Back to top
16 de Mayo del 2020
Historias
Lectura: 19 minutos
16 de Mayo del 2020
Redacción Plan V
La corrupción y el reparto político: cuatro apuntes sobre la coyuntura
0

Fotomontaje: PlanV

 

Lenín Moreno entregó a Daniel Mendoza y a la gente de su movimiento político local, MEJOR, el control de la Comité para la Reconstrucción, que administra los recursos para la atender la catástrofe del terremoto de Manabí y Esmeraldas. Pero también le entregó la dirección del BEDE y de la Agencia Nacional de Tránsito, ANT, de lo que se sabe.

1. El dedo en la llaga y el reparto de la troncha

La Comisión Nacional Anticorrupción puso el dedo en la llaga. 

Lenin Morneo y Rommel Salazar, flamante secretario de Riesgos. 

La CNA ha pedido al presidente Moreno que retire los nombramientos de Jorge Wated y de Rommel Salazar a los cargos de presidente del Consejo Directivo del IESS y a la Secretaría de Riegos. Dos nombramientos indelicados, por decirlo suave, a dos cargos absolutamente delicados. Son dos connotados correístas, sobrevivientes de la purga morenista al correísmo duro. Personajes que hicieron del acomodo la práctica política, como muchos otros. Lo que ha hecho Moreno con estos dos nombramientos es mostrar la coherencia de su incoherencia. La pregunta del círculo rojo de la política como reacción a esto ha sido: ¿no que usted nos vendió que el correismo fue lo peor, lo más corrupto y autoritario del mundo y sigue conciliando y nombrando gente que es fruto del gobierno anterior? Wated y Salazar son el ejemplo.

Muchos correístas se volvieron morenistas por supervivencia política y hasta personal, y permanecieron intocados, a cambio de silencio, a cambio de votos en la Asamblea, a cambio de protección.  La pregunta es ¿por qué?  La CNA ha dicho: estos personajes representan lo que el gobierno ha convertido en una práctica de "negociación" política. La reedición de la vieja y antigua costumbre de la política ecuatoriana: el reparto de la troncha. Así fue porque el Gobierno, para mantener unidad y lealtad en su bloque de legisladores les entregó lo que pidieron. ¿Qué pidieron? Según lo hemos revelado los periodistas: cargos, control de hospitales, empresas eléctricas, gobernaciones, agencias de control... Y no es de sorprenderse, así ha sido, así es cómo se concibe la política en el Ecuador; un toma y daca de favores, la entrega de territorios, de sectores, de cargos a todo nivel, un reparto del botín de guerra que es el Estado. Y eso es lo que ha pasado en el caso del señor Salazar. Cuando renunció la señora Ocles, su reemplazo fue inmediato. Según fuentes parlamentarias, se necesitaban los votos de los asambleístas de Alianza País de Guayas para aprobar las leyes urgentes para enfrentar la crisis. El partido de gobierno, si es que eso existe aún en el concepto, había exigido participación en el Gabinete. Y en otros cargos donde haya forma de repartir favores. Por eso se hablaba de Gustavo Baroja como firme candidato a dirigir la banca del Estado en la rama agropecuaria, BAN Ecuador. Porque es una cuota para el partido. Porque Gustavo Baroja ha sido un silencioso pero eficaz jefe de Alianza País.

El nombramiento no es porque Salazar sepa algo de riesgos y emergencias, es porque es, además, un hombre clave del partido en Guayas. Fue correísta a muerte, ahora es morenista a muerte, y es probable que vuelva a ser correísta a muerte si los vientos cambian. El principio fundamental de la política ecuatoriana es la falta de principios.

2. El reparto de Manabí

Daniel Mendoza, joven dirigente político de Manabí. Fundó el movimiento MEJOR, cuyos militantes recibieron algunos cargos públicos en la provincia durante este Gobierno.

Luego, en medio de la discusión de las leyes urgentes que el Ejecutivo envió a la Asamblea para afrentar la crisis, se dio el escándalo que involucra al asambleísta manabita, ex jefe de bloque de Alianza País, Daniel Mendoza. La Fiscalía allanó la casa de su principal asesor en la Asamblea y otras cinco locaciones, en esa provincia, y encontró cientos de miles de dólares en maletas, documentos, armas, cuadernos, sellos de instituciones públicas. El propio presidente salió al paso en sus cuentas de redes sociales e informó que la ministra de Gobierno, María Paula Romo, le había informado desde hace meses de esa situación y que estaban colaborando en las investigaciones. La información oficial de la Fiscalía dijo que se trataba de una red de corrupción de la obra pública en Manabí y que llevaban investigando más de un año. El dinero, más de 1,6 millones en total, incautado en varios otros allanamientos, se atribuía a los contratos por la construcción del hospital de Pedernales, que fuera destruido en el terremoto de abril 2016 y que llevaba cuatro años en construcción. 

Según detalló el diario oficialista El Telégrafo: La ministra de Gobierno, María Paula Romo, subrayó que se trata de una red vinculada a la obra pública, “que es una de las formas como le han robado al pueblo y a la provincia de Manabí, desde hace muchos años, en una situación muy delicada como fue la del terremoto y que se ha prolongado por años”. Un contrato fallido del hospital de Pedernales fue el punto clave para las investigaciones, según la ministra. Romo confirmó que una de las casas que fueron allanadas está relacionada con un asesor del asambleísta Daniel M., de Alianza PAIS, y aseguró desconocer si se ha dado algún allanamiento a la casa de algún familiar del parlamentario. No obstante, dejó en claro que “nadie tiene patente de corso y si es que hay que investigar a personas cercanas, aliadas, allegadas o miembros del Gobierno, no será la primera vez que se enfrente el presidente (Lenín) Moreno y este Gobierno a este dilema”.

el presidente Lenín Moreno entregó a Daniel Mendoza, y a la gente de su movimiento político "MEJOR", la administración y ejecución de la reconstrucción de Manabí, el BEDE, al Agencia Nacional de Tránsito de manabí...

El hecho es que el presidente Lenín Moreno entregó a Daniel Mendoza y a la gente de su movimiento político local, MEJOR, la administración y ejecución de la reconstrucción de Manabí, creado para concentrar y administrar los recursos que servirían para hacer obras luego del terremoto. Betsy Molina Álvarez fue nombrada representante del Presidente ante el Comité y, por tanto, su directora.  El nombramiento se oficializó con el Decreto Ejecutivo 789, firmado el 12 de junio del 2019, hace casi un año. Marilín Isabel Veintimilla fue nombrada secretaria técnica del Comité.  Betsy Molina fue candidata a la alcaldía de Chone por la alianza PAIS-MEJOR. Luego, en el decreto del 9 de mayo, Moreno restructuró el Comité de Reconstrucción e incorporó a ministros de Estado, a los prefectos ed Manabí y Esmeraldas, entre otros.

Pero no solo le fue entregado el Comité de Reconstrucción. En el BEDE-Manabí también fueron situadas como altas funcionarias Karen Argandoña Bolaños, que fue inscrita como tesorera de la directiva de MEJOR, y  Esthela Bardellini Mendoza, vicepresidenta del movimento. También Fabián Atilio Zambrano, que fue nombrado director de la Agencia Nacional de Tránsito de Manabí y es vocal principal de la directiva de MEJOR. Jean Carlos Benavides, cuya casa de Calceta fue la allanada por la Fiscalía, y de quien se dice que es el asesor del legislador Mendoza, es también secretario ejecutivo del movimiento MEJOR.

Lo ha dicho la CNA: "Hay serios indicios de que instituciones como el IESS, la Secretaria de Gestión de Riesgos, las cuotas políticas en la función diplomática y la red de salud pública forman parte del enmarañado proceso de distribución de cuotas para lograr mayorías parlamentarias transitorias, en el marco de una conducción estatal y de gobierno que ha precarizado la ideología y los principios". No solo de los hospitales, sino también de varias otras entidades públicas.

La coherencia es un valor de la política, al menos en la percepción ciudadana. Lo que Lenín Moreno mostró con estos nombramientos, al menos en apariencia, es que no quiere desprenderse del correismo. Que por algún lado oscuro, que no sabemos, permanece una relación tan fuerte, una corriente subterránea tan potente, que no lo deja desprenderse de su raiz, de su pecado original. Puede ser incluso un asunto ideológico o también puede ser que Moreno sea tan sagaz, que nos engañó a todos.

3. Pedir la renuncia no sirve para nada, lo que se pide es un nuevo reparto

El vicepresidente  Sonnenholzner fue encargado por el presidente Moreno de reemplazarlo en los territorios para la lucha contra el coronavirus.

¿Qué hay detrás del pedido que hizo en redes sociales Carlos Vera, periodista y activista socialcristiano, para que el presidente Moreno renuncie y el vicepresidente asuma el mando del Gobierno, tal como lo pidió el mismísimo Rafael Correa meses antes? Para el periodista político José Hernández, la supuesta jugada tras el pedido de Vera es que "Otto Sonnenholzner reemplaza a Moreno, se hace cargo de un país maltrecho y jubila sus aspiraciones en mayo de 2021. En esta movida hay ganadores natos: todos aquellos candidatos que Sonnenholzner archivaba en la anterior película. En particular, y en ese orden, Jaime Nebot y Guillermo Lasso". Al parecer, una jugada electoral.  Pero la respuesta de Carlos Vera a Hernández, en un artículo que publica en el mismo portal 4pelagatos.com deja otras pistas. Vera lo niega y dice: "que Otto Sonnenholzner les asegure continuidad (a los colaboradores de Moreno y al resto del Gabinete, se supone Ndlr.) pero a la política económica, no! Noten que esa es la razón de mi planteamiento. Esa, no el manejo de la pandemia ante lo cual países más desarrollados han fallado también. El manejo criminal de la economía nos va a rematar". Es decir, que salga Moreno, que asuma Otto, y que haga un nuevo reparto o pacto político, para dejar en otros sectores el manejo enonómico del Estado. Entonces, el tema no es electoral, no tiene que ver con quemar a Otto y a Guillermo Lasso y poner a Nebot en posición expectante en el 2021, tiene que ver con algo mucho más a largo plazo. A saber, bajo el supuesto de que Lenín Moreno ya no es útil, ha quemado todas sus cartas, y, lo que es peor, ya no reparte las cartas, es necesario que Otto lo haga. El llamado de Vera coincide (si es que es una coincidencia nomás) con la postura de poderosos sectores económicos que buscan respuesta a esta pregunta: ¿quién y cómo se va a pagar esta catástrofe económica, social y humanitaria? Parece que los grandes grupos económicos no están dispuestos a ello. Que la crisis la paguen otros. Y para que esto ocurra, se debe tener el control económico del Estado. Pero eso no puede servir para 12 meses apenas. Un nuevo pacto, o reparto tiene que plantearse para al menos cinco años, lo que dure el próximo gobierno y pasa, incluso, por decidir quién será el próximo presidente o la próxima presidenta; no lo que decida el pueblo ecuatoriano sino lo que sirva para garantizar una hoja de ruta que ya se ha planteado: reforma laboral profunda, consolidar un Estado raquítico en lo económico y robusto en la coerción, entre otras cosas. Un cambio de modelo, que se dice.  El primer round de este forcejeo se dio en las dos leyes urgentes que presentó el Ejecutivo a la Asamblea para paliar la crisis. La llamada Ley Humanitaria impuso en la práctica una reforma laboral que fue saludada por los gremios empresariales y condenada por los sindicatos y gremios. 

4. En esta tormenta no hay capitán que valga

La crisis ha demostrado los límites de Moreno y su conjunto. Aunque eso tampoco es nuevo. Lenín agotó su fuelle tempranamente, luego de la consulta popular. El fin del periodo de transición fue el fin del protagonismo político de Lenín Moreno. A partir de eso ya no pudo reinventarse nada y se dio por satisfecho: ese sería su legado, devolver la democracia al Ecuador (o al menos su apariencia) y acabar con la banda delincuencial del correísmo, aunque algunos de ellos se hayan refugiado bajo su manto de hombre bueno. Para muchos, eso es más que suficiente. Moreno estaba dispuesto a transcurrir por las tranquilas aguas de la autocomplacencia, cuando octubre del 2019 le dio un baño de realidad. Y se estaba recuperando de eso cuando le cayó la maldición del coronavirus. Mesa. Porque todo ese tránsito tranquilo que Moreno esperaba culminar el 24 de mayo del 2021 se agitó por la crisis económica terrible que requirió de nuevo que el barco llamado Ecuador estuviera al mando del mismo capitán que había sido eficaz (y aplaudido) en los primeros tramos del Gobierno. Pero el sacudón es tan fuerte que no hay capitán que valga. Puede ponerse cualquiera al mando del timón, fracasará. La dimensión de la crisis es demasiada para Moreno.


Lenín Moreno en su despacho, al frente de la crisis. Una de las fotos oficiales que ha difundido la Presidencia de la República. Foto: Flickr Presidencia de la República

La palabra del Presidente ha sido devaluada por él mismo y por algunos de sus colaboradores. Su manejo comunicacional ha sido el peor en décadas que se recuerde de un gobierno. La palabra de un presidente debe generar confianza, y Lenín no la genera.

A su falta de coherencia, hay que agregarle dos valores que esta catástrofe ha hecho también naufragar: la credibilidad y la competencia. En la percepción ciudadana, nadie cree en el Gobierno. El manejo de sus cifras, para reformarlas o para ocultarlas, incluso para transparentarlas, ha sido desastroso. La palabra del Presidente ha sido devaluada por él mismo y por algunos de sus colaboradores. Su manejo comunicacional ha sido el peor en décadas que se recuerde de un gobierno. La palabra de un presidente debe generar confianza, Lenín no la genera. Porque él dejó de representar lo que el país esperaba en estas circunstancias: un liderazgo que trace una hora de ruta, que marque un derrotero, que muestre la luz al final del túnel, y que lo exprese de tal manera que la gente esté dispuesta a atravesar ese desierto. En la Segunda Guerra Mundial, Winston Churchill comunicó una sola idea al pueblo británico: "solo les puedo ofrecer sangre, sudor y lágrimas" ... pero venceremos. El gobierno de Moreno ha pedido sacrificio, pero no ha podido comunicar la dimensión de la crisis, explicarle al pueblo llano porqué se le pide sangre, sudor y lágrimas, por qué le dice que estamos en guerra, en emergencia y por qué debe poner el hombro. El único argumento ha sido tomado de los gremios empresariales: "la realidad ha superado la legalidad". 

El otro valor que ha perdido el Gobierno es el de la competencia. La percepción es que hay un liderazgo poco efectivo, un manejo incompetente de la crisis. Primero, la epidemia llegó al país cuando el reparto de hospitales estaba en plena aplicación, se contrataba a manos llenas y con sobreprecios, sin tomar en cuenta la calidad de lo que se contrataba. El reparto político de los hospitales ha causado muertos. La corrupción mata. Y como el país tenía un sistema de salud sometido a las mafias, dedicado a los negocios turbios y a la orgía del dinero sucio, fue incapaz de mirar por dónde venía la muerte, aunque la muerte se anunció tempranamente. Luego se dio esta decisión de dejar que sean los alcaldes los que decidan el cambio de color en el semáforo. Aunque podía ser una decisión plenamente justificada, quedó la sensación de que el presidente dijo: yo no puedo ni quiero tomar esa decisión tan delicada, mejor háganse cargo. Y el capitán abandonó el barco. Perdió autoridad y competencia. En ningún otro país el jefe se ha bajado del caballo para cruzar este río tormentoso que es el coronavirus. Pero, peor aún, luego apareció en cadena nacional para exigir a los alcaldes que tomen las decisiones que él se negó a tomar. El presidente, el Gobierno, pudo haber tenido sus razones, pero en el país quedó esa sensación de abandono, de orfandad.

[RELA CIONA DAS]

La exculpación de los correístas devotos
Juan Cuvi
¿Para quién se gobierna?
Giovanni Carrión Cevallos
Un fracaso llamado CEICCE
Mauricio Alarcón Salvador
Los ‘revolucionarios’ ahora quieren el oro
Mariana Neira
El inventario inédito de los regalos de Lenin Moreno
Redacción Plan V
GALERÍA
La corrupción y el reparto político: cuatro apuntes sobre la coyuntura
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Carapaz y el abrazo partidario que reafirma el mito barthiano del Tour de France: “una gran epopeya”
Andrés Lasso Ruales
María Del Carmen Maldonado, propuesta en lugar de Alexis Mera para organismo judicial de la OEA
Redacción Plan V
59 niñas y mujeres acuden al día a hospitales por emergencias obstétricas en Ecuador
Susana Morán
420 toneladas de vegetación y suelo fueron afectadas por el derrame de crudo
Susana Morán

[MÁS LEÍ DAS]

Más de 100 mil estudiantes no volvieron al sistema educativo
Andrés Quishpe
Protección a cambio de silencio: los acuerdos entre Assange y el gobierno ecuatoriano
Redacción Plan V
Tribunal ratifica sentencia contra Correa y lo señala como el instigador del cohecho
Redacción Plan V
El dramático impacto de la pandemia en el Centro Histórico de Quito
Redacción Plan V