Back to top
13 de Octubre del 2014
Historias
Lectura: 8 minutos
13 de Octubre del 2014
Redacción Plan V
El Kinttogate: ¿la 'izquierda trovadora' al desnudo?

Los funcionarios involucrados en las polémicas negociaciones: Kintto Lucas, Francisco Rivadeneira, Fernando Yépez y Ricardo Patiño.

 

Mientras en Bruselas, el diplomático de carrera Fernando Yépez Lasso, quien ejercía la Embajada del Ecuador intentaba mantener la que, suponía, era la línea del Gobierno, vía Skype funcionarios como Francisco Rivadeneira, actual ministro de Comercio Exterior, les decían que sí a todas las condiciones impuestas a la brava por los funcionarios europeos que negociaban un TLC. En el centro de la polémica está el ex vice canciller Kintto Lucas, contra quien enfilaron los medios del Gobierno insinuando su posible implicación en la filtración de los cables diplomáticos, cosa que él niega.

Contenido de los cables diplomáticos revelados por ecuadortransparente.org al puro estilo de Julian Assange.

El ex vicecanciller Kintto Lucas quedó, esta semana, preso de sus afirmaciones pasadas. El periodista de origen uruguayo, que tras ser editor cultural del desaparecido diario Hoy devino en cuadro de la revolución correísta y -nadie es profeta en su tierra- en segundo jefe de la Diplomacia ecuatoriana, fue señalado por los medios del Gobierno como cercano a la oposición y, acaso, como fuente de una filtración de nueve cables diplomáticos de los años 2011 y 2012, en donde se describen las pugnas entre los diplomáticos de carrera de la Cancillería -tratando de salvar la coherencia del rechazo personal del Presidente Correa al "bobo aperturismo"- y los negociadores de Comercio Exterior, sumamente interesados en lograr un entendimiento con Europa al precio que fuera. 

En su perfil de Facebook, Lucas escribió: 

"Lamento que el artículo “Gobierno del Ecuador es víctima de nuevo espionaje triangulado desde España e Islandia”, de la Agencia Andes, me mencione como alguien con vínculos con la oposición porque eso es MENTIRA. Yo no soy ningún opositor al gobierno y tampoco estoy de acuerdo con la filtración de los cables sobre todo porque mencionan a personas como el Embajador Yépez. Antes de hablar o escribir sería bueno que Andes verifique y no mienta. No le hace ningún bien al gobierno. ¿Cuál es su objetivo al mencionarme? Cuando yo tomo una postura la asumo como asumí no estar de acuerdo con el TLC. No me escondo. Afirmaciones como la del mencionado artículo le restan credibilidad a Andes".

La polémica se produjo luego de que el diario español El Diario.es, cuyo lema es "periodismo a pesar de todo", tomando como fuente cables de la Cancillería ecuatoriana filtrados por los portales filtrala.org y ecuadortransparente.org, publicara un artículo en el que revela que, supuestamente, el embajador del Ecuador en Bruselas en aquella época, Fernando Yépez Lasso, fue víctima de lo que criollamente se llama un "bypaseo": mientras él intentaba mantener lo que creía era la línea del presidente Rafael Correa contra el "bobo aperturismo" que se materializa en los tratados de libre comercio, los funcionarios de Comercio Exterior de la Cancillería -en ese momento, el comercio exterior también operaba desde el Palacio de Najas- encabezados por el actual ministro, Francisco Rivadeneira, organizaban reuniones propias con los delegados de la Unión Europea o, simplemente, los llamaban por Skype a espaldas del diplomático. 

Según los cables filtrados, cuya autenticidad no ha sido desmentida por el Gobierno, que se ha limitado a denunciar más bien una operación de espionaje internacional, el embajador Yépez se dirigió en varias ocasiones al vicecanciller Lucas, informándole que los europeos presionaban de manera agresiva para que el Ecuador acepte sumarse al TLC que Europa concretó con Colombia y Perú, algo que en criterio del diplomático, atentaba contra la soberanía nacional y, lo que es peor, contra el discurso del Presidente en contra de los TLC. 

Lucas, por su parte, se había manifestado como contrario a este tipo de acuerdos comerciales, por lo que terminó abandonando el Palacio de Najas en 2012, no sin antes advertir que lo que iba a ocurrir es que Ecuador se sumaría al TLC de Colombia y Perú. El periodista uruguayo, tras su vertiginoso ascenso en nuestra diplomacia, volvió a su país, en donde el presidente José Mujica le ofreció altos cargos en la Presidencia de la República, primero, y en la diplomacia uruguaya después.

Pero la historia de éxitos de Lucas como diplomático es capítulo aparte. En sus cables, el embajador Yépez precisa que los europeos, cuyos funcionarios han recibido con olímpico desdén a las posiciones radicales del Ecuador contra el libre comercio, han hecho amenazas concretas: la Unión Europea podría quitarle al Ecuador sus preferencias arancelarias -algo similar a lo que ocurrió ya con Estados Unidos- y sacarlo del programa de apoyo a la lucha contra las drogas que promueve Europa, llamado SPG Plus. Según denunció en su momento el embajador, para justificar las presiones los europeos iban a declarar que la renta del Ecuador ha aumentado, según un ranking del Banco Mundial. Según dice Yépez en sus informes al Palacio Najas, el modelo del "milagro ecuatoriano" está totalmente divorciado de los TLCs como concepto, al tiempo que, en su opinión, aceptarlo va contra la Constitución y leyes como la de Empresas Públicas y la de Economía Popular y Solidaria. 

Las denuncias del embajador, al parecer, cayeron en saco roto. Inclusive, afirma que no fue invitado por Francisco Rivadeneira a una reunión con un comisario europeo, de la que se enteró por boca de los europeos y que se agendó por fuera del órgano diplomático regular. El "bypass" al embajador, al parecer, no era gratuito: Rivadeneira tendría un discurso más flexible con relación al acuerdo comercial del que supuestamente manejaban el vicecanciller Lucas y su embajador. 

Contenidos de los acuerdos alcanzados entre Ecuador y la Unión Europea en las negociaciones por un Tratado de Libre Comercio.

Y es que, lirismos aparte, la postura europea, según admite el propio embajador Yépez en sus informes a Lucas, era de "franqueza, dureza y burdo desdén". Los funcionarios europeos les habían advertido claramente que, o Ecuador se sumaba al TLC de Colombia y Perú, o simplemente quedaba aislado y sin acceso al mercado europeo. O sea imponía el pragmatismo económico o se seguía con aquello que Martha Roldós ha llamado el discurso de la "izquierda trovadora". En esta lucha de halcones versus palomas parecen haber vencido los halcones. 

Según se desprende de los cables filtrados, la disputa la zanjó, salomónicamente, el ministro de Relaciones Exteriores, Ricardo Patiño. Patiño contestó en un email que se debía negociar, paralelamente, tanto con el Mercosur cuanto con la Unión Europea, para tomar, al final, la decisión más conveniente para los intereses del país.

Estos hechos, al parecer, ocurrieron entre 2011 y 2012. Para enero de 2014, apunta El Diario.es, Ecuador no se sumó al Mercosur, pues al parecer, se trataba de dos negociaciones comerciales mutuamente excluyentes, sino que firmó un preacuerdo con Europa, mientras que los países del Viejo Continente nos concedieron una prórroga en las preferencias arancelarias que amenazaban con quitarnos. Según informó oficialmente la Unión Europea, el 23 de septiembre de 2014, Ecuador, en efecto, se sumó al acuerdo comercial que mantienen Perú y Colombia, con algunos ajustes que, ha dicho el Gobierno, blindan la economía y la soberanía del país. 

En efecto, el texto del Acuerdo, hecho público por Europa, y que engloba a los tres países andinos, tiene una serie de notas al pie de página, que, en teoría, lo ajustan a las particularidades de nuestra legislación, si bien no afectan el marco global del Acuerdo. 

¿Qué beneficios o perjuicios traerá para el Ecuador este acuerdo? Aún es pronto para saberlo. Lleva aparejado el ofrecimiento, en todo caso, de que los ecuatorianos ya no necesitaremos visa, al igual que los ciudadanos de los países vecinos, para visitar el Viejo Mundo. 

 

 

 

 

[RELA CIONA DAS]

¿Por qué razón el Ecuador no tendrá pasaportes biométricos hasta principios de 2020?
Redacción Plan V
Para la Unión Europea, Ecuador ya no es una amenaza
¿Por qué Europa está a la expectativa del duelo entre Le Pen y Macron en Francia?
Fermín Vaca
El islam y la guerra contra occidente
Oswaldo Toscano
Brexit: el sismo que rompió Europa
Juan Jacobo Velasco
GALERÍA
El Kinttogate: ¿la 'izquierda trovadora' al desnudo?
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Cuidar las semillas es un modo de vida
Susana Morán
Cuidar las semillas es un modo de vida
Susana Morán
Andrés Michelena: tenemos un retraso de 15 años en lo digital
Redacción Plan V
"Hay un discurso guerrerista-templario en el Gobierno": Nelson Reascos
Fermín Vaca Santacruz

[MÁS LEÍ DAS]

El estudio que revela cómo el minero Proyecto Mirador afecta a la salud de los moradores
Redacción Plan V
Sobornos: Pugna entre la Fiscal y los abogados por el cohecho
Redacción Plan V
La crisis de los puertos ecuatorianos: pérdidas por USD 184 millones
Redacción Plan V
La OEA y su elección de Secretaría General
Adrian Bonilla