Back to top
25 de Enero del 2016
Historias
Lectura: 18 minutos
25 de Enero del 2016
Redacción Plan V
Las cuatro claves de cara a la cita del centroizquierda

Fotomontaje: Plan V

En círculos políticos de la tendencia, se estima como posibles las precandidaturas de Carlos Pérez, Lenín Moreno y Enrique Ayala Mora.

 

Frente a la cita de la unidad anunciada para este 27 de enero, el centroizquierda sigue sin resolver sus principales conflictos: las distintas tendencias se mantienen en posturas irreductibles que conducirán, probablemente, a la presentación de varias candidaturas presidenciales.

Todas las fuerzas de centroizquierda han anunciado su presencia en la reunión que Pachakutik ha convocado para este 27 de enero en Quito. 

Pero cada una de las distintas tendencias, a las que no se descarta que se sumen otros sectores considerados de derecha, llega su propia agenda a la reunión, mientras en círculos políticos se especula sobre posibles precandidaturas presidenciales.

Por lo pronto, el movimiento indígena mira con recelo hacia sectores como el Creo de Guillermo Lasso, y la Convengencia de Jaime Nebot, Mauricio Rodas y Paúl Carrasco, quienes, sin embargo, han dicho que asistirán a la cita convocada por Pachakutik. Pero hay por lo menos cuatro temas clave de cara a la cita. 

1.- Tres precandidaturas en el centroizquierda

Por lo menos tres nombres "suenan" para una posible postulación presidencial en el sector.

En primer lugar, no se descarta que Carlos Pérez Guartambel, el presidente de la Ecuarunari, pueda ser el candidato presidencial del movimiento étnico. Pérez ha liderado las movilizaciones en contra del Gobierno de Rafael Correa, y la semana pasada marcó distancia con la dirigencia de Pachakutik, cuya invitación al diálogo amplio fue cuestionada por la Conaie. Con la presencia del actual presidente de la Conaie, Jorge Herrera, y el del ex diputado Luis Macas, Pérez criticó cualquier acercamiento con sectores a los que, dijo, el movimiento étnico ha combatido. Con una metáfora pastoril (habló de "pollitos" y "ovejitas" frente a "lobos") el dirigente marcó distancia con la coordinadora política del movimiento, Fanny Campos, quien ha mantenido contactos con diversos sectores, entre estos, el Creo del ex banquero Guillermo Lasso y la Concertación de César Montúfar.

Carlos Pérez Guartambel, Enrique Ayala y Lenín Moreno son algunos de los nombres que suenan como posibles presidenciables del centro izquierda, pero la compleja red de alianzas políticas y la coyuntura económica serán decisivas. 

En la Conaie, la forma en la que Pérez Guartambel toma distancia de otras fuerzas podría significar una posible intención de postularse a la Presidencia, y de liderar una unidad que no se comprometa con la derecha tradicional. Los cuestionamientos a Fanny Campos fueron más allá, y no se descartó un cambio en la dirigencia de Pachakutik, pues, recordó Pérez, el movimiento es un "brazo político" del indigenado que no puede divorciarse de las posturas del grupo.

Mientras tanto, en una reciente entrevista, el ex ministro de Gobierno de Rafael Correa, Gustavo Larrea, abogó por la unidad del centroizquierda en torno a una candidatura que, sostiene, es la única con amplias posibilidades de enfrentar al postulante designado por el oficialismo: la del ex vicepresidente Lenin Moreno. Larrea dijo, en una entrevista con Carlos Vera, que ha mantenido contactos con Moreno, quien, según una encuesta, tendría por lo menos el 62% de intención del voto si es que se postula como la cabeza visible de un movimiento opositor que le haga frente al oficialismo. Larrea habría viajado a Ginebra, Suiza, en donde se encuentra Moreno como Enviado Especial del secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, en temas de discapacidad, para conversar con él e intentar convencerlo de que se postule. Larrea, sin embargo, provoca resistencias en varios sectores por su pasado como operador político de Rafael Correa, si bien su distanciamiento de PAÍS lo llevó a formar su propio movimiento, Democracia Sí, en el que también milita su hermano Marcelo. Larrea tomó distancia también de "la derecha", y se abstuvo de censurar la presencia del líder de Avanza, Ramiro González, en la cita de la Convergencia en Cuenca. 

La tercera precandidatura que se estaría barajando es la del ex rector de la Universidad Andina Simón Bolívar, Enrique Ayala Mora. El ex diputado y militante del Socialismo había planteado, desde antes de su salida de la Universidad Andina, la necesidad de convocar una Constituyente, que dicte una nueva Carta Política en lugar de la Constitución de Montecristi. La propuesta de la Constituyente para reinstitucionalizar al país que ha formulado Ayala Mora podría ser un eje aglutinador, sostiene el analista político Luis Verdesoto, quien afirma que el proceso de crear una nueva Carta Política podría ser necesario para desarmar el andamiaje legal del correísmo, que con más de 200 leyes, además de las recientes enmiendas constitucionales, se convierte en el principal problema para la etapa poscorreísta. La figura de Ayala Mora, entre tanto, podría ser también considerada como binomio en caso de una eventual candidatura de Jaime Nebot, pues, estima Verdesoto, podría ser similar a la del fallecido ex canciller Diego Cordovez, quien fue el compañero de papeleta de Nebot en su postulación presidencial de 1996. 

Aunque no han hablado todavía de nombres, el Colectivo  Unitario  Nacional  de  Trabajadores  Indígenas  y Organizaciones  Sociales, que agrupa a centrales sindicales y orgaizaciones indígenas como la Conaie, hizo público un documento con "lineamientos de un plan de Gobierno", que al que definieron como "propuestas paraestructurar un plan de gobierno para la conformación  yconsolidación  de  un  gran frente  amplio  y  diverso  de  todas  las posturas  populares y  progresistas para enfrentar al correísmo y la derecha".

Con respecto a la crisis económica, el Colectivo afirmó que se debe "reconocer que, al cabo de la década de mayor auge económico y de los más altos ingresos de toda la historia,  el correísmo  deja al Ecuador en quiebra, con  la más alta deuda externa y una población empobrecida" y agregó que, para enfrentar la crisis,  se debe actuar "con firmeza, sin trasladar su peso y consecuencias al pueblo, como ha sucedido en el pasado".

Con relación al "respeto de los derecho del pueblo", el Colectivo sostiene que es necesario "garantizar la plena vigencia de los derechos humanos y las libertades individuales y colectivas", así como promover el "respeto del derecho a la libertad de expresión  y de organización, sin la tendencia estatista a atropellar a  la  sociedad y sus formas de expresión".

Así mismo, el Colectivo sostiene que es necesario "garantizar la  plurinacionalidad e interculturalidad  adoptando medidas para la plena vigencia de los derechos de las comunidades, pueblos y nacionalidades indígenas, protegiendo las circunscripciones territoriales de los pueblos ancestrales, poniendo en vigencia la justicia  indígena  y  el sistema  de educación intercultural  bilingüe. Respetar los derechos colectivos del  pueblo negro y del pueblo montubio".

El Colectivo apoya la realización de una "asamblea constituyente con  plenos poderes  para  aprobar una  reforma integral a la actual Constitución, especialmente a la parte orgánica que establece las normas de funcionamiento del gobierno. Esto se hará previa convocatoria de una consulta  popular  para  derogar las  enmiendas  constitucionales  aprobadas el  3  de diciembre de 2015 y aprobar un mandato popular de reforma".

Entre los cambios que habría que hacer a la Constitución, se establece que "el  mandato  popular  de  reforma  incluya  la  eliminación  del hiperpresidencialismo; la  división  de  funciones: robustecimiento  de  la  función legislativa y su capacidad de legislar y fiscalizar; un cambio en la composición del Consejo  Nacional  Electoral,  Corte  Constitucional,  Consejo  de  la  Judicatura,  Corte Nacional de Justicia, órganos de control, entre otros. Eliminación total del manejo de  la  justicia  por  el  gobierno  y  de  la  mal  llamada  “Función  de  transparencia  y control social”, que manipula la democracia".

En lo económico, el manifiesto del Colectivo afirma que es necesaria una "radical reforma", que define como "un real equilibrio entre la necesidad de producir para nuestras propias necesidades buscando la soberanía alimentaria, y el impulso de exportaciones con valor  agregado que  fomenten  empleo  de  calidad  y el  fortalecimiento  de  la agricultura, la manufactura, el turismo, la vivienda y los servicios".

También reclaman un "un plan  de  desarrollo industrial y  manufacturero  con  el apoyo estatal, que  amplíe  el  empleo  digno  y  permanente  en  el  sector  privado,  con  criterio  de largo  plazo.  Eliminar  las  salvaguardias  arancelarias  que  son  paños  calientes  de corto plazo y obstaculizan el desarrollo de la economía".

En aspectos sociales y educativos, el documento plantea restablecer el aporte del Estado del 40% a las pensiones jubilares, fortalecer la educación laica y gratuita, garantizar la salud, entre otros.

También reclaman que se replantee la forma en la que se planifica desde el Estado, a la que perciben como "imposición autoritaria" y aseguran que se debe desmontar el "centralismo correísta", robusteciendo a los gobiernos locales.

Por ello, creen que se debe "planificar  la  acción  estatal  a  base  del  respeto  de  la  diversidad  regional,  de  las demandas de las nacionalidades y pueblos indígenas, de los gremios empresariales y de los sectores empresariales", al tiempo que insisten en la lucha contra la corrupción, por medio de una nueva "Comisión de Control de la Corrupción" y proponen "promover con energía la sanción a quienes han cometido  actos  de  corrupción,  han  abusado  de  la  autoridad,  han  violado  los derechos  humanos  o  las  libertades  públicas,  como  la  de  expresión,  y  han promovido la división de las organizaciones".

Sostienen, con relación a los derechos de la naturaleza, que es necesaria una "defensa irrestricta de la naturaleza, adoptar medidas para la preservación del ambiente  y  la  biodiversidad.  Suspender  en  forma  inmediata  la  explotación  del petróleo en Yasuní y suspender la minería a cielo abierto que afecta las fuentes de agua y la vida de la población".

Sobre la política exterior, el Colectivo reclama "una irrenunciable postura internacional de soberanía y acciones destinadas a  proteger  los  intereses  del  país. Llevar  adelante  una  política  externa  de corte latinoamericanista y de solidaridad con los pueblos del sur del mundo".

Finalmente, el Colectivo cree que es necesario "construir  en este país de grandes riquezas humanas y naturales, regionalizado, plurinacional, intercultural y multiétnico, con diferentes creencias y actitudes ante la  vida,  haciendo  un  gran  esfuerzo  de  integración e interculturalidad que  nos proyecte al futuro".

2.- Otras fuerzas menores también podrían plantear candidatos 

Para Luis Verdesoto, no es posible descartar, en el momento actual, que otras organizaciones, como la Unidad Popular (ex MPD), la Sociedad Patriótica de los hermanos Lucio y Gilmar Gutiérrez, y el Avanza de Ramiro González podrían intentar sus propias postulaciones. Pero todos ellos deberán tender puentes hacia los sectores medios, que son los que fueron conquistados por el correísmo y a cuyo voto aspiran a apelar. Mientras que los indígenas le apostarán a una alianza con los sindicatos y los sectores sociales más cercanos, otras agrupaciones intentarán llegar a los correístas descontentos y a sectores ciudadanos que aspiran a una unidad política antioficialista. En días pasados circuló un manifiesto en redes sociales en el que un grupo de ciudadanos plantea una agenda mínima de unidad, y llama a emular los procesos que han tenido lugar en Venezuela y Argentina, en donde grupos de oposición se unificaron para enfrentar al chavismo y al kirchnerismo. No obstante, Verdesoto cree que la dispersión tradicional de la política ecuatoriana hace muy complicada esta posible unidad. 

De su lado, César Montúfar, líder de la Concertación y catedrático de la Universidad Andina, sostiene que su movimiento descarta presentar candidaturas totalmente solos. Pero creen que es necesario lograr una "unidad más allá de la foto" y que es prioritario "superar el mensaje mediático" de la cita convocada por Pachakutik. Aunque Montúfar reconoce que el proceso de unidad es difícil, dada la gran dispersión política en el país, afirma que la unidad es clave.

En opinión de Montúfar, el frente Compromiso Ecuador, que le acercó al CREO de Guillermo Lasso ya cumplió su papel, que era oponerse a la aprobación de las enmiendas constitucionales y concientizar a la población sobre sus alcances. Pero aclara que Compromiso Ecuador nunca fue una alianza electoral ni la base de un apoyo político de Concertación a la postulación presidencial de Guillermo Lasso.

Montúfar, quien ha acuñado el término "poscorreísmo" para referirse a la etapa de superación del modelo político de Rafael Correa, sostiene que hay elementos en torno de un plan de gobierno y de una agenda legislativa en la que la rendición de cuentas de los operadores de la autodenominada "Revolución ciudadana" debe ser un eje fundamental. 

Aunque Montúfar sostiene que la unidad es necesaria, descarta aliarse con quiénes politizaron la justicia y dieron paso a la "Pichicorte" en un alusión a la Sociedad Patriótica, y también con quienes han tomado medidas cuestionables en el pasado. Por lo pronto, Montúfar dice que su organización no se sumará la Convergencia de Rodas, Nebot y Carrasco, y que también tomará distancia con ex correístas a quienes considera "corresponsables" de los hechos más cuestionables de la gestión de Rafael Correa. Tampoco aseguró su presencia en la cita de este miércoles 27.

Por su parte, Dalo Bucaram, postulante a la presidencia por Fuerza Ecuador, el ex roldosismo, estuvo en la capital en reuniones políticas y reveló que también había mantenido conversaciones con Pachakutik, aunque tampoco confirmó su presencia en la cita. 

En días pasados circuló un manifiesto en redes sociales en el que un grupo de ciudadanos plantea una agenda mínima de unidad, y llama a emular los procesos que han tenido lugar en Venezuela y Argentina, en donde grupos de oposición se unificaron para enfrentar al chavismo y al kirchnerismo.

3.- La economía marcará las agendas políticas

La crisis internacional producida por la baja de los precios del petróleo, que ha afectado al país, será un elemento determinante a la hora de definir candidaturas en varios sectores. Para Luis Verdesoto, una postulación de Jaime Nebot, a pesar de sus reiteradas negativas, dependerá de la agudización de la crisis económica, que conducirá a un mayor desgaste del modelo correísta y a la pérdida de apoyo electoral. Y no solamente eso: las opciones electorales podrían verse claras en momentos en que la polarización haga crecer determinadas postulaciones. Una candidatura de Nebot, si bien no contaría con el apoyo de los sectores más extremos de la izquierda, podría aglutinar a grupos del centro serrano, convencido de la necesidad de un liderazgo más firme y experimentado frente a la crisis económica. Para Verdesoto, es evidente que hay una figura serrana con un gran "poder moral", como es la del general (r) Paco Moncayo, ex alcalde de Quito, quien también ha declinado una posible postulación,frente al "poder electoral" que representa Jaime Nebot.  Un diálogo entre ambos personajes, estima Verdesoto, no se puede descartar todavía. Por otro lado, el paso político de la Sierra ha disminuido en los últimos años, en gran medida por el aumento de la población costeña y la implementación del modelo electoral por distritos. 

4.- El correísmo es un bloque de poder real

A pesar de que la crisis haya podido causar una afectación en la popularidad del presidente Rafael Correa, es evidente, estima Verdesoto, que el correísmo se ha consolidado como un poder real en el país. En especial, por su alianza con grandes grupos económicos exportadores, que se han convertido en el sustento fáctico del movimiento de Rafael Correa. Este poder real, estima, no se va a desarticular solamente por la ausencia de Correa en la papeleta electoral, por lo que se debe considerar que un elemento a tomar en cuenta en las próximas postulaciones es la necesidad de una figura lo bastante fuerte para hacerle frente. ¿Está la centroizquierda en posibilidad de producir esa figura? se pregunta Verdesoto. 

[RELA CIONA DAS]

América Latina y el Caribe frente a la elección del presidente estadounidense
Adrian Bonilla
América Latina y año electoral: persistencia de la fragmentación
Adrian Bonilla
Argentina no es Boca Juniors
Álex Ron
Las PASO: resultados que marcan el paso
Alexis Oviedo
El ciclo argentino
Gabriel Hidalgo Andrade
GALERÍA
Las cuatro claves de cara a la cita del centroizquierda
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

María Del Carmen Maldonado, propuesta en lugar de Alexis Mera para organismo judicial de la OEA
Redacción Plan V
59 niñas y mujeres acuden al día a hospitales por emergencias obstétricas en Ecuador
Susana Morán
420 toneladas de vegetación y suelo fueron afectadas por el derrame de crudo
Susana Morán
La pandemia condenó a La Mariscal al silencio nocturno
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Más de 100 mil estudiantes no volvieron al sistema educativo
Andrés Quishpe
Protección a cambio de silencio: los acuerdos entre Assange y el gobierno ecuatoriano
Redacción Plan V
Tribunal ratifica sentencia contra Correa y lo señala como el instigador del cohecho
Redacción Plan V
El dramático impacto de la pandemia en el Centro Histórico de Quito
Redacción Plan V