Back to top
17 de Agosto del 2016
Historias
Lectura: 10 minutos
17 de Agosto del 2016
Redacción Plan V
CIA: la eterna conspiración

Foto: Captura de video Telesur

La presentadora de Telesur entrevista a la asambleísta de Ecuador, María Augusta Calle, a propósito de las "conspiraciones de la CIA".

 

Esta es la historia sobre cómo la supuesta conspiración de la CIA para desestabilizar al gobierno ha sido manipulado por personajes vinculados al gobierno en diferentes etapas. Un análisis de contenido del último intento: el reportaje de Telesur, que fuera reproducido por el diario oficialista El Telégrafo.

Daniel Ravinovich:Es la prensa, es la prensa, que siempre
inventa escándalos para difamarnos
”.
Marcos Mundstok:Y lo que es peor, aliados con campañas 
de desprestigio financiadas en el extranjero”.

(Himnovaciones, Les Luthiers)
 

El pasado 7 de marzo una productora ecuatoriana entregó a la Secretaría de Comunicación (Secom) una propuesta de “realización y producción de documentales audiovisuales informativos, animados, de carácter social, económico e histórico, con cobertura nacional e internacional” por un monto de USD 740.265. El proyecto fue aceptado bajo la modalidad de régimen especial y firmado por Patricio Barriga.

Los pliegos de ese contrato se levantaron en el 2013 y en ellos se estableció que la productora podía realizar tres tipos de documentales, con precios que variaban entre USD 6000 a USD 60.000.  Por ejemplo, una producción de documentales con carácter social, económico a nivel local de cinco  minutos puede costar USD 6800, pero otro de 25 minutos de duración USD 28.750.

El contrato no establecía el tipo de contenidos a tratarse y poseen un amplio espacio para escoger todo tema de interés de la Secom.

El documental de 24 minutos, que la cadena Telesur presentó el 6 de junio, en el que se "revelaron" supuestos nexos de políticos y periodistas con la Cetral de Inteligencia Americana, CIA, en Ecuador, con el objeto de "desestabilizar" al gobierno de Rafael Correa, bien puede enmarcarse dentro de ese contrato.

El video de 24 minutos se difundió en el segmento “Es noticia”, de Telesur, conducido por Marayira Chirinos, de la cadena chavista internacional. Aseguró que se trató de “un trabajo de investigación minucioso, detallado detrás de los actores que están detrás de los planes de desestabilización”.

Con una noticia tan fuerte como la transmitida, cualquier cadena televisiva hubiese construido un poderoso mensaje de credibilidad a partir de un principio básico: presentar al investigador y realizador de la investigación. Sin embargo Chirinos nunca nombró a los autores del informe. Telesur prefirió evitar nombrarlos a pesar que el video fue narrado en primera persona: “voy a demostrar de lo que es capaz la CIA en Ecuador…”. Existe además otra anomalía: la voz en off de la locución fue distorsionada para evitar identificar al realizador.

El reportaje de Telesur uso imágenes de la cuenta de Youtube de mkfercondini, que mantiene un largo vídeo del desempeño aéreo de los bombarderos Super Tucanos, fabricados por Embraer en  Brasil.

La pieza informativa uso además imágenes de la cuenta de Youtube de mkfercondini, que mantiene un largo vídeo del desempeño aéreo de los bombarderos Super Tucanos, fabricados por Embraer en  Brasil. Las imágenes, colgadas por ese usuario, fueron adulteradas en el reportaje de Telesur, para hacerlas pasar por tomas reales de las naves que atacaron con bombas inteligentes el campamento de las Farc en Angostura, frontera de Ecuador con Colombia, en marzo del 2008, en el que murió Raúl Reyes, comandante de las FARC, en una acción supuestamente liderada por la CIA, según defensores de las FARC.

El informe de Telesur se sustentó, además, en una investigación previa publicada por diario Expreso en el 2008, el cual explicó cómo funcionó el aparato de inteligencia en el Ecuador entre los años 90 y el primer lustro de este siglo. Incluso el reportaje de Telesur usó las mismas imágenes de ese reportaje, pero nunca se mencionó a Expreso como fuente de la información.

El tema fue ampliado por el diario oficialista El Telégrafo y enseguida todo el aparato de propaganda gubernamental durante varios días y sin contrastación con las personas "denunciadas", habló de la conspiración de la CIA para desestabilizar el gobierno de Rafael Correa. En su intento por ser más profundo El Telégrafo volvió usar la información publicada en 2008 en diario Expreso, incluso con las mismas imprecisiones que se cometieron en esa ocasión.

Por ejemplo, Expreso en su informe dijo –basado en el anexo de un informe policial del año 2005- que la verdadera identidad de Laila Hadad (líder del sistema de inteligencia en Ecuador) era Samia Zaitoum. Algo que no fue un dato correcto y que se evidenció después de la publicación, pero el diario gubernamental reprodujo el error.

El Telégrafo extendió el caso sustentado en un documento supuestamente reservado que explicaba las acciones que debía emprender la CIA luego de la expulsión de Hadad del Ecuador, en el 2008 y de los estadounidenses de la base de Manta un año después. Pero se trató de un documento que reposó bajo siete llaves en varias instituciones públicas y nadie se atrevió a publicarlo, entre las razones porque era imposible demostrar su procedencia ni su veracidad.

En septiembre del 2004, el sistema de inteligencia estructurado por Laila Hadad (Swat) funcionaba como una corporación eficiente, monolítica y arrogante.

En ese documento constaba el nombre del abogado Augusto Tandazo como presuntamente vinculado a la CIA. Luego de las publicaciones, Tandazo brindó una entrevista a Orlando Pérez, director del Telégrafo, y le pidió que aclarare la veracidad del documento. "Demuestre que este documento es falso", dijo Pérez. Tandazo respondió igual: “demuestre que es verdadero”. "Se encuentra en los archivos de algunas instituciones públicas”, respondió el director del diario.

En realidad este era el documento más fotocopiado de la historia, todos lo tenían, todos lo enseñaban, se rasgaban las vestiduras, pero nadie se atrevía a citarlo. El 5 de agosto del 2015, Gabriel Rivera por entonces presidente de la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional, anunció una investigación por la presunta injerencia de la CIA, fundamentada en los supuestos documentos secretos que el Telégrafo presentó en sus informes varios meses después.

“Esto tiene que judicializarse”, dijo Gabriel Rivera en una entrevista al portal Ecuadorinmediato. “tenemos documentos secretos” que probaba la existencia de una agenda de inteligencia para perseguir a determinadas personas. Incluso dijo, en una conferencia de prensa anterior, que con ello se estaba jugando la vida.

En la entrevista el periodista Francisco Herrera le dijo “sólo deme la fuente, no me diga el contenido”. Rivera respondió: “Toda la documentación que llega a la comisión es pública, le iremos entregando a la ciudadanía para no escandalizar".

Nunca lo hizo y se justificó con el criterio del miedo al poderoso: "Cuando uno enfrenta estos temas, puede desaparecer”.

Así se armó en diario Expreso la historia de la agente Swat

En septiembre del 2004, el sistema de inteligencia estructurado por Laila Hadad (Swat) funcionaba como una corporación eficiente, monolítica y arrogante. Con ayuda de oficiales del ejército y la policía  controlaba toda información estratégica o banal del sector público y privado. La información era su poder, su herramienta y sus acciones estaban más allá de cualquier desmesura. Fue entonces que su soberbia provocó un cisma que después de cuatro años los dejó públicamente en evidencia.

En ese mes Leila Hadad no soportó que el nombramiento del entonces comandante general de Policía, Jorge Poveda, no fuese controlado por su grupo. Entonces tramó una denuncia en su contra para sacarlo del cargo: ordenó a varios oficiales de la policía que presionen a un coyotero, Luis Flores Sarmiento, detenido en un operativo, para que acuse a Poveda de tráfico de personas. Fue una calumnia montada para desprestigiarlo, pero no fue suficiente para sacarlo del cargo

Leila Hadad no soportó que el nombramiento del entonces comandante general de Policía, Jorge Poveda, no fuese controlado por su grupo. Entonces tramó una denuncia en su contra.

Esa acción puso a la Dirección General de Inteligencia de la Policía (DGI) en contra de la agente Swat. El agente Arcangel (DGI) escribió el primer parte policial en el que Hadad (hasta entonces intocable e invisible) fue evidenciada por primera vez: en este sugirió que la acusación fue dirigida por Hadad, pero nunca se explicó las razones para atacar al comandante.

Su presencia y acciones se conocieron en un reportaje de marzo de 2008 publicado en diario Expreso por el periodista Christian Zurita Ron. La investigación se justificó en las palabras del Presidente Correa, quien luego del bombardeo de Angostura aseguró que en los cuerpos de inteligencia estaban infiltrados.

El reportaje de Expreso se sustentó en largos diálogos con diez fuentes relacionadas a los cuerpos de inteligencia, un diputado, un informe policial con dos anexos, cuatro partes policiales, tres grabaciones telefónicas, un video y 8 fotografías que evidenciaron las acciones de Swat.

Pero sobre todo en el seguimiento cuidadoso a las acciones de ese grupo por cuatro años. Luego de la publicación del informe, Swat había abandonado el país y su grupo disuelto para siempre.

Uno de los responsables de ese proceso de expulsión de la Swat fue el entonces ministro de gobierno, Gustavo Larrea.

Sobre ese hecho, la entonces asambleísta constituyente de Montecristi, María Augusta Calle, nunca emitió criterio alguno. Nadie de la bancada de Alianza Pais se pronunció; el actual director del Telégrafo, Orlando Pérez, se desempeñaba como asesor de la constituyente.

GALERÍA
CIA: la eterna conspiración
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El tesoro del dragón chino: la fortuna de Conto Patiño bajo la lupa de la Fiscalía
Fermín Vaca Santacruz
Congresistas de EEUU piden al Departamento de Justicia investigar al presidente Guillermo Lasso
Redacción Plan V
España, ese país exótico
Nicolás Buckley
CREO: auge y caída del lassismo según Fabricio Villamar
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

La reputación y el apellido de Lasso se cuidaron a través de un contrato firmado en EEUU
Miami Herald, OCCRP y Plan V
La revolución malograda: el libro que descubre el corazón del poder correísta
Redacción Plan V
La Posta, La Historia y Guayaquil News en curso de colisión
Redacción Plan V
MINUTO A MINUTO: ELECCIONES EXPRÉS 2023
Redacción Plan V