Back to top
20 de Junio del 2016
Historias
Lectura: 16 minutos
20 de Junio del 2016
Redacción Plan V
El sorprendente caso de un ex ministro argentino arrestado con USD 8.9 millones

El ex ministro de Obras Públicas de Argentina durante doce años, José López (centro), es trasladado por la Policía argentina para que rinda declaraciones en la Fiscalía. 

 

José López, ex ministro de Obras Públicas del régimen de los esposos Kirchner, quienes gobernaron Argentina entre 2003 y 2015, fue sorprendido por la Policía cuando intentaba esconder USD 8.9 millones en efectivo en varios bolsos en un convento católico. La detención del ex ministro, quien ya era investigado por enriquecimiento ilícito, sacudió al Frente para la Victoria, el moribundo partido de la ex presidenta Cristina Fernández, que afronta un desgrane de sus filas parlamentarias.

Un ex ministro de Obras Públicas detenido, medio de la noche, con varios bolsos llenos de dinero en efectivo, a las puertas de un convento en donde pretendía esconder los billetes, que, al parecer, no tenía forma de justificar.

La escena sorprendió a los argentinos y fue calificada como "insólita" por el presidente de Argentina, Mauricio Macri, y, para los críticos del régimen de los esposos Kirchner, es una muestra clara de la galopante corrupción que caracterizó a la gestión del matrimonio, cuya organización política, el Frente para la Victoria, afronta un severo desgrane de sus cuadros. 

José López, uno de los hombres clave de los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández en Argentina, intentaba ingresar una millonaria suma de dinero en un convento y su detención golpea al kirchnerismo, que busca despegarse del escándalo y frenar la fuga de dirigentes.

López, actual parlamentario del Parlamento del Mercosur (Parlasur) y quien ocupara la Secretaría de Obras Públicas durante los doce años del kichnerismo en el poder, fue sorprendido en la madrugada del pasado martes por la policía mientras intentaba ingresar bolsos con 8,9 millones de dólares en un convento de la localidad bonaerense de General Rodríguez.

Al calor del creciente escándalo, varios políticos del kirchnerista Frente para la Victoria (FPV), que lidera la expresidenta Cristina Fernández, no tardaron en condenar el comportamiento de López, que durante su gestión manejó millonarias partidas para la obra pública, bajo la órbita del Ministerio de Planificación, que conducía el ahora diputado Julio de Vido.


López fue detenido con varias maletas llenas de dinero en efectivo, en dólares y pesos argentinos. 

El exministro, que está bajo la mira de la Justicia y de la Oficina Anticorrupción por otras causas, también tenía bajo su órbita al exsecretario de Transporte Ricardo Jaime, condenado ya por defraudación.

El exministro, que está bajo la mira de la Justicia y de la Oficina Anticorrupción por otras causas, también tenía bajo su órbita al exsecretario de Transporte Ricardo Jaime, condenado ya por defraudación contra la administración pública y que afronta otras causas por presunta corrupción.

“Yo confío en que seguramente De Vido no conocía las características corruptas de López”, dijo Héctor Recalde, jefe del bloque del FPV en la Cámara de Diputados.

En declaraciones a periodistas, Recalde pidió no hacer un “uso partidario” de este “episodio terrible y horrible de corrupción” y aseguró que la “inmensa mayoría” de los hombres del FPV es “honesto”.

Un día después, la fuerza que gobernó Argentina durante tres períodos consecutivos y que sufrió un duro revés en los comicios presidenciales del año pasado, en los que resultó vencedor el conservador Mauricio Macri, recibía otra mala noticia: tres diputados y una senadora abandonaron sus filas.

La decisión fue desligada del caso López, pero lo cierto es que el FPV sigue con su sangría, tras perder una quincena de diputados en febrero.

¿El principio del fin?

“El impacto político de la detención de López es tremendo. Hasta este caso, muy pocos dirigentes kirchneristas habían reconocido explícitamente que la corrupción es una realidad. Ahora, casi al unísono, hasta los kirchneristas más duros salen a reconocerlo”, dijo a Efe el analista político Patricio Giusto.

Para el experto, de la consultora Diagnóstico Político, esto “es un golpe de knock out al FPV” cuya primera consecuencia es la fuga de legisladores concretada este miércoles y, aseguró, “lo más probable es que en las próximas semanas esta sangría se siga profundizando, con la posibilidad de que el FPV termine desapareciendo como fuerza política”.

Giusto sostiene que, en términos políticos, quien “está capitalizando” esta situación es Macri, quien este miércoles, durante una visita oficial a Colombia, tachó el caso de “bochornoso”, que “ha indignado” a los argentinos, y dijo que espera que “la Justicia actúe como corresponde”.

“Ningún gobierno está exento de un caso de corrupción. Cualquiera que haya robado tiene que ir preso”, dijo a Efe Hernán Letcher, dirigente de la agrupación kirchnerista Unidos y Organizados y director del Centro de Economía Política Argentina.

Letcher sostuvo que, sin embargo, le “preocupa que el macrismo tiene la intención de utilizar este hecho para justificar las decisiones que pretende tomar en el futuro”.

Para Giusto, “es probable que sigan desfilando más funcionarios kirchneristas por tribunales y, eventualmente, De Vido y la misma expresidenta”.

López era investigado desde hace ocho años por presunto enriquecimiento ilícito y ahora, tras el escándalo en el monasterio, suma una causa por portar una arma sin un permiso vigente.

Detenido en circunstancias insólitas, hasta el propio kirchnerismo, para despegarse de su figura, impulsa su expulsión del Parlasur “por falta de decoro”.

La reacción de Cristina Fernández

De su lado, la ex presidenta Fernández comentó en Facebook sobre la detención de quien fuera el zar de las obras públicas en su país. Aseguró que ella no fue quien dio las bolsas de dinero al ex ministro. 

“Yo quiero saber quiénes son, además del ing. López (…), los responsables de lo que pasó”, señaló en su cuenta de Facebook, en la que se refirió por primera vez al escándalo generado luego de que López fuera atrapado “in fraganti”.

“El dinero que el ing. López tenía en su poder, alguien se lo dio. Y no fui yo. Ni ninguno de los miles de militantes que integran este espacio político. Que nadie se haga el distraído. Ni empresarios, ni jueces, ni periodistas, ni dirigentes. Cuando alguien recibe dinero en la función pública es porque otro se lo dio desde la parte privada”, dijo la ex presidenta Cristina Fernández.

“El dinero que el ing. López tenía en su poder, alguien se lo dio. Y no fui yo. Ni ninguno de los miles de militantes que integran este espacio político. Que nadie se haga el distraído. Ni empresarios, ni jueces, ni periodistas, ni dirigentes. Cuando alguien recibe dinero en la función pública es porque otro se lo dio desde la parte privada”, aseveró Fernández.

A su juicio, esa es una de las “matrices estructurales de la corrupción a lo largo y a lo ancho” de la “historia” de Argentina y la universal.

En el documento, la ex jefa de Estado remarca otra matriz, “infinitamente más profunda aún”, así como “sus efectos más terribles”, que es, en su opinión, “la aplicación de planes políticos y económicos que enajenan el patrimonio nacional, endeudan el país y someten a la miseria a millones de argentinos”.

“De esa matriz dan cuenta también, desgraciadamente, pasado y presente de nuestra historia y de otros pueblos del mundo”, añadió.

La expresidenta inicia su carta señalando que durante ocho años gobernó “para todos los argentinos”, los que la querían, los que la respetaban y también para los que la agredían e insultaban “como nunca se hizo con ningún presidente en la historia”.

“Sé que ser mujer fue un agravante”, consideró.

Es así que señaló querer dirigirse a “quienes saben que en estos doce años y medio”, en referencia a su mandato y el de Kirchner, se construyeron derechos “como no se había hecho desde el primer peronismo”.

“A quienes se rompieron el alma militando porque sintieron y sienten que, por primera vez en mucho tiempo, las utopías dejaban de ser sólo eso y se transformaban en una vida mejor para todos los argentinos”, añadió.

“Aún para aquellos que nunca nos quisieron ni nos querrán, hagamos lo que hagamos”, espetó.

En este sentido, la exmandataria se dirigió además a los que por primera vez se incorporaron a la política, porque los convocó un proyecto “donde el amor por la Patria y la solidaridad con el prójimo son su motor”.

“A quienes hoy siento y sé que están profundamente dolidos como si alguien les hubiera pegado una trompada en el estómago”, afirmó, en definitiva, “a los que son y se sienten parte de este proyecto”.

“A los que lo construyeron, a los que lo aman, a los que sufren por lo que está pasando. A ellos quiero decirles que creo que palabras como repudiar, rechazar o condenar, no alcanzan. Yo quiero saber quiénes son, además del ing. López (Secretario de Obras Publicas durante mi gestión), los responsables de lo que pasó”, sentenció.

Macri: es un caso "insólito"

El presidente Mauricio Macri se mostró sorprendido por la aparatosa detención del ex ministro. 

De su lado, el presidente Mauricio Macri, afirmó que la corrupción en su país llegó a niveles “insólitos” en la última década y dijo que no cree que el escándalo en torno al ex secretario de Obras Públicas José López sea un caso aislado.

En una entrevista publicada por el diario El Tribuno, de la norteña provincia argentina de Salta, el mandatario sostuvo que la corrupción en el anterior Gobierno “claramente fue estructural”.

“Creo que la corrupción en general ha acompañado las últimas décadas y en la última creo que llegó a niveles inéditos”, dijo el jefe de Estado.

“Lo importante es que ahora entendamos que el cambio es de todos, hoy la obra pública tiene que ser sinónimo de alegría, de futuro, de mejora de la calidad de vida y nunca más sinónimo de corrupción, de cajas y de abusos”, señaló Macri en la entrevista.

“Lo importante es que ahora entendamos que el cambio es de todos, hoy la obra pública tiene que ser sinónimo de alegría, de futuro, de mejora de la calidad de vida y nunca más sinónimo de corrupción”, dijo el presidente Mauricio Macri. 

López permanece detenido en la cárcel de la localidad bonaerense de Ezeiza y el jueves último se negó a declarar ante  la fiscal que instruye la causa.

La fiscal que lo investiga por el incidente en el convento tampoco pudo tomarle declaración, ya que López presentó, según su defensa, un cuadro de ataque de pánico y ahora permanece en reposo a la espera de los resultados de pericias psicológicas.

En tanto, la Policía realizaba nuevos allanamientos en el convento y en la casa de López en la localidad bonaerense de Tigre, en la búsqueda de pruebas y documentación de interés para las investigaciones.

Para el analista Carlos Malamud, "la esperpéntica acción de José López ha mostrado el verdadero rostro del kirchnerismo y su vinculación con un extendido esquema de corrupción. Durante mucho tiempo se ha querido vender a través de un relato bien estructurado que kirchnerismo y progresismo eran sinónimos y que el matrimonio Kirchner era la punta de lanza del socialismo del siglo XXI en Argentina".

"Para todos aquellos que no lo sabían, o no lo querían saber pese a las incontables evidencias, el populismo instalado durante 12 años en Argentina tenía entre sus objetivos el enriquecimiento de sus principales dirigentes y allegados. El kirchnerismo no rechazó el sistema capitalista porque era un capitalismo de amigos", estimó Malamud. Malamud destacó la militancia de López en el movimiento de los esposos Kichner: "Salvo que fuera un agente plantado por la KGB durante la Guerra Fría es muy difícil calificarlo de infiltrado en el movimiento social y popular, como apuntó una Hebe Bonafini cada vez más desconectada de la realidad".

Para Malamud "el episodio del convento puede suponer un antes y un después en la trayectoria política de Cristina Fernández y en sus pretensiones de volver al poder. A partir de aquí todo indica que podría haber comenzado el declive del kirchnerismo, un grupo condenado a convertirse en un referente residual en la vida política argentina". El analista destaca que  "en el Parlasur (Parlamento del Mercosur), López es el segundo diputado regional afectado por escándalos de corrupción. La primera fue Milagro Sala, dirigente kirchnerista de Jujuy, que lleva tiempo encarcelada por distintas causas. Los esfuerzos bolivarianos por convertirla en una perseguida política han fracasado de forma notoria".

"Bajo el impacto del viento de cola de los prodigiosos precios de las materias primas, centenares de miles de argentinos salieron de la pobreza y se incorporaron a las clases medias. Y si bien no sabemos a ciencia cierta su número, ya que otra de las virtudes de la “década ganada” fue el falseamiento sistemático de las estadísticas con fines políticos, sí conocemos sus nuevas demandas y exigencias al gobierno y a la dirigencia de los partidos. Entre ellas, su menor tolerancia a la corrupción. Brasil y Guatemala son dos casos del fenómeno, pero no los únicos", estima Malamud. 

"El suceso, por llamarlo de alguna manera, de los dólares de López y el declive del kirchnerismo hasta su probable desaparición muestra que en política no hay atajos. Mucha gente bienintencionada quería construir una opción de izquierda progresista, defensora de las libertades y de la igualdad social, aunque también hubo numerosos oportunistas ansiosos de medrar. Unos y otros se subieron al tren del populismo kirchnerista, contemplado como una poderosa arma de futuro. Pero la realidad es más terca que la utopía y más allá de las promesas la corrupción del régimen los condujo al fracaso más estrepitoso. Pensar que Chávez o los Kirchner iban a construir el socialismo del siglo XXI era tanto como creer que el rey desnudo estaba ataviado con ricas telas y bordados", finalizó el analista. 

Con información de Infolatam. 

GALERÍA
El sorprendente caso de un ex ministro argentino arrestado con USD 8.9 millones
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Las preguntas clave sobre el dióxido de cloro: ¿en verdad es una panacea?
Mateo Ordóñez
Más de 2.000 contagios diarios se registraron la semana pasada; Pichincha con las peores cifras
Redacción Plan V
Más de 2.000 contagios diarios se registraron la semana pasada; Pichincha con las peores cifras
Redacción Plan V
La sombra del correísmo en el Consejo de Participación Ciudadana
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

La (nueva) alianza entre Jairala y el correísmo
Redacción Plan V
@cicirm91, la tuitera que enseña a cocinar durante la pandemia
Gabriela Muñoz
Las pruebas para COVID de Yunda con nuevos tropiezos
Redacción Plan V
Los otros entretelones de la sentencia de Tamayo a favor del líder de Los Choneros
Redacción Plan V