Back to top
25 de Abril del 2024
Historias
Lectura: 14 minutos
25 de Abril del 2024
Redacción Plan V
Consulta popular 2024: ganadores y perdedores
0

El Gobierno de Daniel Noboa aprovechó su popularidad para apostar a la consulta. Foto: Richard Castro. Gobernación del Guayas.

 

Este 25 de abril prácticamente terminaron los escrutinios de la consulta popular convocada por Daniel Noboa. Si bien hubo algunas diferencias regionales en los resultados, la tendencia anticipada el domingo se mantuvo. Dos líderes de opinión nos ayudan a identificar a los ganadores y perdedores de la jornada política.

Los conteos de la votación nacional del pasado domingo 21 de abril de 2024, cuando tuvo lugar la consulta popular convocada por el presidente Daniel Noboa, prácticamente concluyeron este jueves 25 de abril, cuando se han escrutado cerca de 41.100 actas de las 41.313 emitidas en todo el país.

En las primeras cinco preguntas, contenidas en la sección de referendum, el SÍ se impuso en las primeras tres preguntas, con apoyos de hasta el 70 por ciento, mientras que en los últimas, que se referían al trabajo por horas (que actualmente es considerado en la Constitución como una forma de precarización laboral)  y en un cambio en la Constitución para permitir que el Ecuador se someta nuevamente a tribunales arbitrales, la votación por el no fue mayor que la del sí y varió entre el 65 y el 69 por ciento.

En la seis preguntas contenidas en la sección de consulta popular, el sí también se impuso, con porcentajes cercanos al 70% a escala nacional.

Tanto en Quito cuanto en Guayaquil, la votación de rechazo al trabajo por horas y la vuelta a los arbritrajes fue unánime, al igual que en Cuenca y en todas las localidades de Manabí.

Aunque en Manabí también se produjeron los mismos resultados que en la tendencia nacional, la aprobación a las nueve preguntas en donde se impuso el sí fue significativamente menor que en el resto del país.

Así, la pregunta que consultó sobre la "simplificación" de la extinción de dominio ganó apenas con el 50.35% frente al 49.35% por el no. También ganó en Manabí por estrecho margen la extradición de ecuatorianos requeridos por delitos cometidos en otros países, con un 53.3% versus el 46.7% por el no.

En la vecina provincia de Esmeraldas, y en el resto de las de la Costa, las tendencias en las preguntas más polémicas siguieron la tendencia nacional.

Pero más allá de las diferencias locales, la consulta popular dejó algunos escenarios en lo político. Analizamos con dos líderes de opinión, el consultor político Jacobo García y el investigador Inty Grønneberg, quiénes fueron los ganadores y perdedores de la jornada.

Daniel Noboa 

La consulta popular fue una oferta de campaña de Daniel Noboa. Y aunque al principio su contenido era bastante difuso, como la idea de ponerle jurados a ciertos juicios penales en Ecuador, el presidente terminó armando su propuesta con buena parte de cuestiones policiales y militares y con las propuestas de otros sectores políticos, como Construye, que habían planteado retomar el tema de la extradición (negado de manera mayoritaria en la consulta de Guillermo Lasso), la "simplificación" de la extinción de dominio o el trabajo por horas.

El presidente Daniel Noboa es uno de los ganadores de la consulta: logró vender su agenda de seguridad aunque fracasó en sus reformas económicas.  Foto: Carlos Silva. Presidencia del Ecuador.

Para Jacobo García, Noboa puede ser considerado el ganador de la jornada, sobre todo por las preguntas en donde ganó el sí, pero también señala que "es perdedor si miramos el trasfondo, la expectativa y el objetivo para el que fue lanzado esta consulta". García cree que el Gobierno de Noboa tenía más expectativas sobre el desarrollo de la consulta, a pesar del resultado que parece favorable. 

Por su parte, Inty Grønneberg sostiene que las Fuerzas Armadas son una de las instituciones que tiene la mayor aceptación de la ciudadanía, aunque esto inclusive podría abrir la puerta a aceptar posturas antidemocráticas. 

Grønneberg recuerda que varias de las preguntas tenían relación con atribuciones del Ejército y el triunfo del sí en ellas no hace referencia al apoyo a Noboa o al Gobierno, sino más bien a la percepción que tiene la ciudadanía sobre las Fuerzas Armadas.

Para Grønneberg, el sí en las preguntas de seguridad es un mensaje de la ciudadanía al Gobierno: "Yo creo que ahí más bien es un tema de la gente diciendo aquí están las herramientas que estás pidiendo, dedícate a trabajar, a dar resultados". "Si podríamos devaluar a nivel general, no sé si podría decir si  el presidente ganó o perdió", señala.


 

Rafael Correa 

El ex presidente entró de lleno en la consulta abanderando el NO, tras el asalto a la Embajada de México, que supuso la captura de Jorge Glas, asilado por el Gobierno mexicano. Correa y los principales líderes del correísmo, como Luisa González y Andrés Arauz, hicieron una fuerte campaña por el no a la consulta del Gobierno, pero los resultados no fueron lo que esperaban: un escenario similar al fracaso de la consulta de Guillermo Lasso que no se concretó.

La captura de Jorge Glas, asaltando la Embajada mexicana, llevó a Correa a convertir en un pleito personal lo que debía ser una confrontación ideológica con Daniel Noboa.​ Foto: AFP

Jacobo García cree que el correísmo no procesó bien el momento político. "Él, desde su narrativa, podría haberse atribuido el triunfo dentro de la derrota, valga la paradoja, de ese rechazo a las dos preguntas", señala. García recuerda que los correístas "hicieron campaña más o menos por el no en esas preguntas y en las preguntas que gana el no hay un trasfondo ideológico en ese rechazo del cual se podría apoderar el correísmo diciendo que el trabajo por horas fue una de sus luchas en la Constitución de Montecristi, lo mismo que los tratados, el arbitraje internacional", pero no hicieron bien, en su criterio, ninguna de las dos cosas. "El asalto a la Embajada creo que ha desencajado a Correa y el mensaje que sale a dar es un mensaje de confrontación, de revancha, de un conflicto personal, con Noboa", y deja de lado los mensajes políticos que podían posicionar al correísmo. "La oportunidad del correísmo era apuntalar que se ha rechazado un trasfondo ideológico del gobierno cuyo contradictor es Correa, y de paso apuntalar un arquetipo negativo de Noboa, que se va instalando, que es el de presidente lejano, de las élites, contra las mayoría populares, y que no logra salir del tema de la seguridad", pero, estima el consultor, Correa no logró hacerlo.

Para Grønneberg, hubo por lo menos tres momentos en la acción política del correísmo en la consulta. "Al inicio, el correísmo y la revolución ciudadana, plantearon una propuesta sobre el no, en dos preguntas. En la pregunta D y en la pregunta E. Luego, justamente después del tema del asalto a la Embajada de México, con una postura más radical, una postura en la cual se incrementa la postura hacia el no, no solamente a dos preguntas, sino hacia las once de la consulta. Ahí, luego, un tercer momento, del correísmo hablando sobre buscar la unidad de las izquierdas", algo que el inventor y académico plantea que debería ponerse en el debate con miras al 2025. 

Leonidas Iza y la Conaie

Otro de los actores de la campaña por el NO fue Leonidas Izas y la Conaie. De la publicación de largos comunicados en sus redes sociales, los líderes indígenas pasaron a una ágil campaña audiovisual que destacaba la imagen del dirigente indígena y buscaba empatar con causas ambientales. 

Con una campaña centrada en las redes sociales, Leonidas Iza logró conectar con el ecologismo y con otras causas no políticas. Foto: EFE

Para Jacobo García, la Conaie, es otro de los posibles ganadores en el sentido de estas dos preguntas. Al consultor la llamó la atención la votación en provincias de la Amazonía en donde operaron grandes petroleras extranjeras, como Sucumbíos y Orellana y en donde se han producido grandes litigios por remediación ambiental. En esas zonas, así como en las provincias de la Sierra donde tiene mayor influencia la organización indígena, podrían explicarse las preguntas en donde gana el no como parte de su trabajo político. "Al final no veo tanto el triunfo o la derrota en decir once veces sí, once veces no. Sino, en la oportunidad de instalar ahora que ha habido un rechazo a dos preguntas del trasfondo ideológico que no le permiten a Noboa avanzar en su agenda y en su rumbo y donde, ideológicamente, tanto el correísmo como la Conaie se puede atribuir parte de ese triunfo", destaca.

Para Grønneberg, es importante señalar que en la consulta se activó "un sector ambientalista que ya viene articulando y haciendo una suerte de activismo político y de causas, que se vio con mucha fuerza en desde la consulta popular anterior, que fue una consulta que se logró justamente que los ecuatorianos decidamos proteger la naturaleza, la biodiversidad, y aún así se logró el resultado que se logró en el tema de Yasuni, y ahora una vez más, con el arbitraje internacional, se demuestra la importancia y el tema de causas, sobre todo de sectores jóvenes, centennials, ni siquiera de mi generación, los millennials, que están haciendo una campaña sumamente interesante, sobre todo en redes como Tik Tok, donde tienen una viralidad altísima", señaló el académico e inventor, quien destacó la figura de la activista indígena Helena GualingA: "hay un núcleo de jóvenes, entre millennials y centenials, que no se sienten representados por ninguna bandera ideológica política al momento, y están ya poniendo resultados en consultas populares", advirtió. 

Inty Grønneberg y Jacobo García analizaron en Plan Político los alcances de la consulta

El empresariado y algunos políticos que proponían el trabajo por horas 

Otro actor que tuvo una presencia significativa en la pasada consulta fue el empresariado a través de campañas en ciertos medios de comunicación tradicionales,  y de las las cámaras que empujaban este tema. Grønneberg  realizó un análisis sobre la propuesta de trabajo por horas, durante toda la campaña de la consulta. Destacó que en países europeos como Noruega o Reino Unido, en donde se acepta el trabajo por horas, han sido los partidos de centro izquierda los que han propuesto ese modelo, pero siempre manteniendo un sistema de seguridad social fuerte. 

Grønneberg, quien aclaró que al final votó por el no en esa pregunta, sostuvo que no se debe atribuir a una postura ideológica ese sistema laboral. "Ecuador no puede cerrarse así esa puerta", explicó, pero él mismo votó no debido a "la ambigüedad del propio gobierno que era extremadamentepreocupante para un tema tan importante ver a la ministra de Trabajo en un baratillo de ofertas "que desde la técnica es imperdonable". "Creo que ellos mismos fueron minando la confianza de la gente", dijo al referirse a la postura del Gobierno en este tema. "Si el trabajo por horas no se regulariza de forma correcta, tienes el problema de la precarización. Y acá en el país eso ya ha sucedido, ya hemos tenido problemas con la tercerización, con temas de explotación laboral" Y aunque el empleo formal, según destaca, solo beneficia a tres de cada diez trabajadores, la propuesta del trabajo por horas tampoco se posicionó como una certeza para la gente.

De su lado, García estima que en este tema del trabajo por horas perdió "la estrategia de la no política del gobierno", que evitó instalar en el país un debate ideológico y en las horas finales le atribuyó a Construye la propuesta que iba a ser rechazada. García cree que el tema del trabajo por horas sí terminó produciendo  una fractura ideológica, cuando se vio al empresariado y las cámaras haciendo una campaña por el tema, cuando quedó claro de qué lado del espectro ideológico se sitúan. 

GALERÍA
Consulta popular 2024: ganadores y perdedores
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Las cuatro derrotas del presidente Noboa
Redacción Plan V
Correísmo y oficialismo toman distancia de la tesis de crimen político en el asesinato de Villavicencio
Redacción Plan V
¿Se desinfla una opción política para Guayaquil?
Redacción Plan V
Última hora: se cancela la risa y la lectura en Quito
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Entre el Hotel Quito y Oloncito
Consuelo Albornoz Tinajero
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Movimiento Nacional Surgente: ¿la nueva cara del correísmo?
Redacción Plan V
!Ay, Pame! o de la impudicia
Fernando López Milán