Back to top
10 de Abril del 2016
Historias
Lectura: 10 minutos
10 de Abril del 2016
Alexis Oviedo

PhD en Educación por la Universidad Católica de Lovaina, Maestro en Estudios Culturales y Desarrollo, Graduado en Economía. Ex gerente del Proyecto de Pensamiento Político de la SNGP. Docente universitario.

2017: el decisivo voto juvenil

2,7 millones de jóvenes, entre 18 y 26 años, votarán en el 2017. Pero las agendas juveniles, que ván más allá del empleo y la educación, están fuera de las agendas de los políticos.

 

El candidato que quiera ganar la presidencia en el 2017 tiene que ser visto por los jóvenes ecuatorianos como aquel que canalizará sus propuestas. Aquellas que son propias a sus intereses etáreos como esas que implican tratamiento desde una agenda política más precisa. Sin duda, esperan que el próximo gobierno de un giro a la política conservadora establecida por el régimen actual en temas como la sexualidad, el aborto, derechos de las minorías sexuales, legalización del consumo de drogas, extractivismo, soberanía alimentaria, derechos de los animales entre otros. Una propuesta de trabajo que vaya más allá de soluciones “parche” a temas de educación, salud y empleo.

La mayoría de ecuatorianos son menores de 25 años y según las proyecciones del INEC, los jóvenes entre 18 a 26 años serán aproximadamente 2'700.000 para el 2017. Todos tienen derecho al voto. En el proceso electoral a desarrollarse en ese año, el voto de los jóvenes  es decisivo para el candidato que este sector apoye mayoritariamente.

Sin embargo de ello, la mayoría de tiendas políticas no ha mostrado propuestas detalladas que toquen los temas e intereses de la juventud y ninguna presenta claras propuestas para mejorar la situación de los jóvenes rurales. Las candidaturas ya anunciadas no han mostrado todavía los programas que desarrollarán para resolver las demandas juveniles y más bien es el oficialismo, que develará sus candidatos en noviembre, quien ha lanzado propuestas para atraer a este importante este segmento poblacional desde la acción gubernamental.

Hace casi dos meses propiciaron un encuentro de jóvenes secundarios y universitarios para establecer una agenda de seis ejes que va desde a educación a la productividad, pasando por análisis de cuestiones ambientales y la participación. A pesar de que la convocatoria se restringía  sectores afines, no deja de ser un signo de acercamiento en miras al 2017.

Sin duda son los temas relativos a derechos sexuales y reproductivos los que alejaron de los jóvenes a vastos sectores de la juventud. 

Quizás guiados por las encuestas que muestran que el 35 % de jóvenes, entre 18 y 29 años, cree que el desempleo es el principal problema del país, también en marzo, el Gobierno  aprobó la Ley orgánica para la promoción del trabajo juvenil, regulación excepcional de la jornada de trabajo cesantía y seguro de desempleo. Una ley controversial que genera el rechazo de amplios sectores de trabajadores, pero que podría ganarse las simpatías de la juventud si logra efectivizar por lo menos su Art. 34.1, donde se quiere que las empresas vinculen laboralmente a jóvenes entre los 18 a los 26 años “con la finalidad de impulsar el empleo juvenil en relación de dependencia, en condiciones justas y dignas, a fin de garantizar el acceso al primer empleo y la promoción de sus habilidades y conocimientos”.

Ambas iniciativas pueden ser útiles para que PAIS capte el voto juvenil en las próximas elecciones. Le es indispensable construir estrategias para acercarse a ellos desde ya, mucho más cuando las encuestas muestran que un 74.4% de jóvenes entre 18 a 24 años no cree en el presidente, más del 52% de los jóvenes encuestados entre 18 y 29 años no están conformes con el gobierno y casi en igual porcentaje creen que la situación económica va a empeorar.

Son ejes que el gobierno debe tomar en cuenta, más aun cuando el mediático discurso del “prohibido olvidar” que busca alertar sobre un posible retorno del neoliberalismo, no cala profundamente en la población juvenil, ya que ellos solo han vivido los errores y aciertos del correísmo. Así, votantes que en el 2017 tendrían 22 años, eran niños de 12 al iniciar la revolución ciudadana. 

Más bien, serán jóvenes urbanos politizados quiénes no olvidarán las medidas que el oficialismo lanzó en contra de sus intereses. El inicio de esta arremetida quizás sea la ambigua posición del alcalde Barrera frente a la agenda antitaurina, manifiesta claramente en la Consulta Popular de 2011 y las sanciones establecidas por el mismo exalcalde en contra de los jóvenes y el uso que hacen del espacio público. Posteriormente, vendría la decisión gubernamental de explotar el Yasuní, la cual significó un alejamiento de varios sectores juveniles de todos los estratos, en especial medios y medio altos, que se fue profundizado a otros sectores ante la maniobra truculenta que impidió realizar una consulta popular sobre ese tema.

Por ese mismo año se presentan iniciativas para la despenalización del consumo de marihuana, las que dos años después ven cerradas sus expectativas ante la propuesta gubernamental de endurecer sus políticas punitivas contra el micro tráfico.

Pero sin duda son los temas relativos a derechos sexuales y reproductivos los que alejaron al oficialismo de vastos sectores de la juventud. Desde los días que se escribía la Constitución de Montecristi, el presidente y los sectores más conservadores del gobierno se opusieron al aborto, estableciendo en el principal documento del país,  la defensa de la vida desde su concepción.

Votantes que en el 2017 tendrán 22 años, eran niños de 12 al iniciar la revolución ciudadana. Ellos no se hacen cargo del pasado, sino de los errores y aciertos de este gobierno.

Para el año 2013, el presidente hace prevalecer su voluntad en los sentidos del COIP, así queda instituida la penalización a las mujeres que aborten, negándose incluso  la posibilidad de abortar en caso de violación. Esa fue también ocasión para sentar un precedente, sancionando a las asambleístas de PAIS que se opusieron a ello. Dos años más tarde en temas de derechos sexuales vuelve a imponerse la agenda ultraconservadora, eliminándose el programa ENIPLA que buscaba entre otros aspectos la discusión abierta de la sexualidad y sustituyéndolo por el vigilante Plan Familia, todo lo cual consolida un retroceso en lo avanzado en materia de derechos sexuales y reproductivos.

El discurso y prácticas hacia el feminismo y los colectivos GLBTI tampoco han sido de lo más progresista del régimen. Recientemente aprobaron la Ley Orgánica de Gestión de la Identidad y Datos Civiles que permite entre otras cosas, incluir en  la cédula de identidad la opción de género. Reforma importante que aparece “sólo” 9 años después de instalado el gobierno y de dudosa capitalización política para el oficialismo en las elecciones venideras.

Sin duda, es muy difícil que vayan a  PAIS los votos  de los jóvenes que no pudieron ingresar a la Universidad en estos años, debido a las reformas realizadas en materia de educación superior. Como tampoco creo que se inclinen por el partido verdeflex los nuevos votantes que estudiaron en los colegios Central Técnico, Mejía o Montúfar y que fueron víctimas o compañeros de aquellos que sufrieron la dura represión policíaca y las coercitivas disposiciones del Ministerio de Educación. Y tampoco votarán mayoritariamente los jóvenes guayaquileños de colegios como el Aguirre Abad, que fueron agredidos física y sicológicamente dentro de la cruzada para combatir el consumo de drogas, donde también el Ministerio de Educación mostró el ejercicio institucional disciplinario.

El presidenciable Lenin Moreno, sabe lo importante que es acercarse a los jóvenes y uno de los puntos de la carta que envía a su tienda política se refiere  a los “200 mil adolescentes (que) se gradúan cada año”, y pide una “evaluación profunda de (las) políticas  de educación técnica y superior…”. 

¿Será que en la pérdida del alcalde Augusto Barrera, influyó su acción u omisión en temas juveniles? El consultor político, Jaime Durán Barba, cree que sí.

Dentro de esa misma carta, Moreno pide hacer un balance de las elecciones del 2014, en las que sin duda, el voto de los jóvenes fue decisivo en los resultados.  En el caso quiteño, ¿Será que en la pérdida del alcalde Barrera, influyó su acción u omisión en temas juveniles? Durán Barba en su polémico video cree que sí: “nadie podría abrir una cerveza en la calle porque tenía 50 dólares de multa (…) (Barrera) ha prohibido la fiesta, ha prohibido esto y aquello (…) cuando los jóvenes quieren reírse, estar contentos…”. Pero, sin duda, en ello influyó todo lo actuado por el gobierno central en los temas mencionados en párrafos anteriores.

Entonces, el candidato que quiera ganar la presidencia en el 2017 tiene que ser visto por los jóvenes ecuatorianos como aquel que canalizará sus propuestas. Aquellas que son propias a sus intereses etáreos como esas que implican tratamiento desde una agenda política más precisa. Sin duda, esperan que el próximo gobierno de un giro a la política conservadora establecida por el régimen actual en temas como la sexualidad, el aborto,  derechos de las minorías sexuales, legalización del consumo de drogas, extractivismo, soberanía alimentaria, derechos de los animales, entre otros. Una propuesta de trabajo que vaya más allá de soluciones “parche” a temas de educación, salud y empleo.

Así mismo, esperan que el nuevo gobierno les permita expresar su pensamiento y sentir sin recibir represión. En definitiva se esperaría una agenda libertaria, muy diferente a la promulgada por el liberalismo clásico, donde es más libre el más fuerte. Una agenda para las libertades y el ejercicio pleno de derechos que sea a la vez solidaria y equitativa.

GALERÍA
2017: el decisivo voto juvenil
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

¿Cómo Estados Unidos moldeó la estrategia militar y la política económica del «nuevo Ecuador»?
Luis Córdova-Alarcón
La nueva novela de Ernesto Carrión: tras los secretos del Che Guevara en Guayaquil
Marlo Brito Fuentes
Casa de la Cultura Ecuatoriana: de la sinergia a la entropía
Pocho Álvarez
Noboa versus Putin: así ganó el Kremlin la partida de la "chatarra" para Ucrania
Fermín Vaca Santacruz

[MÁS LEÍ DAS]

Narcotráfico: el bombazo en México y la onda expansiva en Ecuador
Redacción Plan V
Acerca de los acuerdos con Estados Unidos y la lucha contra el crimen organizado
Gonzalo Salvador Holguín
La Asamblea blindó nuevamente los bienes producto de la corrupción
Redacción Plan V
Casa de la Cultura Ecuatoriana: de la sinergia a la entropía
Pocho Álvarez