Back to top
9 de Abril del 2018
Historias
Lectura: 13 minutos
9 de Abril del 2018
Las grandes obras públicas del correato fueron financiadas y construidas por China

Foto: Luis Argüello

El complejo de oficinas de la Plataforma Financiera, actualmente el edificio público más grande de Quito, fue construido por una empresa de China. 

 

Entre 2015 y 2017, fueron adjudicados 64 contratos a 18 empresas chinas o consorcios con participación china. Estas adjudicaciones suman USD 1.892.369.450,29, de los cuales la mayor parte corresponde a obras. Entre esos proyectos se encuentra la construcción de la Plataforma Financiera en Quito, los hospitales del IESS del sur de Quito y de Los Ceibos en Guayaquil, y la construcción de la ciudad del conocimiento Yachay. El dinero asiático llegó en el marco de una política similar que incluyó a la mayoría de países de América Latina.

Grandes plataformas, grandes hospitales, grandes hidroeléctricas. Las empresas chinas están encargadas de casi todo gran proyecto de infraestructura desarrollado en el país en los últimos años. Tan es así que seis empresas chinas están entre los 10 principales proveedores del Estado entre 2015 y 2017, a pesar de que muchas veces solo han recibido un contrato en ese período. Los montos de las obras son tan altos que les alcanza para colarse en el “top 10”.

El informe del Observatorio de Gasto Público sobre las Compras Públicas en ese período revela que las empresas chinas están entre los mayores proveedores del Estado por el monto de sus contratos. La base de datos de procesos de ese período muestra que siete de los 10 contratos más costosos fueron adjudicados a empresas chinas. Esto se debe a que muchas veces son proyectos financiados con préstamos chinos, que obligan al Estado a contratar con empresas de la nación asiática. Según El Universo, entre 2010 y 2017, el Gobierno ecuatoriano ha recibido 15 líneas de crédito por USD 11.320 millones.

Muchas veces son proyectos financiados con préstamos chinos, que obligan al Estado a contratar con empresas de la nación asiática. Según El Universo, entre 2010 y 2017, el Gobierno ecuatoriano ha recibido 15 líneas de crédito por USD 11.320 millones.

Entre 2015 y 2017, fueron adjudicados 64 contratos a 18 empresas chinas o consorcios con participación china. Estas adjudicaciones suman USD 1.892.369.450,29, de los cuales la mayor parte corresponde a obras. Entre esos proyectos se encuentra la construcción de la Plataforma Financiera en Quito, los hospitales del IESS del sur de Quito y de Los Ceibos en Guayaquil, y la construcción de la ciudad del conocimiento Yachay.

¿Cómo funcionan las empresas chinas?

Las empresas chinas trabajan en Ecuador como sucursales extranjeras. En la mayoría de casos, no tienen registrados sus accionistas en la Superintendencia de Compañías. Tienen beneficios tributarios gracias al convenio firmado para evitar la doble tributación. Incluso algunas de ellas facturan directamente en China, para evitar el pago del impuesto de salida de divisas. La mayoría de ellas tiene sus oficinas en el centro norte de Quito, alrededor de la zona de la avenida República del Salvador.

De las 18 empresas chinas que han contratado con el Estado en este período, solo una tiene registrados sus accionistas. La mayoría de ellas se constituyeron entre 2010 y 2017. Solo Huawei Electronics estaba en el país desde antes, 2002. China Gezhouba Group, por ejemplo, la contratista encargada de la construcción de la primera fase de la Ciudad del Conocimiento Yachay, tiene un capital constituido de apenas USD 2.000. Sin embargo, aún a pesar de los convenios sobre tributación, sacan grandes cantidades de dinero del país. De acuerdo a sus pagos de impuesto a la salida de divisas en el SRI, se puede evidenciar que las 18 empresas chinas han sacado USD 361,23 millones del país.


La política de China de acercarse a toda la región con dinero en condiciones blandas también atrapó al Ecuador de Rafael Correa. 

Los proyectos de las empresas chinas

Las siete obras más caras construidas entre 2015 y 2017 están en manos de empresas chinas. En primer lugar, está el hospital del IESS en Los Ceibos, Guayaquil, que costó USD 234 millones. El Consorcio NHG fue adjudicado con la construcción de esta obra, a pesar de que en la base de datos de Compras Públicas aparece como proveedor no identificado. Este consorcio está constituido por las empresas Puentes, de origen español, y Sinohydro, de origen chino.

Los principales proyectos de las empresas chinas son los relacionados con infraestructura. Sin embargo, también se encargan de la provisión de equipos tecnológicos y lo relacionado a su mantenimiento y repuestos.

Los principales proyectos de las empresas chinas son los relacionados con infraestructura. Sin embargo, también se encargan de la provisión de equipos tecnológicos y lo relacionado a su mantenimiento y repuestos. En este caso, la empresa Huawei Electronics -conocida en nuestro medio por sus marcas de celulares- es la principal contratista.

La empresa que ha recibido los contratos más costosos es China CAMC Engeneering, subsidiaria de la estatal China National Machinery Industry Corporation. Esta empresa estatal ha recibido 10 contratos, que suman USD 308 millones. El principal es la construcción de la Plataforma de Gestión Financiera en Quito, pero además se encargó de los trabajos en el parque Los Samanes, en Guayaquil.

La mayoría de contratos adjudicados a estas empresas se han realizado directamente, sin un proceso de selección de ofertas y propuestas. De los 64 contratos analizados, 30 fueron realizados a través de licitación, subasta interna o publicación, es decir que ha habido varias ofertas, pero las presentadas por las empresas chinas han sido las mejores y las que han superado todas las etapas. En muchos de los procesos, las empresas que son adjudicadas son las únicas que presentan las ofertas correctamente, con todos los requerimientos hechos por las instituciones públicas, o son las que presentan los valores más económicos.

Los 34 restantes fueron adjudicados directamente a través de procesos de “contrataciones con empresas públicas internacionales” o “bienes y servicios únicos”. En este tipo de contrataciones no hay una puja entre varias empresas, sino que solo una se presenta o es invitada, y esta es la ganadora del contrato.

Catorce contratos fueron adjudicados por “bienes y servicios únicos”, que se usan cuando hay un solo proveedor que puede ofrecer el bien o servicio requerido. La principal adjudicataria de estos procesos es la empresa Huawei Technologies, vendedora de los equipos de la Corporación Nacional de Telecomunicaciones, y que es la única autorizada para realizar su mantenimiento y proveer de repuestos. Veinte procesos fueron asignados a través de “contrataciones con empresas públicas internacionales”, es decir, contratación directa. En estos procesos, se invita directamente a los proveedores y son éstos los adjudicados. En los casos analizados, se realiza de esta manera porque son proyectos financiados con préstamos de origen chino, que fijan como condiciones las constructoras sean de ese país.

USD 361,23

millones han repatriado a su país 18 empresas chinas que operan en el Ecuador. 

Por medio de este tipo de contratación se han adjudicado algunos de los contratos más altos. Por ejemplo, el proyecto “Infraestructuras y equipamiento urbano dentro del programa de infraestructura fase I - Ciudad del Conocimiento Yachay” es financiado con un préstamo del EximBank, de ese país. Por esta razón, la Embajada de China en Ecuador recomendó la contratación de la empresa China Gezhouba Group Company Limited, empresa estatal de ese país con domicilio en Shanghai. Fue adjudicada con el contrato, por USD 169,67 millones.

Bajo este tipo de proceso también se adjudicó la construcción de la Plataforma Financiera en Quito a la empresa China CAMC Engineering. El contrato tuvo un monto de USD 197,97 millones y fue financiado con el el tramo C de la línea 3 de crédito del Banco de Desarrollo de China.

Proyectos chinos con dinero chino

Un informe de Contraloría revela que no es tan fácil constatar qué han hecho el Estado Ecuatoriano con los créditos chinos, con los que se contrata a las empresas chinas. El informe DNA3-001-2017 analiza tres líneas de crédito otorgadas por el Banco de Desarrollo de China en 2010, 2011 y 2012. Este endeudamiento debía ser utilizado para la ejecución del Plan Anual de Inversiones; sin embargo, la Contraloría no puede verificar que esos recursos no se hayan usado con otros fines porque el dinero desde 2011 fue depositado en la Cuenta Única del Tesoro Nacional, desde donde el Estado cubre gastos corrientes y de capital.

La Contraloría hace un análisis más profundo del uso de recursos de este financiamiento para la construcción de la Plataforma de Gestión Financiera, en Quito. Este proyecto fue financiado con la Tramo C de la Línea de Crédito Fase III, suscrito el 20 de diciembre de 2012.

La Contraloría hace un análisis más profundo del uso de recursos de este financiamiento para la construcción de la Plataforma de Gestión Financiera, en Quito. Este proyecto fue financiado con la Tramo C de la Línea de Crédito Fase III, suscrito el 20 de diciembre de 2012.

Esos recursos se dividieron en tres tramos: A, B y C. El Tramo A es de libre disponibilidad, es decir que no se otorgan esos recursos atados a un proyecto en específico. Los tramos B y C, por el contrario, son para financiar proyectos elegibles establecidos en el contrato del crédito.

El contrato de la Línea de Crédito Fase III suscrito con el Banco de Desarrollo de China establecía que los proyectos financiados con esos recursos debían pertenecer a cuatro sectores: español proyectos de infraestructura, incluyendo líneas de ferrocarril, autopistas, puertos, redes de agua y de telecomunicaciones; proyectos de desarrollo social, incluyendo vivienda, hospitales y centros de atención médica; proyectos de desarrollo energético; proyectos de industrialización integrada, incluyendo construcción de barcos, fabricación de fertilizantes, y proyectos mineros. La Plataforma de Gestión Financiera no podía entrar en ninguno de estos sectores.

Sin embargo, el 23 de septiembre de 2015, el Ministro de Finanzas solicitó al Gerente General de la Sucursal Shandong del Banco de Desarrollo de China incluir el "Proyecto de la Plataforma Gubernamental de Gestión Financiera" en la lista de proyectos elegibles, que constaron en el Tramo C de la Línea de Crédito Fase III, con un costo de USD 197.975.648,58. De hecho, el prestamista aceptó la inclusión de este proyecto, y así se financió. Sin embargo, para Contraloría, este proyecto no cumplía con las características que se establecieron para ser financiados con recursos provenientes del endeudamiento.

USD 198

xillones fue el costo del complejo de oficinas públicas llamado Plataforma Financiera. 

En las conclusiones del informe, Contraloría asegura que esta inclusión de último rato del proyecto entre los que podían ser financiados evidencia “la falta de planificación previo al comprometimiento de deuda pública de parte de los responsables del trámite de aprobación del crédito”. Los documentos de la contratación de la Plataforma corroboran esa afirmación.

El Servicio de Contratación de Obras resolvió iniciar el proceso de contratación de la constructora para la Plataforma de Gestión Financiera el 10 de julio del 2015, meses antes de que se pida la inclusión del proyecto en el Tramo C. Según la resolución de inicio, el acta de adjudicación y el contrato, la obra sería financiada con el Tramo B de la Línea de Crédito Fase III del Banco de Desarrollo de China. Es decir, el proceso de contratación se inició cuando aún el financiamiento no estaba asegurado.

El contrato con China CAMC Engeneering se firmó el 9 de septiembre del 2015, aún días antes de que el Ministerio de Finanzas solicitara la inclusión de este proyecto en el Tramo C de la Línea de Crédito III. Las fechas evidencian la falta de planificación.

Pero además la Contraloría se encuentra haciendo un examen especial a la contratación y construcción de la Plataforma Financiera. Días después de ser inaugurada, la plataforma se inundó gravemente, lo que generó el inicio de esa investigación.

[RELA CIONA DAS]

La pugna por el 5G, el trasfondo de la tensión entre Estados Unidos y Huawei
Redacción Plan V
El ministro Pérez ya no puede hacernos los chinos
Juan Cuvi
El top ten de los informes de la Contraloría en la era Celi
Redacción Plan V
No vivimos una «nueva guerra fría»
Luis Córdova-Alarcón
Se viene el TLC con China
Juan Cuvi
GALERÍA
Las grandes obras públicas del correato fueron financiadas y construidas por China
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Dulcepamba, el río que quita el sueño a toda una comunidad
Susana Morán
Industria extractiva: ¿quién pone el cascabel al gato?
Redacción Plan V
Las cuatro claves de la nueva relación con Estados Unidos que deja el embajador Todd Chapman
Fermín Vaca Santacruz
Sky Jet, Sinaloa, DGAC, Base de Manta: las piezas otra vez se juntan
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Los indicios de presunta concusión contra Duarte, Alvarado y Mera
Jean Cano
La fiesta de posesión de la Prefectura de Pichincha costó por lo menos USD 90.608
Observatorio de Gasto Público
Los "trece de la fama": el prontuario del correísmo
Redacción Plan V
Plan V lanza Sobrevivientes, un especial multimedia sobre violaciones a DDHH
Redacción Plan V