Back to top
14 de Julio del 2023
Historias
Lectura: 9 minutos
14 de Julio del 2023
Gabriela Muñoz
Johanna Ballesteros, la vida en blanco y negro de una alta ejecutiva
0

Johanna Ballesteros, ejecutiva ecuatoriana. Fotos: cortesía

Un día, Johanna recibió la llamada de la psicóloga de la escuela de sus hijas. Le pedía que suspendiera su agenda empresarial porque quería hablar con ella urgentemente: las niñas habían dibujado su familia: un padre agarrando de la mano a sus hijas, sonriente, dos niñas con cachitos y con las banderas de México y Costa Rica y una mujer (ella) a un lado, con la maleta de viaje en la mano.

@GabyMunoz777

Esta historia comienza por un mensaje directo a mi cuenta de Instagram: “He leído tus perfiles y creo que debes conocer a una mujer con una historia muy interesante”.

La mujer con la historia interesante es Johanna Ballesteros, directora y representante legal (Country Director and Legal Representative) de la multinacional farmacéutica Merck Sharp & Dohme (MSD) en Ecuador

Vive desde hace poco en Ecuador con su esposo, sus gemelas y sus dos perros. Regresó a Quito luego de 15 años de ocupar altos cargos directivos en la poderosa farmacéutica Bayer, la multinacional que es orgullo de los alemanes.

En el Mundial de Fútbol Alemania 2006, los alemanes colocaron una aspirina gigante en uno de los parques de Berlín. La exposición era parte de los grandes aportes que ha hecho este país al mundo y el objetivo fue mostrar a los visitantes que la aspirina (uno de los medicamentos más consumidos en el mundo) era hecha por ellos.

Ahora converso con Johanna en un restaurante donde los jueves las quiteñas se juntan con amigas a conversar. Es una especie de after office para mujeres.

Johanna tiene 40 años. Ejecutiva impecable. Con las uñas y el maquillaje perfectos. Puntual (te indica minutos antes por mensaje de texto que ya ha llegado al parqueadero). Tiene los ojos verdes, grandes, expresivos.

Comenta lo que para ella significa la equidad de género, según su experiencia y sus vivencias. “Hay que lograr la igualdad tanto para hombres y mujeres. Que las mujeres no seamos discriminadas en los altos cargos directivos por tener hijos. Y que cuando logremos acceder a un puesto directivo podamos hacer cambios y empoderar a mujeres jóvenes desde nuestra experiencia”, dice.

Cinco años estuvo Johanna aprendiendo sobre el manejo de la empresa. En 2008 sus jefes consideraron su nombre para que fuera gerente de Control y Administración en Ventas. El nombre exacto del cargo es Bayer Pharmaceuticals Central America & Caribbean Controlling and Sales Administration Manager.

Empezó en el mundo de las transnacionales a los 24 años. Estudió Ingeniería Comercial y tiene postgrados en Finanzas y Marketing. Recién casada con Robert Palacios, ingeniero comercial y también coach deportivo como segunda carrera, la empresa Bayer —luego de que hiciera una pasantía allí— le propuso iniciar una carrera internacional en Costa Rica.

“Aceptar la oferta fue el primer reto para nosotros como pareja. Y Robert decidió ser mi red de apoyo, mi fan número uno, mi copiloto de vida. A diferencia de otras parejas donde la esposa se queda en la casa para que el hombre triunfe y sea un alto ejecutivo, tuve la bendición de que Robert me apoyara en mi crecimiento profesional. Y lo dejamos todo para iniciar la aventura que ha sido nuestra vida”.

Cinco años estuvo Johanna aprendiendo sobre el manejo de la empresa. En 2008 sus jefes consideraron su nombre para que fuera gerente de Control y Administración en Ventas. El nombre exacto del cargo es Bayer Pharmaceuticals Central America & Caribbean Controlling and Sales Administration Manager.

En Costa Rica tuvo gemelas. “Cuánta razón tiene la frase que alguna vez escuché: cuando los hijos salen, la culpa entra. Y tenía un montón de miedos y culpas. Una alta ejecutiva sabe que de cada diez mujeres, seis abandonan las empresas porque se dedican a ser madres. ¿Yo podría ser madre y ejecutiva? ¿Podría ser una buena madre siendo gerente de una multinacional? Mi esposo me dio ánimos y juntos hicimos todo el esfuerzo para lograrlo”.

La cotidianidad de los Palacios-Ballesteros se manejó así, durante muchos años, entre viajes internacionales y reuniones directivas de Johanna mientras el día a día de criar a un par de niñas estaba a cargo del padre y esposo.

Robert le enviaba mensajes continuos a Johanna para contarle cómo crecían sus hijas. Ella se enteró por un video cómo empezaron a dar sus primeros pasos. “Yo abrí ese mensaje y quería teletransportarme a Costa Rica para estar ahí. Porque resulta que su madre no estaba cuando ellas empezaron a caminar”.

En la empresa Bayer, la brillante ecuatoriana logró estos cargos tras vivir cinco años en San José (Costa Rica): Director Global Functional Controlling Bayer Healthcare en Alemania, CFO & Chief of Staff Latam Consumer Health para Estados Unidos y México y Director Global Planning & Analytics Consumer Health en Suiza.

Pero un día, Johanna recibió la llamada de la psicóloga de la escuela de sus hijas. Le pedía que suspendiera su agenda empresarial porque quería hablar con ella urgentemente: las niñas habían dibujado su familia. Y en una hoja de papel estaban un padre agarrando de la mano a sus hijas, sonriente, dos niñas con cachitos y con las banderas de México y Costa Rica y una mujer (ella) a un lado, con la maleta de viaje en la mano.

Johanna se entristece. “Ese rato sonaron todas las alarmas. No estaba bien y no podíamos seguir así. Y te das cuenta que no puedes tratar de controlar todo en el trabajo. Aprendí a delegar, aprendí a soltar, aprendí a dejar brillar a otros”.

Le digo que es valiente su sinceridad. Johanna añade que en Suiza decidió terminar su ciclo de 16 años en Bayer porque el choque cultural era fuerte y nadie de su familia se sentía bien.

En una conversación con su esposo acordaron que Johanna aplicara a otra empresa. Y empezó a buscar trabajo. Entre las aplicaciones que hizo, a MSD Ecuador le gustó su perfil profesional y la llamaron para que fuera directiva en Quito.

“Fíjate cómo es la vida. Regresé a mi país y mi familia está feliz porque mis hijas, que ya tienen 12 años, están con sus abuelos. Y yo ahora quiero empoderar a más mujeres, más hombres, más talento ecuatoriano Desde mi rol de influencia estoy convencida que podemos lograr una sociedad más equitativa donde seamos valorados por nuestro talento y potencial. Me enorgullece trabajar en MSD una empresa que impulsa la diversidad y la inclusión”.

En una conversación con su esposo acordaron que Johanna aplicara a otra empresa. Y empezó a buscar trabajo. Entre las aplicaciones que hizo, a MSD Ecuador le gustó su perfil profesional y la llamaron para que fuera directiva en Quito.

Johanna participa también en una fundación que trabaja en el empoderamiento de niñas vulnerables.  Me muestra las fotos de sus hijas que tienen el color de sus ojos y una imagen de su esposo en las fiestas familiares. Hace poco asistió a la premiación de la III Edición de Reconocimiento ODS de Pacto Global Ecuador, una iniciativa que destaca iniciativas de excelencia promovidas por empresas, sociedad civil y academia que aportan al avance de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas. MSD Ecuador fue una de las organizaciones que fue aplaudida por su compromiso con la diversidad, equidad e inclusión.

Johanna contó su experiencia como madre y ejecutiva en su conferencia “Mi salto al vacío”, de TEDxUDLA. Está disponible en YouTube.

En nuestra conversación, Johanna me cuenta más detalles de su trajín como alta ejecutiva, con una transparencia que agradezco.

En su libro Historia de mujeres, Rosa Montero escribió que, “a decir verdad, más que escoger yo a las protagonistas, ellas me han escogido a mí. Voy a escribir sobre aquellas mujeres que en algún momento me hablaron. Aquellas cuyas biografías me impactaron por algo especial, que me hicieron reflexionar, vivir y sentir”.

Para mí, la vida de Johanna Ballesteros es una de ellas.

GALERÍA
Johanna Ballesteros, la vida en blanco y negro de una alta ejecutiva
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Las cuatro derrotas del presidente Noboa
Redacción Plan V
Correísmo y oficialismo toman distancia de la tesis de crimen político en el asesinato de Villavicencio
Redacción Plan V
¿Se desinfla una opción política para Guayaquil?
Redacción Plan V
Última hora: se cancela la risa y la lectura en Quito
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Entre el Hotel Quito y Oloncito
Consuelo Albornoz Tinajero
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Movimiento Nacional Surgente: ¿la nueva cara del correísmo?
Redacción Plan V
!Ay, Pame! o de la impudicia
Fernando López Milán