Back to top
12 de Enero del 2024
Historias
Lectura: 20 minutos
12 de Enero del 2024
Redacción Plan V
Estas son las claves de la Ley de Competitividad Energética
0

La ministra de Energía, Andrea Arrobo, estuvo presente en el Segundo Debate de la Ley No Más Apagones. Foto: Ministerio de Energía y Minas

 

La Ley de Competitividad Energética, denominada por el Gobierno como la Ley No Más Apagones, se aprobó en la Asamblea con una amplia mayoría de 131 votos. En 50 días de Gobierno, es el segundo proyecto de Ley que el Legislativo aprueba al Ejecutivo.


La nueva ley energética busca promover soluciones económicas y de generación a fin de superar la crisis de electricidad que vive el país actualmente. Uno de los aspectos clave del proyecto de Ley es la creación de un fondo que será financiado por asignaciones del presupuesto fiscal y recursos de la cooperación internacional.

Otro eje importante es la condonación de intereses a los deudores del servicio público y alumbrado de energía nacional que consiste en que quien pague los saldos dentro de los próximos 90 días será beneficiado. Según el Ministerio de Energía, la medida podría generar una recuperación de $490 millones.

Con la nueva Ley, cualquier ciudadano o ente podrá ser un autogenerador de electricidad con fuentes renovables y no necesitará del reglamento contractual, como sucede en la actualidad. La Ley contempla otro incentivo: 0% de aranceles en la inversión de maquinaria agrícola que utilice energías renovables no convencionales.

Por otro lado, habrá incentivos para empresas que instalen proyectos generadores y sistemas de uso eficiente de la energía. Además, las empresas eléctricas deberán financiar parcialmente los presupuestos de CENACE y ARCERNNR.

El Proyecto de Ley Orgánica de Competitividad Energética, calificado como urgente en materia económica, pasó por el pleno de la Asamblea.Foto Iván Matute / Asamblea Nacional

CENACE advirtió en mayo

El Gobierno afirma que el parque generador de electricidad ecuatoriano tiene una capacidad de 8200 MW. De ese total, 5100 MW son plantas hidroeléctricas, 2860 son generadores termoeléctricos y el restante 3% corresponde a otras energías renovables (como plantas eólicas o solares).

Las hidroeléctricas llegan a representar el 90% de la producción eléctrica en épocas en donde los caudales son altos. Pero el estiaje obligó al Gobierno a utilizar otras fuentes de energía que no estaban listas para dar abasto a la población.

En mayo de 2023, el CENACE, el Operador Nacional de Electricidad, recomendó a la CELEC EP distintas medidas que fueron ignoradas. Entre ellas, estaba la provisión de gas natural nacional o importado para asegurar la operación de la Central Termo Gas Machala, la incorporación de nueva generación termoeléctrica y el reemplazo de unidades generadoras de más de 40 años de antigüedad que ya han cumplido su vida útil.

Como consecuencia de la inacción de la empresa pública, en octubre de 2023, la CENACE solicitó a las distintas empresas de distribución planificar cortes de energía.

En 2023, las pérdidas económicas derivadas de la crisis energética ascendieron a los $600 millones, según el proyecto de Ley enviado por el Ejecutivo. Y es que los sectores industriales dependen de tener electricidad  en todo momento. La Federación de Exportaciones estimó que su gremio perdió cerca de $400 millones por la crisis energética.

La demanda de energía eléctrica promedio de Ecuador está en alrededor 90 GWh/día. Actualmente, se registra un déficit energético del 6%. Además, el Estado subsidia el consumo. Tres expertos dan sus perspectivas sobre la nueva Ley, y difieren en varios aspectos.


   ENTREVISTAS   


“Desde hace 10 años se manejan intereses creados en la CELEC que no permiten que se desarrolle una matriz energética”, Jose Alvear.

José Alvear ha denunciado casos de corrupción en el sector elétrico. Foto: Gerardo Menoscal / Diario Expreso
 

José Alvear es un empresario que ha dedicado su vida al sector de los seguros. Su interés ciudadano lo llevó a investigar el tema eléctrico, además de un paso político por las filas del PSC. Con algunos contactos en el sector eléctrico, empezó a investigar información pública, revisar contratos y hacer denuncias de corrupción.

Alvear investigó malos manejos energéticos en el gobierno de Guillermo Lasso. Recientemente, presentó una denuncia en la Fiscalía sobre irregularidades en la compra de máquinas y generadores de electricidad para la producción de alrededor de 50 MW. Según dice, esa es solo la punta del iceberg.

¿Cómo llegamos a esta crisis energética?

Desde hace 10 años se manejan intereses creados en la CELEC que no permiten que se desarrolle una nueva matriz energética. Veamos, por ejemplo, la situación del terminal de gas, que requiere una inversión de $250 millones. No es que no haya interesados privados en invertir. El problema es que la Agencia de Regulación le dice al privado que invierta para el terminal de almacenamiento y regasificación de gas natural, pero eso sí, cada cinco años le renueva los permisos. Quién va a invertir ese monto cuando cada cinco años tiene que entrar en la rueda de extorsión del Gobierno.

Somos el único país en Latinoamérica que no explota gas natural. Ese recurso no es desgastante, porque no tiene carbono, no es contaminante y es 50% más barato que el diésel importado. Hay actores con intereses que tienen filtrados a sus empleados en el Gobierno.

Usted y otros analistas pronosticaron con meses de anticipación que habrían apagones…

Se están llevando el país en peso. Me han enviado mensajes amenazantes y me han intentado sobornar.

¿Cómo ve la nueva Ley de Competitividad Energética?

No sirve para nada. Necesitamos una matriz energética balanceada. No podemos seguir dependiendo de la naturaleza. Según la última Cumbre de Cambio Climático (COP) cada año el estiaje en el mundo será más extenso. Esta Ley busca motivar las energías renovables no convencionales, que no es mala idea, pero no son constantes, son más caras y limitadas a ciertas ubicaciones.

Esta Ley impulsa la autogeneración de energía y da impulsos a quienes opten por energía renovables, ¿como ve estos aspectos del proyecto legislativo?

Los sectores industriales como el camaronero o el minero requieren energía las 24 horas del día. Solo en esos dos sectores hay una demanda insatisfecha. Las energías renovables no convencionales no abastecen a una demanda que sigue creciendo a una tasa del 8% en el país, sin tomar en cuenta al sector industrial.

Tampoco tenemos una capacidad instalada de 8000MW como dice la ministra Arrobo. Tenemos una generación insatisfecha de al menos 1500 MW.

¿Qué se debió haber hecho y que no se está haciendo para salir de esta crisis?

Se debió dar mantenimiento al parque de termoeléctricas que funcionan con diésel y fuel oil, y que sale excesivamente caro. Hay que cambiarlas por generación de gas, ahí el costo del kWh no pasaría de los 7 centavos, hoy por hoy el costo está cerca de los 25 centavos.

Una medida parche es seguir comprando energía a Colombia. Lasso fracasó en la compra de la energía a Colombia porque salió desesperado al mercado spot, que nos vendió energía hasta en 60 centavos el kWh. La ministra Arrobo dice que mejoró las tarifas, pero la estrategia no era ir a negociar en el mercado spot, ella tenía que hacer una licitación, digamos a dos años para tener mejores ofertas.

La nueva Ley tiene medidas demagógicas. No hay una política de Estado de transición de combustibles líquidos al gas natural. La COP de Cambio Climático afirma que el gas natural es el óptimo para empezar la transición por ser menos contaminante y económico.

 

          

“Este es un tema que lo vamos a pagar los 18 millones de ecuatorianos. Nos hemos quedado congelados en el desarrollo energético”, Miguel Robalino.

Miguel Robalino fue gerente corporativo de Petroecuador y se ha desempeñado como consultor. Foto: Archivo Revista Líderes


Conversamos con Miguel Robalino, quien fue gerente corporativo de Petroecuador en 2005. El consultor energético se ha desempeñado como gerente para la industria petrolera y ha asesorado a distintas carteras del Estado en materia energética.

Algunos ejes clave de la Ley Energética son la creación de un fondo y la condonación de intereses a quienes salden sus deudas en el sector eléctrica, ¿cómo ve el proyecto?

Vivimos un nuevo orden energético. Necesitamos políticas energéticas de al menos 30 años y planes de 10 años para que venga la inversión privada. En la Ley de Hidrocarburos ya se establece la creación de un fondo. Ya hay un plan maestro de energía que tiene un plan de expansión de generación.

Es una Ley que tiene un 10% de contenido para rescatar, el resto está dado. Es una propuesta débil, todo ya existe pero no se ha aplicado. En el caso de las condonaciones a la deuda, ya existían certificados de ahorro energético y el Gobierno de Lasso los desactivó.

¿Cómo está la infraestructura energética, hay una falta de capacidad o una falta de inversión?

En la cuenca oriental de la cordillera están las ocho hidroeléctricas. Hay proyectos de casi 2000 MW paralizados por la ineficiencia del área eléctrica en el Ministerio de Energía. Son proyectos impulsados por la empresa privada pero que están trabados.

¿Cómo explica la crisis energética?

No hay políticas energéticas ni visión. La crisis eléctrica viene de la crisis en otros sectores como el petrolero, de gas y de minería. Cuando el CENACE planteó los índices de crecimiento energético, se dieron cuenta de que estaban bajos y no hicieron nada. Ecuador tiene que producir más de lo que se consume.

Hace un tiempo Ecuador exportaba energía, ¿cómo se revirtió la situación al punto de tener que rogar que los países vecinos nos la vendan?

Hay que entender que los sistemas interconectados son parte de un modelo para bajar costos, pero eso no se ha logrado. La energía es un commodity, el precio varía de acuerdo a la demanda. Cuando se tiene excedente se vende pero con el sentido de tener ingresos para bajar costos. Todo lo que ingresó por en la época en que hubo exportaciones del Ecuador no se vio reflejado en menores costos.

¿Quiénes son los responsables de esta situación?

El primer responsable es el ministro de Energía. Esto no hubiera pasado si hubieran contratado generación antes del estiaje. Se podría haber buscado los recursos.

Claro que hay responsables. Debe haber sanciones. Este es un tema que lo vamos a pagar los 18 millones de ecuatorianos. Nos hemos quedado congelados en el desarrollo energético.

 

          

“La idea de que la generación eléctrica es un bien estratégico puede funcionar cuando el Estado tiene dinero. Cuando el Estado no tiene dinero, lo estratégico es que el sector privado tenga la capacidad de producir”, Roque Sevilla

Roque Sevilla ha promovido proyectos de energías renovables alrededor de sus empresas. Foto: Luis Argüello / PlanV


Luego de conversar con dos actores que se mostraron escépticos a la nueva Ley, entrevistamos a Roque Sevilla, quién muestra su optimismo con este proyecto legislativo. El empresario y ambientalista es presidente del grupo Futuro, que aglutina varias empresas de turismo y seguros. 
El problema central con las energías alternativas es que son inestables, dicen los expertos, y no tienen la suficiente capacidad de generación para cubrir la demanda nacional, y ellos hablan de seguir aportando a las termoeléctricas para conseguir una oferta estable.

Creo que esa visión es errada. ¿De qué hablamos cuando decimos energía renovable? La número uno es la hidroeléctrica. Ocupamos 7.000 megavatios de un potencial de 21.000. A duras penas un tercio de la capacidad de generación eléctrica. Es importante porque la estabilidad a la que se refieren estos expertos, es válida pero no se trata de inestabilidad sino de periodicidad, que son dos conceptos distintos.

Evidentemente la energía solar funciona mientras brilla el sol, el resto del tiempo no produce. Salvo que se instalen baterías, pero entonces el costo del KWh se cuadriplica. El sistema funciona así: durante el día sumas energías que sean periódicas. Tenemos una fuente que no ha sido explotada: la geotermia. Hay cuatro grandes fuentes: el Antisana, el Cotopaxi, Chachimbiro y Tulcán, que pueden producir mil megavatios aproximadamente.

¿Cómo funciona la geotermia?

Se produce por la presencia de volcanes, cerca de estos el agua penetra hasta la estructura volcánica, entre los 500 y 900 grados. La temperatura del agua puede estar entre 200 y 300 grados centígrados. Se hace una perforación, se pesca esta masa de agua y se pone una tubería para sacar agua a 300 grados, y al final de la tubería, en la superficie, se coloca una turbina que se mueve gracias al vapor del agua que surge.

La geotermia produce todo el tiempo, no importa el clima. El factor de planta de la geotermia es el más alto posible, cerca del 95%. Este es el porcentaje de energía que se produce durante un año. La energía solar produce el 30% aproximadamente. El eólico en los extremos norte y sur del planeta produce hasta el 80% y la hidroeléctrica funciona de acuerdo a los periodos de estiaje, pero en promedio es un 65%.

La mejor solución, claro, es producir con combustible porque controlas la provisión y tienes el 100% de producción, pero vale entre 30 y 40 centavos el kilovatio. El costo de producción de la hidroeléctrica es de 3 centavos; la solar está entre 6 y 7 centavos, la geotérmica entre 10 y 12 centavos. Insistir en térmicas es la estupidez más grande.

¿Por qué no se desarrollaron, entonces, las energías alternativas?

Porque la legislación hizo que se pongan trabas a la inversión privada. Y es por esta idea de que la generación eléctrica es un bien estratégico, y esto puede funcionar cuando el Estado tiene dinero. Cuando el Estado no tiene dinero, lo estratégico es que el sector privado tenga la capacidad de producir.

¿Y por qué razón tendríamos que salirnos de lo térmico?

Por responsabilidad con el planeta. Si eso representa el 30% de las emisiones a escala mundial. Si tuviésemos una visión integral, en cuatro años tuviéramos la combinación de generación energética que permitiría una enorme estabilidad. Descartaría la eólica porque no tenemos un viento tan potente. El petróleo es costoso y a la larga genera inestabilidad.

¿Cómo se puede incentivar esas alternativas?

El tema es que si la negligencia desbarata la estabilidad hidroeléctrica, lo que pasó en el 2023 es que se redobló la apuesta por lo térmico, pero a destiempo. Los planes energéticos vienen del antiguo INECEL, con los militares y el concepto es que no se podía depender de privados para la generación porque solo el Estado la podía garantizar.

Lo primero que haría es salir de ese concepto: de que la generación energética es algo exclusivo del Estado por razones estratégicas. Este concepto tiene que evolucionar hacia el hecho de que quien produzca electricidad, sea privado o público tiene que cumplir las normas. Vemos el caso de Coca Codo Sinclair o el Toachi Pilatón, que es una vergüenza.

¿Y se ha avanzado en algo en desarrollar las tres energías que plantea?

Hasta ahora no hay una sola planta geotérmica. Y están ahí las gigantescas fuentes de energía. Y están así porque nadie les aprueba diez a doce centavos el KWh,  pero a menos de eso no se puede producir, es la tercera parte de lo que cuesta producir en térmica, sin embargo están preocupados por seguir produciendo energía térmica.

La geotérmica se produce en la misma naturaleza, no es contaminante, y el agua que se usa se recicla. Es lo más ecológico para producir porque esa agua nunca sale de la tubería, se reinyecta en el mismo pozo y se vuelve a utilizar.

¿Qué se viene ahora?

Los vehículos eléctricos. Ahí la energía solar es clave, porque la masa vehicular se moviliza por periodos relativamente cortos, con excepción de taxis y el servicio público. La mayoría de privados se mantiene parqueada. En los parqueaderos se debieran tener cargadores alimentados con energía solar. Nos ahorramos 7700 millones de dólares anuales por combustibles, 4000 mil millones de estos, subsidiados por el Estado.

Mi esposa tiene un carro eléctrico y cada tres días carga el carro con energía solar. ¿Cuánto gastamos en electricidad para ese carro? 27 dólares al mes. Eso puede ser hasta un tercio de lo que una persona paga por el combustible subsidiado.

¿Cómo se puede lograr la incorporación del Estado y de la sociedad a la transición energética?

El ministerio de Energía y los expertos en energía lo son en petróleo. Hablamos eso desde 1970, entonces son ingenieros petroleros o mecánicos que construyen autos de la época de Henry Ford. El motor a explosión tiene cinco mil piezas y el eléctrico veinte.

El susto que tiene la gente con la tecnología eléctrica es dónde se carga la energía para el vehículo pero eso soluciona con un concurso que haga el Estado, por ejemplo, para dotar de 50.000 cargadores a la ciudad de Quito.

GALERÍA
Estas son las claves de la Ley de Competitividad Energética
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Las cuatro derrotas del presidente Noboa
Redacción Plan V
Correísmo y oficialismo toman distancia de la tesis de crimen político en el asesinato de Villavicencio
Redacción Plan V
¿Se desinfla una opción política para Guayaquil?
Redacción Plan V
Última hora: se cancela la risa y la lectura en Quito
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Entre el Hotel Quito y Oloncito
Consuelo Albornoz Tinajero
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Movimiento Nacional Surgente: ¿la nueva cara del correísmo?
Redacción Plan V
!Ay, Pame! o de la impudicia
Fernando López Milán