Back to top
15 de Agosto del 2016
Historias
Lectura: 23 minutos
15 de Agosto del 2016
Redacción Plan V
Fidel Castro, el poder en Cuba y sus 90 años

Foto: Reuters Media Express

En una muestra especial en La Habana, se recogió la vida de Fidel Castro en varias fotografías, como ésta, en la que luce su uniforme verde oliva. 

 

El líder de la revolución cubana reapareció el 13 de agosto, en su aniversario 90, en un homenaje en un teatro de La Habana. Para algunos, se mantiene como un ícono del revolucionario latinoamericano, mientras otros cuestionan el modelo totalitario que ha producido escasez, pobreza y migración en su país.

El anciano líder reapareció. Vistiendo un calentador blanco, y escoltado por su hermano, el presidente de Cuba, Raúl Castro, y por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, un Fidel Castro de 90 años, muy frágil, asistió a un evento en su honor en el teatro Carlos Marx de La Habana. 


Fidel Castro junto a su hermano y sucesor, Raúl, y el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. 

Muchos años han pasado desde que Fidel Castro Ruz, y un grupo de jóvenes barbados, tomaron el poder en Cuba, derrocando al dictador Fulgencio Batista, y llevaron a la Isla por el camino del comunismo, bajo la sombra de la Unión Soviética. El Fidel Castro que aparecía en cientos de fotos, vestido de uniforme verde oliva y fumando un puro, ha pasado a la historia. Hoy, queda solamente el anciano vestido con calentador, jubilado del poder hace diez años por problemas de salud que, sin embargo, sigue siendo la encarnación del mito.

Su cumpleaños se ha celebrado con conciertos, bailes multitudinarios y hasta fabricando el puro más largo del mundo. En una columna publicada en la prensa estatal, el icónico revolucionario izquierdista agradeció a los cubanos los homenajes y volvió a criticar a su viejo enemigo Estados Unidos.

El Fidel Castro que aparecía en cientos de fotos, vestido de verde oliva y fumando un puro, ha pasado a la historia. Hoy, queda solamente el anciano vestido con calentador, jubilado del poder hace diez años por problemas de salud que, sin embargo, sigue siendo la encarnación del mito.

Luego de casi cuatro meses de ausencia pública, Castro asistió el 13 de agosto por la tarde a un acto cultural por su cumpleaños en el Teatro Carl Marx de La Habana. 

La última vez que Fidel Castro había sido visto en público fue en abril, cuando inauguró el Congreso del Partido Comunista de Cuba. En esa oportunidad dio un largo discurso y dijo que ese podría ser uno de sus últimos en ese recinto.

Para celebrar a Castro, miles de personas bailaron a lo largo del serpenteante paseo marítimo del Malecón de La Habana durante toda la noche del viernes al sábado. Fue una gran fiesta en su honor, con una banda que tocó el “Feliz Cumpleaños” a la medianoche y fuegos artificiales al otro lado de la bahía.

“Deseo expresar mi más profunda gratitud por las muestras de respeto, los saludos y los obsequios que he recibido estos días, que me dan fuerzas para reciprocar a través de las ideas”, escribió Fidel Castro en el artículo publicado en medios oficiales, titulado “El Cumpleaños”.

Fidel fue reemplazado en la presidencia del país en 2008 por su hermano menor Raúl Castro debido a una enfermedad intestinal que lo tuvo al borde de la muerte.

En el artículo, Fidel, combinó pasajes de su infancia en el pueblo de Birán, en la región oriental de Cuba, escribió sobre su padre fallecido poco antes de la Revolución de 1959 y volvió a arremeter contra el presidente estadounidense, Barack Obama.

“Poco antes de la Revolución mi padre murió. Antes, sufrió bastante (…) De sus tres hijos varones, el segundo y el tercero estaban ausentes y distantes. En las actividades revolucionarias uno y otro cumplían su deber”, señaló.

Incluso en ese momento, escribió Fidel, sabía que Raúl tendría que reemplazarlo si algo le sucedía, en particular si Estados Unidos tenía éxito en sus intentos por asesinarlo.

Fidel, quien gobernó durante 49 años, dijo que “casi que me reía con los planes maquiavélicos de los presidentes de Estados Unidos”.

El ex mandatario, quien se ha dedicado a escribir artículos en la prensa estatal, criticó a Obama por el discurso pronunciado cuando visitó en mayo Hiroshima, la ciudad que sufrió el primer bombardeo atómico del mundo al final de la Segunda Guerra Mundial.

“Grandes potencias como China y Rusia no pueden ser sometidas a las amenazas de imponerles el empleo de las armas nucleares. Son pueblos de gran valor e inteligencia. Considero que le faltó altura al discurso del Presidente de Estados Unidos cuando visitó Japón, y le faltaron palabras para excusarse por la matanza de cientos de miles de personas en Hiroshima, a pesar de que conocía los efectos de la bomba”, dijo Castro.

El veterano líder revolucionario había arremetido contra Obama tras su visita histórica en marzo a Cuba, la primera de un mandatario estadounidense en 88 años, donde pronunció un discurso que utilizó las “palabras más almibaradas”, diciendo que era “hora ya de olvidarnos del pasado”.

En su artículo, el líder cubano sostiene que “(Yo) ya había llegado a la convicción de que ninguna organización estaba preparada para la lucha que estábamos organizando. Había desconcierto total desde los partidos políticos que movilizaban masas de ciudadanos, desde la izquierda a la derecha y el centro, asqueados por la politiquería que reinaba en el país”.


Una mujer en Artemisa, Cuba, muestra un certificado de reconocimiento por donar sangre con ocasión del 90 aniversario de Fidel Castro. 

Los jóvenes y Fidel 

Según un reporte de la Agencia EFE, Castro es visto a sus 90 años como el “eterno joven rebelde” por las nuevas generaciones de cubanos, en su mayoría afiliadas a un oficialismo que ha celebrado intensamente el cumpleaños del expresidente y que busca que la década lejos del poder no disminuya la presencia del líder.

Tradicionalmente los festejos por el nacimiento de Castro el 13 de agosto -considerado en la isla comunista como una efeméride nacional- se inician el día anterior con conciertos por el Día Internacional de la Juventud, que se prolongan hasta la medianoche cuando todos cantan “Feliz cumpleaños” en actos por todo el país.

Este 2016, sin embargo, los homenajes comenzaron hace meses y se han multiplicado debido a las nueve décadas del “invicto Comandante” a quien la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) envió un “beso enorme y el mayor de los abrazos”, según informó la prensa estatal cubana.

“Para ese eterno joven rebelde, mil gracias y que cumpla muchos más años y sueños”, dijo la primera secretaria de la UJC, Susely Morfa, quien aseguró que “Fidel simboliza cuanto somos, las virtudes que hacen grande a este pueblo: dignidad, patriotismo, solidaridad, valentía, altruismo, pasión por la verdad y la libertad”.

Bajo el lema “Fidel entre nosotros” en Cuba se recuerda la figura del líder, más cercano al mito cuanto más escasas son sus apariciones, convertido en tendencia en las redes sociales gracias a la convocatoria de organizaciones juveniles y femeninas de la isla.

En Facebook y Twitter las etiquetas #Fidelentrenosotros, #90RazonesPorFidel, #FelicidadesFidel y #CubanasjuntoaFidel son utilizadas para divulgar mensajes de saludo al expresidente, anécdotas de su vida y fragmentos de sus discursos.

En Facebook y Twitter las etiquetas #Fidelentrenosotros, #90RazonesPorFidel, #FelicidadesFidel y #CubanasjuntoaFidel son utilizadas para divulgar mensajes de saludo al expresidente, anécdotas de su vida y fragmentos de sus discursos.

“En Cuba estamos bien y celebramos el Día de la Juventud en Revolución”, “Los jóvenes cubanos lo quieren y admiran mucho” y “La juventud de hoy y siempre junto a Fidel” son algunos de los cientos de tuits con motivo de la fecha.

Coincidiendo con la reunión en La Habana por los 50 años de la Organización de Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (Oclae), unos 120 jóvenes de 24 países otorgaron también al expresidente y “artífice de la organización” una medalla conmemorativa y le dedicaron la sesión de apertura del encuentro.

Los más entusiastas y singulares tributos al líder de la Revolución cubana este año han sido de los más jóvenes, quienes han protagonizado ascensos al Pico Turquino, la mayor altura de la isla, y recorridos de más de 700 kilómetros en bicicleta hasta Birán, la localidad natal de los Castro en la oriental provincia de Holguín.

Precisamente a esa localidad llegaron unos 200 muchachos y muchachas de todo el país, quienes en la antigua finca de los Castro sembraron 90 árboles maderables, frutales y medicinales, y pasaron la noche en la tradicional acampada al aire libre con la que esperan todos los años esta fecha.


Una niña cubana muestra su dibujo de la bandera de su país, en donde también representó al ex presidente cubano con ocasión de su cumpleaños. 

Las reacciones

Pero más allá de los festejos oficiales, el 90 aniversario de Fidel Castro provocó varias lecturas de analistas de la situación cubana. Varios analistas coinciden en que el anciano jerarca cubano, a pesar de su avanzada edad y de que se encuentra muy enfermo, sigue teniendo un peso gravitante en la política de la Isla, y que continúa ejerciendo el poder por medio de su incondicional hermano y heredero, Raúl. 

Según Carlos Malamud, el escritor cubano Rafael Rojas publicó en El País el artículo “Fidel, un icono ‘kitsch’”, que reflexiona sobre el culto a la personalidad en torno a Fidel Castro y comparaba sus peculiaridades con otros casos más o menos similares. Una de sus principales conclusiones es la siguiente: “El culto a la personalidad de Fidel funciona como síntesis de un relato histórico que aspira a dotar al periodo de la revolución cubana de una perpetuidad, parecida a la del régimen colonial. Con la llegada de los Castro al poder, como nuevos colonos fundadores, habría comenzado la “verdadera” historia del país”.

Malamud sostiene que el de Fidel Castro fue un intento adánico de reescribir la historia cubana tomando la fecha de la Revolución como el momento clave del posterior desarrollo del país. Se pretende, de alguna manera, hacer tabla rasa con todo el pasado prerrevolucionario.

Para Malamud, el artículo de Fidel Castro, "al margen de silenciar los especiales lazos que mantuvo con el arma atómica y su determinación de impulsar a la Unión Soviética a utilizarla si llegaba el caso, este artículo, muy en la línea de sus últimos escritos, confirma su peculiar relación con la historia. De alguna manera está convencido de que la historia ya lo absolvió, haciendo cierto su vaticinio de 1953, tras el fracasado ataque al cuartel Moncada".

"Los festejos del 90 cumpleaños se venían celebrando en Cuba desde hace tiempo. Entre las iniciativas más memorables se pueden mencionar la sinfonía compuesta en su honor, la apertura de una página web para recordar su gesta y sus aportes revolucionarios, la inauguración de lugares de interés histórico o la peregrinación en bicicleta hasta su pueblo natal. De alguna forma estas actividades recuerdan el cumpleaños 80, en medio de su convalecencia. En ese entonces, se publicó el libro Absuelto por la Historia, con párrafos laudatorios de Juan Domingo Perón, Naomi Campbell, David Rockefeller, Arthur Schlesinger Jr., Robert Redford y otros representantes de Hollywood, junto a destacados intelectuales y políticos locales", recordó Malamud. 

Para el analista, "la ceremonia volvió a mostrar el lado más kitsch de la política cubana y la forma en que se expresa actualmente el culto a Fidel Castro. El viejo dirigente entró al teatro en medio de fuertes ovaciones y atronadores gritos de “Fidel, Fidel” y el mucho más expresivo de “felicidades padre”.

Para Carlos Malamud, "la ceremonia volvió a mostrar el lado más kitsch de la política cubana y la forma en que se expresa actualmente el culto a Fidel Castro".

Pese a estar apartado de la política activa Fidel Castro sigue intentando pesar en la política cubana. Sus intentos por torpedear el acercamiento a Estados Unidos iniciado por su hermano Raúl son más que evidentes. En realidad, si él siguiera al frente de su país el diálogo con Obama no se hubiera producido. Devenido en guardián de la ortodoxia revolucionaria, su figura es utilizada por aquellos sectores del régimen que sienten que pueden perder sus privilegios si las reformas siguen adelante. De motor del cambio Fidel Castro se ha convertido en factor retardatario. No sé si la historia lo absolverá, pero está claro que hoy el viejo Comandante marcha en la dirección contraria a las necesidades y urgencias de su pueblo", estimó Malamud.

De su lado, Carlos Alberto Montaner estimó que Castro "padece graves problemas de salud, como prácticamente todos los ancianos de esa edad. Hace una década casi lo mata una diverticulitis. Tuvo que operarse varias veces y le quedaron como secuela un ano artificial y el abandono del poder.

El cirujano le cercenó medio metro  de intestino, mientras su hermano Raúl, heredero de la dinastía familiar, se ocupó, en su momento, de eliminar a los fidelistas del entorno de la casa de gobierno. Así cayeron Carlos Lage, vicepresidente, Felipe Pérez Roque, Ministro de Relaciones Exteriores y otras figuras menores del aparato".

Montaner agrega que "como el 93% de las personas de esa edad, ha perdido movilidad (suele utilizar una silla de ruedas), tiene momentos de confusión, pérdida del equilibrio, de la audición y de la memoria (agravada por las sesiones de anestesia), mientras exhibe episodios de irritación, ansiedad y depresión.

Según los médicos que lo han tratado, incapaces de quedarse callados, los contratiempos lo frustran y agitan. En un par de oportunidades ha tenido alucinaciones. Está más paranoico que de costumbre. Ha perdido facultades cognitivas y, por ende, una buena parte de su habitual curiosidad".

Pero a pesar de su enfermedad, Montaner sostiene que Fidel Castro aún tiene  bastante peso en el Gobierno, "pero de una extraña manera. Raúl se acostumbró a ser un apéndice de Fidel. Le debe, literalmente, la vida. Cuando Raúl era un adolescente se lo entregaron a Fidel en La Habana para que consiguiera educarlo. La familia, en el otro extremo del país, quería que fuera médico o abogado. Fidel lo hizo matarife.

Lo convirtió en su hombre de confianza, en su guardaespaldas, en su segundo de a bordo. Lo inició en los tiroteos y en un marxismo rudimentario hecho de consignas. Luego lo arrastró al ataque al Moncada, al presidio, a México, donde enterró clandestinamente a un compañero insubordinado asesinado por Fidel. Lo llevó a la Sierra Maestra y, finalmente, al poder. Lo convirtió en Ministro de Defensa. El Comandante no confiaba en nadie, salvo en su hermano, para entregarle la llave de los rayos. Ahí estuvo Raúl agazapado, casi medio siglo, hasta que, colgado de los intestinos de su hermano, llegó al poder".

Según Carlos Alberto Montaner, "como Fidel no creía demasiado en las habilidades de Raúl, quien le parecía un tipo ignorante y mediocre, sin lecturas ni talento, pero leal, organizado y laborioso, había pensado dividir la autoridad entre tres personas si moría o se retiraba".

Montaner agrega que "como Fidel no creía demasiado en las habilidades de Raúl, quien le parecía un tipo ignorante y mediocre, sin lecturas ni talento, pero leal, organizado y laborioso, había pensado dividir la autoridad entre tres personas si moría o se retiraba".

Carlos Lage, que era un hombre ordenado y metódico, llevaría la gerencia del manicomio. Felipe Pérez Roque se haría cargo de la dirección política. Raúl se ocuparía de la represión y de evitar que el poder se les escapara de las manos controlando a las Fuerzas Armadas, la policía, la Inteligencia y la Contrainteligencia (unas 350.000 personas entre todos los cuerpos). Es decir: las tres tareas que desempeñaba Fidel Castro".

¿Cómo manda Fidel en la situación tan precaria en la que se encuentra? se pregunta Montaner: "Sencillo: lo hace a través de su hermano, casi sin proponérselo. Raúl no se atreve a moverse de los límites establecidos por Fidel. Está y estará paralizado tratando de averiguar la opinión del Comandante ante cualquier cambio sustantivo. Se acostumbró a obedecerlo y a declararlo genio, y ahora se devana los sesos tratando de complacerlo. Los “lineamientos” o reformas raulistas no son otra cosa que la codificación de los cambios desordenadamente autorizados por Fidel en los noventa, tras la desaparición de la URSS. El propósito de Raúl no es enterrar el sistema, sino tratar de apuntalarlo".

Montaner destaca que "la fuga acelerada de cubanos jóvenes demuestra el dato clave que legitima el vaticinio: casi nadie tiene esperanzas de que ese régimen mejore, mientras los comunistas carecen de energía y cohesión para prolongarlo. Vendrá la desbandada final. Empezará en el velorio cuando alguien, en voz baja, pregunte qué hacemos, y alguien, en el mismo tono, responda: hay que enterrar el sistema. No funciona".

De su lado, Peter Hakim, al reflexionar sobre el aniversario de Castro, afirma que Fidel "fue el líder más prominente de América Latina en el siglo XX. Lo que no está claro es cómo será recordado: por gobernar Cuba con una agenda progresista o por mantener la isla aislada y subdesarrollada".

"Algunos cubanos están convencidos de que Fidel sigue manteniendo el poder supremo sobre la isla. La mayoría de los observadores, sin embargo, está convencido de que Raúl tiene el control y se pregunta hasta qué punto Fidel tiene todavía influencia en cuestiones de estado", dice Hakim. El analista cree sobre Fidel Castro que "probable que todavía tenga algo de fuerza política. El lento progreso del programa de reforma económica de Cuba, una prioridad para Raúl, deja la impresión de que un peso pesado de la política de peso está haciendo fuerza en la dirección opuesta".

"Desde la aprobación del programa hace cinco años, en una de las raras cumbres del Partido Comunista, sólo el 20% de sus medidas se han aplicado, de acuerdo con el mismo Raúl".

Para Hakim, "Otra área de especulación es la capacidad de mantener el estado socialista gobernado por Fidel y Raúl a través del siglo; o si Cuba será atraída por la órbita gravitacional de Estados Unidos y avanzará hacia alguna forma de democracia representativa con economía de mercado. Alguna extraña mezcla puede surgir, pero lo más probable es que prevalezca la atracción de los EE.UU. Con Venezuela aproximándose al colapso, la economía de Cuba se ha vuelto más dependiente de los visitantes de Estados Unidos y de las remesas internacionales".

Peter Hakim cree que  "Fidel Castro ha sido una figura controvertida y polarizadora en la historia de América Latina, pero sin duda será uno de sus capítulos más importantes".

Hakim cree que, a diferencia de los primeros años de la revolución,  "la mayoría de los cubanos están entusiasmados con la renovación de las relaciones normales con Estados Unidos, como fue muy ilustrada por la calurosa recepción a Obama, y la gran movilización en torno a su visita.

Esto no quiere decir que los cubanos se alinean con las políticas de los Estados Unidos, o que están dispuestos a adoptar los valores estadounidenses, pero quieren enterrar las hostilidades.

Ven la reconciliación como el camino hacia el mundo moderno, la tecnología, la información y las nuevas oportunidades y, tal vez, el fin de la lucha diaria para alimentar.

Los cubanos ya no están interesados proteger viejas ideas sobre cómo debería funcionar el mundo. Por el contrario, quieren participar en el mundo".

Sobre el balance de la era de Castro, Hakim sostiene que "Fidel Castro ha sido una figura controvertida y polarizadora en la historia de América Latina, pero sin duda será uno de sus capítulos más importantes. Como ningún otro líder latinoamericano, Fidel será recordado para llamar la atención sobre las grandes injusticias sociales y las profundas desigualdades de riqueza y oportunidades.Muchos otros lo consideran un autócrata cruel, que insistió en el control de todos los aspectos de la vida en Cuba y que sacrificó a sus ciudadanos por una ideología obsoleta que no funciona y por sus propias ambiciones".

"Fue el hombre que inició un experimento audaz. Pero sus ideas nunca evolucionaron. Dejó a su pobre y atrasado país. El mundo dejó a Fidel y a Cuba para atrás".

Con información de Infolatam y EFE 

[RELA CIONA DAS]

Tener alas
Andrés Ortiz Lemos
Ex ministros Patiño y Ponce "pagaron" a Cuba con arroz el servicio de sus médicos
Mariana Neira
Sobre la servidumbre y el socialismo
Simón Ordóñez Cordero
¿Cuba hacia la democracia?
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Más médicos
Oswaldo Toscano
GALERÍA
Fidel Castro, el poder en Cuba y sus 90 años
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Nina Pacari: La fuerza indígena con rostro de mujer
Redacción Plan V
Patricio Pazmiño: ¿El retorno del Ministerio del Interior?
Redacción Plan V
Precarizados y censurados: el Covid agravó la situación del periodismo ecuatoriano
Fundación Periodistas Sin Cadenas
Los cabos sueltos y las verdades a medias del juicio a María Paula Romo
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El camuflaje más sofisticado para la droga fue encontrado en Quito
Redacción Plan V
Galápagos se enfrenta a los gigantes
Juan Carlos Calderón
Interpol y la "Liga de presidentes justicieros" de Correa
Mariana Neira
César Ulloa: "las élites no tienen un proyecto de país"
Redacción Plan V