Back to top
15 de Noviembre del 2023
Historias
Lectura: 11 minutos
15 de Noviembre del 2023
Redacción Plan V
Grandes cantidades de dinero en efectivo de ecuatorianos pasaron por Biscayne Capital
0

Portada: Fotomontaje / PlanV

 

Ecuatorianos y empresas que invirtieron en Biscayne Capital entregaron su dinero en efectivo o a través de cheques en blanco. Una reciente resolución de la autoridad financiera de EEUU dio más detalles sobre cómo fueron estafados por Biscayne, una empresa fundada por dos ecuatorianos y que operó desde Miami.


Un reciente fallo de la autoridad financiera de EEUU agrega pistas sobre cómo funcionó la millonaria estafa de Biscayne Capital, que afectó a más de 100 personas, la mayoría ecuatorianos. Fundada por el empresario guayaquileño Roberto Gustavo Cortés Ripalda, Biscayne prometía a sus clientes inversiones en proyectos inmobiliarios en Miami. Pero el dinero de esas inversiones fue utilizado para pagar deudas y hasta lujos y sueldos de Cortés y sus colaboradores. A este tipo de estafa se le denomina Ponzi.

Los intermediarios de Biscayne Capital eran los encargados de captar a los clientes en Ecuador, que les entregaban dinero en efectivo o cheques en blanco. Estas cantidades a su vez se depositaban en una cuenta en EEUU, a través de transferencias o cheques emitidos por otra persona, que el inversor desconocía. Algunos de esos depósitos se respaldaron con una declaración falsa. Esta descripción consta en la resolución, del pasado 1 de noviembre, de la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera de EEUU (FINRA, por sus siglas en inglés), que negó a los afectados una indemnización por USD 30 millones. 

La FINRA resaltó en su relato del caso que algunas de las cantidades de dinero en efectivo eran bastante grandes y mencionó que el departamento de lucha contra el blanqueo de capitales de Raymond James & Associates (RJA) y Raymond James Financial

Services (RJFS) cuestionaron, al menos, uno de estos depósitos. RJA y RJFS fueron empresas de compensación en Biscayne hasta 2016 y en sus cuentas se hacían los depósitos.  Este tipo de firmas garantizan que las operaciones financieras se liquiden adecuadamente. Ambas firmas fueron demandadas por los perjudicados de Biscayne, pero los árbitros de FINRA concluyeron que los demandantes no presentaron pruebas de que RJA y RJFS conocían sobre el fraude.

RJA y RJFS, en su defensa, alegaron que los demandantes trataron de evadir el impuesto a la salida de divisas que existe en Ecuador. Los afectados aseguraron que no hicieron nada malo porque ningún dinero cruzó la frontera del país. Señalaron que una de las intermediarias de Biscayne y su equipo “se limitaron a intercambiar dinero de personas que querían dinero en Ecuador con personas que querían dinero en EEUU”. A esto lo llamaron como un programa de intercambio. Si esto violó una norma ecuatoriana, fue un tema que no entró en discusión en este fallo.

El pasado 1 de noviembre, la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera de EEUU (FINRA, por sus siglas en inglés) rechazó la solicitud de los afectados de Biscayne Capital de una indemnización por USD 30 millones.

Pero los perjudicados “se opusieron enérgicamente”, dice el documento, al pedido de los árbitros de FINRA para que presenten ciertos cheques relacionados con el programa de intercambio para entender las prácticas comerciales de los intermediarios de Biscayne con sus clientes. Pero al obtenerlas, estas pruebas ayudaron a los analistas de FINRA a confirmar el alto nivel de confianza que existía entre los reclamantes con una de las intermediarias de Biscayne.

En total, fueron 130 demandantes, de los cuales la mayoría son individuos o grupos familiares ecuatorianos. De ellos, resaltan los familiares de Alejandro Vinelli Ayala, quien enfrenta un proceso por peculado junto con el exalcalde de Quito, Jorge Yunda, en el caso por la compra de pruebas covid. Vinelli, gerente de Salumed, vendió las pruebas que resultaron defectuosas, según la Fiscalía. El Universo reveló que varios familiares invirtieron en Biscayne con la ayuda del abogado ecuatoriano Frank Chatburn, quien también fue condenado en EEUU por lavado de dinero en los casos Petroecuador y Seguros Sucre. Chatburn fue intermediario de Biscayne. Empresas relacionadas a Vinelli, como Megarmi y Kingvi Group S. A., también figuran como afectadas de Biscayne. El juicio contra Vinelli, Yunda y otros está previsto para febrero de 2024.

En el listado de los afectados también están tres empresas, que fueron constituidas en las Islas Vírgenes Británicas. Están domiciliadas en esas islas, que son consideradas como uno de los principales paraísos fiscales del mundo, pero sus libros y registros se mantienen en sus oficinas en Quito. El caso de Biscayne también ha salpicado a ISSPOL y Odebrecht.

Entre los perjudicados también está la Conferencia Episcopal Ecuatoriana y otras dos entidades religiosas, como publicó Plan V en un primer reportaje.

El lavado de activos es uno de los tres cargos que enfrenta Cortés en Nueva York. Los otros dos cargos son conspiración para cometer fraude bancario y fraude electrónico. Sobre este último se declaró culpable el pasado 13 de septiembre y deberá pagar USD 3,4 millones.

Un testimonio sin credibilidad

La intermediaria que concentra los reclamos es Edith Hinojosa, quien fue representante de Biscayne Capital, que tenía su sede en Quito. Según el documento de FINRA, ella y su equipo ofrecieron a los clientes productos de compañías relacionadas con Biscayne, que terminaron en grandes pérdidas económicas.

Uno de estos productos fue Sentinel, que se lo presentaba como un fondo de protección de capital e ingresos fijos registrado en las Islas Caimán, otro paraíso fiscal. Los inversores recibían un certificado de Sentinel, que no mencionaba a ninguna entidad financiera de respaldo. Sentinel Mandate & Escrow Lt y Madison Asset LLC son empresas relacionadas con Biscayne. Ambas están implicadas en los casos de sobornos en Petroecuador y Odebrecht y Seguros Sucre, según El Universo.

Pero en la demanda civil, el panel de árbitros FINRA consideró que el mayor peso de las pruebas presentadas en la audiencia final del caso demostró que Hinojosa fue una “participante activa y consciente en las acciones que llevaron a las enormes pérdidas sufridas por los demandantes”.

Hinojosa estuvo en la audiencia final, que inició el pasado 14 agosto y finalizó el 31 de ese mes. Allí ella dijo que simplemente fue un ‘buscador’ que seguía las instrucciones de Biscayne. Pero para el panel de FINRA, su testimonio en esa diligencia careció de credibilidad.

Hinojosa estuvo en la audiencia final, que inició el pasado 14 agosto y finalizó el 31 de ese mes. Allí ella dijo que simplemente fue un ‘buscador’ que seguía las instrucciones de Biscayne.

Tras el colapso de Biscayne Capital, a finales de 2017, Hinojosa se convirtió en un ‘fantasma’ por un periodo de tiempo, dice el documento oficial norteamericano. A ella acudieron los perjudicados en busca de respuestas, pero Hinojosa comenzó a culpar a otros por las pérdidas. “La evidencia documental presentada en la audiencia final demostró que la oficina de E.H. (Edith Hinojosa) era el grupo que dirigía las operaciones altamente cuestionables que generaban enormes comisiones para E.H. y su equipo”, dice la resolución.

Los perjudicados acudieron a Hinojosa para iniciar un litigio para recuperar su dinero. Se reunieron con abogados del sur de la Florida. Pero uno de ellos le dijo que sería difícil encontrar una empresa o corredor de compensación que se haga responsable de un esquema Ponzi. Esta conversación con Hinojosa fue grabada sin su consentimiento, pero se agregó al proceso como una prueba.

Hinojosa fue descrita por el panel de FINRA como una persona que le encantaba visitar EEUU, alojarse en hoteles de lujo, comer en buenos restaurantes y hacer compras. En el documento se relatan sus visitas a la sede de Raymond James, en San Petersburgo, Florida. En ocasiones, fue acompañada de clientes o potenciales clientes que gustaban de arte, pues allí existía una colección. Algunos de ellos terminaron demandando a Biscayne.

Mediante correo electrónico, Plan V solicitó a los abogados de Hinojosa, en Ecuador, un comentario sobre los señalamientos de FINRA contra su cliente. Pero hasta el cierre de este artículo no llegó una respuesta. En el país, se han abierto seis investigaciones previas en contra de la intermediaria de Biscayne.

Los personajes y las ramas de Biscayne

EEUU ha procesado a tres personas por el caso Biscayne Capital. Ellos son los ecuatorianos Cortés Ripalda y Ernesto Heraclito Weisson Pazmiño, y el argentino Fernando Haberer Bergson. El 1 de septiembre de 2021, los tres fueron acusados de conspirar para defraudar a inversionistas e instituciones financieras como parte de un esquema de fraude internacional que se extiende por EEUU, América del Sur y Europa. La justicia norteamericana los acusa de los delitos de fraude electrónico, fraude bancario y lavado de dinero.

La acusación formal contra los ecuatorianos Roberto Gustavo Cortés Ripalda y Ernesto Heraclito Weisson Pazmiño, y el argentino Fernando Haberer Bergson se hizo pública el 1 de septiembre de 2021. Enfrentan cargos por fraude y lavado de activos.

Cortés y Weisson fundaron la empresa en 2005 para prestar servicios financieros a clientes establecidos principalmente en América Latina. Haberer se unió como asesor financiero en 2009. Biscayne Capital funcionó, desde Miami, a través de una serie de diferentes corporaciones constituidas en EEUU, Uruguay, Bermudas, Suiza, las Islas Vírgenes Británicas y Bahamas.

Entre los involucrados también está un familiar de Cortés y el ecuatoriano Gustavo Trujillo, quien fue empleado del grupo Biscayne en Ecuador y Argentina. Asimismo, Chatburn.

Los fiscales de Nueva York, donde se tramita el caso, acusaron a los involucrados de ofrecer productos de inversión privados que, según ellos, para financiar el desarrollo de proyectos inmobiliarios de lujo de South Bay Holdings. South Bay es una empresa con sede en Florida y fundada por los acusados, que hacia el 2012 se convirtió en el accionista mayoritario de Biscayne Capital. Pero las inversiones se utilizaron, entre otras cosas, para pagar a otros clientes de Biscayne o para invertir en otros fondos sin su conocimiento. Los acusados entregaron extractos de cuentas fraudulentas que mostraban inversiones y rendimientos falsos a sus clientes. Además, las cuentas las llevaban en un Excel.

Además, los acusados y sus cómplices indujeron fraudulentamente a bancos a conceder créditos a las cuentas de los clientes de Biscayne Capital y luego utilizaron ese dinero en su plan de fraude. Cortés, Weisson y Trujillo ya se han declarado culpables. Haberer, en cambio, fue arrestado en Argentina y EEUU ha solicitado su extradición.

GALERÍA
Grandes cantidades de dinero en efectivo de ecuatorianos pasaron por Biscayne Capital
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La Iglesia católica, entre los perjudicados de la millonaria estafa de Biscayne Capital que no podrán recuperar su dinero
Redacción Plan V
Reclutamiento de menores: la estrategia de los GDO para delinquir
Mario Pazmiño Silva
El noborreísmo parió a su primogénito: Mario Godoy
Redacción Plan V
Asamblea apuesta por una ley de derechos de los animales más equilibrada
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Una red de empresas fantasmas en Ecuador exportó 500 millones de dólares en oro
Por Plan V y medios aliados
Feria del Libro de Quito: el chasco del periodismo cultural
Miguel Molina Díaz - Escritor
El correísmo no pierde tiempo en su intento de hacerse de la Judicatura
Redacción Plan V
José Serrano habla de narcotráfico y relaciona a Ministro de Agricultura
Redacción Plan V