Back to top
26 de Abril del 2021
Historias
Lectura: 10 minutos
26 de Abril del 2021
Mariana Neira

Periodista de investigación, dirigió la redacción de la revista Vistazo en Quito.

Correa y Yunda perdieron a los quiteños
0

Fotomontaje: PlanV

 

Correa siempre justifica sus actos con una bola de mentiras. No admite, por ejemplo, que en la campaña pesó mucho que dijera que tenía una lista con los nombres de los periodistas, jueces, fiscales, medios de comunicación, muchos de ellos quiteños, de los cuales se vengaría si ganaban la presidencia.


@MarianaNeiraL

Mucha gente cree que Rafael Correa ya perdió Quito para siempre y que Jorge Yunda está por hacerlo, parece, de una manera muy fea. ¿La razón? No sintonizaron con el espíritu o identidad quiteña que exige a las autoridades respeto a sus símbolos y a las personas que son símbolo de su ciudad; que sus tributos los inviertan correctamente en obras y servicios y no los metan en sus bolsillos; que no le gusta el maltrato ni a sus mascotas, peor a su gente.

Prueba del creciente rechazo de Pichincha al correísmo es que en la última elección recibió el porcentaje más bajo desde el 2007: 35,35%.

Esta caída influye enormemente en los triunfos presidenciales porque Quito tiene el electorado más grande del país y a los políticos que no cumplen con las reglas, les quitan sus votos y hasta son capaces de derrocarlos.

El rechazo de los quiteños a Correa empezó a notarse desde el 2014 cuando su partido perdió la alcaldía de Quito, lo que lo llevó a desistir de la idea de candidatizarse a la reelección en el 2017. El rechazo a Yunda empezó el momento mismo en que se posesionó, 2019, pero se acentuó en el 2020 cuando se detectó un presunto negociado con las pruebas covid-19. La última noticia es que hay tres demandas para su destitución.

Correa atacó los símbolos quiteños

Veamos el comportamiento de Correa que molestó a los quiteños. Creyéndose dueño de Quito lanzó una idea provocadora: construir un nuevo complejo de oficinas del gobierno, incluyendo las de la presidencia, en el cuartel Eplicachima y dejar el Palacio de Carondelet, que está en el centro y es el corazón de la historia quiteña y ecuatoriana, para funciones meramente ceremoniales. Obvio, los quiteños saltaron hasta el techo diciendo que el presidente pretendía “gobernar desde un cuartel” y gastar dinero en una obra “innecesaria”.

Después, cual alcalde, Correa ordenó que el centro histórico se convirtiera en la ciudad diplomática (con todas las embajadas) y se derrocara algunos inmuebles y en su lugar se hicieran parques. No eran malas las dos ideas, pero los quiteños tienen claro que para administrar su ciudad están los alcaldes, no los presidentes.

El rechazo de los quiteños a Correa empezó a notarse desde el 2014 cuando su partido perdió la alcaldía de Quito, lo que lo llevó a desistir de la idea de candidatizarse a la reelección en el 2017.

Oh, ciudad española en el Ande,
Oh, ciudad que el incario soñó,
porque te hizo Atahualpa eres grande,
y también porque España te amó.

A estas intenciones correístas se sumó la barbaridad de alterar el orden de las estrofas del himno a Quito que no es muy antiguo, data de 1944, pero es otro de los grandes símbolos de la capital. Sucedió el 16 enero 2014. El Concejo Municipal dirigido por el alcalde Augusto Barrera, médico, sociólogo que se unió a la ‘revolución ciudadana’ de Correa, dispuso que en lugar del verso, se cantara:

Cuando América toda dormía,
oh muy noble ciudad, fuiste tú,
la que en nueva y triunfal rebeldía,
fue de toda la América luz.

Los ‘revolucionarios’ que estaban en contra de la conquista española armaron una tremenda confusión entre los niños, jóvenes y adultos que siempre cantamos: “España te amó”.

Y el ‘espíritu quiteño’ salió de nuevo para castigar, esa vez, con la derrota a Barrera que pretendía la reelección. El sucesor, Mauricio Rodas, retornó el párrafo del himno a su lugar.

Y creció la antipatía de Quito hacia Correa

Barrera había ganado la alcaldía de Quito en el 2009, con el 43,14% de votos, frente al 27% de su rival Antonio Ricaurte. Pero en el 2014 perdió la reelección frente a Rodas (58% a 38%).


Augusto Barrera en busca de su reelección. Foto AFP 

El culpable, muchos dijeron, fue Correa que, siguiendo su estilo de gobierno que no tomaba en cuenta a nadie, peor al ‘espíritu quiteño’, abrió tanto la boca que, por lo bajo se comentaba, el mismo Barrera le mandó a callar, pero siguió con sus embarradas. Barrera dijo después a El Comercio: “…aunque reconozco su buena voluntad, la entrada de Rafael Correa en la segunda fase de la campaña generó resultados equívocos”.

Pero, como es su estilo, Correa culpó de todo a Barrera. Dijo que perdió porque no era “Mr. Simpatía”.

El gran secreto: Correa no ganaba la elección del 2017 

Correa se volvía cada vez más antipático para los quiteños. Lo captó un famoso experto político norteamericano, asesor de figuras mundiales. Correa fue su cliente desde el 2007 y le pidió su opinión sobre su intención de ir por la reelección en el 2017. Lenin Moreno también planeaba su candidatura y el experto, luego de un análisis le dijo a Correa que las simpatías hacia él bajaban y si fuese a una segunda vuelta con Moreno, este le ganaría. Fue cuando empezó con el cuento de que se iba a Bélgica por su familia y ‘le rogó’ a Lenin Moreno para que fuera el candidato de Alianza PAIS, como el mismo Moreno lo reveló pocos días antes de terminar su mandato, en el 2021.

Moreno ganó con el 51,16% de votos al finalista Guillermo Lasso que obtuvo 48,84%. Pero por el extraño ‘apagón’ que hubo en las computadoras del Consejo Nacional Electoral (CNE) mientras se contaban los votos, hasta ahora se discute si ese 2.32 de diferencia fue a favor de Moreno o de Lasso.
En Pichincha, Lasso ganó con 52.22% y Moreno tuvo 47.78.

Los que dirigían la campaña de Andrés Arauz, también mandaron a callar a Correa porque con cada cosa que decía le hacía perder votos. Obedeció, pero al final de la campaña volvió a abrir la boca.

Los que dirigían la campaña de Andrés Arauz, también mandaron a callar a Correa porque con cada cosa que decía le hacía perder votos. Obedeció, pero al final de la campaña volvió a abrir la boca para felicitar a Arauz por haber logrado una alianza con Jaime Vargas, presidente de la Conaie, “algo que ni yo había conseguido”. Lo dijo con pleno conocimiento de que Vargas dirigió el ataque violento contra Quito, en octubre del 2019.

El 11 de abril de este año, Guillermo Lasso ganó la presidencia con el 52,36%, equivalente a 4’656 426 votos, mientras Arauz logró el 47,64%, que significan 4’236 515 votos. 

Pichincha, los quiteños, dieron a Lasso el triunfo con una abrumadora votación del 64,65% (1′030.368 votos válidos), frente al 35,35% (563.514 votos válidos) que tuvo Arauz (resultados oficiales del CNE). Y lo curioso es que con esta provincia se alinearon todas las de la Sierra, con excepción de Carchi, y de la Amazonía, con excepción de Sucumbíos.

Correa y su bola de mentiras

De la derrota, Correa culpó a Arauz por asociarse con Vargas, uno de los “dirigentes más violentos” en las protestas en Quito. Cree que por eso los quiteños lo rechazaron.

Correa siempre justifica sus actos con una bola de mentiras. No admite, por ejemplo, que en la campaña pesó mucho que dijera que tenía una lista con los nombres de los periodistas, jueces, fiscales, medios de comunicación, muchos de ellos quiteños, de los cuales se vengaría si ganaban la presidencia.

Entonces la gente recordó sus escenas de odio y juzgamiento que vio durante 10 años en las ‘sabatinas’, la tarima del insulto y la represión. Varias de las víctimas: personas, instituciones, fueron quiteños, como los ‘periodistas corruptos’; los jóvenes yasunidos a los que repetidamente les llamaba ‘ecologistas infantiles’; Jaime Guevara, el cantautor que dio ‘yuca’ a la comitiva presidencial y Correa, sintiéndose afectado en su ‘Majestad del Poder’, ordenó lo detuvieran con la mentira de que era ‘alcohólico y drogadicto’, cuando en realidad es abstemio.

Una Ong que analizaba los enlaces sabatinos detectó desde 2007 hasta enero 2009, 171 diferentes insultos o términos soeces que Correa los repetía infinidad de veces.

Tras la derrota, Correa le ha dicho humildemente a Lasso: “Cuente en la Asamblea con nuestro bloque de 50 asambleístas para mantener la gobernabilidad y el apoyo en todo lo que sea beneficioso para el pueblo ecuatoriano”. Dijo, además, que mostrarán su oposición democráticamente, pero “jamás desestabilizadoramente”.

Un periodista respondió acertadamente: “Quién no conoce a Correa, que lo compre”.

[RELA CIONA DAS]

Las tareas no reemplazan la enseñanza: la realidad de la modalidad virtual
Marcelo Mena, Mercedes Haro, Sebastián Merizalde
Una universidad paternalista
Fernando López Milán
El triunfo de la democracia y la reconciliación nacional
Alfredo Espinosa Rodríguez
El imposible voto nulo
Gabriel Hidalgo Andrade
El exégeta de Carondelet
Natalia Sierra
GALERÍA
Correa y Yunda perdieron a los quiteños
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Los hipódromos salen de la órbita de los juegos de azar
Redacción Plan V
Aborto por violación: ¿por qué la ley no debe tener un límite de edad gestacional?
Susana Morán
Las presiones que tumbaron a Jorge Madera del IESS
Redacción Plan V
Miles de ecuatorianos, solicitantes de asilo y expulsados, a la deriva en la frontera México-EEUU
Susana Morán

[MÁS LEÍ DAS]

España: los contratos de la Embajada con Podemos son "confidenciales" según la Cancillería
Redacción Plan V
¿La esposa de Pascual Del Cioppo tiene una empresa off shore en Panamá?
Redacción Plan V
Conozca a los asambleístas que se oponen a la protección de tiburones y animales exóticos
Franklin Vega
Alias ‘Sandía’ y la guerra del microtráfico en Guayaquil
Redacción Plan V