Back to top
16 de Noviembre del 2014
Historias
Lectura: 15 minutos
16 de Noviembre del 2014
Redacción Plan V
El correísmo reveló las cartas de su reforma laboral

Foto: Presidencia de la República

Las cinco reformas laborales presentadas por el Ejecutivo, en una multitudinaria marcha en Guayaquil, contiene puntos que ya están en el Código Laboral.

 

En una operación de propaganda y proselitismo político, el Gobierno explicó en una concentración en el centro de Guayaquil los cinco ejes de su reforma al Código del Trabajo y a la Ley de la Seguridad Social. El Gobierno afirmó que le apuesta a la equidad y la estabilidad. Días antes de estas marchas se denunció que unos 43 trabajadores de tres empresas estatales, administradas por la Policía y las Fuerzas Armadas, fueron despedidos por constituir sindicatos y comités de empresa.

En el centro de Guayaquil, el pasado 15 de noviembre de 2014, el Gobierno presentó su plan de reformas a dos leyes, con las que desecha la posibilidad de enviar al Legislativo un nuevo Código Laboral. El trámite de estas reformas será ordinario, pues no tienen el carácter de urgentes.

La fecha fue escogida por el régimen, siguiendo su habitual costumbre de reivindicar las luchas y los discursos de la izquierda para su propia agenda, para recordar la matanza de 1922, cuando la fuerza pública disparó contra obreros en huelga.

La Secretaría de Comunicación había preparado el ambiente con una operación de propaganda: en una cadena se recordó la matanza, recordando que un número indeterminado de trabajadores fue masacrado y sus cadáveres arrojados al río Guayas. 

En una tarima emplazada en el Malecón de Guayaquil, el presidente Rafael Correa habló ante un número de personas que el diario El Universo estimó en 100 mil. Militantes del correísmo y empleados públicos de varias provincias del interior del país y de la propia capital llegaron a Guayaquil para asistir a la concentración oficialista. Como es habitual en estos eventos, se pudo apreciar a militantes del Gobierno entregando refrigerios. 

"Varios son los focos que el plan conspirador ha ido situando estratégicamente en el curso de los días anteriores: el ficticio problema de la competencia de tránsito en Guayaquil y la politiquera consulta asociada al problema; la irracional huelga de hambre de los padres de los estudiantes".

Los sindicatos oficialistas, de su lado, entregaron volantes en la avenida 9 de Octubre. Ahí, usando la retórica izquierdista tradicional, cuestionaron a la oposición con frases como estas:

"Varios son los focos que el plan conspirador ha ido situando estratégicamente en el curso de los días anteriores: el ficticio problema de la competencia de tránsito en Guayaquil y la politiquera consulta asociada al problema; la irracional huelga de hambre de los padres de los estudiantes que con su complicidad les hace un mayor daño a sus hijos; la farsa democrática de CREO exigiendo que el pueblo sea consultado cuando nunca les ha importado la opinión del pueblo; la marabunta de la dirigencia sindical, embrollada por una “izquierda” dogmática, confundida (quiere que la realidad sea igual que sus ideas) y que le hace coro a la extrema derecha; estudiantes despistados , llenos de frustraciones sociales que encuentran en el acto incoherente de tirar piedras el desahogo pasajero a su violencia reprimida; una parte de la aristocracia indígena, que desde los tiempos coloniales ha actuado en contubernio con los poderosos, que ilusamente pretenden restaurar el Tahuantinsuyo; y, a eternos dirigentes de partidos ya extintos que se oponen a la reelección indefinida. Todos están confabulados, e ilusamente esperanzados, que una situación caótica podrá sacar a Rafael Correa del poder."

El volante denunciaba una supuesta conspiración y llamaba al apoyo de los correístas con estas párrafadas:

"Invocamos a los ecuatorianos, a los que no anidan odios en sus corazones, a los trabajadores conscientes que quienes estaban antes “desgobernando” están ahora al acecho para volver a oprimir al pueblo con paquetes de ajustes, devaluaciones, privatizaciones; a las fuerzas del orden, militares y policías, a tener bien claro los principios de amor a la Patria que animan al proyecto político modernizador que gobierna; al grueso de los estudiantes beneficiados por las políticas de excelencia académica; al pueblo en general, favorecido con la desprivatización de los servicios públicos, especialmente de los servicios de la salud; a las fuerzas productivas en ascenso, a cerrar filas ante un nuevo embate imperialista, que siguiendo el exitoso esquema seguido contra Gutiérrez que inició con una “marcha blanca” en febrero del 2004, quiere repetirlo para pescar a río revuelto. Pero ni estamos en febrero y este gobierno no es de Gutiérrez."

Pero tras las proclamas propagandísticas del régimen, vino la explicación sobre las reformas que propone: se trata de cambios que se realizarían en el Código del Trabajo y en la Ley del Seguro Social, que se basan en cinco ejes. 

Correa los detalló: estabilidad, equidad, modernización del sistema laboral, democratización de la representación laboral y universalización de la seguridad social.

Proyecto de Ley para la Justicia Laboral y Reconocimiento del Trabajo en el Hogar.

Con relación a la estabilidad, el Gobierno propone eliminar el contrato a plazo fijo y declarar nulos los despidos a mujeres embarazadas y dirigentes sindicales. También se prohibirían los despidos por discriminación. 

En lo que se refiere a la equidad, el Ejecutivo propondrá que haya un techo para las utilidades que se distribuyan en las empresas privadas, que no podrán superar en 24 veces al salario mínimo vital. Esto quiere decir, que a la fecha no se podrá pagar más de USD 8160 por ese concepto. En ese mismo aspecto, Correa dijo que el sueldo más alto de una empresa no podrá ser más de 20 veces superior al del empleado que menos gane. 

Correa detalló sus cinco ejes: estabilidad, equidad, modernización del sistema laboral, democratización de la representación laboral y universalización de la seguridad social.

Para el Presidente, habrá "modernización" en el mercado laboral cuando las remuneraciones adicionales, como el décimo tercero y el décimo cuarto sueldo se paguen mensualmente, pues su objetivo, precisó es que la gente aprenda a ahorrar. Empero, la propuesta establece que esta mensualización será voluntaria. 

Sobre la democratización de la representación laboral, el Presidente propuso que las directivas de los comités de empresa se eligan en votaciones universales y secretas de todos los empleados, lo que incluye a quienes no estén afiliados a las organizaciones gremiales. 

Finalmente, el Presidente explicó que la "universalización" de la seguridad social consistirá en la incorporación al seguro obligatorio de por lo menos 1,5 millones de trabajadoras del hogar. Sus aportes recibirán un subsidio del Estado del 90%. El objetivo es afiliar a las amas de casa, por lo que se propondrá una reforma a la Ley del IESS. 

Entre la táctica y la sumisión

Lea aquí las declaraciones de Marcelo Solórzano: la génesis de la CUT contada por el asambleísta alterno de Gabriela Rivadeneira y dirigente eléctrico.

Para dar una demostración de fuerza frente a los propuestas laborales, el gobierno propició la creación de una Central Única de Trabajadores, CUT. Conformada sobre todo por sindicatos públicos, paradógicamente estas organizaciones avalarían la eliminación del sindicalismo público en las enmiendas constitucionales. 

Días antes de que se conformara la llamada CUT gobiernista y se anunciara la participación en la marcha oficialista en Guayaquil, una carta interna de uno de los dirigentes de una de esas organizaciones alertó sobre esa contradicción. La comunicación estaba dirigida a los dirigentes laborales correístas: Rosa Argudo, Gloria Yánez, Jaime Arciniegas, Marcelo Solórzano, Freddy Ibarra, entre otros, y decía:

Estimados compañeros/as:

Me permito transmitirles mi preocupación y hasta mi desorientación por los últimos acontecimientos que se vienen suscitando. Sin temor a equivocarme creo que aún no hemos logrado identificar perfectamente los límites entre lo que llamamos táctica y lo que significa sumisión. Solo de esta manera se puede explicar la confrmación de la presencia de algunos dirigentes y miembros de la base de la Confederación de Trabajadores del Sector Público del Ecuador en el evento del 15 de noviembre en la ciudad de Guayaquil, mismo que todos sabemos que es preparado y orquestado por el Gobierno Nacional, obviamente con el propósito de  de ratificar sus anuncios hechos con anterioridad: "No contratos colectivos y por ende no sindicalización del sector público", "todos los obreros a la Losep". Modestamente creo que nuestra presencia daría el aval para que el gobierno continúe con el plan trazado en contra de la clase obrera. No quiero entrar en más detalles, pero sí creo necesaria una reunión urgente de las bases de la Confederación y de ser posible del Parlamento Laboral, para que sean las bases y no los dirigentes los que decidan cuál es el rumbo que tomamos como organizaciones. Por último y para reflexión de nuestras conciencias, me permito reenviarles una carta enviada por el pensador más grande que la Historia ha podido contar: Karl Marx. Favor leerlo con atención y sacar nuestras propias conclusiones de lo que estamos haciendo y de lo que hemos dejado de hacer".

Saludos cordiales

JL

La carta no fue tomada en cuenta por los dirigentes, pero circuló profusamente entre los otros dirigentes, de la otra CUT, opositora esta. Para Mesías Tatamuez, Edgar Sarango, José Chávez, Marcela Arellano y otros, organizadores de las marchas del 17 de septiembre y del 19 de noviembre, el tema pasa por impedir que las enmiendas o propuestas del gobierno presentadas el sábado 15 de noviembre, no violen los derechos adquiridos de los trabajadores. Aunque no dejan de reconocer que en las propuestas hay temas "interesantes", señalan que las principales aspectos de la reforma laboral correístas ya están contempladas en el Código del Trabajo y la Constitución, como la protección a las mujeres embarazadas. Por tanto "no es nada nuevo, sino una maniobra política para dividir a los trabajadores", dijo Nelson Erazo, del Frente Popular, de filiación maoista. Tatamuez ha reconocido que las centrales sindicales no oficialistas, como la Ceols, la Cedoc-CUT, y hasta movimientos como la Conaie, que se suma a las marchas, no pueden competir con los recursos que el Estado tiene para movilizar miles de personas y generar la propaganda favorable a esas propuestas oficiales. 

Entrevista a Edgar Sarango, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y de la Central de Trabajadores del Ecuador (CTE).

El problema está, dicen los dirigentes, en la serie de conflictos laborales que no se han resuelto. En la rueda de prensa del lunes 17 de noviermbre, en la Conaie, Tatamuez denunció el despido de 25 trabajadores de la fábrica Fabrec, de la Policía Nacional, por el "delito" de haber conformado u sindicato. La fábrica es administrada por el instituto de seguridad social de la Policía Nacional. 

Un caso similar ocurrió en dos fábricas administradas por el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas, Issfa: En particular, se trata de los trabajadores de las empresas Emsa Airport CEM, que presta servicios aeroportuario en el Mariscal Sucre de Tababela, y Explocen C.A., cuyo objetivo es fabricar, importar y comercializar explosivos.  Ambas empresas cuentan con una mayoritaria participación accionaria del Estado, por lo que en la actualidad son administradas por el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa)

El ministro Carlos Marx Carrasco dijo a los directivos de Emsa que esta es una empresa del Estado, administrada por el Issfa, y que los despidos "son ilegales", por lo que ordenó la reincorporación de los nueve trabajadores.

En el caso de Emsa, amparados en el Art. 326, numeral 7 de la Constitución, los trabajadores constituyeron en julio de 2014 un sindicato que vele por sus derechos. Sin embargo, al poco tiempo, los ejecutivos de esta empresa despidieron a seis dirigentes provisionales del sindicato, denunciaron los trabajadores. "violando el Art. 452 del Código de Trabajo, que prohíbe todo despido mientras se encuentre en trámite la legalización de la organización ante el Ministerio de Relaciones Laborales, como en efecto así ocurría".

Los hechos fueron denunciados por la organización sindical y la Cedocut ante el Ministerio de Relaciones Laborales. Luego de varios meses de discusiones con la Inspectoría de Trabajo, se dio una reunión entre los dirigentes despedidos, la empresa y el Ministerio de Relaciones Laborales.

En esta reunión, el ministro Carlos Marx Carrasco dijo a los directivos de Emsa que esta es una empresa del Estado, administrada por el Issfa, y que los despidos "son ilegales", por lo que ordenó la reincorporación de los nueve trabajadores. Esta disposición del ministro no fue acatada por Emsa, por más que Carrasco subrayó que las empresas del Estado están obligadas a respetar las leyes, dijeron los dirigentes. Luego de cuatro meses los dirigentes despedidos no son aún reintegrados a sus puestos.

En octubre último fue legalizado el sindicato de trabajadores de Emsa y fue elegida la nueva directiva sindical. Pero los ejecutivos de la empresa despidieron, el 4 de noviembre, a los dos más altos dirigentes de la organización laboral: el secretario general y el secretario de actas. El secretario general es una persona que padece una enfermedad profesional, violando una vez más la ley que ampara a las personas con este tipo de enfermedades.

En el caso de Explocem los trabajadores se constituyeron en comité de empresa en agosto del 2014. En el transcurso de este proceso, los dirigentes provisionales de la organización laboral fueron despedidos, sin que hasta la fecha (tres meses después) hayan sido reintegrados ni existe una fórmula que vislumbre una solución a este problema, señalan los trabajadores.

[RELA CIONA DAS]

Arroz Verde: ‘Correa disponía, supervisaba y aprobaba’
Redacción Plan V
Todo se sabía
Juan Cuvi
El imperio de la vulgaridad
Fernando López Milán
Caos y golpismo
Gabriel Hidalgo Andrade
Cpccs: del relajo al caos programado
Juan Cuvi
GALERÍA
El correísmo reveló las cartas de su reforma laboral
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Así festejó el David indígena la derrota de Goliat
Fermín Vaca Santacruz
Las horas de terror en Quito
Susana Morán
La tormenta perfecta
Gustavo Isch
Lourdes Tibán: “La mayoría de los infiltrados son policías y militares indígenas”
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Cae otro accionista de Sky Jet con más de una tonelada de droga
Redacción Plan V
El campanazo carchense
Juan Cuvi
Quien busque la continuidad de Moreno y Correa, será golpeado con votos
Jean Cano
En Carchi se exige que la minería no dé la espalda a las comunidades
Susana Morán