Back to top
14 de Diciembre del 2015
Historias
Lectura: 10 minutos
14 de Diciembre del 2015
Redacción Plan V
El borrador de la hoja de ruta de las oposiciones

Foto: Facebook CREO

El ex banquero Guillermo Lasso es una de las precandidaturas presidenciales más firmes para el 2017, pero el amplio abanico de opositores no parece encontrar una figura de consenso. 

 

Desde varios sectores de izquierda y centroizquierda, se hacen bocetos de una estrategia frente a lo que, estiman, es un evidente agotamiento del modelo político de Rafael Correa. Los llamados a la unidad, a una estrategia conjunta y a una unificación del discurso contrastan con las agendas propias que cada sector tiene. El único factor que aglutina a todos es una postura reactiva frente a un correísmo que sigue marcando las agendas políticas.

Incertidumbre. La palabra se repite constantemente en varios documentos políticos que circulan entre sectores de oposición y a los que tuvo acceso PLAN V. Incertidumbre frente a cuál es, realmente, el juego político de un Rafael Correa que, hasta el momento, ha anunciado que no correrá por la Presidencia en el 2017.

Incertidumbre sobre cómo la crisis económica afectará al correísmo y al candidato designado por el oficialismo, que, según ha anticipado el propio Rafael Correa, no dudará en plantear la "muerte cruzada", otra institución de la Constitución de Montecristi de dudosos alcances, en caso de verse en un escenario electoral desfavorable. 

Incertidumbre sobre qué deben hacer las fuerzas políticas que se consideran no correístas, desde la derecha hasta la izquierda, frente a lo que podría significar una oportunidad política para superar el modelo correísta. 

En un documento estratégico que circula entre ciudadanos y políticos de las oposiciones, se convoca a "administrar democráticamente las diferencias", y buscar una concertación en algunos temas.

La palabra unidad aparece también con insistencia. En un documento estratégico que circula entre ciudadanos y políticos de las oposiciones, se convoca a "administrar democráticamente las diferencias", y buscar una concertación en algunos temas. También, para lograr un triunfo político, para lograr vencer en las urnas a un modelo autoritario. 

Según el documento, elaborado por varios consultores políticos que pidieron la reserva, y que fue analizado hace pocos días con representantes de varios sectores sociales y políticos, "el gran paraguas que nos cubra debe ser la nación", al tiempo que se busca lograr "restituir una sociedad oprimida y silenciada". 

La agenda mínima de esta unidad, según la propuesta, es lograr "pactos básicos de transición fuera del correísmo y sobre el modo de enfrentar las elecciones presidenciales y congresales". Para lograr estos acuerdos, empero, se busca "una dosis aunque sea mínima de confianza mutua" que se construya "en los hechos y en las realidades políticas". Aunque los autores del documento reconocen que lograr esa confianza no será fácil, se busca convencer de que el destino inmediato es "restituir a la democracia en base a estabilidades mínimas". 

En esa medida, se recomienda ceder en posiciones, de manera que una estrategia conjunta pueda ser verificada. Según la propuesta, esta debe lograrse entre personalidades representativas, lo que conduzca a superar una "sociedad de desconfiados". 

Según la propuesta, la estrategia del régimen es clara: "institucionalizar el correísmo", al tiempo que admite que "la presión social ha sido insuficiente" para evitar ese propósito.

La solución política, se advierte en el análisis, debe superar cualquier presunción o creación publicitaria de una "conspiración", a la que, seguramente, recurrirá el Gobierno.

La solución política, se advierte en el análisis, debe superar cualquier presunción o creación publicitaria de una "conspiración", a la que, seguramente, recurrirá el Gobierno.

Pero, ¿qué debe contener un futuro acuerdo entre las oposiciones? El documento enumera algunos aspectos, por ejemplo, "criterios mínimos acerca de los problemas actuales", las condiciones para que el proceso funcione, el ambiente de concertación que se crearía, los mecanismos de seguimiento de esos acuerdos, las metas cuantificables, los temas de acuerdo, las fases, los procedimientos y los contenidos preliminares. Todo esto, dicen los consultores, llevará hacia una "eficacia democrática del acuerdo", que se verificaría "por medio del cumplimiento de plazos para cubrir metas tanto como en sostener logros".

Al respecto, se recomiendan algunas actitudes indispensables, como gran capacidad para superar prejuicios y evitar discrímenes políticos. y determinar de forma conjunta los ritmos y las agendas del proceso. 

Sobre la formulación de la agenda, el documento recomienda una agenda flexible, que pueda anteponer y posponer los temas ya previamente aceptados, de manera que se eviten retrasos. Los elementos que perfeccionarían esta estrategia son la conformación de acuerdos globales, la concreción de pactos en los ámbitos fiscal, social, territorial e institucional, y los mecanismos políticos y electorales. 

Finalmente, el documento recomienda la articulación de una agenda de comunicación, que permita posicionar la idea de un acuerdo nacional en la opinión pública. 

Los seis puntos de Lasso

Mientras las posibles aristas de un acuerdo de las oposiciones se discute en los términos reseñados, el líder de CREO, Guillermo Lasso, ha hecho circular por redes sociales los que propone son por lo menos seis puntos clave para un acuerdo de unidad. 

Guillermo Lasso ha hecho circular por redes sociales los que propone son por lo menos seis puntos clave para un acuerdo de unidad.

El primer punto ha sido llamado "democracia" y se refiere a convocar a una consulta popular sobre las enmiendas constitucionales aprobadas por la mayoría correísta en la Asamblea.

El segundo, es lograr la independencia de la justicia. 

El tercero, explica Lasso, es lograr la derogatoria de la Ley de Comunicación, como una señal del reestablecimiento de la libertad de expresión en el país. 

El cuarto punto, se precisa en el mensaje de Lasso, es promover la inversión, la producción y el empleo. 

El quinto, sería el fortalecimiento de la dolarización,  y el sexto lograr acuerdos mínimos sobre solidaridad, educación y salud. 

La situación política, según las izquierdas

En un reciente análisis de coyuntura, Juan Cuvi, del colectivo Montecristi Vive, sostiene que el más probable recambio de Rafael Correa es el ex vicepresidente Lenín Moreno, quien fue mencionado por el presidente como uno de los posibles candidatos de Alianza PAÍS con miras al 2017. Aunque Moreno no es considerado un incondicional del presidente, le apoyarían sus mayores niveles de aceptación en las encuestas. 

En la visión de Cuvi, la derecha no correísta, fundamentalmente sostenida en el empresariado de Guayaquil, solo podría aglutinar un apoyo nacional más amplio con una candidatura del alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, pero es escéptico sobre si Guillermo Lasso, quien ha sido, en su criterio, desplazado en algunos temas por Nebot, se vuelve a lanzar para las presidenciales.

En el enfoque de Cuvi, la figura de Lasso es débil y tiene pocas opciones de lograr apoyo de otros sectores en el mediano plazo. Por otro lado, los acercamientos del correísmo al empresariado de Guayaquil por medio de los diálogos con el Ministerio de la Producción hacen preveer que ese sector puede terminar pactando con una candidatura oficialista.

Los acercamientos del correísmo al empresariado de Guayaquil por medio de los diálogos con el Ministerio de la Producción hacen preveer que ese sector puede terminar pactando con una candidatura oficialista.

Mientras tanto, Cuvi identifica con el centro izquierda a amplios sectores de desencantados con la propuesta correísta. Estos sectores medios, que han abandonado al correísmo, no parecen encontrar en ninguna de las incipientes tiendas de centro izquierda un espacio político adecuado. La crisis económica, estima Cuvi, liquidará la posibilidad del correísmo de contentar a todos, aspecto que será beneficioso para la tendencia, pero no necesariamente un mérito suyo. No obstante, anticipa el analista, si hay una segunda vuelta electoral en 2017, el centro izquierda, que, en su opinión "aun es una entelequia" podría ser decisivo en la definición política.

La situación de la izquierda, en todo caso, no es mejor que la de las otras fuerzas. Cuvi, militante de la tendencia, es el primero en admitir que su mayor visibilidad en los últimos tiempos, en especial como consecuencia de la presencia en las calles, "no se traduce en una fuerza electoral equivalente, entre otros factores porque no ha logrado definir una estrategia común, ni un proceso político organizativo y programático fuerte".

Aunque admite que "terminar con el correísmo" parece ser la única estrategia en común, Cuvi sostiene que hay una amplia atomización en la tendencia de izquierda, que no solo le impide tener acuerdos mínimos al interior, sino que complicará cualquier intento de lograr acuerdos electorales. 

¿Hacia dónde debe ir la izquierda entonces? Cuvi concluye que "la izquierda debe viabilizar la derrota del correísmo y de la derecha no correísta empujando la articulación de las fuerzas políticas democráticas, tanto de sus propias filas como de la centro-izquierda, a fin de desarrollar una acción organizada y programática desde las bases sociales, que derive en la constitución de una fuerza contra-hegemónica en el proceso de emancipación del sistema capitalista".

 

 

 

GALERÍA
El borrador de la hoja de ruta de las oposiciones
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Libres: teatro y memoria por la libertad y porque siempre #NosFaltan3
Redacción Plan V
Nuevo espacio en Plan V: Reporte global, el pulso del país para tomar decisiones
Gustavo Isch
Ni la UAFE, Minas, Aduanas y Arcom responden sobre las exportadoras fantasmas de oro
Redacción Plan V
El correísmo no pierde tiempo en su intento de hacerse de la Judicatura
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Nueva fecha para el retiro del subsidio a las gasolinas Extra y Ecopaís
Redacción Plan V
Innovación urbana en Quito: ¿miedo al cambio o especulación?
Fernando Carrión y Paulina Cepeda
Daniel Salcedo según Daniel Salcedo: estos fueron sus operadores y sus relaciones con el crimen organizado
Redacción Plan V
Al "Diablo" se le duerme el diablo
Redacción Plan V