Back to top
9 de Agosto del 2015
Historias
Lectura: 10 minutos
9 de Agosto del 2015
Redacción Plan V
¿Quién teme a Paulina Muñoz?

Fotos: Luis Argüello

Las amenazas contra ciudadanos toman forma de ramo de flores. Paulina Muñoz, vocera del grupo Ecuador Decide, opuesto al TLC, ha recibido una serie de intimidaciones.

 

La larga trayectoria de oposición a los tratados de libre comercio parecen haber llevado a que esta activista se convierta en el blanco de amenazas y acoso. Desde los tiempos en que Rafael Correa formaba parte del foro "Ecuador Alternativo", Muñoz contaba con la información técnica para discutir contra los tratados de libre comercio. Ahora, al lado de la oposición de izquierda, recibe amenazas desde hace diez meses.

Caminaba por los alrededores de su oficina y tras los pitazos de un auto desde el que una mujer pegaba de alaridos insultantes, un hombre se aproximó por detrás y forzó en sus brazos un ramo de flores. Una vez adentro, y un tanto conmocionada, asentó el paquete sobre el escritorio. Era el culmen de una serie de amenazas que comenzaron diez meses atrás.

Paulina Muñoz ha trabajado desde hacia varios años en la plataforma Ecuador Decide, organización que prepara talleres y documentos contra los Tratados de Libre Comercio (TLC). Fue en los años en los que se negociaba este tipo de acuerdos con Estados Unidos, en el gobierno de Lucio Gutiérrez, que Paulina conoció el trabajo de Rafael Correa, miembro en ese entonces del Foro Ecuador Alternativo, organización opuesta al libre comercio. Otros miembros de dicho foro incluían a Fander Falconí y Alberto Acosta -luego ministros del Gobierno correísta- quienes proveían de información y análisis técnicos sobre los impactos del TLC a Ecuador Decide.

Un libro, editado por Abya-Yala, llamado “El rostro oculto del TLC” que tiene por autores a Alberto Acosta, Rafael Correa, Fander Falconí, Hugo Jácome y René Ramirez, ha servido –dice Muñoz– como referencia exhaustiva para oponerse a los tratados de libre comercio. La introducción, escrita por Rafael Correa, se titula “El sofisma del libre comercio”.

El primer hecho irregular que alertó a Paulina sobre que había una campaña de intimidación en su contra fue cuando recibió una carta anónima en el buzón de su casa que no decía mucho. Tres días después de una reunión política con la Ecuarunari, en marzo de este año, otra carta la esperaba en casa; en ella la felicitaban por sus palabras en Cuenca, lugar donde la reunión había tenido lugar. Era evidente que alguien seguía sus pasos.

Las advertencias contra Paulina llegaban de diversos frentes. La cuenta de Facebook de su organización había sido aparentemente hackeada: un mensaje interno, es decir del mismo usuario posteaba que “ya deje avanzar los procesos y se retire”.

Paulina se declara feminista y, como tal, quiere dedicarse a ello especialmente. Tras ocho años en la vocería de Ecuador Decide y oposición a los TLC, Muñoz quiere ser relevada y dedicarse a su pasión: el trabajo con mujeres del sector rural. En las notas que le enviaban, saludaban esta decisión junto con detalles precisos de su trabajo.

Las advertencias contra Paulina llegaban de diversos frentes. La cuenta de Facebook de su organización había sido aparentemente hackeada: un mensaje interno, es decir del mismo usuario, posteaba que “ya deje avanzar los procesos y se retire”. Sólo dos personas poseían la clave. La una era Paulina, la otra alguien de su absoluta confianza. No sólo fue Facebook; a su email le llegaron notificaciones informándole que su cuenta de Skype y correo institucional intentaron ser ingresadas desde un lugar inusual. En otra ocasión, el papá de Paulina recibió una llamada a su hogar –no el de Paulina–, en la que le preguntaban por su hija, y le recomendaban decirle que se “deje ayudar, porque ella no quiere”.

La preocupación principal de “Ecuador Decide” con los TLC, se evidencia en los estudios comparativos que hace con otros países latinoamericanos que ya han suscrito este tipo de tratados. Ha publicado, entre otros materiales, un documento que analiza las diferencias del tratado que Ecuador se apresta a firmar con Europa y los compara con los suscritos por Colombia y Perú. Y no halla mayores diferencias; una de las pocas, pasa por la prohibición de que ingrese leche líquida de países europeos. Pero concluye que esto no marca ninguna distancia con los contratos de los países vecinos, pues la leche en polvo no tendría ningún impedimento de ingresar y pondría en riesgo la producción local.

El acuerdo con Europa bajo la lupa

Otro documento explica la supuesta inconstitucionalidad del TLC que se firmará con Europa. Es en este punto, que quienes se oponen al TLC encuentran la última alternativa: que la Asamblea Nacional -de mayoría oficialista- declare su inconstitucionalidad, y las negociaciones queden descartadas.

Un punto importante pasa por la prohibición expresa de la Constitución del Ecuador, en su artículo 320, de apropiarse “de recursos genéticos que contienen la diversidad biológica y la agrobiodiversidad”. El acuerdo de libre comercio con la UE, sin embargo, explica que se podrían “incluir obligaciones de distribución de beneficios relacionados con derechos de propiedad intelectual derivados del uso de recursos genéticos y del conocimiento tradicional asociado”.  Esto, al parecer de Ecuador Decide, viola directamente un artículo de la Constitución. Otros puntos en los que la organización se pronuncia, tratan sobre la soberanía alimentaria, los servicios financieros, la tecnología, el turismo, y la mano de obra.

Para Ecuador Decide, el acuerdo con Europa debería ser desechado por la Asamblea por oponerse a la Constitución, pero el oficialismo controla el Legislativo. 

Paulina, en medio del ambiente ominoso que la rodeaba, salió de viaje por tres meses; fue a su retorno que el ramo de flores fue arrojado a sus manos. La nota que lo acompañaba, decía, en primera persona, que le alegraba la mejoría de su padre, que sabe que eso es muy costoso, que sabe a quién acudir. El padre de Muñoz, de salud precaria, había tenido una recaída durante el viaje de su hija. ¿Quién podría saber de los detalles de las salud de un octogenario que no fuera su familia y amistades?

Hasta esta última intimidación, Muñoz no se decidía a denunciar las amenazas; fue después de ser abordada por las organizaciones de Derechos Humanos, INREDH –institución que la auspicia en los trámites judiciales– específicamente, que las demandas se concretaron.

O casi. Muñoz y su equipo auspiciante se acercaron a la Fiscalía para presentar la denuncia, pero no fueron recibidos. Les dijeron que no procedía; que no había intimidación. Al día siguiente regresaron, seguros de que el protocolo de la Fiscalía no era regular (la Fiscalía debe recibir las denuncias sin condiciones, y sólo después pueden declarar su improcedencia). En el segundo intento, pero, la demanda fue finalmente recibida después de la insistencia de los abogados.

Si es que las amenazas procedieran de grupos o personas opuestas a la labor política de Muñoz, ella se sorprende; no es más que un miembro de un gran equipo que coordina investigaciones y talleres de información para oponerse al libre comercio.

Pero el detalle más intimidante llegó antes de recibir las flores. Durante un viaje, Muñoz pidió la suspensión temporal de su servicio de internet, para que se lo reconectaran a partir del día de su retorno. Cosa que sucedió, pero dos días después el servicio cayó. Tras las indicaciones de su operadora, y en vista de que eran inútiles, un técnico llegó a su casa. Él descubrió que el cable había sido arrancado de entre toda la maraña que se enreda en el poste de la vereda de su casa.

Las negociaciones sobre patentes de los medicamentos, es otra de las críticas de las organizaciones que Muñoz coordina, ya que además estaría en contradicción con un decreto presidencial que permite declarar a un medicamento emergente y fabricarlo como genérico. De ser aprobado el TLC con la UE, el derecho de fabricación de los medicamentos serían exclusivos de la farmaceútica que los patentó.

Si es que las amenazas procedieran de grupos o personas opuestas a la labor política de Muñoz, ella se sorprende; no es más que un miembro de un gran equipo que coordina investigaciones y talleres de información para oponerse al libre comercio. Es decir, no cree que sea el blanco principal de sus opositores.

Por ahora, Paulina se encuentra tranquila y declara que su oposición nunca ha sido violenta y que más bien se ha caracterizado por encuentros, talleres y la compilación de documentos contra los tratados de libre comercio. Siente que la resistencia contra el TLC con la Unión Europea no tiene el mismo apoyo popular que hubo contra el de Estados Unidos, y su firma ha pasado sin que la ciudadanía se entere o preocupe. Duda, en todo caso, que este tratado se diferencie del que se negociaba con Estados Unidos y recuerda que el presidente Correa ganó por primera vez las elecciones con una propuesta que, entre otras, se oponía abiertamente a los tratados de libre comercio. 

Muñoz espera que la Fiscalía investigue las amenazas en su contra. 

[RELA CIONA DAS]

¿Por qué razón el Ecuador no tendrá pasaportes biométricos hasta principios de 2020?
Redacción Plan V
Para la Unión Europea, Ecuador ya no es una amenaza
¿Por qué Europa está a la expectativa del duelo entre Le Pen y Macron en Francia?
Fermín Vaca
El islam y la guerra contra occidente
Oswaldo Toscano
Brexit: el sismo que rompió Europa
Juan Jacobo Velasco
GALERÍA
¿Quién teme a Paulina Muñoz?
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Jaime Vargas y su salud
Inocencio Tucumbi y el rastro de los fallecidos en las protestas
Susana Morán
Así festejó el David indígena la derrota de Goliat
Fermín Vaca Santacruz
El paro en imágenes
Luis Argüello A.

[MÁS LEÍ DAS]

Cae otro accionista de Sky Jet con más de una tonelada de droga
Redacción Plan V
El campanazo carchense
Juan Cuvi
Quien busque la continuidad de Moreno y Correa, será golpeado con votos
Jean Cano
En Carchi se exige que la minería no dé la espalda a las comunidades
Susana Morán