Back to top
31 de Mayo del 2017
Historias
Lectura: 23 minutos
31 de Mayo del 2017
Maaike Goslinga/The Correspondent
El déspota electo que abrió el camino para Erdogan y Trump

Ilustraciones: Bonil

La situación de la libertad de expresión en Ecuador es comparada en Europa con los intentos de los gobiernos de Hungría y Turquía para silenciar a los periodistas de esos países. 

 

Un líder autoritario democráticamente elegido es algo que en todas partes se puede encontrar. Su peor pesadilla es la crítica. En Ecuador, acaba de terminar el gobierno de uno de ellos, Rafael Correa. Deja un legado polémico no solo en su país: sus métodos para silenciar a todos sus críticos.

AMSTERDAM.- Son cosas que también podría decir hasta mi editor, Rob Wijnberg: "Todo depende de lo que un puñado de medios de comunicación nos dicen o se niegan a contar." "Si los medios de comunicación son de hecho un contrapeso, ¿no deben tener la decencia de explicar su posición política? " "Estamos hablando de los medios de comunicación que representan intereses privados". 

Para el lector habitual de The Correspondent, este tipo de críticas a los medios le será familiares. Hasta ahí, nada mal. Pero estas declaraciones provienen de un hombre que ha silenciado durante una década a todos sus críticos: Rafael Correa, ex presidente de Ecuador.

El pasado 24 de mayo, Correa fue sucedido por Lenin Moreno, un coideario de su movimiento Alianza PAIS. A Moreno le espera una tarea difícil. El daño que Correa ha hecho a la libertad de expresión todavía proyecta una larga sombra sobre el país y sus métodos fueron seguidos en todo el mundo.

Es culpa de los medios

Desde que asumió el poder en Ecuador en 2007, el socialista Rafael Correa ha hecho muchos amigos con su discurso de rechazo al capitalismo norteamericano. Él es uno de los líderes más populares del continente y es visto como la cara de un nuevo liderazgo latinoamericano: Correa está comprometido con los valores tradicionales del Ecuador y la reforma económica, con un Estado fuerte. Debajo de la chaqueta de su traje, a menudo se ve una camisa blanca con coloridos bordados indígenas, como un gesto simbólico de su apoyo a las minorías étnicas de su país. 

Correa está comprometido con los valores tradicionales del Ecuador y la reforma económica, con un Estado fuerte. Debajo de la chaqueta de su traje, a menudo se ve una camisa blanca con coloridos bordados indígenas, como un gesto simbólico de su apoyo a las minorías étnicas de su país.

Durante la gestión de Correa, Ecuador ha dado un considerable paso adelante en comparación con  diez años atrás. El Producto Interno Bruto ha aumentado, y los ecuatorianos son, porcentualmente, menos pobres. El Aeropuerto de la ciudad capital, Quito, presenta una excelente imagen.  Hay buenas carreteras y nuevos hospitales. 

Las críticas de Correa a las medios, entonces, parecen tener sentido. ¿Si Ecuador está tan bien, por qué tanto alboroto?

Pero más allá de su sonrisa blanca y brillante, de sus análisis económicos y de sus entusiastas intervenciones en televisión, se descubre que  Ecuador está peor de lo que parece a primera vista.Unos de los problemas es que incluso los holandeses y ecuatorianos que no suelen escuchar la verdad.

Cuando visité Ecuador con mi compañero periodista Jelmer Mommers, pudimos tener una imagen distinta de lo que ocurre en ese país.

El régimen de Correa se caracterizó, principalmente, por su actitud hostil hacia cualquier persona que lo critica. Identificó en varias ocasiones como el enemigo público a todos los medios privados de Ecuador. Culpa inclusive de un golpe de estado fallido el 30 de septiembre de 2010, donde fue tomado como rehén, a los "medios corruptos." 

Los medios de comunicación son entendidos como un instrumento de de poder: una idea que copió de Hugo Chávez, el ex presidente socialista de Venezuela.

Cómo marginar las voces críticas es una tendencia mundial

Pero lo que Correa hace en Ecuador no es nuevo.  Es parte de una tendencia global de la "democracia no liberal": un sistema en el que los líderes elegidos utilizar medios democráticos para tomar medidas antidemocráticas, como por ejemplo, eliminar todos los puntos de vista críticos.  Los líderes como Correa son, sin embargo, muy populares debido a que han encontrado una fórmula mágica para su éxito. 

La fórmula tiene cuatro ingredientes, que son:

Un líder carismático que defiende a "la gente" y siempre tiene listo un discurso poderoso, por ejemplo, acerca de la "revolución ciudadana" ecuatoriana.

Un grupo creciente de personas en una difícil situación económica.

Instituciones débiles que pueden estar el servicio del gran capital o una élite corrupta

Una clase política colapsada y desprestigiada, y por lo tanto, una oposión sólida. 

El presidente turco Recep Tayyip Erdoğan, por ejemplo, encaja perfectamente en el cuadro de la "democracia no liberal." Él organizó un referéndum en Turquía para concentrar más poder.

Un discurso similar presenta el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien impide el paso de los periodistas críticos a sus ruedas de prensa y dice en Twitter que los medios son "El enemigo del pueblo estadounidense." 

El presidente Viktor Orbán, de Hungría, que admitió abiertamente a la prensa internacional que fue el cerebro detrás de la clausura del periódico principal de la oposición en Hungría.

Son acontecimientos desastrosos para la democracia, porque sin un ojo crítico es fácil engañar a la gente conceder privilegios a la gente en el poder, sin que nadie lo pueda criticar.

Es el estilo de Rafael Correa.Si no fue una fuente de inspiración para Erdogan y otros políticos similares, es sin duda un creador de tendencias. Pero ¿qué significa eso para el funcionamiento de un país?

Es el estilo de Rafael Correa. Si no fue una fuente de inspiración para Erdogan y otros políticos similares, es sin duda un creador de tendencias. Pero ¿qué significa eso para el funcionamiento de un país?

Se inicia con un insulto

Desde 2007, antes de llegar al poder, Correa expresó su desacuerdo con los medios de comunicación,  acusándolos de corrupción y censura. Para él, las personas deben carecer de opiniones políticas, y deben permitirle gobernar sin ninguna crítica ni molestia.

Correa es bueno para estar sentando, pues estableció las "sabatinas" un programa semanal de tres horas transmitido en cadena nacional los días sábados. En esos programas no ha escatimado epítetos contra los periodistas, a los que llama "sicarios de tinta" y acusa a la prensa de su país de ser  "manipuladora ", "corrupta", "conspiradora, '' cobarde'', "presuntuosa" y "golpistas".

El director del medio digital  PLANV,  Juan Carlos Calderón (54) y el periodista Fermín Vaca (40) conocen demasiado bien estas dinámicas. Correa ha tildado a Calderón de "payaso enfermo", "una pequeña cucaracha" y "un periodista corrupto", además de acusarlo de trabajar para la Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA).

Los dos comenzaron su medio digital en 2013, después de que la revista en la que trabajaban, Vanguardia, fue cerrada por su dueño, quien alegó presiones políticas. PLAN V dispone de 20.000 visitantes únicos por semana y 25.800 seguidores en Facebook y Twitter. Actualmente hay en Ecuador muy pocos medios de comunicación realmente críticos como  PLAN V. Desde su pequeña oficina de veinticinco metros cuadrados en el norte de Quito, un equipo de cinco personas publica reportajes con relevancia pública, tomando en cuenta varios ejes, como por ejemplo:

Las historias sobre conflictos sociales. El gobierno quiere permitir la minería en tierras indígenas en la Amazonía, y varios dirigentes han sido encarcelados durante las protestas.  Durante nuestra visita a Ecuador, uno de ellos recuperó su libertad. La periodista Susana Morán, quien escribió al respecto, dice: "Los medios de comunicación simplemente haría una noticia de que fue puesto en libertad. Pero yo les explico  la verdadera historia, PLAN V aporta con el contexto".

Las historias sobre la corrupción. Plan V ha seguido de cerca casos de corrupción en el Gobierno y los ha publicado, como en el caso de los sobornos de Odebrecht. 

Historias sobre los derechos humanos. Los derechos humanos y de las minorías en Ecuador también son de interés editorial para PLANV. 

Todo en la oficina de PLAN V era de color marrón: las paredes de ladrillo, las mesas, los armarios pintados. En la esquina, sobre una mesa, hay varios ejemplares del libro Democracia, derechos humanos y las instituciones en Ecuador,  que parece ser la Biblia del PLANV. Calderón me entregó un libro y lo abre en el capítulo II: "La libertad de expresión, la época perdida ''.

PLAN V es uno de los pocos medios de comunicación que es independiente del Estado y busca publicar información sin compromisos.  Pero ser crítico no es fácil, Desde su fundación en 2013, los periodistas han sufrido amenazas de muerte, intimidación con abogados y posibles demandas por parte de políticos, empresarios y activistas, y hasta ataques cibernáticos contra su portal.

"En la revista Vanguardia, en la que trabajamos, los policías entraron con armas de fuego y se llevaron nuestras computadoras", dice Calderón. Los periodistas han recibido varios tipos de intimidación: insultos, falsas acusaciones, juicios, multas. Calderón tenía  reveló en el libro El Gran Hermano que las empresas vinculadas con el hermano mayor del presidente habían recibido $ 120 millones de dólares de seis instituciones públicas para proyectos de infraestructura.

El presidente demandó a Calderón y al coautor del libro, Christian Zurita, por USD dos millones por "daño moral" y $ 100,000 para pagar los costos procesales, porque en el libro se decía que Correa conocía los negocios de su hermano. 

"¿Dos millones de dólares?", Pregunto con la boca abierta.

"Correa hace tan eso a menudo. Son cosas que hace para humillar y demostrar su poder". Aunque las cortes fallaron a favor del presidente, la multa no fue cobrada y el asunto fue archivado.

Y entonces, la ley contra la prensa

En 2013 la voluntad de Correa era ley. Hubo una nueva ley de prensa que fue aprobada por la Asamblea Nacional, en donde ejercía total contral político.  Esa ley permite que el gobierno de Ecuador sea árbitro de lo que los medios de comunicación pueden o no pueden publicar o transmitir.

Es como si el Gobierno decide, por medio de sus instituciones, que deben leer las personas. (Imagine que el primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, hiciera lo mismo.)

Según Correa, la ley promueve una "buena prensa", unos medios de comunicación respetuosos del "honor y la reputación de las personas y las entidades".

En la práctica, la ley sirve para que cualquier persona que cuestione al Gobierno sufra sanciones de distintos tipos. 

Una institución digna de Orwell 

La ley de prensa también estableció una nueva entidad gubernamental con el orwelliano nombre de SUPERCOM (abreviatura de Superintendencia de la Información y Comunicación).

Cuando periodistas, dibujantes y redactores publican algo que el gobierno, las empresas o a ciertos ciudadanos no les gusta, la entidad actúa de árbitro y puede obligar a rectificar la información y ofrecer públicamente su excusa. (Además de una multa, lo que ocurrió el ilustrador de este artículo en el pasado).

SUPERCOM es demasiado estricta también en cuanto a la información que no se publica. En mayo de 2015, el diario La Hora tuvo que echar mano de sus bolsillos, cuando no publicó el discurso pronunciado por el alcalde de la ciudad de Loja, por lo que fue multado. 

SUPERCOM impuso una multa contra siete medios de comunicación por no publicar las denuncias contra un candidato de oposición. Aunque esos medios de comunicación alegaron que no lo hicieron por la propia ley de prensa, que les prohíbe publicar el período electoral noticias sobre los candidatos. Por otra parte, alegaron que la noticia original vino de un periódico argentino, y que no podían verificar esas fuentes, cosa a lo que también les obliga la Ley de Prensa. Sin embargo, cada medio tenía que pagar unos 3.400 euros de multa.

Pero mientras el control se cierne sobre los periódicos, la Internet es un salvaje oeste, donde las leyes ecuatorianas son fáciles de eludir.

Pero Rafael Correa no solo ha usado las leyes ecuatorianas en su favor, sino también algunas internacionales. Así, puso un derecho de autor sobre su propia cara y la del vicepresidente, sobre y el logotipo de su partido y de todas las instituciones públicas.

Pero Rafael Correa no solo ha usado las leyes ecuatorianas en su favor, sino también algunas internacionales. Así, puso un derecho de autor sobre su propia cara y la del vicepresidente, sobre y el logotipo de su partido y de todas las instituciones públicas. Quien utiliza sus fotografías o material de vídeo, es acusado por la Ley de Copyright del Milenio Digital de los Estados Unidos, (DMCA). Esta ley permite retirar de la internet cualquier material sobre el que haya un reclamo de derecho de autor, sin orden ni procedimiento judicial. El líder turco Erdogan tiene ahora una página web pro gubernamental  en la que ha puesto derechos de autor sobre clips de sonido, usando un truco similar.

La amenaza también es financiera

Para los periodistas críticos en Ecuador, deber millones de dólares es casi la nueva normalidad. Emilio Palacio del diario El Universo fue condenado a pagar cuarenta millones de dólares por daños a Correa debido a un insulto en una columna y fue condenado también a tres años de prisión.

No es de extrañar que huyó a los Estados Unidos. Lo mismo ocurrió con el periodista Fernando Villavicencio. Con préstamos y el dinero de la familia y amigos, finalmente pagó una multa de $ 47.000 a Correa, después de lo cual solicitó asilo político en Perú.

La táctica es arruinar a los periodistas también económicamente. Pero, ¿qué pasa con el apoyo del público? "Es difícil encontrar personas dispuestas a pagar por periodismo de investigación", dice Fermín Vaca de PLAN V.

Plan V y otros medios independientes en Ecuador, como GkillCity y Fundación Mil Hojas, son financiados principalmente con fondos de Estados Unidos y donantes que desean permanecer en el anonimato. No podía ser de otra manera: en un ambiente hostil como este son ciudadanos o empresas que apoyan las plataformas mencionadas son puestas en listas negras y temen represalias.

"Buscamos financiamientos en nuestro país, pero mucha gente se niega por temor a ser perseguidos", dice Vaca.

El control sobre los medios crece

Hablamos con el empresario de radio Alvaro Rosero en la oficina, desde donde transmite ​​Radio Democracia / EXA. Detrás de él cuelga un gran retrato de su familia. El padre de Rosero, Gonzalo, comenzó el negocio hace más de cuarenta años y desde entonces sus descendientes han seguido esa empresa familiar. Cada mañana, afirma, 600.000 personas escuchan su programa de  noticias y entretenimiento, que también proporciona análisis políticos y económicos.

Los medios estatales ecuatorianos no dan cobertura a la corrupción o los abusos. Y, por lo tanto, la familia Rosero se dedica a esa tarea. "Sí, hay más hospitales y escuelas. Pero la salud y la educación no son mejores. Las listas de espera son enormes. La corrupción sigue ahí ", dice Rosero.

"Sí, hay más hospitales y escuelas. Pero la salud y la educación no son mejores. Las listas de espera son enormes. La corrupción sigue ahí ", dice Álvaro Rosero.

Según Rosero, el presidente se ha vuelto más rígido en los últimos años. Los funcionarios del Gobierno no pueden cooperar con Radio Democracia u otros medios críticos. Relata como el Gobierno impone rectificaciones pregrabadas que deben ser obligatoriamente transmitadas.

Los medios de comunicación propiedad del Gobierno, por el contrario, logran tener un mayor impacto en la sociedad. El presidente usó de manera inteligente las consecuencias de la crisis financiera de 2000, y varios medios vinculados a bancos cerrados se convirtieron en canales del Gobierno.

Lo hace todo esto

Las organizaciones internacionales como Human Rights Watch y Reporteros sin Fronteras han emitido informes condenatorios  sobre Ecuador bajo Correa. Pero el Gobierno sostiene que ese control parte del mandato que recibió cuando fue elegido.  Es el argumento circular que utilizan los demócratas no liberales para socavar la democracia.

"Es como 1984 de Orwell Vivimos en un sueño, o una pesadilla", dice Mauricio Alarcón, subdirector de la fundación independiente Fundamedios. Lo vemos en su oficina en el norte de Quito.

Con su equipo Alarcón ha documentando todos los ataques contra la prensa. Fundamedios fue amenazada en 2015 cuando Correa forzada quería cerrar la fundación alegando que era una "organización política".

¿Y su sucesor, Lenin Moreno?

¿Hará el nuevo presidente Lenin Moreno algo para cambiar la situación de la prensa en Ecuador? Moreno puede parecer más accequible, pero los periodistas con los que hablamos no están seguros.  

Sí, el nivel de vida ha mejorado con Correa. Sin embargo, la baja de los precios del petróleo en 2014 hundió al país en recesión y el desempleo aumentó. Ha habido casos de corrupción y erosión de los derechos humanos. Moreno, en una silla de ruedas y sin el carácter picante de Correa, es visto como una opción. 

"Con Fundamedios hicimos una hoja de ruta para restaurar la libertad de expresión durante el período electoral. Firmaron todos los candidatos presidenciales, excepto Lenin Moreno y Alianza PAIS ", dijo Mauricio Alarcón.

"Con Fundamedios hicimos una hoja de ruta para restaurar la libertad de expresión durante el período electoral. Firmaron todos los candidatos presidenciales, excepto Lenin Moreno y Alianza PAIS ", dijo Mauricio Alarcón.

¿Por qué esto no es solamente un problema ecuatoriano?

Esa actitud no es aplicable sólo a Ecuador. Sus homólogos latinoamericanos de izquierda, como el fallecido Hugo Chavez en Venezuela y su sucesor, Nicolás Maduro, también han sido criticados por amordazar a la prensa libre. Ecuador parece estar dirigiéndose hacia un modelo mexicano, en el que los líderes políticos hacen tratos con los medios de comunicación privados.

En Holanda, el PVV lleva una lucha contra la prensa holandesa. En Occidente, hay una crítica al modelo actual de medios. Basta con mirar a Países Bajos. El presidente del partido VVD, Henry Keizer, ha  negado a los periodistas el acceso a una rueda de prensa.  El PVV lleva una lucha contra la prensa holandesa, se niegan a dar entrevistas y pretenden socavar su credibilidad. 

Una nueva Ley de Inteligencia y Seguridad (Wiv) amplía la posibilidad de que los servicios de inteligencia y seguridad puedan vigilar a los periodistas y sus fuentes.

Ecuador muestra lo que sucede al erosionarse las instituciones políticas y cuando a los medios de comunicación se les asigna el papel de la oposición. Y también, lo que puede ocurrir cuando el gobernante controla también las ramas legislativa y judicial.

¿Qué pueden hacer los periodistas frente a esto?

A pesar de toda la resistencia de Fundamedios, Alarcón es una figura que  evidencia buen humor.  Al igual que su joven equipo, predominantemente mujeres, que trabajan en su oficina en torno a una gran mesa. Desde la oficina de Alarcón las oímos y sonreímos.

Para muchos periodistas, Fundamedios es un lugar donde sentirse seguro y para quejarse, un lugar de ayuda y un oído que escucha. 

"Las cosas que ocurren aquí son tan terribles que pensamos que la gente no nos va a creer", dice Martha Roldós, periodista y fundadora de la Fundación Mil Hojas. A menudo se encuentra en el hospital a causa de su mala salud, según dice. "Luché porque este es mi país. No he cometido ningún delito ", afirma.

La entrevista con Mauricio Alarcón de Fundamedios termina. Fuera de la puerta, Fermín Vaca está esperando por nosotros. Cuando Alarcón le ve, saludan y se dan un abrazo. "¡Don Fermín! ¡Amigo, amigo! Él golpea duro en su espalda, ambos saludan afectuosamente.

Con una sonrisa en su cara, Alarcón nos despide con un abrazo. "Al menos tenemos la diversión ".

Para este artículo se solicitó una respuesta de la Secretaría Nacional de Comunicación en Ecuador, pero hasta la fecha no he recibido ninguna respuesta.

En esta historia colaboró Jelmer Mommers, quien escribirá también acerca de Ecuador y su relación con el petróleo, la naturaleza y los pueblos indígenas.

Traducción: Redacción PLANV

Este artículo fue originalmente publicado en neeerlandés por De Correspondent. Si le gustó este reportaje, suscríbase y reciba un boletín semanal en inglés con lo mejor de De Correspondent:  corr.es/newsletter.

 

[RELA CIONA DAS]

El veto del presidente Lasso a la Ley de Comunicación será parcial
Redacción Plan V
Tres indicios de una misma lucha, y la batalla continúa
Consuelo Albornoz Tinajero
“Hay sabuesos que solo persiguen el olor de su peste”: el polémico discurso de Cynthia Viteri contra sus detractores y la prensa
Redacción Plan V
Libertad de expresión: Impunidad, agresiones y limitaciones continúan en Ecuador
Fermín Vaca Santacruz
Malos alcaldes: ¿mala prensa?
Rubén Darío Buitrón
GALERÍA
El déspota electo que abrió el camino para Erdogan y Trump
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El veto del presidente Lasso a la Ley de Comunicación será parcial
Redacción Plan V
Estos son los mejores 32 puntuados para jueces anticorrupción
Redacción Plan V
Perú: la demanda de Perenco que buscaría parar la Reserva Napo Tigre
Lorena Mendoza y Guísela Loayza
Razas y racismo en la civilización del capital
Julio Oleas-Montalvo

[MÁS LEÍ DAS]

El círculo jurídico de Leandro Norero impulsó el habeas corpus para Jorge Glas
Redacción Plan V
Los pecados del boom inmobiliario de Quito según la Contraloría
Redacción Plan V
Bien Futuro: Una nueva fórmula para tener casa propia que reducirá el precio de las viviendas
Redacción Plan V
¿Qué hay detrás del juicio político del correísmo contra la Judicatura?
Redacción Plan V