato y les dice a los minions: pongan una transitoria. Una salida con una connotación moral: para que no crean que nos queremos beneficiar. Vi un programa horrible en televisión pública de un programa llamado desenmascarando las máscaras, para dizque revelar quienes estaban atrás de las redes sociales. Era un señor con la máscara de Jason y lo que le faltaba era la motosierra. En ese programa se decía: como el Presidente acaba de decir que hay transitoria, eso demuestra que él nunca quiso ser reelegido, entonces la oposición mintió y ha levantado una campaña de desprestigio  y ha levantado una campaña en contra de las enmiendas.

¿Entonces, qué busca el Presidente?

Al mandar la transitoria, trata de salir del embrollo en el cual él mismo se metió, porque ya no quiere ser candidato, pero a la par quiere levantarse de la mesa ganando la última mano. Y eso es hacer que la gente crea que la oposición tenía un ciego rencor a Correa y a las enmiendas pero no una oposición conceptual a estas enmiendas.

¿Es mucha vanidad. El país tiene que pagar los errores de un señor y sus cambios de opinión y tiene un aparato legal y mediático dispuesto a servirle en sus mínimos caprichos?

Las enmiendas son una cadena de síntomas de una enfermedad. En esos síntomas, lo que más fastidia es la migraña, que es la reelección. Pero además dolía el hígado, el intestino, la próstata, los oídos. Todas las enmiendas, repito, son el síntoma de una gran enfermedad, la de que estos tipos pensaron que vía enmiendas podían dar el último pincelazo al control absoluto de la política en el Ecuador. Hacer que las Fuerzas Armadas controlen el orden interno; eso es lo que hace Maduro en Venezuela; es decir, cuando la resistencia popular rebasó las capacidades de la Policía, entonces sacó al Ejército. eso permitió además que los militares se corrompieran enormemente y sean parte de carteles de la droga. Acaban de mostrar cómo un piloto activo de la Fuerza Aérea Venezolana llevó en un avión privado a los sobrino de la esposa de Maduro que están encarcelados en Estados Unidos por narcotráfico.

¿Por qué quisieron hacer eso?

Porque a la par estaban tramitando un código de seguridad que está detenido en la Asamblea, no lo han vuelto a topar. Ese que decía a los militares: vea, usted es coronel del Ejército, vaya a limpiar las mangueras de los bomberos pero va de general de bomberos; vaya a cuidar presos pero va de general de guías penitenciarios; usted que ha sido comando y paracaidista vaya de general de guardabosques  y suba a vigilar desde los arbolitos... Lo último que les faltaba era desbaratar a las Fuerzas Armadas, que es el único contrapeso real que puede tener un gobierno abusivo y autoritario como este. Al desbaratar a las Fuerzas Armadas ellos la volvían una guardia nacional, un brazo armado del partido; lo que buscan es que la Constitución -con las enmiendas- les permita meterle la mano a los objetivos institucionales de las Fuerzas Armadas. Eso es gravísimo, porque entonces cambia el entrenamiento militar y ya no se entrenarían para enfrentar un conflicto bélico sino para ser antimotines.

"Lo que buscan es que la Constitución -con las enmiendas- les permita meterle la mano a los objetivos institucionales de las Fuerzas Armadas".

¿Y los otros síntomas?

El tratar de quitar la capacidad de auditar gestión a la Contraloría; eso habría impedido que la Contraloría pudiera mirar si en una empresa pública la mitad de los empleados va a trabajar o no, eso es gestión. O los viajes que ha hecho el ministro. La reforma de evitar que los ciudadanos puedan someter a consulta popular cualquier tema, para que las consultas populares solo las maneje el Estado; o la comunicación como servicio público, que pasa de ser un derecho a un servicio delegado por el Estado que es el rector de derechos. Todas las enmiendas están enfocadas a cerrar un sistema de dominación. Si no ponían la reelección del presidente, a lo mejor ese aparato de propaganda que les sirvió para meter la mano en la justicia les servía esta vez también. Pero el ecuatoriano no es tonto, y dice: ya que se vaya.

Habla en pasado, pero sigue en vigencia la posibilidad real de aprobación de esas reformas vía mayoría parlamentaria...

Serán aprobadas, a menos que en estos días que faltan para la primera semana de diciembre el pueblo ecuatoriano comprenda que solo la movilización popular hace que el gobierno recule. Así como lo hizo en las herencias y plusvalía. Si tienes miles fuera de la Asamblea Nacional en Quito o donde se reúnan, el gobierno podría pensarlo bien. De lo contrario pasarán.

¿Esta transitoria es temporal? ¿La Corte Constitucional puede revocarla en cualquier momento?

Por definición, una transitoria es temporal. Lo que dice es que la reelección indefinida será aplicable solo a partir del 24 de mayo del 2017. El Presidente que llegue lo hará con reelección indefinida, y si Correa se postula después, él ya tendrá reelección indefinida. El problema es gravísimo,  porque controlan el Consejo Nacional Electoral, tienen medios públicos, no hay control del gasto del Estado en campaña, en realidad mientras más se descomponga el autoritarismo más peso le pondrán al fraude electoral.

Si es así, la de Correa es una apuesta muy alta. El traza una hoja de ruta pero todo es hipótesis. Incluso la oposición cae en el juego de  las especulaciones, como si lo que anuncia el Presidente se cumplirá a rajatabla. Como si fuera dueño del  futuro o pitonisa y dispone que Lenín Moreno sea el nuevo presidente.

Con elecciones limpias todos son ganables, incluso Correa. Incluso creo que por eso pide la transitoria para evitar el bochorno de perder. Pero no hay que dejar de analizar una cosa importante, y es la improvisación que produce el ansia. Un ejemplo y ojalá no sea una analogía con un tipo que ha invocado demasiado a los muertos y eso suele traer mala suerte. El general Alfaro, cuando es depuesto se fue a Panamá, pero dejó en el país una pandilla de locos y mediocres. Pillos como ellos solos: Flavio Alfaro, Medardo Alfaro, la misma lógica de los actuales: lo que ganamos con la revolución lo empuñamos. Dejó esta pandilla pero el propio liberalismo tenía otro bando, racional, Abelardo Moncayo, José Peralta. Pero el momento en que los liberales serios le dijeron que se vaya y se fue. Cuando llega a Panamá se entera de que el loco de Flavio y Pedro Montero se habían levantado en Guayaquil y declarado, cada uno, jefes supremos. Pero como vieron que esto no crecía declararon jefe supremo a don Eloy. Y Eloy Alfaro comete un error terrible, y en lugar de desautorizar el movimiento comenzó a improvisar, por el ansia de poder. Y cómo quiso improvisar: regresó a Guayaquil, aceptó la jefatura suprema, armó un pequeño ejército y quiso subir a la Sierra. El ejército constitucional, el de Leonidas Plaza, le dijeron ya carajo, desde 1885 estamos en guerras y estamos haciendo matar adolescentes y la gente estaba cabreada. empezaba el invierno y Plaza le dijo al general de que ya se dejara de todo esto y Alfaro entiendo por primera vez en su vida el cúmulo de errores que cometió. Se ve en su correspondencia, cuando empieza a explicar que había llegado a pacificar al país, que no quería el mando supremo y se entrega. Son las ansias. En su caso, con el hecho de que acabó su tiempo, y que tiene ahí una pandilla de gente que quiere usarlo para sus propios fines, el hombre no se da cuenta la mejor salida es la de San Martín. Correa le esta pasando eso como personaje. Ya cuando se estudie este personaje política sin las pasiones que desata, sería interesante ver cómo evolucionó su comportamiento frente al poder. Por que les doy firmado y aseguro, que la soledad de Correa después de esto, cuando el 24 de mayo del 2017 entregue el poder, será absoluta.

¿Usted ve a Correa como asambleísta, como presidente de la próxima Asamblea?

"Y si la gracia de Dios y el pueblo ecuatoriano me permiten regresar a la Asamblea, y Correa está en la Asamblea, me las va a pagar. Me va a pagar todos esos actos de prepotencia que tuvo, no solo conmigo sino con muchísimos ecuatorianos; en una pelea de igual a igual, sin guardaespaldas".

No. Para ello, primero tendría que renunciar a la Presidencia meses antes de la convocatoria a elecciones, como dice la ley.  Segundo, en la Asamblea ya es pecho a pecho. Y si la gracia de Dios y el pueblo ecuatoriano me permiten regresar a la Asamblea, y Correa está en la Asamblea, me las va a pagar. Me va a pagar todos esos actos de prepotencia que tuvo, no solo conmigo sino con muchísimos ecuatorianos; en una pelea de igual a igual, sin guardaespaldas. No es que nos vayamos a liar  a trompones en la Asamblea, no, pero ya el debate político será de igual a igual y ahí le cobraré todas juntas, las mías y las del resto. Si llego a la asamblea, y si no llego alguno le cobrará; pero siempre habrá alguien que en un debate legislativo, que es muy igualitario, alguien se las cobrará.

Tampoco se ve al correísmo jugarse el alto riesgo de perder el Ejecutivo sin Correa de candidato. Dicen que controlando la Asamblea controlarían toda la institucionalidad, y lo cierto es que el poder está en el Ejecutivo. El correísmo se ha sustentado en el poder absoluto del Ejecutivo y perderlo implicaría perder el control de los 20 medios de información, el SRI, la fuerza pública, de la Senain, de todo el aparato de propaganda y de atemorizar que montó el correísmo.

Además viene otra, cosa, como todo congresista del mundo, de una recibirá el primer duchazo de desprestigio que tiene todo parlamentario. La gente te quiere y te vota para la Asamblea, pero llegas y te devalúas, siquiera un treinta por ciento. Como carro salido del concesionario. Él también recibirá el desprestigio de ser diputado, como en todo parlamento del mundo, además donde ya con una diferente composición de fuerzas políticas, necesariamente tendrá que sentarse a conversa.

¿Conversar? Correa está ofreciendo la desestabilización del próximo gobierno. La pugna de poderes, que entonces sí sería justificada, la muerte cruzada...

Pero eso ya pasó en el país. Correa quiere ser el Asad Bucaram de Jaime Roldós. Y Bucaram no pudo porque el que tiene el poder es el que manda. Pero además, no lo veo en la Asamblea porque esta es muy paritaria. En la Asamblea se para un asambleísta de una provincia chica y te manda a la mierda, y ¿qué va a hacer Correa? ¿Le va a mandar preso, le va a pegar? No puede. Tiene que haber un debate político intenso, pero debate al fin, salvo que el tipo pierda la cabeza, se lance a los golpes y acabe su vida política.  Mi opinión es que Correa necesita un tiempo de paz, de serenarse, necesita unos largos ejercicios espirituales, un largo acto de constricción, y el país también. El idilio Correa - Ecuador fue tan grande como el de De Gaulle con Francia. Eso no lo voy a negar, mi rivalidad con Correa no me puede ocultar esa realidad. Su idilio con Ecuador fue como el que tuvo Velasco o Perón con Argentina. Pero esos idilios se terminan. Cuando De Gaulle perdió el  plebiscito en Francia ser fue. Perón regresó a la Argentina pero fue la cosa más triste del mundo y desató todo lo que desató. Y Velasco era un eterno ausente. Inclusive en ese cortejo que ha existido entre Correa y sus electores, tiene que haber una distancia, un espacio que tiene que ser completo y total, tiene que salir de escena por completo.

Pero las ansias de poder, la vanidad...

Pero en el Ecuador puede operar algo que pasó de facto en México. Durante la presidencia imperial del PRI, el presidente saliente ponía al nuevo presidente. Pero el presidente que entraba lo primero que hacía era deshacerse de su antecesor. Y eso hizo Plutarco Díaz, cuando se quiso reelegir Álvaro Obregón. Porque yo creo que como todo amor pasional e intenso, esa relación líder pueblo, si no se conduce con respeto y con espacios, puede terminar en tragedia.  Y en ese espacio necesario, lo que va a ocurrir es que se van a reacomodar las cosas, porque en PAIS hay gente que si mañana gana el PRE se hacen del PRE, si ganan los socialcristianos se hacen socialcristianos y si gana CREO se hacen de CREO. Lo peor de todo, es que todos estos los van a recibir.

GALERÍA
Ramiro Aguilar: "#YaQueSeVaya"
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El agónico río Machángara espera un millón de amigos
Redacción Plan V
Noboa: la crisis eléctrica, la gasolina y la inseguridad terminan con la luna de miel
Gustavo Isch
Daniel Salcedo según Daniel Salcedo: estos fueron sus operadores y sus relaciones con el crimen organizado
Redacción Plan V
Los ladrones del bronce pululan por la Plaza Grande
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Criminales colombianos y ecuatorianos extienden su violenta influencia por la Amazonía
Por Plan V y Amazon Underworld *
Última hora: se cancela la risa y la lectura en Quito
Redacción Plan V
"Falta que el gobierno de Daniel Noboa se atreva a golpear a gente poderosa"
Susana Morán
¿Se desinfla una opción política para Guayaquil?
Redacción Plan V