Back to top
2 de Octubre del 2014
Historias
Lectura: 11 minutos
2 de Octubre del 2014
Redacción Plan V
María Fernanda Pacheco: el retorno de la "primera dama"

Fotos: Luis Argüello

Venezolana de 32 años, conoció al quiteño  Mauricio Rodas en México y lo siguió en sus campañas. Parece haber hecho, a la inversa, la historia de Manuela Sáenz. 

 

La esposa de Mauricio Rodas habla con solvencia de los temas que tiene a cargo, viste con distinción y elegancia y cree que es un cliché que una mujer inteligente, para parecer tal, no tenga que estar arreglada. Es una madre joven cuya vida cotidiana ha sufrido cambios desde su llegada al Palacio Municipal y el Patronato San José, pero que transmite el dinamismo femenino del poder, la imagen de la "primera dama" perdida desde hace tiempo en el país.

Los días de María Fernanda Pacheco, la joven venezolana que es la esposa del alcalde metropolitano de Quito, Mauricio Rodas, empiezan temprano, como los de toda madre de familia. Aunque la familia Rodas-Pacheco, que tiene dos niños pequeños, sigue viviendo en su residencia particular, buena parte de sus actividades transcurren en el Centro Histórico, entre el Palacio Municipal, la Casa de los Alcaldes en la Plaza Grande y la sede del Patronato Municipal San José, una casona antigua en donde la alcaldesa despacha, a pocas cuadras de la Plaza Mayor. 

Pacheco tiene 32 años, y nació en la ciudad venezolana de San Cristóbal. Estudió ingeniería industrial en su país, en la Universidad Católica de Caracas y después viajó a México, para estudiar una maestría en Historia de Arte. Es en el país azteca en donde conoció a Mauricio Rodas, quien vivía en el Distrito Federal mexicano como consultor político. Desde hace cuatro años  que vive en Quito con sus dos hijos, pues la venezolana decidió seguir al quiteño en sus campañas políticas, como en la historia de Manuela Sáenz, pero al revés. 

Tras el triunfo electoral de su esposo, Pacheco asumió la tradicional función de las esposas de los burgomaestres capitalinos, y se encuentra al frente del Patronato Municipal San José, una entidad de ayuda social que ejecuta varios programas municipales. 


En el claustro colonial que alberga al Patronato San José, María Fernanda Pacheco desarrolla su agenda.

Los días de la familia empiezan en su casa, de la que luego se trasladan hacia el Centro. Pacheco tiene dos bebés: uno de dos años y ocho meses y una nena de ocho meses. Los infantes están en el proceso de acostumbrarse a su nueva casa, pues la familia del burgomaestre tiene previsto instalarse definitivamente en la Casa de los Alcaldes. La casona, de propiedad municipal, fue adecuada en tiempos del ex presidente y alcalde Jamil Mahuad como residencia del primer personero de la ciudad. Durante su administración, Mahuad vivió solo en la mansión. Luego, el ex alcalde y general en retiro del Ejército, Paco Moncayo, también habitó la Casa. Durante la gestión de Augusto Barrera, la Casa de los Alcaldes perdió su uso residencial y sus espacios fueron convertidos en oficinas. La familia de Mauricio Rodas es la primera con niños y juguetes que llega a habitar la casona, cuyos orígenes se remontan a tiempos coloniales, como casi todas las edificaciones de la Plaza de la Independencia. 

María Fernanda y sus hijos pasan en el día en la Casa de los Alcaldes. El hijo mayor asiste a una institución educativa, en donde ella personalmente lo deja en las mañanas y lo retira a mediodía, haciendo un alto en sus tareas. "Trato de mantener el ambiente familiar", dice y revela que el alcalde Rodas cruza la Plaza Grande a mediodía para almorzar con la familia en el comedor de la Casa de los Alcaldes. Unas oficinas en la planta baja le permiten a la esposa del alcalde seguir trabajando ahí. En el segundo piso, en cambio, hay habitaciones y salones en donde los hijos de la pareja se han instalado. "Me gusta mucho que crezcan en la Plaza Grande", dice. El alcalde llega ya muy de noche a su residencia particular, cuando los niños se han dormido, debido a sus actividades. 

Fueron pocas las adecuaciones que hubo que hacer en la Casa, dice Pacheco. "La Casa es una belleza, los únicos cambios que hicimos fueron para la seguridad de los niños, como por ejemplo en las escaleras. Una puertita limita el acceso de la bebé, por ejemplo, hacia la escalinata, pues ya intenta gatear," cuenta. Desde las 20:30, cuando sus niños se acuestan, María Fernanda Pacheco revisa su correo electrónico y despacha todo aquello que pueda realizar remotamente. 

La semana anterior, el Patronato presentó a las doce candidatas del certamen de belleza Reina de Quito 2014, uno de los actos centrales de las Fiestas de Quito, que se realizan a fin de año. Aunque, como es habitual, las opiniones del poder frente a los concursos de belleza no es que han motivado un debate, pero sí han puesto a circular un criterio, Pacheco tiene su propia opinión sobre este tipo de eventos: "creo que hay que considerar que es una tradición quiteña. Es parte de las fiestas y le hemos dado un giro: las candidatas deberán presentar un proyecto social enfocado hacia combatir la violencia contra la mujer. Este proyecto será parte de su evaluación. Pienso que cada mujer tiene la libertad de decidir si quiere participar o no en una elección como esta, pero le vamos a dar un enfoque social, con un proyecto que deberán ejecutar durante su reinado. Yo creo en la libertad: si una mujer quiere participar en un concurso de estos es libre de hacerlo. Lo que no creo es que una mujer, para darse a entender como inteligente, no se pueda arreglar. Esos son conceptos excluyentes".


Las preocupaciones de la esposa de Mauricio Rodas se centran en atender a la población más vulnerable.

Fiel a este criterio, María Fernanda Pacheco luce impecablemente arreglada, con un traje sastre color verde y presenta una imagen de distinción y dinamismo femenino en el poder que no se ha visto en el país desde que carecemos de Primera Dama. 

Fiel a este criterio, María Fernanda Pacheco luce impecablemente arreglada, con un traje sastre color verde y presenta una imagen de distinción y dinamismo femenino en el poder que no se ha visto en el país desde que carecemos de Primera Dama. Tiene un aire a Jackie Kennedy, por el aspecto, la actitud y los niños pequeños. 

Y mientras se adecúa a su nueva vida, la esposa del alcalde pasa revista a sus desafíos: darle un gran impulso a las políticas sociales que lleva adelante el Patronato San José, que actualmente es una fundación de carácter privado que será absorbida por la Alcaldía Metropolitana en cumplimiento del COOTAD. El Patronato, una vez que se convierta en una oficina municipal, va a continuar con sus programas actuales, dice la alcaldesa. Con respecto a las actividades que realiza la Secretaría de Inclusión Social, que dirige Margarita Carranco, la primera dama de la ciudad precisa que la Secretaría no ejecuta programas sociales sino que genera políticas, mientras el Patronato sí las ejecuta. 

Pacheco se emociona cuando cuenta los logros de los centros de cuidado infantil, para infantes de cero a tres años,  llamados "Guagua" de los que ha instalado ya 11 en la ciudad. El objetivo de estos centros es que muchas madres trabajadoras tengan un espacio para que sus hijos sean atendidos en aspectos como combate a la desnutrición crónica (que afecta al 25% de los niños en la ciudad), la familiarización con la tecnología y el desarrollo sicosocial y la cultura, entendida con un enfoque turístico. Cada centro está atendiendo a 40 niños, de preferencia del sector en donde están ubicados. Se busca involucrar a los padres por medio de políticas de corresponsabilidad, por ello, los padres deben asistir a talleres de temas como nutrición, violencia intrafamiliar y microemprendimiento.

Los dueños de los centros, precisa, son las cinco parvularias, una nutricionista y una persona de limpieza que están atendiendo cada uno de los centros "Guagua" en la ciudad. Al momento hay 77 personas  trabajando en barrios populares del norte, centro y sur de Quito. Para 2018 se espera establecer 200 de estos centros para atender a 8000 familias. El Municipio está aportando USD 162,5 por niño al mes, y se han presupuestado USD 800 mil hasta el final del año de inversión en este programa. Se analiza, sin embargo, que, tomando en cuenta la situación de cada familia, los padres hagan un aporte de hasta USD 25 por los servicios del centro de cuidado. Los centros funcionan de lunes a viernes y algunos de ellos atienden en horario nocturno, para que las mujeres que realizan ventas ambulantes en las noches puedan dejarlos hasta las 03:00. 

Las acciones del Patronato se dirigen a los niños, adultos y adultos mayores, con énfasis en aspectos como género y discapacidad. 

¿Qué hacer frente al desmantelamiento de los programas sociales locales por parte del Gobierno? Pacheco cree que hay una tendencia a centralizar el trabajo social en el Estado, pero ella opina que se debe trabajar en redes con entidades de la sociedad civil. Otro problema que ha detectado es la politización en algunos programas municipales, como el que estaba dirigido a los adultos mayores en la administración anterior. 

A pesar de ello, hay una coordinación con el Gobierno, en especial, con el ministerio de Inclusión Social, en el ánimo de "trabajar de la mano" con el régimen en la capital. 

Uno de los ejes de la acción del Patronato será el apoyo a fundaciones privadas, por medio de las alianzas con organizaciones no gubernamentales nacionales y extranjeras. El programa para adultos mayores también tendrá un giro: más salidas recreativas, la prevención de la discapacidad por medio de fisioterapias y apoyos nutricionales, así como la creación de espacios de trabajo digno. En el caso de los jóvenes, se busca promover destrezas orientadas hacia la creación de negocios propios. 

María Fernanda Pacheco se desdobla, tal como relata: la primera dama de la ciudad también es madre y, por ello, posa para PLAN V en la Plaza Grande, poco después de almorzar en su casona junto con sus pequeños. El desafío de su familia recién empieza. 


La joven madre posa en el portal de la Casa de los Alcaldes, al fondo, el Palacio Municipal de Quito. 

 

 

 

 

[RELA CIONA DAS]

Centro Histórico: así fracasó el "barrio diplomático"
Fermín Vaca Santacruz
El regreso de Patricio Zuquilanda
Las falencias de los Guaguacentros de Mauricio Rodas salen a la luz
Redacción Plan V
Quito, una ciudad amigable con las personas
Fernando López Milán
Quién es quién y quién llevó a quién en el Municipio de Yunda
Fermín Vaca Santacruz
GALERÍA
María Fernanda Pacheco: el retorno de la "primera dama"
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El poderoso abogado de Ramiro González
Margoth Escobar, el pulmón incansable
Redacción Plan V
Margoth Escobar, el pulmón incansable
Redacción Plan V
La bronca de los abogados

[MÁS LEÍ DAS]

Los mineros de Buenos Aires: "la Policía nos extorsionaba"
Redacción Plan V
Juliana Campoverde: crónica de un juicio que tardó siete años
Susana Morán
Los siete indicios de "microfraudes" y cómo pudieron afectar las elecciones
Redacción Plan V
El chef Andrés Román va de shopping por San Blas
Redacción Plan V