Back to top
9 de Noviembre del 2016
Historias
Lectura: 6 minutos
9 de Noviembre del 2016
Fermín Vaca
Periodista político. Es editor de PLANV. Ha trabajado en los principales periódicos de Ecuador en la cobertura de política y actualidad. 
Así se vivieron las elecciones de EE.UU. en Quito

Foto: Reuters Media Express

El triunfo de Donald Trump también sorprendió a muchos partidarios de Hillary Clinton que vieron las elecciones desde un hotel de Quito. 

 

Miembros de la colonia estadounidense y amigos de ese país se reunieron en un cóctel en el Swissotel para seguir de cerca la transmisión de los comicios generales en Estados Unidos. Pero pocos se tomaron fotos con el candidato ganador y muchos menos se quedaron hasta el final.

Si hubieran sabido que iba a ganar, no lo hubieran tratado así. En un solitario rincón de un salón del Swissotel, la figura de Donald Trump parecía marginada.

Los invitados a un cóctel organizado por la Embajada de Estados Unidos para que la colonia de ese país e invitados especiales sigan de cerca la transmisión de las elecciones en ese país, se disputaban tomarse fotos con varios personajes que los esperaban en la entrada del salón.

Se trataba de tres disfrazados como el presidente Abraham Lincoln, y dos peregrinos de Estados Unidos. Estaba también, en efigie, Hillary Clinton. La mayoría de los asistentes se tomaban fotos con el simpático grupo de figuras costumbristas y también, con la abanderada demócrata. Unos pocos osados, a riesgo de recibir alguna mirada de reprobación moral, se acercaban a la efigie de Trump, quien lucía los pulgares para arriba y una corbata de color oro. 

Había tres disfrazados como el presidente Abraham Lincoln, y dos peregrinos de Estados Unidos. Estaba también, en efigie, Hillary Clinton. La mayoría de los asistentes se tomaban fotos con el simpático grupo de figuras costumbristas y también, con la abanderada demócrata.

La convocatoria del embajador Todd C. Chapman era para sus compatriotas, quienes llegaron en gran número, y para amigos de la Embajada de Estados Unidos, entre los que se podía ver a empresarios, gerentes de grandes empresas, periodistas y representantes de organizaciones no gubernamentales que reciben financiamiento norteamericano. 

En el salón Saint Moritz del Swissotel, se habían dispuesto pantallas gigantes con la señal en vivo de los principales canales de Estados Unidos, que transmitían los comicios y que se dedicaban a la difusión de los resultados electorales y al análisis de lo que ocurría en ese país. Los invitados, previamente, podían observar una muestra de caricaturas políticas de Estados Unidos, que evidenciaban las luchas por el poder desde el siglo XIX, y podía proveerse de botones y banderas patrias. También se podían fotografiar con las efigies en tamaño natural de los candidatos y de la actual pareja presidencial, integrada por Barack y Michelle Obama, quienes, vestidos de etiqueta, esperaban sonrientes en la entrada del salón.

Antes de que el embajador Chapman tomara la palabra, un grupo de jazz amenizaba la velada, mientras en las pantallas, poco a poco, iban subiendo los datos electorales en rojo para Trump y en azul para Clinton. En completos gráficos se podía ver cómo en cada condado del país del norte se había votado. Sorprendía cómo la Florida, a la que un canal de Guayaquil había declarado en su noticiero de mediodía territorio hispano, estaba teñido de rojo y había votado por Trump.

El embajador Todd C. Chapman también se había vestido de rojo: corbata roja sobre camisa roja. Tomó la palabra brevemente, para saludar a sus invitados y para destacar el proceso electoral que tenía lugar en su país, así como las bondades de la democracia. Otros diplomáticos, como el embajador del Estado de Israel, también estaban presentes. 

El conjunto de jazz continuó tocando mientras los invitados miraban como los votos de los colegios electorales se inclinaban a favor de Donald Trump en una tendencia que las encuestas no pudieron predecir. Donde todas las encuestas le deban ventajas de entre cuatro y cinco puntos a la demócrata, aparecían abultadas diferencias a favor del republicano.

Aunque en cada pantalla se podía ver datos diferentes, pues las grandes cadenas norteamericanas hacían cada una sus propias proyecciones, era evidente que el magnate llevaba la delantera. Si el cóctel del Swissotel hubiera sido un Estado norteamericano, y a juzgar por la cantidad de partidarios nacionales e internacionales que tenía, Hillary Clinton hubiera ganado. De tanto en tanto, se podían ver las tomas del edificio Empire State de Nueva York iluminado con los colores patrios y las figuras de los candidatos. 

Tras las palabras del embajador, muchas miradas se dirigieron hacia Mauricio Pozo, quien sonaba en el cóctel como el más probable binomio de Cynthia Viteri, mientras el personaje de Lincoln, con una chistera enorme, paseaba por la sala.

Tras las palabras del embajador, muchas miradas se dirigieron hacia Mauricio Pozo, quien sonaba en el cóctel como el más probable binomio de Cynthia Viteri, mientras el personaje de Lincoln, con una chistera enorme, paseaba por la sala trayendo a la memoria la figura alta y enjuta del presidente que ganó la guerra civil, liberó a los esclavos negros y murió asesinado en el palco de un teatro de Washington. 

Casi no había ningún político, ni siquiera de oposición, en el evento, y mucho menos funcionarios del Gobierno ecuatoriano. Ningún asambleísta, juez u otra figura pública. 

Para las 22:00 el salón empezó a quedarse vacío. Era claro que el asunto se iba para largo, que los resultados -el lejano estado de Alaska aún no empezaba a contar los votos- se conocerían en la madrugada. La gente se retiraba mientras, en efigie, el magnate neoyorquino mostraba su sonrisa, seguro de que era el nuevo presidente,  a pesar de que nadie quería, al principio, una foto con él. 

 

GALERÍA
Así se vivieron las elecciones de EE.UU. en Quito
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Cristian Paula: "no hay adoctrinamiento LGBT, pero los padres pueden escoger la escuela que quieran"
Fermín Vaca Santacruz
15 hechos desconocidos sobre el crimen de Fernando Villavicencio
Redacción Plan V
María Brown: en Ecuador, siete de cada diez estudiantes no aprenden (Parte I)
Juan Carlos Calderón
Ecuador, uno de los pocos países al margen del control del comercio de armas
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Narcotráfico: el bombazo en México y la onda expansiva en Ecuador
Redacción Plan V
Acerca de los acuerdos con Estados Unidos y la lucha contra el crimen organizado
Gonzalo Salvador Holguín
La Asamblea blindó nuevamente los bienes producto de la corrupción
Redacción Plan V
Casa de la Cultura Ecuatoriana: de la sinergia a la entropía
Pocho Álvarez