Back to top
20 de Junio del 2024
Historias
Lectura: 14 minutos
20 de Junio del 2024
Redacción Plan V
El agónico río Machángara espera un millón de amigos
0

La parte demandante: María Elena Rodríguez, del Cabildo Cívico de Quito; el abogado Felipe Castro León, y Darío Iza Pilaquinga, presidente del Consejo de Gobierno del pueblo Kitu Kara. Foto: Luis Argüello / PlanV

 

El próximo 5 de julio de 2024 se reinstalará la audiencia mediante la cual colectivos ciudadanos demandan una acción de protección en favor del gran río de Quito. Su caudal está muerto: el 99% corresponde a líquidos residuales: grasas, excrementos, solventes, virus, bacterias, etc. En sus aguas apenas hay un 2% de oxígeno. ¿Podremos volver a pasear en sus riberas? Si las acciones empiezan hoy, quizás lo logremos en 15 años. Con esta entrega, Plan V inicia una serie para mostrar a todos los actores del país que luchan por la conservación del agua.



Al Machángara le quedan pocos amigos. Pocos, pero activos. El río de Quito, espumoso y cansado, se abre paso por los pliegues del sur y el oriente de la ciudad, a lo largo de 22 km en los cuales barrios y fábricas “le dan palo” hasta morir.

Se estima que el 75 por ciento de las aguas residuales de una urbe de 2,5 millones de habitantes va a parar al cauce, un cauce que incide directamente sobre no menos de un millón de vecinos. Sin embargo, desde hace más de un siglo, los habitantes, los industriales y las autoridades han permitido que el Machángara haya sido convertido en la gran cloaca de la capital.

Frente a este horizonte fatal, entre abril y mayo pasado ocurrieron dos milagros. El estreno del documental La vida de un río, de Jorge Juan Anhalzer y Naia Andrade, y la solicitud colectiva de una acción constitucional de protección para el río Machángara, la cual fue apoyada por 33 organizaciones ciudadanas.

Se pide que la recuperación sea política pública que supere los períodos de los alcaldes. Ver PDF

El bello e impugnador documental narra cómo el río Pita nace puro en los páramos del Sincholagua y a su paso por Quito sus aguas se juntan con las del Machángara y en un fétido recorrido hacia Esmeraldas llevan enfermedad y muerte.  De hecho, en una sola gota se pueden encontrar hasta 29 familias de virus.

Buena parte de la conversación pública acusó el golpe y a partir del documental es nuevamente clara la urgencia de empezar a rescatar hoy los ríos andinos para, en un lapso no menor de 15 años, volver a gozar de sus aguas.

La audiencia se reinstalará el 5 de julio

En este contexto de sensibilización, representantes del pueblo Kitu Kara, el Cabildo Cívico de Quito, activistas y universitarios presentaron, el pasado 28 de mayo de 2024, la demanda de acción de protección. Y hace pocos días, el 14 de junio, los demandantes expusieron sus motivos ante representantes del Municipio de Quito, la parte demandada, en una audiencia en el Tribunal de Garantías Penales de Pichincha.

Ramiro Ávila Santamaría y Felipe Castro León, expertos en Derecho constitucional y docentes universitarios, son los abogados de los demandantes. De forma sorpresiva, los representantes del Municipio señalaron que la presencia de Ávila generaba un conflicto de interés, pues cuando se emitió la sentencia en favor del río Monjas, él se desempeñaba como juez constitucional, y que la actual demanda en favor del Machángara “no es más que una réplica” de aquella sentencia.

“Tal particular es relevante -detalló Carolina Pantoja, subprocuradora del Municipio-, en virtud de que el exjuez constitucional, haciendo uso desmedido de su activismo, patrocina la presente acción de protección desconociendo el alcance de sus propias decisiones en el ejercicio de sus funciones como juez de la referida Corte”.

El Tribunal, al respecto, determinó una necesaria y sencilla distinción: el río Monjas tuvo ya su sentencia, y lo que se está desarrollando en esta audiencia se enfoca en el Machángara. Por ende, anunció el análisis de la documentación entregada por las partes y suspendió la sesión.

Para el viernes 5 de julio de 2024, 08:30 está prevista la reinstalación de la audiencia, en el Tribunal de Garantías Penales de Pichicha, ubicado en el Complejo Judicial Norte. ¿Qué puede ocurrir ese día? En términos procesales, luego de la etapa de contradicción entre las partes, pudiera haber tres escenarios: que el Tribunal acepte la acción de protección y ordene la inmediata reparación, que rechace tal demanda o que la acepte parcialmente. Asimismo, la controversia pudiera ser atendida por la Corte de Justicia de Pichincha o por la propia Corte Constitucional.

La posición de los demandantes

El equipo que solicita la acción de protección está integrado por Darío Iza, presidente del consejo de gobierno del pueblo Kitu Kara; María Elena Rodríguez, del Cabildo Cívico de Quito, y María Jaramillo, como representante ciudadana. A esta causa se suman, además, ocho acciones de amicus curiae, propuestas especialmente desde universidades como la Católica, la Internacional del Ecuador y la Técnica Particular de Loja.

Su posición central es que resulta irrebatible la contaminación del río Machángara y que se vulnera el Art. 71 de la Constitución, el cual manifiesta: “La naturaleza o Pacha Mama, donde se reproduce y realiza la vida, tiene derecho a que se respete integralmente su existencia y el mantenimiento y regeneración de sus ciclos vitales, estructura, funciones y procesos evolutivos”.

En pocas palabras: el Machángara es un río muerto, con menos del 2% de oxígeno en sus aguas, y con un caudal cuyo 99% está compuesto por líquidos residuales y apenas el 1% corresponde a aguas tratadas. Además, el exceso de descargas de residencias, negocios e industrias ha multiplicado exponencialmente el volumen del río y ha cambiado drásticamente la morfología de su cuenca, con problemas de socavamiento de taludes, amén de la presión por el efecto embudo que se genera en los tramos en que el Machángara ha sido embaulado, particularmente en su recorrido entre el Mercado Mayorista y el intercambiador de El Trébol.

los defensores del machángara piden no solo la construcción de túneles interceptores de aguas residuales y más plantas de tratamiento. apuntan también a una rehabilitación integral, con recuperación de riberas y reforestación de su cuenca con especies nativas.

¿Esta acción es en contra de la actual administración? Ni de lejos. El abogado Felipe Castro explica a Plan V que no se demanda a una Alcaldía en específico sino al Municipio como institución. “Es un hecho histórico -dice Castro- porque se busca que las acciones de reparación no respondan a los tiempos políticos de nadie, sino que representen una política pública para la ciudad”.

Entre los colectivos demandantes existe, a la par, un cierto sinsabor, porque admiten que la voluntad política para recuperar el Machángara vendrá dada por una disposición judicial, más que por la conciencia y proactividad de todos los actores de la ciudad: autoridades, vecinos, industriales, etc. Pero no queda de otra.

¿Qué se busca? Una reparación integral que vaya más allá de la construcción de nuevos colectores de aguas residuales con sus respectivas plantas de tratamiento (ver más adelante: Las respuestas del Municipio). Se apunta también a una recuperación que incluya infraestructura basada en la propia naturaleza: rehabilitación de riberas, reforestación con especies nativas, etc.

El fin es resucitar el vínculo ambiental, social y cultural entre el río y la gente, que el Machángara vuelva a ser un pulmón de 22 km de largo, que vuelva a ser la casa de centenas de especies de aves, mamíferos pequeños, anfibios, peces y hasta crustáceos. Quienes fueron niños en la primera mitad del siglo XX recuerdan que en el río de Quito había el pececillo llamado preñadilla y pequeños cangrejos de altura conocidos como apangoras. Para los accionantes, no es descabellado que los vecinos del Machángara, en un futuro mediato, puedan incluso volver a bañarse en sus aguas (ver segmento de fotografías históricas), como ocurrió hasta casi la primera mitad del siglo XX.

Sobre este punto hay varios relatos y estudios históricos que muestran la relación entre los quiteños y el Machángara. Plan V sugiere un título, Historia ambiental del río Machángara en Quito del siglo XX, de Hugo Lasso Otaya, y lo puede descargar a continuación: 

Esta investigación para una tesis de Flacso relieve los vínculos sociales con el Machángara. Ver PDF

Las respuestas del Municipio

En la audiencia del 14 de junio, la Alcaldía estuvo representada por Carolina Pantoja, David Almeida y Carolina Almeida. Como parte demandada, adujeron que la ciudad cuenta con las necesarias ordenanzas e instituciones para la recuperación del Machángara, y se puso énfasis en la Ordenanza 060-2023, la cual norma las acciones del Municipio para la recuperación de los ríos y quebradas de Quito. También se apeló a lo que se está haciendo por el río Monjas, por el cual ya hubo una sentencia, en 2022, que determina un plazo entre cinco y 15 años para su recuperación.

Voceros del Municipio dicen que hay ordenanzas clave para salvar el río. Foto: Luis Argüello / PlanV

Entre 2002 y 2017 hubo un importante impulso de la Municipalidad por recuperar el Machángara. De hecho, este anhelo se convirtió en una apuesta colectiva de continuidad entre alcaldías de diversas orientaciones políticas.

Durante la alcaldía de Paco Moncayo se ideó el gran proyecto Vindobona, con una red de túneles interceptores de aguas grises (el principal entre El Trébol y Nayón) y la planta de tratamiento de aguas residuales (PTAR) en la antigua hacienda Vindobona, ubicada en San Antonio de Pichincha, específicamente en las laderas orientales del cerro Pacpo.

Esta iniciativa fue presupuestada en USD 1.000 y únicamente en sus estudios la ciudad destinó ya USD 9,2 millones. La actual administración abandonó esta iniciativa y apuesta por la construcción de tres PTAR, con un costo de USD 450 millones.

Se trata de la PTAR Quito, en el sector de La Ecuatoriana; PTAR Valle de Tinallo, en Calderón, y PTAR Río Monjas, en el valle de Pomasqui. Además, se proyecta la construcción de 20 PTAR de menor escala para las parroquias rurales, una de ellas se ubicaría en la zona de confluencia de los ríos Machángara y San Pedro, en el nororiente de la capital.

Actualmente, Quito cuenta con 12 plantas de tratamiento y la principal está ubicada en Quitumbe. Entró en operación en 2017 y atiende a un sector en el cual se benefician 90.000 familias.

La vida feliz en el Machángara

¡Cuánta nostalgia! A continuación, un pequeño álbum de fotos históricas del río de Quito. Los originales reposan en los archivos fotográficos del Ministerio de Cultura. ¿Conoces a un familiar o amigo que haya podido caminar por las riberas de un limpio Machángara? Cuéntanos en el foro de discusión de esta nota.

Recreación en el Machángara. Foto datada entre 1895 y 1905. Perteneció a la colección particular de Julio Estrada Ycaza.


Diversión dominical en las riberas, en el sector de El Calzado. Época: 1890-1900. Imagen del Archivo Histórico Camilo Destruge.


Antiguo Molino El Censo, en el empate de la quebrada Jerusalem con el Machángara, 1870-1875. Colección de Alphons Stübel.


Una fábrica de fundición a las orillas del Machángara, en 1915. Colección del Dr. Miguel Díaz Cueva.


Vista al Machángara desde el Panecillo, 1898-1908. Fotógrafo: F. González, de Babahoyo. Colección de Hans Meyer.


Una lavandería a orillas del Machángara, 1900-1910. Archivo Histórico Camilo Destruge.


Ingreso sur de Quito, por el puente del Machángara. 1900-1910. Se desconoce el autor.


El molino El Censo, de Antonio Barahona, aprovechó las aguas del Machángara para mover sus maquinarias. Foto de Fernando Cruz, 1915-1920.

Y ahora, un poema

Las iniciativas ciudadanas que se han articulado en estos meses en favor del río quiteño emplean un aromático hashtag: #PorUnMachángaraDeMenta. La frase es un préstamo de uno de los poemas del poeta quiteño Jorge Carrera Andrade, publicado en 1928, el cual transcribimos a continuación:

El río de la ciudad natal

Machángara de menta: eres mi río.
Atraviesas mi pecho y no los prados.
Aguas de historia y lágrimas de siglos,
Mortaja de crepúsculos ahogados.
Entre casas y huertas pasajero
Caminas y murmuras entre dientes.
Tus monedas escondes en las guijas
Y te vas a dormir bajo los puentes.

¿Van los conquistadores por el río?
Los penachos ondean en la bruma:
¡Oh verde infantería de carrizos,
morriones de cristal, cotas de espuma!

Sólo estamos de paso… ¿para dónde?
Dime, río Machángara sapiente:
¿Tanto esfuerzo y labor son para nada?
Seguir quiero tu ejemplo transparente.

Todos los astros y constelaciones
De los dos hemisferios: ¡oh tesoro
Para el hombre sediento que interroga
Bajo las luces del celeste coro!

[RELA CIONA DAS]

Reto 10K: el maratón social para que 10.000 ecuatorianos beban agua segura por primera vez
Redacción Plan V
Amargados, resentidos, mediocres: la polémica "cultural" a las puertas de la Feria del Libro de Quito
Redacción Plan V
Las claves para entender las reformas al PUGS y el nuevo marco urbanístico de Quito
Redacción Plan V
CAF reconoce a Inty Grønneberg entre los 21 líderes influyentes del planeta
Redacción Plan V
El Municipio ofrece aprovechar el 80% de la basura desde 2027
Manuel Novik
GALERÍA
El agónico río Machángara espera un millón de amigos
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

“El río Machángara ha vomitado otra vez”
Gonzalo Ortiz Crespo
Emergencia en el río Machángara: 18 mil predios en 15 zonas están en riesgo
Manuel Novik
‘Quito ha aniquilado sus quebradas’ y otras explicaciones sobre por qué ocurrió el aluvión en La Gasca
Redacción Plan V
Carlos Pólit dice que no huyó de Ecuador en 2017 e insiste a la Corte que lo libere hasta su sentencia
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Una red de empresas fantasmas en Ecuador exportó 500 millones de dólares en oro
Por Plan V y medios aliados
Feria del Libro de Quito: el chasco del periodismo cultural
Miguel Molina Díaz - Escritor
El correísmo no pierde tiempo en su intento de hacerse de la Judicatura
Redacción Plan V
José Serrano habla de narcotráfico y relaciona a Ministro de Agricultura
Redacción Plan V