Back to top
1 de Diciembre del 2023
Historias
Lectura: 12 minutos
1 de Diciembre del 2023
Manuel Novik
Estas son las zonas con la peor calidad de aire en Quito
0

Un morador en la calle La Necochea limpia el smog y la suciedad que se impregna en su fachada. Fotos: Luis Argüello / PlanV

 

El humo generado por la combustión en los vehículos es el principal enemigo de la calidad del aire en la capital. La baja calidad de los combustibles y la altura de la ciudad son algunos de los factores que imposibilitan un correcto funcionamiento de la combustión vehicular. Conversamos con los encargados de monitorear la calidad del aire en el distrito.


La calle Necochea, en las faldas sur del Panecillo, es conocida por ser uno de los peores focos de contaminación generada por la actividad vehicular en Quito. Una avenida donde los vehículos y los buses pasan a toda velocidad. Los peatones que deseen cruzar deben correr para lograrlo.

Recorriendo la calle, encontramos a un vecino que limpia el smog de la fachada de su hogar. Lo hace cada tres meses. Una escoba, jabón, mascarilla es lo que utiliza para remover una capa negra que se pega a todas las casas, letreros, mecánicas y talleres de esta calle.

En la calle La Necochea el smog se acumula en las paredes de las casas, talleres y letreros.

En La Necochea se había planificado un corredor de buses eléctrico que nunca se concretó. 

A pesar de que Quito todavía no es una de las ciudades con peor contaminación de la región, hay zonas en donde la combustión se concentra. Conocimos cómo opera la Red de Monitoreo del Municipio y aprendimos que tipo de contaminante afecta a las distintas zonas del Distrito. 

Monitoreo 24/7

Valeria Díaz, responsable de la Red de Monitoreo de la Secretaría de Ambiente, recibe al equipo de Plan V en una de las estaciones de monitoreo en la avenida Río Coca, al centro norte capitalino. Esta es una de las diez estaciones que monitorean ininterrumpidamente la calidad del aire en el Distrito Metropolitano de Quito desde 2003.

Un informe de la Secretaría de Ambiente del Municipio presentó los niveles de calidad de aire del DMQ en 2022. El sistema opera en nueve estaciones: Carapungo, Cotocollao, Belisario, Centro Histórico, El Camal, Guamaní, Los Chillos, Tumbaco y San Antonio de Pichincha.

Cada estación tiene un valor aproximado de $400 mil. Cada equipo en la estación mide un componente.

A través de tubos que toman el aire de la superficie se distribuyen muestras de aire a las unidades. Se toman muestras cada cinco segundos y se promedian cada minuto durante los 365 días del año.

Díaz confirma que, luego de la pandemia, en donde hubo una baja significativa debida al confinamiento, los niveles de contaminación en el aire siguen al alza, aunque todavía no se alcanzan los niveles pre pandemia. Los registros de Ambiente confirman que más del 90% de las emisiones que se producen en Quito se deben al tránsito vehícular.

Solo el 22% de los días del 2022 tuvo Quito niveles de calidad de aire deseables; un 76% de los días estuvieron en un estado aceptable y solo un 2% en niveles preocupantes. En 2022 hubo 41 días menos con calidad de aire deseable en comparación al 2021.

Las muestras de aire se miden a través de tecnologías de radiación UV o de intercambio de iones. También hay una red meteorológica urbana.

Valeria Díaz trabaja en la unidad que monitorea la calidad del aire en Quito. Los técnicos retiran manualmente las muestras para analizarlas en laboratorio.

Estos filtros retienen el material particulado para hacer un análisis en laboratorio. Con estas muestras se puede identificar la “huella digital” del sector.

Los niveles más preocupantes ocurrieron en Carapungo y San Antonio de Pichincha, zonas secas con explotación minera, fuertes vientos y falta de recubrimiento vegetal de terrenos.

El parque automotriz es el principal contaminante

“La humareda de los buses que usted ve son partículas de carbón que se quedan suspendidas en el aire. Pero esas que se ven son las menos ofensivas porque al ser más gruesas se quedan retenidas en la nariz, los ojos o las pestañas y solo pueden afectar al sistema respiratorio superior”, explica Díaz.

Pero en el ambiente se quedan partículas más pequeñas, invisibles para el ojo humano, que alcanzan hasta a los alvéolos pulmonares, es decir, que llegan al torrente sanguíneo; estás son las más letales.

La investigadora señala que la altura de Quito hace más compleja una correcta funcionalidad de los vehículos con gasolina. “En un sistema ideal todo componente que tenga carbón con oxígeno debería desembocar en CO2, que por sí mismo no es un contaminante, sino un gas de efecto invernadero. Las personas y las plantas también emiten CO2. Pero al darse un proceso incompleto (en los motores, como consecuencia de la poca concentración de oxígeno debida a la altitud de la ciudad)  se pueden generar otros elementos como monóxido de carbono (que es uno de los principales contaminantes en Quito)”, explica.

La humareda que dejan los vehículos pesado tiene particulas nocivas para la salud que pueden provocar enfermedades y hasta la muerte.

Díaz explica que ciudades como Guayaquil o Cuenca reciben mejores combustibles que Quito. A esas ciudades llega combustible importado, en cambio en Quito se lo mezcla con lo que se produce localmente, que es de peor calidad.

La zona más afectada por el tránsito vehicular en Quito es Belisario, detalla el informe de 2022, al centro norte capitalino. Las mayores concentraciones se encuentran en los momentos de frío, debido a la necesidad de los vehículos de operar los arranques a bajas temperaturas.

Las emisiones provocadas por la contaminación industrial en Quito son menos significativas, aunque afectan a algunas zonas. Estas las amenazas por cada sector de la ciudad:

  • Centro norte hasta la Universidad Central y antiguo aeropuerto: mayormente afectado por tráfico vehicular.
  • Tumbaco y Los Chillos: Humo proveniente de la reactivación de la planta Termoeléctrica de CELEC debido a los apagones eléctricos.
  • Carapungo: canteras, falta de áreas verdes y ambiente seco
  • Sur: Tránsito vehicular
  • Itulcachi, Calacalí: Zonas industriales

La disyuntiva entre la OMS y la normativa ecuatoriana

En muchas de las estaciones que el Municipio monitorea, los niveles de contaminación del aire superaron los límites establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) durante casi 240 días en 2022. Sin embargo, pocos días llegaron a estar sobre los niveles de la Normativa Ecuatoriana de la Calidad del Aire (NECA), que tiene límites más permisibles.

Consultamos a la coordinadora del monitoreo acerca de la diferencia de criterios entre los límites establecidos por la OMS y la normativa ecuatoriana. Al respecto, Díaz responde que, “casi ninguna ciudad del mundo logra cumplir la medida de la OMS. Por ejemplo Londres, que podemos pensar que es una referencia, pero que tampoco cumple y el problema de calidad de aire quizás allá es peor, porque tienen muchas chimeneas y un invierno fuerte”.

La contaminación no solo afecta al lugar donde se origina, sino que se propaga a los alrededores. Generalmente, los contaminantes se desplazan hacia las afueras de la ciudad según la dirección del viento. Por esto, las mayores concentraciones se encuentran en las afueras de los centros urbanos y en sectores con mayor altura.

El informe municipal concluye que las emisiones de material particulado fino están relacionadas con las emisiones de escapes de auto con una tecnología vehicular obsoleta que circula en la ciudad. Otros factores son la mala calidad de los combustibles, así como la resuspención de material depositado en las vías, el mismo que puede ser de carácter natural, desgaste de frenos o partículas de llantas con altas concentraciones de metales pesados.

Además, los combustibles vienen con aditivos, como el azufre, que son malos para el ambiente y la salud, pero necesarios para la fabricación del tipo de combustible que se distribuye en Quito. En Ecuador, explica Díaz, se manejan valores de azufre de 400 partes por millón (ppms), mientras que en países vecinos como Colombia o Perú el límite son 30 ppms. “Esto nos limita a manejar vehículos de una tecnología obsoleta, una tecnología que se usaba en los años 70”, sostiene.

“Se debería demandar a Petroecuador para que produzca mejores combustibles”

El activista y miembro del Cabildo Cívico de Quito, Ricardo Buitrón, considera que uno de los principales desafíos es enfrentar la contaminación generada por el parque automotriz. “Tenemos buses Euro 3 cuando en otros países se usan Euro 6”, dice Buitrón sobre la normativa europea que es el estándar para medir emisiones de contaminantes. Según el activista, se debería presionar a Petroecuador para que se distribuya un combustible de mejor calidad.

“También se debe mejorar los corredores de transporte público masivo. Los corredores debían ser eléctricos, se requiere una mayor inversión en este ámbito. Las canteras también son otro factor, hay algunos sitios donde no han habido cierres técnicos”, sostiene el ecologista.

“no hay incentivos para la movilidad sostenible. La caminabilidad en Quito es terrible, las ciclovías no tienen una conexión que permita movilizarse por la ciudad, los corredores eléctricos nunca se concretaron”.

Ricardo Buitrón, CABILDO CÍVICO QUITO

Buitrón explica que todo motor de combustión interna, sea este a diésel o gasolina, necesita para su correcto funcionamiento, mantener una relación bastante exacta entre el combustible y el oxígeno del aire -necesario para quemarlo- lo que se denomina mezcla óptima.

Los autos de combustión interna, al subir a la altura de las montañas andinas en donde se encuentra la capital, pierden fuerza, explica Buitrón, porque la presión del aire decrece y la calidad de oxígeno que llega a los pistones es muy baja. “A los buses los calibran para ir a la revisión vehicular y luego los descalibran para poder revolucionar más el motor, porque están en los piques y en las correteadas”, dice.

Buitrón asegura que se necesitan más medidas de restricción de vehículos en la ciudad. También apunta contra un laxo sistema de revisiones vehiculares. “Los quiteños respiramos diesel y gasolina. No veo que se esté cambiando la lógica que trae el parque automotor”, dice.

Por último, Buitrón señala que no hay incentivos para la movilidad sostenible. “La caminabilidad en Quito es terrible, las ciclovías no tienen una conexión que permita movilizarse por la ciudad, los corredores eléctricos nunca se concretaron”, concluye.

 

GALERÍA
Estas son las zonas con la peor calidad de aire en Quito
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La contaminación de los ríos de Quito sigue sin soluciones en el mediano plazo
Fermín Vaca Santacruz
El estudio que busca determinar el alcance de la contaminación de alimentos en el Ecuador
Redacción Plan V
La herencia del impuesto a las botellas PET en Ecuador: más plástico y menos reciclaje (segunda parte)
Susana Morán
Jan Topic y Edwin Ortega se lanzan a la precampaña digital
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

‘Hacen este trabajo y tienen derecho a medio Quito’: Este es el testimonio anticipado en el crimen de Fernando Villavicencio
Redacción Plan V
¿Cómo Estados Unidos moldeó la estrategia militar y la política económica del «nuevo Ecuador»?
Luis Córdova-Alarcón
Las declaraciones de Arturo Moscoso sobre Leonidas Iza que levantaron polvareda
Redacción Plan V
15 hechos desconocidos sobre el crimen de Fernando Villavicencio
Redacción Plan V