Back to top
21 de Abril del 2019
Historias
Lectura: 22 minutos
21 de Abril del 2019
Fermín Vaca Santacruz
Los Gustafsson, la familia de Gottemburgo de donde proviene Ola Bini
0

Fotos: Luis Argüello

Los padres del joven sueco Ola Bini se mantienen en Quito a la espera de una decisión judicial.

 

La Cancillería de Suecia convocó al embajador del Ecuador en Estocolmo, para que explique la detención del programador Ola Bini, mientras sus padres permanecen en Quito a la espera de la audiencia en la que se apelará la prisión preventiva dictada en su contra.

Görel Bini Gustafsson es una mujer de aspecto típicamente nórdico. No  muy alta y robusta, vestida con un chal negro en la tarde del Quito lluvioso de abril, atiende a los medios en el piso ejecutivo del Swissotel capitalino, en donde se aloja. Lleva el pelo corto, y sus facciones y las de su esposo, Dag Gustafsson, parecen sacadas de una saga del norte de Europa. Ambos deben pasar de los 60 años y reciben a los periodistas con cierta desconfianza.

La madre es más expresiva; el padre, en cambio, es cortante y preciso. Ella asegura que conoce las actividades y los valores de su hijo y que, por lo tanto, está segura de que no ha cometido el delito del que le acusan el Gobierno y la Fiscalía ecuatoriana. 

Es de ella, de su madre, que Ola Bini tomó el apellido, pues en su país, según explica en una nota The New York Times, se volvió una costumbre escoger un apellido que no fuera de los más tradicionales, como es Gustafsson. En el país europeo, es costumbre desde tiempos antiguos que los hijos de alguien adopten un apellido con base a su nombre,  y así, Gustafsson vendría ser algo así como hijo de Gustavo. Lo que en español llamamos un patronímico: de Gonzalo, González y de Rodrigo, Rodríguez.

La madre es más expresiva; el padre, en cambio, es cortante y preciso. Ella asegura que conoce las actividades y los valores de su hijo y que, por lo tanto, está segura de que no ha cometido el delito del que le acusan el Gobierno y la Fiscalía ecuatoriana.

Por una cantidad de 300 dólares, y luego de un trámite ante una oficina del Gobierno dedicada a nombres y patentes, muchas personas pueden optar por cambiar su apellido por el que más les guste, siempre y cuando no sean marcas registradas o apellidos famosos como Bernadotte, el apellido francés de un general de Napoleón del que desciende la Casa Real de Suecia. Algunos han optado por apellidos en inglés, otros por acentos meditarráneos, como franceses o italianos y algunos más por retomar algún apellido familiar que se había perdido con el tiempo. Así, Ola Gustafsson cambió su apellido (solo usan un nombre y un apellido, al igual que los holandeses) por el de su madre, y en su pasaporte consta como Ola Bini. El resto de su familia sigue usando el Gustafsson. 

Así lo confirmó a PLANV, desde Gottemburgo, Asa Bini, prima del programador. "No es tan raro cambiar el apellido en Suecia, no es un gran problema aquí. Mi madre y la madre de Ola son hermanas y su apellido es Bini. Cuando me convertí en adulto, decidí cambiarme del apellido de mi padre a Bini", al igual que lo hizo Ola. 

Además, relacionados con él aparecen lo que su abogado, Carlos Soria, estima son apodos: Metodius y Martin, que al parecer no constan en su pasaporte.

Cuarta vez en Quito

Es la cuarta vez que estoy en Quito, destaca Görel Bini Gustafsson, antes de empezar la entrevista con PLANV, mientras su esposo se ha levantado para ir al baño y un camarógrafo local se prepara para documentar el encuentro. "Me han explicado que aquí tienen las cuatro estaciones en un solo día", destaca la madre de Ola Bini, recordando el cambiante clima capitalino. No obstante, ni ella ni el padre parecen tener frío. Dag Gustafsson viste de jean y camisa, y tanto él cuanto su esposa están ataviados con modestia, sin joyas ni relojes caros. El padre sueco se sienta en una de las sillas de la sala de reuniones del Piso Ejecutivo mientras su esposa cuenta que todos los años que ha vivido en el Ecuador el joven programador lo han venido a visitar. Además, dice la madre, han viajado al Brasil, pues Ola Bini también ha trabajado en San Pablo, la gran metrópoli brasileña. Aunque viajaba con frecuencia a San Pablo, su casa estaba en Quito, ciudad que, afirma Görel,  a Ola le gusta mucho. 

"Me han explicado que aquí tienen las cuatro estaciones en un solo día", destaca la madre de Ola Bini, recordando el cambiante clima capitalino. No obstante, ni ella ni el padre parecen tener frío.

Ola Bini vivía en un edificio del sector del Hospital Vozandes, al norte de Quito, en donde la Policía continúa vigilando, según han contado los vecinos a la prensa sueca. El diario de Estocolmo Expressen han enviado a su reportera Åsa Welander, quien está remitiendo a su periódico constantes despachos sobre la situación del programador sueco. La corresponsal sueca ha intentado también hablar con el fiscal de la causa, pero según consigna, no obtuvo respuesta. Welander destaca en sus despachos los cuestionamientos de Luis Saavedra, de la organización Inredh, defensora de derechos humanos, quien criticó la detención del programador. Saavedra le dijo a Expressen que los arrestos arbitrarios continúan en el Ecuador como en los tiempos de Rafael Correa. 

Fundamedios, la principal organización ecuatoriana  defensora de libertad de expresión, pidió la "inmediata liberación" del programador, y destacó también las falencias del proceso contra Bini. "El proceso debe determinar si hubo o no un acto ilícito de penetración ilegal del sistema informático del Estado. Por lo tanto, Fundamedios exige a la Fiscalía, al Consejo de la Judicatura y al Gobierno ecuatoriano garantizar el derecho al debido proceso de Ola Bini, así como su inmediata liberación".

Para Fundamedios, "la investigación iniciada en Ecuador puede continuar, pero manteniendo los criterios del debido proceso. Mientras dure la indagación, el investigado debe gozar de libertad condicional, pues su detención puede resultar arbitraria".

En el exterior, organizaciones de defensa de la libertad de expresión, como Artículo 19 y Amnistía Internacional, también ha publicado sus reservas sobre la detención del sueco. 

Amenazas en la cárcel

Se sabe que Ola Bini es vegetariano y que ha pedido comida especial en la cárcel de El Inca, en donde está detenido con prisión preventiva, dictada por un juez de flagrancia. La justicia de Pichincha investiga un supuesto ataque a sistemas informáticos que habría sido cometido por él. Tiene una novia ecuatoriana, Sofía Celi, quien fue contactada por este portal -se encuentra en Europa- pero ha preferido no dar detalles sobre su relación con el sueco. Los padres pudieron visitarlo la semana anterior, y le entregaron ropa de color naranja y artículos de aseo personal. Según la madre, el joven teme por su seguridad en la cárcel de El Inca. En la reunión, dicen los padres, el joven relató amenazas de otros reclusos, que fueron confirmadas por el abogado Carlos Soria, quien no descarta que se esté intentando extorsionar al sueco. 

Ola Bini hizo pública una declaración, por medio de una página web que se ha abierto para defender su causa. En el texto, que se publica en siete idiomas, el sueco dice que "El caso en mi contra se basa en los libros que he leído y en la tecnología que tengo. Eso es un crimen solo desde un pensamiento orwelliano. No podemos dejar que esto suceda" y agrega que "tengo confianza en que será obvio que este caso no puede sustanciarse y se derrumbará".

El programador destaca también que "No puedo evitar decir algo sobre el sistema penal ecuatoriano. Estoy detenido en las mejores circunstancias y aún así es terrible. Se requiere una reforma en serio. Mis pensamientos están con todos los demás presos en el Ecuador". 

La familia de Gottemburgo

La familia de Dag Gustafsson vive cerca de Gottemburgo, el puerto principal de Suecia, una localidad que en su inicios fue poblada por holandeses y que tuvo una intensa vocación comercial que todavía mantiene.

Los Gustafsson Bini tienen tres hijos, y los otros dos viven en Suecia. El padre es consultor en tecnología y la madre se dedica al cuidado de ancianos. Según cuentan los padres, Ola creció en las afueras de Gottemburgo hasta los 18, cuando se graduó del colegio y viajó a la capital Estocolmo, en donde se empleó en tecnología. "Desde la infancia ha trabajado con computadoras y ha dedicado su vida a ellas".

A los 27 años tuvo la oportunidad de viajar a Chicago y a Londres, siempre como empleado de Thoughtworks. Fue en tal condición que llegó al Ecuador, destacan los padres, quien confirman que también viajaba con frecuencia a San Pablo, en Brasil. 

Los padres saben y admiten que es amigo de Julián Assange, el fundador de Wikileaks, actualmente preso en el Reino Unido tras haber sido expulsado de la Embajada del Ecuador en ese país. Pero creen que más allá de una amistad personal y de ciertas coincidencias entre ambos, no habría una militancia estrecha de Bini en la organización de Assange. La madre cree que Assange y Bini serían amigos desde hace por lo menos cuatro o cinco años. Asegura que no ha leído las publicaciones de Assange pero cree que es importante que haya personas que revelen detalles de importancia global como esos. 

Según cuentan los padres, Ola creció en las afueras de Gottemburgo hasta lOs 18, cuando se graduó del colegio y viajó a la capital Estocolmo, en donde se empleó en tecnología. A los 27 años tuvo la oportunidad de viajar a Chicago y a Londres, siempre como empleado de Thoughtworks.

El abogado Carlos Soria, quien defiende a Bini en el Ecuador, admite también que la cifra de doce visitas de Bini a Assange durante su estancia en la Embajada ecuatoriana es también precisa. Todos niegan, sin embargo, cualquier relación de Ola Bini con la política ecuatoriana o con políticos correístas como Ricardo Patiño.

Sin embargo, Soria defendió a uno de los ex funcionarios de la Secom -que luego fue sobreseído- acusado de peculado por el pago a un camarógrafo lojano, mientras que las relaciones públicas de los padres de Bini las está llevando el joven comunicador Jonás Bravo. Jonás es hijo de Carlos Bravo, quien era contratista de la Secom en calidad de propietario de la empresa Gota Azul, y que ha sido llamado a juicio por el supuesto peculado cometido por Fernando Alvarado y otros en la Secom al contratar al camarógrafo lojano Victor Erique y usar su material. 

Mikael Gustafsson es un hermano menor de Ola, que actualmente vive en la ciudad de Malmo y estudia para ser profesor. Ha seguido desde su Twitter las incidencias de la detención de su hermano en nuestro país y el fin de semana publicó la última decisión del Gobierno sueco en el caso. 

En Estocolmo, el Ecuador está representado por el embajador Lautaro Pozo Malo, quien, según la prensa sueca, ha sido convocado este martes a la Cancillería para que explique la detención de Ola Bini.

Los padres de Ola Bini destacan que han recibido llamadas de apoyo de la Cancillería de Suecia y del cónsul honorario de Suecia en Quito, Ola Ivar Ernberg. La Embajada más cercana del país nórdico está en Bogotá y es concurrente ante el Ecuador y el embajador sueco es Tomm Stromberg. Stromberg representa a Suecia ante Ecuador, Venezuela, Colombia y Bolivia y no se ha pronunciado sobre el caso de Ola Bini. El cónsul Ernberg se trasladó a la Cárcel de El Inca el 23 de abril para informarse sobre las condiciones de detención del sueco. 

En cambio, en Estocolmo, el Ecuador está representado por el embajador Lautaro Pozo Malo, quien, según la prensa sueca, ha sido convocado este martes a la Cancillería para que explique la detención de Ola Bini. Diana Qudhayb, encargada de prensa del Ministerio sueco de Relaciones Exteriores, citada por el diario Expressen, confirmó que el embajador Pozo fue convocado por la Cancillería sueca con ese fin. 

Las acciones de la defensa

a

El abogado Carlos Soria patrocina al programador sueco .

Mientras tanto, el recurso de apelación a la prisión preventiva en contra del sueco fue ya presentado por Carlos Soria, su abogado ecuatoriano. La audiencia para conocer el caso se ha fijado para el 2 de mayo, en la Corte Provincial de Pichincha,  mientras tanto, el abogado espera que el proceso avance.

A la audiencia, convocada para las 14:30, han sido convocados los jueces de la Sala Penal de la Corte Provincial de Justicia de Pichincha Juana Narcisa Pacheco Cabrera (Ponente), Fabian Fabara Gallardo e Inés Maritza Romero Estévez. 

Según el letrado, la ministra del Interior, María Paula Romo, ha destacado que dos hackers rusos estarían detrás de un intento de "desestabilización" pero al iniciarse el proceso contra Ola Bini se le procesó por un delito informático. Para el abogado, fue "irresponsable" que la Policía publique como prueba una foto de libros y de equipos electrónicos, que luego fue borrada de la red social Twitter. 

El abogado cree que el fiscal debe probar a qué sistemas ingresó Bini y qué información pudo ser supuestamente sustraída. Asegura que no se encontró "absolutamente nada" en los aparatos electrónicos incautados por la Policía. 

Soria aclara que su cliente es un desarrollador mundialmente conocido de programas, por lo que está obligado a mantener grandes cantidades de información almacenada. De ahí los pagos a la empresa Telconet, que, aclara, no son por servicios comunes y corrientes de internet. Desde el Gobierno, se cree que la "prueba reina" contra el sueco son los USD 230 mil que ha pagado a la empresa Telconet.

El periodista Carlos Vera, quien asegura que obtuvo acceso a la respuesta de Telconet a los requerimientos de información de la Fiscalía, precisó que se habría entregado un contrato entre Bini y Telconet en la que la empresa le alquila un rack de dos metros de alto y 1,50 metros cuadrados en su data center. El pago incluiría servicio de energía eléctrica. 

El periodista Carlos Vera, quien asegura que obtuvo acceso a la respuesta de Telconet a los requerimientos de información de la Fiscalía, precisó que se habría entregado un contrato entre Bini y Telconet en la que la empresa le alquila un rack de dos metros de alto y 1,50 metros cuadrados en su data center. El pago incluiría servicio de energía eléctrica.

Pero. ¿qué es un "rack"? Marcelo Sotaminga, de la Asociación de Software Libre del Ecuador, explica que el "rack" es como un armario en donde se pueden colocar hasta diez nodos o servidores. Su capacidad depende de cada aparato. El espacio en los servidores puede ser comprado al exterior o, como en este caso, colocarse los servidores físicos en el país. Sotaminga explica que en el "rack" se pueden colocar servidores con los cuales se pueden brindar servicios como hosting, servicios web, aplicativos, desarrollo de productos, entre otros. 

Pero Sotaminga cree que el punto no es lo que alquilaba Bini, "sino qué mismo buscan. No saben qué mismo buscar", afirma. El hecho de que se use un rack tan grande no quiere decir que se haya llenado con los diez servidores, precisa el experto. En el país, varias universidades y empresas grandes tienen su propio cuarto de servidores, explica Sotaminga, aunque otras empresas más pequeñas prefieren contratar los servicios al exterior. 

Sotaminga explica que Ola Bini participó en 2008 en la "Primera minga por la libertad tecnológica" que tuvo lugar en la Asamblea Nacional. En esa ocasión, el sueco dio una conferencia sobre criptografía, seguridad informática y privacidad en la internet. La criptografía, destaca Sotaminga, sirve para asegurarse que los mensajes informáticos no puedan ser interceptados. En la Minga se habló de aspectos como educación, la tecnología y el conocimiento abierto en la ciencia, entre otros aspectos. En una conferencia de Bini en ese evento, este explica que el Ecuador puede ser "un paraíso para la privacidad".  Ahí cuestionó a las grandes empresas de internet basadas en Estados Unidos, como Facebook y Google. 

Sobre el software libre, Sotaminga explica que al estar disponibles de manera pública los códigos, la propia comunidad realiza tareas de "auditoría" que corrigen cualquier intento de convertir un programa en una programa espía. 

Marcelo Sotaminga explica que al estar disponibles de manera pública los códigos, la propia comunidad realiza tareas de "auditoría" que corrigen cualquier intento de convertir un programa en una programa espía.

En el Ecuador se usa un programa llamado ODO, modificado por programadores ecuatorianos, que se usa en la gestión empresarial para inventarios, auditoría y recursos humanos. Sotaminga explica que el núcleo de ese programa es extranjero pero ha sufrido ajustes para usarse en el Ecuador. Varias programas de aprendizaje virtual también son usadas por entidades públicas y privadas en el Ecuador, pero "no se ha desarrollado desde cero" un programa de software libre en el país. 

"Personas geek pueden tener discos duros o libros sobre internet o tecnología en el país. Eso no le convierte a nadie en un delincuente cibernético", finaliza Sotaminga, quien también es catedrático universitario. 

La ministra del Interior, María Paula Romo, reiteró sus sospechas sobre el extranjero y la infraestructura informática que usaba en el país: “¿Qué tipo de actividad requiere de esta inmensa cantidad de almacenamiento de datos en un servidor ecuatoriano de alguien que es un experto en lenguaje de computadoras?  Un experto en encriptar, en seguridad. ¿De qué información se trata? Es parte de lo que la Fiscalía y los jueces van a tener que definir.”

Los pagos a Telconet

El abogado Soria explica que los pagos de Bini se dieron a lo largo de cinco años y que, en efecto, se deben a que Bini "arrienda y paga por servidores en donde tiene la información de sus clientes". "Esa no es una operación ilegal, hay facturas y pagos realizados por medio del sistema financiero nacional. Eso no es ninguna prueba, porque lo que están procesando es la supuesta violación de un sistema. Que haya pagado por servicios de internet no configura que haya hackeado servidores públicos y privados".

Soria destaca que el sueco "se enamoró del país" y por eso se quedó en el Ecuador, y se ha dedicado a proteger la información y no a hackearla. Bini estaba tramitando una visa de inversor y ha hecho una inversión considerable en un banco público del Ecuador. 

"Él es amigo personal de Julián Assange. No es colaborador de Wikileaks aunque sí apoya su causa. Nunca he tenido ninguna colaboración directa o indirecta con Wikileaks". Soria admite que en febrero de este año visitó a Julián Assange en la Embajada del Ecuador en Londres, pero asegura que fue una visita de carácter personal. "Mi cliente ni siquiera conoce a Ricardo Patiño. Coincidieron en un foro en Venezuela, nunca se lo han presentado, es falso y temerario. Tampoco conoce a Rafael Correa". 

Soria asegura que Bini tiene RUC, facturas y paga impuestos, y reitera que se trata de una "cacería de brujas" en la que el sueco simplemente ha quedado "atrapado". "No se debe usar el aparato judicial para primero encarcelar a la gente y luego armar los casos".

 

[RELA CIONA DAS]

Cárceles: del escándalo al silencio ominoso
Rodrigo Tenorio Ambrossi
En libertad, Ola Bini alista su estrategia y se prepara para el peor escenario
Redacción Plan V
No más cartas de Ola Bini
Latacunga, vista desde Suecia
Ola Bini pasó su cumpleaños 37 en la cárcel de El Inca
Fermín Vaca Santacruz
GALERÍA
Los Gustafsson, la familia de Gottemburgo de donde proviene Ola Bini
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Ola Bini: ¿el “agente” de Wikileaks?
Redacción Plan V
Los secretos de la ex Senain
Senain: USD 270 millones en un quinquenio
Redacción Plan V
Hacking Team: ¿un patinazo del espionaje criollo?
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Los mineros de Buenos Aires: "la Policía nos extorsionaba"
Redacción Plan V
Juliana Campoverde: crónica de un juicio que tardó siete años
Susana Morán
Los siete indicios de "microfraudes" y cómo pudieron afectar las elecciones
Redacción Plan V
El chef Andrés Román va de shopping por San Blas
Redacción Plan V