Back to top
29 de Agosto del 2016
Historias
Lectura: 39 minutos
29 de Agosto del 2016
Redacción Plan V
La batalla de Correa contra las Fuerzas Armadas

El presidente Rafael Correa calificó como "una sinvergüencería" a la decisión del Consejo de Disciplina de la Marina de Guerra de exculpar a los oficiales que le respondieron. 

 

La intención del Gobierno de reformar el sistema de seguridad social de las Fuerzas Armadas provoca varios choques entre los militares y el poder civil. Mientras el mandatario se empeña en la salida de un oficial de Marina, y se querella contra un Consejo de Disciplina de la Armada, los soldados usan las redes sociales para expresar su descontento y sus críticas al Gobierno. ¿A dónde va la pugna?

El presidente Rafael Correa lo dijo una vez más, como si en su mente resonaran las palabras del ex presidente José María Velasco Ibarra: o él tritura a los militares "antipatria" o ellos lo trituran a él. 

La polémica entre el mando militar y el Gobierno se agudizó en este mes de agosto de 2016, pero desde febrero de 2016 que las tensiones, cuyo eje central son las críticas del mandatario al funcionamiento del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (ISSFA) y la intención de reformarlo han ido en aumento.

Pensiones demasiado altas, bonos por desvinculación, y otros aspectos que el Ejecutivo considera "privilegios" de las Fuerzas Militares son la causa del choque. 

En la lectura del mandatario, las Fuerzas Armadas son "un estado dentro de otro Estado", que se niega a ser controlado por el poder político surgido de las urnas. 

En la lectura del mandatario, las Fuerzas Armadas son "un estado dentro de otro Estado", que se niega a ser controlado por el poder político surgido de las urnas.

Las críticas a los "privilegios militares", sin embargo, las formula casi al final de su administración, cuando ha declinado una nueva postulación presidencial y cuando, usando su mayoría inapelable en la Asamblea, ha pasado prioritariamente leyes contra la prensa, como la Ley de Comunicación, y contra otros sectores que, también siempre desde la óptica presidencial, deben ser controlados de manera minuciosa por el Estado, como es el caso de las organizaciones de la sociedad civil. 

La Armada desembarcó en Petroecuador 

La relación de las Fuerzas Armadas con el Gobierno correísta, durante los primeros años, se caracterizó por una fuerte cercanía y un evidente respaldo político. Al inicio de la administración de Rafael Correa, oficiales de la Armada fueron puestos al frente de la estatal petrolera Petroecuador, en una función que muchos consideraron totalmente ajena a su labores militares en general, y de las relacionadas con el ámbito de la guerra en el mar en particular. 

Pero en la sabatinas, el presidente no dudó en criticar que los militares tengan clubes de golf, y "casinos", comedores y dormitorios diferenciados para los oficiales y la tropa en los repartos militares, así como vivienda fiscal diferenciada según el rango y no las necesidades de cada familia de los uniformados.

El pronunciamiento del Alto Mando militar, en febrero de este año, por la polémica declaratoria de sobreprecio en la compra de un terreno de las Fuerzas Armadas en el sector de Samanes, en Guayaquil, en donde el ministerio del Ambiente construyó un parque, significó que los comandantes del Ejército, la Marina y la Aviación sean cesados ifso facto por el primer mandatario. Los jefes militares protestaron cuando el Gobierno resolvió restituir al Ministerio del Ambiente por lo menos USD 41 millones que se habrían pagado de sobreprecio. 


El comandante del Ejército, general Luis Castro, fue censurado por sus opiniones por el presidente Correa. 

El conflicto provocó, a la postre, la salida del despacho del Palacio de la Exposición, sede de la Defensa del político cuencano Fernando "Corcho" Cordero, quien fue reemplazado por Ricardo Patiño, uno de los hombres de mayor confianza del presidente.

El conflicto provocó, a la postre, la salida del despacho del Palacio de la Exposición, sede de la Defensa del político cuencano Fernando "Corcho" Cordero, quien fue reemplazado por Ricardo Patiño, uno de los hombres de mayor confianza del presidente y quien dejó la Cancillería, que luego sería ocupada por el catedrático de origen franco-británico Guillaume Long. 

El mailing de la polémica

Ante la inconformidad que provocaron los anuncios de que una reforma a la Seguridad Social militar reduciría las pensiones de los militares retirados, el Gobierno respondió con una operación de mailling: un correo electrónico enviado a las direcciones personales de los militares en donde explicaba su punto de vista sobre el tema. La carta no contenía nada nuevo con relación a las declaraciones públicas del presidente, pero lo que llamó la atención fue la forma en la que se entregó el mensaje. No era sin embargo, la primera vez que lo hacía: el 5 de febrero ya había enviado una carta a los correos de los militares con su posición sobre el caso de los terrenos del parque Samanes. 

Lo que parecía una más de las consabidas operaciones de difusión de mensajes por medio de correos y cartas que el presidente había hecho en otros temas, se convirtió en el germen de un nuevo enfrentamiento con los militares.

Varios de los receptores, en especial, oficiales de la Armada del Ecuador de servicio en Quito, Guayaquil y Esmeraldas, respondieron al presidente el correo recibido, lo que provocó que el mandatario exigiera, según conoció PLAN V, la inmediata salida de la Marina de Guerra del capitán de Corbeta Edwin Ortega, quien le había instado a que "no mienta". Ortega, un ambateño que sirve en la Infantería de Marina, se convirtió en el blanco de la ira presidencial. El mandatario, incluso, exigió al comandante de la Marina, vicealmirante Ángel Sarzosa, la baja inmediata del oficial. Como Sarzosa se negó, y, en su lugar, envió su propia carta al presidente, pidiéndole que rectificara sus dichos sobre los colegios navales, fue removido del cargo. 

El mandatario, incluso, exigió al comandante de la Marina, vicealmirante Ángel Sarzosa, la salida inmediata del oficial. Como Sarzosa se negó, y, en su lugar, envió su propia carta al presidente, pidiéndole que rectificara una declaración sobre los colegios navales, fue removido del cargo.

La respuesta presidencial fue ésta: “Yo no voy a ponerme a discutir con mis subalternos. De eso se encargará el ministro de Defensa. Sin embargo, sí leí la carta. En general, cortés, pero ahí se le desliza un término inaceptable, y sí tiene terribles faltas de ortografía. Y sí un llamado de atención a ese nivel, ¿no? Si va a haber una expresión oficial, institucional de la Marina, que aunque sea cuiden la ortografía. ¡Pero me ratifico en todo lo que he dicho, además! Pero yo no me voy a poner a discutir con los subalternos.Eso lo hará el ministro de Defensa”.

La polémica motivó la salida de Sarzosa, quien para junio fue relevado del mando de la Marina y pasado a retiro. 

Fiel a su forma de hacer política, el presidente no dió su brazo a torcer. Y aunque el comandante de Marina fue destituido, el capitán que había dudado de su palabra seguía en el servicio activo. De ahí que el Ministerio de Defensa solicitó consejos disciplinarios contra por lo menos siete marinos, entre estos, el capitán Ortega. 

Correa se ratifica en El Telégrafo

Mientras esto ocurría, el presidente escribía desde su tribuna en el diario oficial El Telégrafo

"(...) las pensiones de la fuerza pública se establecen de acuerdo al último sueldo, mientras que en el sistema general se determinan de acuerdo al promedio de los cinco mejores años. ¿A qué particularidad de la profesión militar o policial obedece esta disposición? Sencillamente a ninguna. Esto genera absurdos, como el que un coronel que asciende a general y se retira al día siguiente ganará el resto de su vida una pensión de general, o el que un coronel de un día tenga la misma pensión de un coronel de varios años".

El presidente agregó que "Como las jubilaciones militares y policiales son subsidiadas en forma directa en el 60% por el pueblo ecuatoriano (el subsidio total es incluso más alto, reflejado, por ejemplo, en mayores aportes del único empleador: el Estado), subsidiar con al menos $ 3.000 mensuales por aproximadamente 25 años de retiro a una persona no pobre cuesta al país cerca de $ 900.000, lo que es una injusticia que clama al cielo, si consideramos que aún dos tercios de nuestros adultos mayores no tienen ninguna clase de seguridad social".

Correa defendió las reformas que ha enviado a la Asamblea: "Aunque las inconsistencias son mucho más numerosas, para controlar un poco alguno de estos problemas hemos enviado tres reformas a la Asamblea: que las pensiones militares y policiales sean en función del sueldo promedio de los cinco mejores años; que se ajusten de acuerdo con la inflación; y que tengan el mismo techo que el sistema general, congelándose las pensiones que superen dicho techo".

El presidente también mostró no tener ninguna disposición para buscar "consenso", como había pedido el general Luis Castro, comandante general del Ejército, durante la ceremonia militar del 10 de agosto de 2016. Castro, quien es considerado uno de los militares de mayor confianza del Ejecutivo, pues ejerció la comandancia de la Seguridad del Palacio de Gobierno, llegó a solicitar en el marco de la ceremonia que se retiren las tres propuestas formuladas por el Gobierno. Esto fue calificado como "una falta grave" por Correa. 

La respuesta de Correa fue ésta: "Para estos grupos socializar es pedirles  permiso, y tanto el Ministro de Defensa como el Comando Conjunto deben ser dirigentes gremiales antes que representantes del Gobierno y del Estado, todo lo cual destruye el Estado de derecho y la propia democracia".

"Para ciertos oficiales, que los ‘muérganos civiles’ les digan qué hacer con sus pensiones, supermercados o tierras, es sencillamente inconcebible, peor aún si ese ‘muérgano civil’ es un presidente de izquierda" dijo Correa en El Telégrafo.

En el fondo, explica Correa, "El segundo problema de fondo, y que explica la agresividad de ciertos altos oficiales retirados, es que sienten estas reformas como un paso más para desmontar su visión de una institucionalidad paralela, prácticamente las FF.AA. como un Estado dentro del Estado, para no depender de los ‘muérganos civiles’, como solían llamar a los no uniformados dentro de las academias. Esta ‘visión’ incluía su propio sistema de seguridad social, de justicia, de educación, de salud, universitario, empresarial, museográfico, y hasta de supermercados, todo con dinero del pueblo ecuatoriano, mientras se pagaban salarios y pensiones de miseria".

Finalmente, Correa cuestionó en su artículo que "ciertos sectores militares jamás han aceptado estar bajo el poder civil, ni que el Presidente sea su máxima autoridad. Esto va desde cosas tan simples como cuando para trasladar al Presidente en sus aeronaves nos exigían pagar el combustible, mientras que altos oficiales se trasladaban en ese mismo avión gratuitamente, hasta lo que sucedió en días pasados, cuando un oficial activo que insultaba al Presidente en redes sociales argumentó que no había cometido falta alguna porque el Presidente no era su superior, argumento que sirvió para que no se lo sancione, a diferencia de lo que hubiera sucedido si un capitán insultaba a un mayor"."Para ciertos oficiales, que los ‘muérganos civiles’ les digan qué hacer con sus pensiones, supermercados o tierras, es sencillamente inconcebible, peor aún si ese ‘muérgano civil’ es un presidente de izquierda", finalizó el mandatario en El Telégrafo

Cañoneo de cartas

Pero, ¿qué decía exactamente la carta del presidente que llegó en mayo a los correos electrónicos? Los términos son los siguientes:

Estimado/a:

Queridos soldados de la Patria.

Quiero empezar agradeciéndoles por su ardua y decidida labor, que junto a rescatistas, bomberos y demás personal nacional e internacional, permitió salvar decenas de vidas luego del terremoto que afectó a nuestro litoral. Sabemos que con su contingente y el de la gran mayoría de ecuatorianos comprometidos y solidarios podremos afrontar con éxito la reconstrucción de Manabí y Esmeraldas. Ya lo hicimos antes, cuando juntos decidimos recuperar  la Patria para todos y lo volveremos a hacer. Manabí, Esmeraldas y todo el Ecuador cuentan con ello.

El 5 de febrero me comuniqué con ustedes por esta misma vía, para informales sobre la situación de la compra al ISSFA de los terrenos donde hoy se ubica el magnífico parque Samanes en Guayaquil. En aquella ocasión, les informé el problema que evidenció la Procuraduría General del Estado, por un pago en exceso de 41 millones de dólares que hizo el Ministerio del Ambiente al ISFFA por esa compra, violentado normas legales expresas.

La Contraloría General del Estado ratificó el sobreprecio, ya que se vendieron tierras agrícolas por metro cuadrado y como si estas hubieran estado urbanizadas al momento de la venta, lo que significó un precio seis veces más alto que el real. El artículo 92 de la Ley Orgánica de la Contraloría General del Estado establece además que las conclusiones y recomendaciones de sus informes son obligatorias y de inmediato cumplimiento, por esta razón el débito ya se ha realizado.

Hay un sector que pretender politizar y manipular en titulares un claro error. Estos grupos pueden poner todas las acciones legales que consideren, pero no tienen derecho a mentir ni a engañarnos.

La verdad no pide fuerza. El ISSFA recibe 120 millones de dólares mensuales de parte del Estado, y tiene 1400 millones de “patrimonio” (en realidad, el dinero entregado por el mismo Estado, ya que el ISSFA prácticamente no  genera –ni tiene por qué generar- ingresos).  Las pensiones militares están garantizadas gracias a la enmienda al Artículo 370 de la Constitución de la República impulsada por el Gobierno Nacional, la misma que en su momento fue objeto de los ataques de aquellos que ahora dicen que queremos afectar al ISSFA.

Sin embargo, como ecuatoriano sí debo hacer la siguiente pregunta: ¿por qué el ISSFA tiene terrenos que originalmente eran destinados a la defensa?

Esto es fruto de una terrible confusión: creer que el ISSFA es una extensión de nuestras Fuerzas Armadas. El ISSFA, como claramente lo establece la Constitución en su artículo 370, es parte del sistema de seguridad social, y no una república independiente, como pretenden ciertos altos oficiales en servicio pasivo. Nuestros soldados deben tener básicamente los mismos derechos que cualquier ciudadano, pero atendiendo las particulares condiciones de su dura profesión. Nosotros seguiremos defendiendo los derechos de nuestros soldados y de todos los ciudadanos. Cada vez que traten de invocar falsos espíritus de cuerpo, pregúntense: ¿cuántos de sus hermanos, padres, cónyuges vecinos o conocidos  tienen seguridad social?

Luchamos por tener un país más justo y una Patria para todos, y sabemos que en esa lucha, contamos con los verdaderos soldados de la Patria.

¡Hasta la victoria siempre!
Rafael Correa Delgado
PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA

A esto, el capitán Edwin Ortega, quien había sido grabado en una conferencia pública pidiendo que se declarara persona non grata al ex ministro Fernando Cordero, respondió, firmando su misiva como "un soldado de aire, mar y tierra" (las mayúsculas constan en el original):

Primeramente Señor Presidente, agradezco su misiva, que de lo que conozco ha sido enviada por correo electrónico a todos mis compañeros de armas, más y menos antiguos, lo que me causa sorpresa, sorpresa porque es la primera vez que alguien de su Envestidura (sic) envía un mensaje masivo. Digo esto porque mis líderes siempre se han referido de manera personal a cada uno de nosotros, signo de respeto y consideración, sea una felicitación, llamada de atención u orden. Son nuestras formalidades militares.

Referente a las gracias en lo que respecta a nuestra labor en la Zona Cero y demás zonas afectadas por el terremoto, no son necesarias, ES NUESTRA MISIÓN, y no porque está escrito en las leyes y reglamentos, simplemente es porque amamos profundamente a nuestra Patria, por ende la ayuda la haríamos con o sin orden a nuestros conciudadanos. Para muestra, fue el liderazgo de todos los niveles de mando ejercido por mis superiores, iguales y menos antiguos en Pedernales, Canoa, Jama, San Vicente, Manta, Bahía de Caraquez y Portoviejo y demás localidades; y no de sus ministros como en reiteradas ocasiones le he escuchado.

Tampoco soy parte del conglomerado JUNTOS cuando usted señala que “Decidimos recuperar la Patria para todos”, recuperar de qué disculpe?, había algún enemigo apoderado de nuestra nación? Sufrimos un ataque en donde caimos prisioneros?. La patria existe desde siempre y hasta siempre; y ha sido, es y será de todos.

Usted indica que el tema ISSFA ha sido politizado, pero enfáticamente manifiesto que politizado por los políticos. Como su palabra mismo lo indica, POLÍTICA. Nuestros jefes militares no son políticos, de ahí que todo su actuar y decisiones han sido respaldadas por todo el personal militar.

Además, hemos sido informados oportunamente de todos los desatinos en nuestra contra, incluyendo el débito arbitrario e ilegal de nuestros fondos del ISSFA. La única violación legal fue hecha por quien dio la orden de dicho débito y de todos los funcionarios que cumplieron esa orden, tenemos FE (en) que la justicia brillará en todos estos aspectos. Por lo tanto no creo que ningún sector pretenda politizar lo del ISSFA, lo que ocurre es mi plena inconformidad con lo señalado anteriormente, pues es ilegal e inconstitucional. Es un fondo común, es el fondo en el que se apoya mi bienestar y el de mi familia, a parte de su futuro, el cual tal como vamos, estaría siendo afectado considerablemente.

Cuando usted habla de aspectos técnicos, prefiero en mi calidad de subordinado y militar, confiar en los expertos técnicos que laboran en el ISSFA, militares o civiles, que a lo largo de la existencia de nuestro seguro social, hemos visto que las cosas han sido manejadas con profesionalismo y honradez, de ahí que mi General Vivero tiene nuestra credibilidad y respaldo en todas sus acciones.

Estoy de acuerdo con Usted señor Presidente, la verdad no exige fuerza, por lo que, la única verdad es que el Gobierno tiene una deuda pendiente con el ISSFA, y debe ser cumplida porque así lo pedimos los beneficiarios.

Y como ecuatoriano yo también me pregunto ¿por qué estos últimos años ha tomado usted decisiones que hasta el más joven de la tropa consideraría, atentados contra nuestra moral y bienestar?. Vaya usted a creer que algún político me está ayudando a redactar esta carta, resumo tantas acciones de las que me acuerdo:

• Intenta dividir desinformando en las sabatinas, recuerdo cuando a nuestros retirados en alguna
de sus alocuciones los trató despectivamente, o cuando a ´héroes de guerra como el Gral. Moncayo, le dijo troglodita.
• El Retiro de edecanes
• Desgaste mediático de nuestra imagen, cuando desinforma.
• Entrega de colegios militares y liceos navales al Ministerio de Educación.
• Acciones administrativas dentro de Midena que han entorpecido nuestros trámites,especialmente de comisiones dentro y fuera del país, no se diga de los aspectos legales, que han favorecido a personal que fue dado de baja por convenir al buen servicio.
• Cierre de agregadurías
• Proyecto del Libro IV
• Fortalecimiento de SENAIN y debilitamiento de la DIR INT DE FFAA
• Aceptación de las FARC como grupo en conflicto más no como terroristas a pesar de un Angostura y Barranca Bermeja, este último en que falleció el TN. Maldonado.
• Oficiales, tropa, tripulantes y PPNN juzgados por delitos de lesa humanidad por atentados contra DDHH cuando existía el grupo terroristas AVC
• Remoción de la cúpula militar por no estar de acuerdo con los políticos del régimen (persona no grata: corcho CORDERO, disculpe no me acuerdo su cargo ni nombre), en el tema ISSFA.
• Hospitales militares pasaron al sistema de salud pública
• Comandantes por expresar sus ideas, sancionados o removidos del cargo.
• Empresas productivas que administrábamos entregadas al Estado, ahora con problemas financieros.
La lista como usted se habrá dado cuenta es interminable, es solo con el fin de que usted sepa que de todo nos damos cuenta, los soldados somos muy sensibles, valientes obedientes pero con una elevada sensibilidad, téngalo muy presente señor Presidente.

Usted señala que hay una terrible confusión en creer que el ISSFA es una extensión de las Fuerzas Armadas, entonces me permito decirle, extensión de quién es?, no somos militares los beneficiarios?, le ruego no me confunda que tengo muy claro lo que significa el ISSFA para mi, es más, si usted es tan gentil y como “Comandante en Jefe” como usted se ha envestido (sic), le ruego haga conocer a todos nuestros conciudadanos que el ISSFA existe porque nosotros motivamos su creación, no por privilegio sino porque nuestra asistencia y seguro social deben estar acordes a nuestro trabajo, un trabajo de alto riesgo, cosa que usted pudo palpar (en) el famoso 30S.

Agradezco de todo corazón que “USTEDES” sigan defendiendo nuestros derechos, me encantaría me indique quienes?, porque de verdad estoy confundido, veo que mis Jefes están muy incómodos por como los tratan, recuerde por favor, somos sensibles, son nuestros líderes y estamos con un malestar profundo, porque nunca nadie nos había ofendido de la manera que lo han hecho.

Finalmente, la frase de “espíritu de cuerpo”, la tenemos muy clara, no hace falta que usted indique que hay falsos espíritus de cuerpo, pues no existen peyorativos en este respecto, más aún cuando es lo primero que nos enseñan en las escuelas militares, porque el resultado final es el de morir por la Patria cuando atenten contra su soberanía… sabía usted eso? Que soy capaz de morir por mi país…. Además la frase “espíritu de cuerpo” lo aprendí también en mi hogar, pues mi madre y padre me enseñaron a no robar, no mentir, no copiar, no hacer cosas que avergüencen a mis hijos… eso es lealtad a nuestros principios y valores que se resume en un elevado sentimiento de hacer las cosas BIEN… EXCELENTEMENTE BIEN!. Por cierto toda mi familia tiene el seguro social que yo les daba como beneficiarios del ISFFA, ahora ya no… coincido con Usted Primer Mandatario.

De acuerdo Presidente, no compañero Presidente, porque Usted es el Jefe de Estado, y no es mi compañero, no estoy a su nivel… su investidura merece respeto, y tiene mi respeto formal, pues el respeto moral está en entredicho, discúlpeme pero eso es lo que siento. En mí no ha influido nadie, la única influencia que he tenido son estos diez años de su Mandato que se resumen en un atentado flagrante a nuestros principios y valores militares. Le ruego, pare de desinstitucionalizarnos, pero de agredir a nuestros Comandantes, respete nuestras tradiciones. Y por favor….

PARE DE MENTIRNOS, QUE EL PAÍS NECESITA LA VERDAD Y QUE SE SANCIONE TANTAIMPUNIDAD Y CORRUPCIÓN….. DEDÍQUELE FUERZAS A ESO NO A METERSE CON INSTITUCIONES SERIAS Y HONESTAS DE SIGLOS DE TRADICIÓN.

Me despido con el lema que nos ha identificado toda la vida, no el revolucionario de Hasta la Victoria siempre,el lema que nos llena de gloria, el lema que nos enseñó uno de nuestros patronos, mi Gral. Eloy Alfaro, un lema que resume nuestra devoción por la Patria….. Un lema de dignidad para quienes empuñamos las armas.

DIOS, PATRIA Y LIBERTAD

ATTE
UN SOLDADO DE AIRE, MAR Y TIERRA

Correa se querella contra la Marina

El último capítulo en esta trama ocurrió la semana anterior, cuando el presidente Correa, por medio de sus abogados, concurrió ante la justicia de la Provincia del Guayas con un amparo contra la resolución del Consejo de Disciplina de la Armada que exculpó a Ortega de haberle faltado el respeto. El presidente anticipó que los "soldados antipatria" deberán salir de las Fuerzas Armadas, mientras que el abogado de la defensa, Juan Vizueta, denunció que se manipuló el sorteo de la causa para que cayera en manos de una jueza "golondrina", es decir, de una jueza encargada. La magistrada, entre tanto, resolvió suspender los efectos de la resolución del Consejo de Disciplina, y anunció una audiencia para esta semana en la que se ventilaría la polémica. 

“Los reglamentos militares no contemplan a una autoridad civil, no me incluyen. De acuerdo a estos señores no es un superior jerárquico el Presidente. Yo me voy a la casa antes de permitir esta sinvergüencería”.

Mientras tanto, la queja que, por las mismas razones, fue presentada contra el capitán de Corbeta José Peñafiel, fue desechada también por el Consejo de Disciplina de la Marina de Guerra, quien volvió a alegar que el jefe de Estado no es su superior jerárquico. 

Ortega rompe el silencio

En entrevistas concedidas al diario El Universo y al portal Focus, el capitán Ortega se ratificó en que considera que no faltó el respeto al presidente de la República. "Con todo respeto, yo le pedí que se combata la corrupción porque sí hay corrupción en el país. Es evidente. Creo que no he hecho sino como ciudadano de bien, solicitar eso al señor presidente", le dijo a Focus. Y agregó que "para nosotros hacer patria es desprendernos de nuestras comodidades, alejarnos de nuestras familias. No sé en que sentido yo he sido un antipatriota, cuando tengo casi 20 años de carrera militar y a lo único que me he dedicado es a estar en repartos operativos y en cumplir con velar la integridad territorial y el mantenimiento de la soberanía nacional".


El capitán Edwin Ortega asegura que no faltó el respeto al jefe de Estado.  Foto: Cortesía Focusecuador

El oficial defendió a los integrantes del Consejo de Disciplina de la Armada en estos términos: "Son soldados dignos que si el señor presidente no ha estado de acuerdo con ellos, no es la forma, de manera pública, ante todos los ecuatorianos, que se les denigre de esta forma. Porque no solamente son soldados, son padres, esposos, hermanos. No considero que sean juzgados de esa forma, más aún de quien tiene la primera investidura del país se venga de esa manera a tratar a mis compañeros de armas. Y al ser mis compañeros de armas, no tenía la menor duda que si era yo sancionado, aceptaba la sanción".

Aseguró también que, de tener enfrente al presidente, le diría esto: "Que admiro su pasión por el trabajo, que valoro muchas de sus obras y respeto su actitud en muchas de las acertadas decisiones que ha tomado a lo largo de estos años. Como ciudadano me puedo expresar de esta forma. Sin embargo, como militar, creo que más allá de lo que corresponda, pido que no merecemos ser tildados de espurios, no merecemos ser tildados de malcriados, de sinvergüenzas".

Pero el tono de sus declaraciones a El Universo es distinto. En ellas, el oficial manifiesta su preocupación por su familia y el futuro de su carrera: "Soy creyente. He tenido situaciones de riesgo en mi carrera. Si estoy sano y mis hijos están bien, es a causa de un Ser Superior. ¿El presidente en su sabatina me sentenció? No lo sé. Pero sé que la mayoría de lo que él dice en las sabatinas se cumple. Si mi carrera se ha terminado, sé que he cumplido mi deber. Solo quiero que se dé cuenta de que deja a tres niños sin el trabajo de su padre y que sepa que nunca arengué a las tropas en el audio y que jamás lo insulté en la carta".

Admitió, también, que jamás pensó que la carta llegaría a conocimiento del presidente: "Decidí exponerle mis preocupaciones, no fui el único. Yo pensé que sería letra muerta, que no llegaría a él".

 

  Entrevista  

Juan Vizueta. Abogado penalista, defensor de oficiales procesados disciplinariamente

"No es lo mismo decirle mentiroso que no mienta"

¿Cuáles han sido los resultados de la defensa que usted ha realizado de los oficiales de las Fuerzas Armadas que han sido procesados por presunta falta de respeto al jefe de Estado?

Ahí se han iniciado algunos consejos disciplinarios. El primer procesado fue el capitán Edwin Ortega Sevilla, por haber realizado una respuesta a una carta que habría sido enviada de parte del presidente de la República a los correos personales de los miembros de las Fuerzas Armadas. El Consejo de Disciplina se instaló y notificó su resolución, que fue no admitir la denuncia presentada por el coordinador jurídico del Ministerio de Defensa, que hacía referencia al contenido de esta carta como una falta atentatoria, como las previstas en el artículo 36 literal B del Reglamento de Disciplina Militar. Ese artículo hace referencia a generar actos de violencia o indisciplina contra un superior. Los argumentos del Consejo se basaron en establecer la tipicidad, el aspecto de legalidad, y verificar si la conducta se adecuaba a la infracción. Pero concluyeron que de ninguna manera la conducta del oficial, que es muy similar a otras que se están investigando, se acerca a lo descrito. Es verdad que en el artículo 147 de la Constitución se establece que el presidente de la República es la máxima autoridad de las Fuerzas Armadas, pero no se puede interpretar de manera extensiva, y declarar que se trata de un superior jerárquico, puesto que para ser superior jerárquico debe ser parte de las Fuerzas Armadas, es decir, tener rango militar, que el presidente no tiene porque es un ciudadano civil. Hubo también aspectos de violación al trámite, pues se inició con un informe reservado lo que viola el debido proceso. 

¿Pero esto no significa que la subordinación de los militares al poder civil está siendo cuestionada? ¿Si el presidente no puede mandar sobre las Fuerzas Armadas entonces quién?

Eso ha sido usado por el presidente, quien menciona ser el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, pero eso no existe en el ordenamiento jurídico vigente. Una cosa es ser la autoridad máxima, lo cual no quiere decir que el presidente no pueda generar órdenes al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, pues tiene autoridad, pero en este caso se analizó si tiene o no el carácter de superior jerárquico, que de ninguna manera el presidente lo tiene. Además, fueron comunicaciones privadas, que no se hicieron en días laborables, sino el sábado 14 de mayo.

¿Los términos en que el capitán respondió al presidente no son descomedidos? ¿No lo trata de mentiroso?

Una cosa es decirle no mienta y otra es decirle mentiroso. Solo esa parte de la comunicación podría ser interpretada de esa manera. Pero el resto de la carta hace referencia al descontento generalizado en las Fuerzas Armadas, su inconformidad del débito de los USD 41 millones de las cuentas del ISSFA, que no fue dictaminado por los jueces, así como algunas puntualizaciones como la inconformidad por las sabatinas, en donde hay términos injuriosos, por ejemplo, como cuando el presidente trató de troglodita al general (r) Paco Moncayo, héroe del Cenepa. Menciona también el retiro de las agregadurías navales en las embajadas, que los hospitales de los militares, así como los colegios, hayan pasado al servicio público, que se haya debilitado la Dirección Nacional de Inteligencia de las Fuerzas Armadas para fortalecer la Senain, en fin. Es por eso que le pide que no mienta y que se preocupe de combatir la corrupción en lugar de ofender a las Fuerzas Armadas y su institucionalidad. Además, existe la libertad ideológica, por lo que los militares no pierden sus derechos humanos, como expresión, culto y conciencia. No hay insulto, ni falta disciplinaria ni irrespeto.

"Los militares no son deliberantes con relación a las órdenes recibidas de la autoridad civil. Pero eso se ha desnaturalizado, eso no implica que deban ser ciegos, sordos y mudos y que no puedan expresar su discrepancia e inconformidad".

En todas las constituciones recientes se ha mantenido el criterio de que las Fuerzas Armadas y de Orden no son deliberantes, ¿cómo interpretar esto de acuerdo con lo que usted expone?

No son deliberantes con relación a las órdenes recibidas de la autoridad civil. Pero eso se ha desnaturalizado, eso no implica que deban ser ciegos, sordos y mudos y que no puedan expresar su discrepancia e inconformidad. 

¿Cuáles son los otros casos que usted defiende?

Tenemos el caso del capitán José Peñafiel, de la Dirección de Comunicación de la Armada, que también tiene un proceso, así como el teniente Juan Torres. En el caso de la teniente del Ejército Carla Pozo, se la acusa de compartir un vídeo en su red social de Facebook, en donde una criatura responde preguntas y por eso se le acusa de falta disciplinaria. 

¿Cuál es la diferencia entre estos sucesos y el pronunciamiento del 21 de enero de 2000 del coronel Lucio Gutiérrez contra el presidente Jamil Mahuad?

Pues en ese caso ya se trataría de un alzamiento. Esos hechos desencadenaron otros mayores. El Reglamento de Disciplina Militar explica que se sancionará cuando no constituyan otros delitos. En el 21 de enero hubo un alzamiento que desestabilizó el Estado, es diferente de lo que ocurre hoy.

Estas críticas ya habían sido formuladas por militares en servicio pasivo. Ahora se están produciendo entre militares en servicio activo.¿Cómo entender esto?

Los consejos de disciplina no se están pronunciando con respecto al fondo, sino que han señalado que el procedimiento está viciado, y por ello no han podido entrar a analizar los aspectos de fondo. Se han inadmitido estas denuncias por improcedentes.

¿Estos procesos pueden afectar la carrera de estos oficiales, por ejemplo, para evitar que asciendan?

Sino hay sanción de ninguna manera pueden afectar su hoja de vida. Pero hay prácticas usuales de este Gobierno para perseguir a la gente, como por ejemplo, que podrían transferirlos a otros lugares, como moverlos de Guayaquil al oriente, pero eso no se puede impedir porque está entre las facultades del Ministerio de Defensa. 

¿Deben archivarse esos otros procesos?

Sería lo lógico. Los restantes consejos de disciplina, tanto en Quito, Guayaquil y Esmeraldas, deben seguir el mismo camino. 

¿Cuántos procesos hay?

Actualmente hay siete: seis miembros de la Armada y una del Ejército, pero se conoce que hay 79 personas de la Fuerza Naval y por lo menos 200 en las tres ramas de las Fuerzas Armadas, que es la información que tenemos por parte de los mismos oficiales. 

 

[RELA CIONA DAS]

Corrupción: entre el descaro y el negacionismo
Juan Cuvi
¿Qué dice la denuncia por "traición a la patria" contra Rafael Correa?
Redacción Plan V
Juicio contra Carlos Pólit (día 4): Gerardo de Souza confirma que entregó dinero a Pamela Martínez, exasesora de Rafael Correa
Susana Morán, desde Ecuador para PlanV, y Marcos Medina, desde Miami para PlanV y El Universo
Caso Metástasis: Leandro Norero y Rafael Correa hablaron sobre la libertad de Jorge Glas, dice testigo protegido
Redacción Plan V
Albacora, la empresa española involucrada en el caso Carlos Pólit
Susana Morán
GALERÍA
La batalla de Correa contra las Fuerzas Armadas
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Juicio contra Carlos Pólit: la relación entre Diego Sánchez, José Serrano y un agente de EE.UU. sale a la luz
Redacción Plan V
Juicio a Carlos Pólit (día 10) : se cerró la etapa de prueba y el excontralor se acogió al silencio
Fermín Vaca S. y Manuel Novik
Juicio contra Carlos Pólit (día 9): EEUU presentó 14 testigos contra Pólit, la defensa inició con el testimonio de Pedro Solines
Susana Morán, desde Ecuador para PlanV, y Marcos Medina, desde Miami para PlanV y El Universo
Todos se desmarcan de Esteban Albornoz, uno de los 22 denunciados por el "sabotaje" eléctrico
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Juicio contra Carlos Pólit (día 8): Diego Sánchez dice que tiene una investigación en Ecuador junto a Andersson Boscán
Redacción Plan V
Juicio contra Carlos Pólit (día 5): Olivio Rodrigues aseguró que las coimas de Odebrecht pasaron por las empresas Cosani, Plastiquim e Italcom
Susana Morán, desde Ecuador para PlanV, y Marcos Medina, desde Miami para PlanV y El Universo
Juicio contra Carlos Pólit (día 6): Testigo habla de millonarios préstamos de John Pólit a empresa de los Isaías
Susana Morán, desde Ecuador para PlanV, y Marcos Medina, desde Miami para PlanV y El Universo
Juicio contra Carlos Pólit (día 6): El excontralor hizo más de 75 viajes a Miami mientras estaba en funciones
Susana Morán, desde Ecuador para PlanV, y Marcos Medina, desde Miami para PlanV y El Universo