Back to top
30 de Agosto del 2021
Historias
Lectura: 10 minutos
30 de Agosto del 2021
Gabriela Muñoz
Dora Ordóñez y la compleja lucha contra la corrupción
0

Dora Ordóñez, en su oficina mientras ejercía como Secretaria Anticorrupción. Fotos Cortesía Gabriela Muñóz

 

¿Las mujeres son menos corruptas que los hombres? Dora Ordóñez responde que la corrupción no distingue género. Una afirmación que respalda la Oficina contra las Drogas y el Delito (UNODC). Su último informe dice que investigaciones recientes muestran que la oportunidad y la exposición son importantes: si se presenta la oportunidad, las mujeres serán tan corruptas como los hombres.

@GabyMunoz777

“El sustantivo corrupción proviene del latín corruptio, que proviene a su vez del verbo corrumpere que significa echar a perder/descomponer/destruir/pervertir. La raíz verbal rumpere tiene origen onomatopéyico, es decir, quiere imitar el sonido de algo que se rompe de un modo cualquiera. La corrupción es entonces una alteración que separa rompiendo. La corrupción es un proceso de desnaturalización”.

"A medida que evoluciona, la cosa va dejando de ser lo que era”, escribió para un paper académico Alejandro Estévez, profesor del Centro de Investigaciones en Administración Pública de la Facultad de Ciencias Económicas, Universidad de Buenos Aires (Argentina).

Y esta definición es quizá la que mejor describe a la corrupción, el mal que enoja e indigna. Hace un par de años, Martín Caparrós y Diego Fonseca publicaron el libro Perdimos, ¿Quién gana la corrupción en América Latina? y recopilaron los escándalos más emblemáticos, incluido Ecuador.

En el prólogo, los autores escribieron: “La corrupción irrita: la cantidad de elecciones en los últimos años se deciden a favor de un candidato que consigue convencer a los votantes de que él no va a hacerlo —justo antes, en general, de convertirse en uno—. Irrita sobre todo en momentos difíciles: su condena es pesada en la crisis, ligera en la bonanza. Pero molesta siempre porque es la muestra más acabada de las prebendas del poder político. Se aprovecharon de un lugar que supuestamente les dimos para otra cosa. Niegan la ficción fundamental de la democracia: que nos representan, que están ahí para cuidarnos, ayudarnos, servirnos. Son la evidencia más fuerte de un egoísmo que no debería existir. La corrupción, como todo, como cualquier cosa, es una forma histórica que la historia, alguna vez, transformará”.


Junto al trabajador de la empresa pública de Aseo que fue vacunado. Su foto arrodillado y dando gracias con las manos en señal de oración fue viral.

En Ecuador, la exconcejala de Cuenca y exsecretaria Anticorrupción, Dora Ordoñez, se dedica a investigar la corrupción, a analizarla, a profundizarla, y desde su trinchera actual de trabajo (la docencia, en especial) explica a sus alumnos cómo combatirla y la importancia de ir formando nuevas generaciones que rechacen la coima, la viveza criolla: “Porque la honestidad en este país debe y tiene que ponerse de moda”.

Dora es abogada e ingeniera civil. En la universidad enseña en la facultad de Ingeniería: Física, Mecánica de fluidos y Resistencia de materiales. Esos conocimientos en obras civiles le sirvieron para entender al detalle la fiscalización y determinar dónde existe el sobreprecio y la estafa al Estado.
En la construcción de una carretera, por ejemplo, el grosor del pavimiento al inicio de la vía cumple con las especificaciones del contrato, pero, a medida que avanza la obra, ese grosor va disminuyendo. La carretera en poco tiempo presentará problemas, luego habrá que contratar el servicio de bacheo. Por lo tanto, la obra se encarece. El Estado debe invertir más dinero en mantenimiento en una vía que fue construida a medias.

La corrupción es un tema estructural. Siempre insistiré e insistiré que es indispensable que en todos los centros educativos se enseñe ética y valores.

“Saber de ingeniería me ha servido muchísimo para investigar a dónde fue cada centavo de los fondos públicos. La corrupción es un tema estructural. Siempre insistiré e insistiré que es indispensable que en todos los centros educativos se enseñe ética y valores. En Japón, los niños hasta los siete años reciben clases intensivas de ética y valores como base para poder recibir las otras materias”.

Dora conversa por videollamada mientras da las vueltas por Quito. Antes de esta entrevista reflexionamos sobre su post en Instagram que tuvo una alta interacción. La foto mostraba a Dora con sus canas largas y plateadas, tendencia que hoy se discute en el mundo sobre la autenticidad y la libertad de la mujer. Una de las pioneras en fotografiarse tal cual es fue la actriz Salma Hayek.


Las primeras de la Universidad de Cuenca: Dora Ordoñez fue la primera presidenta de la liga universitaria.

La cuencana de ojos grandes y brillantes escribió: Hace meses decidí no tinturar más mi cabello. Una parte de mí siempre se negó a envejecer, por lo que fue una decisión harto difícil. Ahora veo estas canas con alegría y aceptación. Me encantan los años. Decidí que el tiempo no pase por mi vida, sino yo pasar por el tiempo.

Y así fue. La exsecretaria Anticorrupción que investigó más detalles del caso La Clementina, las irregularidades en el hospital Pablo Arturo Suárez de Quito, que pidió a  la Fiscalía General del Estado que se investigara a la exministra de Inclusión Económica y Social, Doris Soliz, por presuntos delitos contra la administración pública en el caso Coopera, entre otras acciones, ha estado concentrada en explicar en los medios su punto de vista sobre lucha anticorrupción y generar una  gestión eficiente desde la Empresa de Aseo de Cuenca, donde ahora trabaja.

¿Las mujeres son menos corruptas que los hombres? Responde que la corrupción no distingue género, una afirmación que respalda la Oficina contra las Drogas y el Delito (UNODC). El último informe de esta organización dice que investigaciones recientes muestran que la oportunidad y la exposición son importantes: si se presenta la oportunidad, las mujeres serán tan corruptas como los hombres.

Eso sí, la UNODC alerta que la corrupción afecta de manera desproporcionada a las poblaciones vulnerables y perjudica con mayor dureza a las personas en situación de pobreza, especialmente a las mujeres, quienes representan una proporción mayor de los pobres en el mundo.

Dora explica que el caso de María Sol Larrea, excoordinadora general del IESS, acusada de tráfico de influencias, peculado y enriquecimiento ilícito, es una muestra de que la corrupción no es un asunto de ser hombre o mujer. “Es un tema de principios. Larrea mal utilizó fondos públicos para comprarse relojes, joyas, departamentos… Y eso es terrible porque esos recursos pudieron ser utilizados en la compra de medicamentos, de equipos que tanto hacen falta en los hospitales”.

En marzo pasado, cuando el Ecuador estaba sumergido en un caos por las vacunas contra la Covid-19, por el listado de vacunados VIP y porque había una ira colectiva tras mirar a cientos de  ancianos esperar horas y horas bajo la lluvia y el sol para acceder a una dosis, Dora y la Empresa de Aseo de Cuenca fueron noticia nacional porque priorizaron la vacuna al personal que recoge los desechos.

La foto de uno de los trabajadores vacunados arrodillado, cerrados los ojos y con las manos juntas apuntando al cielo, fue viral y conmovió al país. Ese día, estuvo orgullosa y feliz. “El valor de la fe. Ha sido un día de emociones y esperanza”, publicó en su cuenta de Twitter.

Hoy, también la empresa pública que dirige acaba de obtener una certificación antisobornos.

Dora es reservada con su vida familiar, pero dice que más que apoyar la lucha que ella ha decidido tener en su vida, su entorno respeta su trabajo. Habla con solvencia sobre el complejo tema de la corrupción y está absolutamente consciente de que la batalla que eligió le trae enemigos y críticas. Semanas atrás su nombre empezó a aparecer como una de las opciones para ocupar el puesto de Contralor, que hasta el momento nunca ha sido ocupado por una mujer.

Dora sonríe y dice que recibió ataques por eso. Fue por Twitter, una red donde se espera que alguien resbale para ser tendencia y así reivindicar odios. Pero no le importa. Ella seguirá hablando con voz clara y fuerte sobre lo que hay que cambiar en el país en la lucha que ha escogido para su vida.

Las mujeres que hacemos procesos de transformación debemos hablar siempre en voz alta y con honestidad.  Kamala Harris, vicepresidenta de Estados Unidos, en su reciente libro Nuestra verdad recomienda siempre decir la verdad “aunque sea incómoda, aunque genere inquietud en la gente. Después de escuchar la verdad, las personas no siempre se van a casa de buen humor, y a veces, no te gustará su reacción cuando se lo digas. Pero al menos, todo el mundo se va sabiendo que la conversación ha sido sincera”.

[RELA CIONA DAS]

La Estrategia del Gobierno contra la corrupción tiene nueve ejes
Fermín Vaca Santacruz
María Sara Jijón: "tenemos que recuperar la confianza para que los proveedores participen"
Redacción Plan V
Secretaría Anticorrupción: ¿borra y va de nuevo?
Redacción Plan V
Ecuador no recupera el millón de dólares que entregó a la ONU para anticorrupción
Fermín Vaca Santacruz
César Montúfar vuelve al ruedo
Redacción Plan V
GALERÍA
Dora Ordóñez y la compleja lucha contra la corrupción
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Caso Tagaeri Taromenane: El Estado será juzgado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos
Redacción Plan V
Dalo Bucaram visitó dos veces el SNAI por su amigo Daniel Salcedo
Redacción Plan V
La devolución de los bienes de los Isaías inquieta a campesinos en haciendas
Redacción Plan V
Los nudos críticos de la relación Ecuador China y el acuerdo comercial
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El círculo jurídico de Leandro Norero impulsó el habeas corpus para Jorge Glas
Redacción Plan V
Los pecados del boom inmobiliario de Quito según la Contraloría
Redacción Plan V
Bien Futuro: Una nueva fórmula para tener casa propia que reducirá el precio de las viviendas
Redacción Plan V
¿Qué hay detrás del juicio político del correísmo contra la Judicatura?
Redacción Plan V