Back to top
13 de Agosto del 2018
Historias
Lectura: 6 minutos
13 de Agosto del 2018
Redacción Plan V
El escándalo de los cuadernos K sacude a Argentina

Foto: LosAndes.com.ar

Este chofer del Ministerio de Planificación escribió ocho cuadernos con lo que sería el minucioso detalle de viajes para cobrar sobornos. 

 

Un chofer de un jerarca del gobierno del ex presidente Néstor Kirchner, encargado de recibir coimas en efectivo de empresarios que, a cambio, eran beneficiados con concesiones, llevó un minucioso registro de los viajes y las personas que transportó. Como se volvió costumbre en el país austral, mucho del dinero ilícito se movió en efectivo, en maletas y bolsos llenos de plata.

Oscar Bernardo Centeno es un sargento en retiro del Ejército argentino, chofer en un ministerio de ese país, que hizo una relevación sorprendente. Durante algún tiempo anotó, de manera minuciosa, los sitios a donde llevaba a su jefe, Roberto Baratta, un viceministro del Gobierno de Néstor Kirchner, y sus curiosas costumbres.

Oscar Centeno, un chofer del ministerio de Planificación, registró en ocho cuadernos manuscritos cómo el viceministro, en el carro del Estado, se paseaba por Buenos Aires recaudando coimas de empresarios en efectivo, que luego entregaba en la Casa Rosada (palacio de Gobierno), la Quinta de Olivos (la residencia presidencial) y en el departamento particular de los Kirchner en Buenos Aires.

Según ha declarado Centeno ante la justicia de su país, él trabajó para Baratta y para Julio De Vido, ministro de Planificación de los Kirchner, como chofer y asistente personal. Registró en ocho cuadernos manuscritos cómo el viceministro, en el carro del Estado, se paseaba por Buenos Aires recaudando coimas de empresarios en efectivo, que luego entregaba en la Casa Rosada (palacio de Gobierno), la Quinta de Olivos (la residencia presidencial) y en el departamento particular de los Kirchner en Buenos Aires.

El testimonio del hombre parece confirmar lo que era un secreto a voces en Argentina: que Néstor Kirchner y su esposa, la también ex presidenta Cristina Fernández recibían millones de dólares en efectivo por parte de empresarios para beneficiarlos con contratos. El dinero, al parecer, iba a tanto a la familia Kirchner cuanto a su partido, el Frente para la Victoria, para el financimiento de las campañas políticas del matrimonio. 

Aunque el llamado "dinero negro" es una práctica común en Argentina, en donde se sabe que los aportes en efectivo en las campañas que no tienen control son comunes, así como los pagos a asesores políticos que no facturan sus servicios como deben hacerlo en el Ecuador, la aparición del testigo y de los cuadernos K, de los que no se ha podido recuperar los originales sino solo fotografías, confirma cómo se realizaba la red de sobornos, que ya ha sido comparada con el caso Odebrecht en Brasil. 


El chofer ha declarado ante la justicia argentina que investiga pagos con sobre de plata en efectivo.

Según el testimonio del chofer, Baratta recorría Buenos Aires y llevaba maletas que, luego de entrar en las oficinas de algunas empresas, cargaba en el auto al parecer llenas de dinero. 

Cuando las entregas no se hacían en el Palacio de Gobierno o en la Quinta de Olivos, se hacían en el departamento particular de los Kirchner, a un secretario del ex presidente, llamado David Muñoz, quien ya falleció. 

No solamente Baratta se encargaba de la recaudación, sino funcionarios de todos los ministerios, que se turnaban un día de la semana. Al subsecretario Baratta le acompañaba otro personaje, Nelson Lazarte, pues el funcionario temía que lo grabaran mientras hacía los cobros. 

Inmediatamente, la justicia argentina empezó una investigación. Una de las primeras diligencias ha sido allanar el edificio donde vive Cristina Fernández en Buenos Aires. Claudio Bonadio, el juez que instruye la causa, ha sindicado a la ex presidenta por su presunta responsabilidad en la red de coimas, que estaba centrada, sobre todo, en constructoras. En su primera comparecencia ante el juez, la ex presidenta se declaró una perseguida política del Gobierno de Mauricio Macri. 

Tres grandes empresarios de la construcción y la agricultura de ese país, Javier Sánchez Caballero (CEO IECSA),  Juan Carlos De Goycoechea (Isolux) y Manuel Santos Uribelarrea (MSU) declararon también ante el juez y confirmaron que entregaban plata en efectivo al ex presidente para ser beneficiados con contratos del Estado. 


Las denuncias sobre que Néstor y Cristina Kirchner acumulaban dinero en efectivo de dudosa procedencia no son nuevas en Argentina. 

Sobres de papel

Claudio Bonadio, el juez que instruye la causa, ha sindicado a la ex presidenta por su presunta responsabilidad en la red de coimas, que estaba centrada, sobre todo, en constructoras. En su primera comparecencia ante el juez, la ex presidenta se declaró una perseguida política del Gobierno de Mauricio Macri.

Los empresarios dijeron que daban dinero para las campañas de los Kirchner, y que siempre lo hacían en efectivo que entregaban en fundas de papel. Según el ejecutivo de Isolux, llegó a hacer pagos de hasta 300 mil dólares. Los pagos sirvieron para contratos en la construcción de la central hidroeléctrica de Río Turbio. De su lado, Santos Uribelarrea precisó que pagó hasta USD 100 mil por concepto de aportes de campaña para el partido de Néstor y Cristina Kirchner. Los empresarios se han acogido a un programa de colaboración eficaz con la justicia, por lo que están confesando cómo pagaron los sobornos.

Con la muerte de Néstor Kirchner y de su secretario, la responsabilidad penal podría recaer sobre su viuda. Mientras tanto, las revelaciones produjeron que en el Ecuador se realicen varios pedidos para retirar las dos estatuas de Kirchnner que hay en Quito, una de ellas, en la sede de la Unasur en la Mitad del Mundo. El político argentino recibió elogiosos comentarios del Gobierno de Rafael Correa e, inclusive, mantuvo una política exterior muy cercana a la agenda argentina, lo que fue uno de los pilares del intento de consolidar la Unasur. 

 

 

[RELA CIONA DAS]

El negocio de la Justicia
Fernando López Milán
Cuando veas la barba de tu vecino cortar, pon la tuya a remojar
Carlos Rivera
Los fonditos sí han servido
Consuelo Albornoz Tinajero
Cicig: memorias de una Guatemala capturada por las mafias de la corrupción
Redacción Plan V
Argentina no es Boca Juniors
Álex Ron
GALERÍA
El escándalo de los cuadernos K sacude a Argentina
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Así festejó el David indígena la derrota de Goliat
Fermín Vaca Santacruz
Las horas de terror en Quito
Susana Morán
La tormenta perfecta
Gustavo Isch
Lourdes Tibán: “La mayoría de los infiltrados son policías y militares indígenas”
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Cae otro accionista de Sky Jet con más de una tonelada de droga
Redacción Plan V
El campanazo carchense
Juan Cuvi
Quien busque la continuidad de Moreno y Correa, será golpeado con votos
Jean Cano
En Carchi se exige que la minería no dé la espalda a las comunidades
Susana Morán