Back to top
15 de Noviembre del 2023
Historias
Lectura: 14 minutos
15 de Noviembre del 2023
Fermín Vaca Santacruz
Separar la basura es "de vida o muerte" en Quito, advierte Inty Grønneberg
0

El inventor y científico de origen ibarreño estudió en Quito y en Londres. Fotos: Cortesía

 

El científico e inventor galardonado internacionalmente explica su propuesta de rejillas de plástico reciclado y habla sobre la situación ambiental de Quito, en especial, en lo referente a la calidad del agua de los ríos y el manejo de la basura. Además, expone sus reservas sobre los anuncios del nuevo gobierno en materia ambiental.


Inty Andrés Grønneberg explica que, aunque nació en Ibarra en 1984, su apellido paterno es noruego. Estudió ingeniería mecánica en la ESPE y luego  una maestría en Procesos de Fabricación en la Universidad de Greenwich, en Gran Bretaña. En ese mismo país obtuvo un PhD en Ecosistemas de Innovación, en el Imperial College de Londres.

En 2018, la revista MIT Technology Review lo reconoció como Inventor del Año 2018 en América Latina y en ese mismo año recibió una condecoración de la Orden Nacional al Mérito por parte del gobierno de Lenin Moreno. La medalla, diseñada para llevarse en el cuello en ocasiones de gala, se muestra en las paredes de su empresa al norte de Quito, en donde Grønneberg maneja diversos proyectos relacionados con conservación.

En el colegio Central Técnico de Quito fue dirigente estudiantil y su interés por la política continúa vigente. En 2020, anunció su precandidatura a la presidencia de la República y en 2022 también se planteó candidatizarse para alcalde de Quito, pero ninguna de las nominaciones se concretó.

Ahora, Grønneberg le ha planteado a varias municipalidades ecuatorianas un proyecto que consiste en fabricar rejillas y tapas de alcantarillado con material plástico reciclado, lo que reduciría los costos de reemplazar los mismos artículos que, fabricados en hierro, son sustraídos de las calles del país. Además, explica el inventor, esto permitiría reciclar los plásticos que se recuperan de los ríos de Quito, en donde gran cantidad de materiales de este tipo son arrojados sin ningún control. Grønneberg habla también sobre los anuncios del nuevo gobierno en esta materia y sus designaciones.

¿En qué consiste su propuesta de colocar rejillas y tapas de plástico reciclado en el alcantarillado de Quito y otras ciudades?

Nosotros trabajamos instalando tecnología que combate la contaminación plástica en ríos. Del 60 al 80% de la basura plástica que llega al mar y destruye la vida marina proviene de los ríos. En Ecuador tenemos cuatro proyectos en sendos ríos y no hemos encontrado uno igual, pues todos tienen distintos tipos de contaminación. Tenemos proyectos en un río de Quito, en la zona rural de Manabí, cerca de Portoviejo y en la frontera con Colombia y en todos los casos el tipo de contaminación es distinta.

Actualmente estamos ya extrayendo material plástico del río San Pedro, en Quito, y nos hemos planteado qué hacer con esos plásticos, porque en su gran mayoría no se puede reciclar debido al estado de contaminación de las aguas.

Hasta el 85% de las descargas de aguas servidas son enviadas en el país sin tratamiento hacia los ríos. Esa condición degradada del agua afecta a todo lo que se encuentre ahí, incluyendo a los plásticos que se sacan de esas aguas.

Estas son las rejillas de plástico que podrían colocarse en lugar de las de hierro. 

En rigor, reciclar significa que si un artículo era botella, debería volver a ser una botella, pero como no se puede hacer eso en estos casos, nos toca buscar otras formas de reutilizar el material.

¿Y qué se puede hacer entonces con ese plástico contaminado?

Tras siete meses de investigaciones hemos encontrado dos tipos de aplicaciones: una suerte madera plástica para pisos exteriores de la más alta calidad, que puede reemplazar el porcelanato o la madera tradicional, y reemplazar las tapas y rejillas de alcantarillas que actualmente se hacen de hierro fundido, material que ladrones se roban para fundirlas y vender el metal. Esto también afecta a los ríos porque la ausencia de tapas y sumideros significa que muchos objetos van directamente a parar al agua de los ríos.

Solo este año, el  Municipio de Quito se ha gastado un millón 600 mil dólares en reponer las rejillas robadas, el costo de producción de cada rejilla de hierro es de $300. Aquí estamos hablando de rejillas de plástico que ya no es posible reciclar ni usar de otra forma, por lo que tendrían un solo uso.

Lo que proponemos eliminaría las mafias de gente que se roba las rejillas para fundirlas, y por otro lado, los costos de producción son menores en un 20%.

¿En el caso de los ríos de Quito, cuáles son los principales elementos contaminantes?

Tenemos la planta en el río San Pedro, cerca del sector de Cunuyacu, y la pusimos ahí porque aguas abajo se evidenciaba una gran contaminación en el parque de Los Algarrobos. Con esta intervención hemos logrado reducir en por lo menos un 45% la basura en el río y en ese parque ya no hay contaminación. Estamos regenerando el río en colaboración con el Frente del Río San Pedro, y es uno de los primeros casos en el país.

En Quito, llama mucho la atención que la mitad de lo que sacamos de los ríos son textiles, y eso es algo que no hemos encontrado en nuestras otras tres plantas. La teoría que tenemos sobre esto es que hay empresas textiles que estarían descargando al río sus residuos, así como que haya botaderos ilegales aguas arriba, lo que también se produce porque no todos los barrios tienen cobertura de recolección de desechos y eso significa que mucha gente quema la basura o de plano la arroja al río.

Los espacios donde no se manejan bien los residuos podrían ser los que más impacto generan en la contaminación.

¿Cuál es la diferencia entre reciclar y reutilizar?

La lógica en el modelo de economía circular es que mientras más cercano sea el producto a su uso inicial es mejor y mientras necesidad de transformación energética se utilice también. Pero ahí se plantea el tema sobre qué tan cierto es que sea posible reciclar el material en ciclos eternos. Es el caso de las botellas de plástico PET, que es el segundo ítem que más sacamos en Quito y el primero en el resto de ríos que monitoreamos, que son difíciles de reciclar. También encontramos gran cantidad de poliestireno, lo que comúnmente se conoce como espuma flex.

Eso nos lleva a una discusión social: ¿es posible reciclar todos los plásticos de un solo uso o es mejor reducir o cambiar?  Ese es un debate que debemos tener en Ecuador. En el próximo año, el tema de un instrumento internacional de las Naciones Unidas para los plásticos va a ser debatido y Ecuador va a participar en ese comité, en donde ha estado actuando el embajador Luis Vayas. Debemos saber qué plantear y mi postura es que no debemos tener materiales descartables que tengan impacto ambiental. En ese sentido va la propuesta de las rejillas.

¿Cuál es la capacidad industrial necesaria para producir este tipo de rejillas?

Se hace en el país a nivel artesanal. En cuatro años hemos logrado levantar más de un millón de dólares para el programa de los ríos, pero en el tema de rejillas aún estamos en la etapa de pruebas de laboratorio, como son las de resistencia, durabilidad, resistencia a corrosión y químicos, pues este tipo de artículos tienen pruebas estandarizadas. Esas pruebas las han hecho nuestros aliados en Inglaterra y nos han informado que nuestro producto es apto para su uso en las calles. Se trata de un proceso complejo que ya se está realizando en Colombia, por lo que en principio se podrían traer de allá y luego implementar una producción local.

El material que se puede usar es polietileno y también el PET de las botellas, que tras este proceso dan las mismas prestaciones que las rejillas de hierro.

En el río San Pedro opera esa planta que contiene los plásticos y los procesa. 

Tapas y botellas plásticas de bebidas son encontradas en el río San Pedro

Este plástico reutilizado podría servir para las nuevas tapas de alcantarillado. 

Gancho para botellas de plástico reciclado: uno de los objetos que se pueden producir. 

¿Hay interés en los municipios locales en esta propuesta?

Algunos funcionarios tienen un interés que es parecido a un hervor del agua, que luego se va apaciguando. Nos han contactado algunos municipios, como el de Quito, Rumiñahui, Riobamba y Guayaquil, que se manifestaron en redes sociales al respecto pero luego siento que va decayendo el interés. Pero nosotros vamos a continuar, estamos buscando aliados locales y cooperación con empresas de Colombia. Creo que al sector público local le falta cambiar su lógica, que no es de apertura y búsqueda de alternativas hacia procesos de cambio, sino a mantener los esquemas como están.

El Municipio ha planteado un nuevo sistema de tratamiento de aguas, en lugar del proyecto Vindobona, con plantas más pequeñas, ¿cuál es su opinión al respecto?

Los estudios de Vindobona están muy bien hechos, pero no hubo interés político para financiarlo. Creo que eso debieron pagar los quiteños, por medio de tasas diferenciadas dependiendo de los barrios. Tenemos una visión romántica sobre el río Machángara. Creo que la mayor parte de ese río está muerto y que se debería aplicar un proyecto al respecto.

Sobre los nuevos proyectos, habría que ver qué motivación tienen más allá del costo, porque ya en Ambato se intentó hacer algo similar y cuando se analiza los ríos se descubre que las condiciones de contaminación no han variado. Es necesario analizar ese diseño con plantas independientes para ver si es una solución o no.

El Municipio ha planteado también una ampliación sobre el actual botadero de El Inga, y un nuevo complejo sanitario. ¿Cómo ve la problemática de la basura?

Estuve este año en un río en Guatemala que arroja quince mil toneladas de basura al año al océano y deja una curso de kilómetros de plásticos y basuras. La causa de eso fue que ahí se reventó un relleno sanitario, que es algo que me preocupa que pase en Quito. En otros sitios del país ya no tenemos rellenos como en Galápagos sino botaderos a cielo abierto, al igual que en Las Iguanas en Guayaquil. El cierre de El Inga debió hacerse hace años. La gente tiene que aprender a separar la basura, es un tema de vida o muerte de la ciudad.

Usted ha tenido aspiraciones políticas, ¿cómo ve la política ambiental del nuevo gobierno?

En el país se piensa que el tema ambiental es la última rueda del coche, mientras en el resto del mundo pasa lo contrario. El mundo va hacia la cuarta revolución industrial y la reducción del impacto ambiental. Esas dos cosas debemos incorporar en nuestra sociedad, pues es una oportunidad para que productos ecuatorianos puedan competir en otros mercados, al destacar que se cultivan en una zona megadiversa con menos impacto ambiental. Hay varios ejemplos ecuatorianos enfocados en eso, el tema orgánico y social, esa puede ser nuestra marca país.

Sobre el nuevo gobierno, como ecuatoriano deseo que les vaya bien, pero la ministra de Ambiente que ha nombrado el presidente Noboa no es conocida en el ámbito, no sé que estudió y desde lo académico no si está preparada más allá de un tema de pasantías en temas ambientales. Creo que la Cartera de Estado es un tema clave y espero equivocarme y que el nuevo gobierno no siga relegando el tema ambiental.

Por otro lado, creo que el plan de Gobierno y las declaraciones que hizo sobre el Yasuní pueden ser interesantes en Noboa, pues plantea algunos temas de economía circular, pero no ha mencionado nada más. Hay ejemplos de la región como Brasil, que está posicionando en su agenda internacional tema ambiental, y revirtiendo las políticas de Bolsonaro, al igual que Colombia que es otro país megadiverso. Actualmente hay muchos aspectos positivos en modelos de bonos ambientales y van a seguir habiendo más recursos para la conservación. 

[RELA CIONA DAS]

Estos son los puntos de contaminación minera y petrolera en Ecuador
Manuel Novik
A los recicladores de base les llega a cuentagotas la devolución del impuesto a las botellas plásticas PET
Susana Morán
Los millonarios subsidios en diésel y electricidad que benefician a la mina Mirador de Ecuacorriente
Manuel Novik
La herencia del impuesto a las botellas PET en Ecuador: más plástico y menos reciclaje (segunda parte)
Susana Morán
Las cuentas que no cuadran del impuesto a las botellas plásticas (primera parte)
Susana Morán
GALERÍA
Separar la basura es "de vida o muerte" en Quito, advierte Inty Grønneberg
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Cristian Paula: "no hay adoctrinamiento LGBT, pero los padres pueden escoger la escuela que quieran"
Fermín Vaca Santacruz
15 hechos desconocidos sobre el crimen de Fernando Villavicencio
Redacción Plan V
María Brown: en Ecuador, siete de cada diez estudiantes no aprenden (Parte I)
Juan Carlos Calderón
Ecuador, uno de los pocos países al margen del control del comercio de armas
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

‘Hacen este trabajo y tienen derecho a medio Quito’: Este es el testimonio anticipado en el crimen de Fernando Villavicencio
Redacción Plan V
¿Cómo Estados Unidos moldeó la estrategia militar y la política económica del «nuevo Ecuador»?
Luis Córdova-Alarcón
Las declaraciones de Arturo Moscoso sobre Leonidas Iza que levantaron polvareda
Redacción Plan V
15 hechos desconocidos sobre el crimen de Fernando Villavicencio
Redacción Plan V