Back to top
8 de Marzo del 2021
Historias
Lectura: 17 minutos
8 de Marzo del 2021
Redacción Plan V
La diversidad sexual, escéptica frente a los candidatos finalistas
0

Imagen: PlanV

 

Varios activistas miran con distancia los intentos de las campañas de Andrés Arauz y Guillermo Lasso por incluir en sus agendas las necesidades de los colectivos LGBT. Mientras Arauz cuenta con el respaldo de agrupaciones correístas, sobre todo en Guayaquil, los acercamientos de Lasso no parecen convencer a sectores que creen que su repentino abandono de su discurso conservador y de inspiración religiosa no es genuino.

Abrirse a las demandas de sectores como los colectivos LGBTI y feministas, es la nueva estrategia de las campañas de Andrés Arauz y Guillermo Lasso de cara a la segunda vuelta. La razón es simple: se busca convencer a un electorado flotante, el que votó por Yaku Pérez y Xavier Hervas, al que suponen más joven e interesado en una conciencia social más "woke": los derechos de la naturaleza, la crítica al machismo y una mayor apertura -al menos en lo discursivo- hacia la diversidad sexual que las generaciones anteriores. 

En donde se hizo más evidente el giro en el discurso fue en la campaña de Guillermo Lasso, que anunció su apertura hacia los representantes de lo que el candidato definió como "ideología de género", lo que provocó, de entrada, el rechazo de varios activistas. Sin embargo, algunos militantes de la campaña de Lasso y representantes de la Fundación Ecuador Libre iniciaron acercamientos hacia algunos activistas, con la intención de obtener insumos para una agenda de la diversidad sexual en su campaña. Inclusive, el consultor político Jairón Merchán, quien es gay y trabaja con CREO, publicó un tuit indicando que no se había sentido nunca discriminado en el entorno del magnate. En 2017, la campaña de Lasso intentó un acercamiento con algunos activistas de la diversidad sexual de Quito y Guayaquil, pero finalmente el candidato de CREO optó por no firmar el documento que se había negociado. El artífice del acercamiento con activistas de Quito fue el cineasta Carlos Andrés Vera, quien entonces se desempeñaba como asesor de Lasso y actualmente sigue realizando acercamientos similares. Sin embargo, no se conoce que en CREO haya algún colectivo LGBT visible que forme parte de las organizaciones que apoyan al candidato Lasso. 

Se busca convencer a un electorado flotante al que suponen más joven e interesado en una conciencia social más "woke": los derechos de la naturaleza, la crítica al machismo y una mayor apertura -al menos en lo discursivo- hacia la diversidad sexual que las generaciones anteriores.

En la campaña de Andrés Arauz, mientras tanto, la sólida alianza entre el correísmo y activistas LGBT sobre todo de Guayaquil, se mantiene. La Federación Nacional LGBT, que preside Diane Rodríguez y dirigen Germán Castillo Mena y Geovanni Jaramillo, reivindica por lo menos 72 organizaciones nacionales y no oculta su simpatía por Arauz, cuyos contenido publica constantemente. El pasado 8 de febrero de 2021, al otro día de asegurarse el triunfo en la primera vuelta de Arauz, la Federación informó que había realizado su propia encuesta sobre la percepción e intención del voto LGBT, así como promovido un "Acuerdo por la Igualdad camino al voto LGBT".  En su comunicado, organizaciones como el Directorio Nacional de la Federación, la Coordinación Nacional LGBT de la UNES, la Coordinación Nacional de la Plataforma de la Revolución Trans, y varios otros colectivos declararon que se sentían "gratificados por la victoria conseguida por el binomio de la esperanza", conformado por Arauz y Rabascall. 

En su cuenta de Twitter, la dirigente trans, cercana al correísmo, Diane Rodríguez ha cuestionado constantemente a Guillermo Lasso, a quien le escribió: "usted pidió a Lenin Moreno que vetara el Código Orgánico de la Salud, Art. LGBTI 115, 193, 208 porque según Ud.”Responden a una ideología cuestionada y cuestionable, que no merece ser elevada a una legalidad que la legitime”.¿Eso fue garantizar la violencia contra nosotrxs!", aseguró.  Así mismo, la Asociación LGBT de Milagro subió una foto de un dirigente con Andrés Arauz, durante una reunión con dirigentes sociales de esa localidad de la Costa, mientras que en la cuenta de Twitter de la Federación se publican piezas de campaña de Arauz y Rabascall. 

Mientras tanto, la participación política de personas de la diversidad sexual en las pasadas elecciones para la Asamblea Nacional se redujo con relación a 2017, y quienes participaron, solo todo en el distrito electoral de las clases medias y altas del centro norte de Quito, obtuvieron una muy pequeña votación. 

La mirada trans

Georgina Feikers

La activista transexual de Durán, Guayas, Georgina Feikers, toma distancia de ambas posturas. Ella recuerda que en 2017 solamente el binomio de Lasso, Andrés Páez, quiso firmar un documento de acuerdo con algunas organizaciones LGBT, mientras que el candidato nunca lo quiso hacer. Feikers recuerda que el Plan Diversidad presentó a Páez un acuerdo para la inclusión, pero "el señor Lasso no tenía ningún interés de firmarlo", por lo que cree que "con Guillermo Lasso no vamos a tener ninguna inclusión". 

"De un momento a otro quieren dar un giro, pero me parece que es solo un enganche político", dice la activista trans. "Lasso es imposible que llegue a ser inclusivo y a apoyar leyes y políticas públicas para la comunidad sexo-diversa", explica Feikers, a quien le llama la atención que Lasso quiera acoger propuestas de quienes no llegaron a segunda vuelta. 

"De un momento a otro quieren dar un giro, pero me parece que es solo un enganche político", dice la activista trans Georgina Feikers.

Es más indulgente con la campaña de Andrés Arauz: "aunque me cueste reconocerlo, con Arauz podríamos tener un poquito más de aceptación para analizar algunas políticas públicas que ellos puedan realizar desde el Gobierno. Sin embargo, no nos olvidemos que tampoco hubo mayores oportunidades con Rafael Correa, pues cuando pedíamos inclusión laboral no lo aceptó. El señor Arauz trabaja con Rafael Correa y sino se hizo antes no creo que lo hagan mejor". 

"No considero que ninguno de los dos candidatos nos vayan a ofrecer una mayor inclusión legal", afirma. 

La activista cree que la población sexo-diversa es "un ente productivo en la sociedad civil" que merece "mayores opotunidades" que les permitan contribuir con la sociedad. Además, en el caso de la población transexual, sostiene que se trata del grupo más discriminado, por lo que las propuestas de leyes deberían que garanticen sus derechos de manera más efectiva deberían constar en la agenda de ambas campañas. Feikers reitera que se siguen cometiendo crímines contra personas trans que no son procesadas como delito de odio sino como asesinatos. Las preocupaciones sobre salud, por ejemplo, pasan por la demanda de que la salud pública cubre gastos como hormonas y operaciones de reasignación de sexo que interesan a su comunidad. 

Feikers, quien tiene un título en periodismo -tuvo que protestar en su universidad para que le entreguen el título como licenciada, pues le habían hecho el documento en género masculino- recibió una invitación de la militancia de CREO en Durán para conversar sobre un eventual apoyo a la campaña de Lasso, pero el diálogo no sería con el presidenciable sino con otros niveles de la campaña. De la campaña correísta no ha recibido ninguna invitación a conversar porque ha sido crítica de Correa. 

La necesidad de nuevas leyes: apoyo político y legislativo 

El abogado Christian Paula, de Fundación Pakta. 

Mientras tanto, en Quito, el abogado Christian Paula, de la Fundación Pakta, que ha patrocinado varios reclamos legales de la diversidad sexual, también confirma acercamientos por parte de la Fundación Ecuador Libre de Lasso, y ninguno desde la campaña de Arauz, pues siempre ha sido crítico del correísmo.

Paula destaca que el voto de Yaku Pérez y Xavier Hervas evidencia el interés de parte del electorado en temas relacionados con la diversidad sexual. De ahí que las campañas de Arauz y Lasso se dieron cuenta de eso y decidieron apostar por los derechos humanos y la diversidad sexual. "Hay un interés de un sector de la población y no solamente de cuatro activistas por los derechos humanos", dice Paula, pero considera que desde CREO ha habido "ocho años de ataques contra los temas LGBT", lo que se ha evidenciado en la práctica parlamentaria del bloque de CREO.

"Es cuestionable que en este momento se pretenda un diálogo cuando ha habido experiencias tanguibles del rechazo del  bloque parlamentario de CREO y del partido como tal a la temática", recuerda Paula, quien menciona ejemplos como lo que califica como un "desplante" de Lasso a la activista Pamela Troya en 2017, cuando se negó a firmar el acuerdo que había negociado Carlos Andrés Vera. Paula sostiene que no parece haber, desde CREO, una intención auténtica de cambiar su agenda conservadora frente las diversidades sexuales. 

"Es cuestionable que en este momento se pretenda un diálogo cuando ha habido experiencias tanguibles del rechazo del  bloque parlamentario de CREO y del partido como tal a la temática", recuerda el abogado Christian Paula.

"En el plan de gobierno de Lasso no se habla de inclusión ni de igualdad, y los derechos humanos se confunden con el comercio y el turismo", explica el abogado, por lo que "no siento sinceridad en ellos".

En el caso de la campaña de Andrés Arauz, Paula destaca la campaña de voto informado realizada por la Fundación Equidad, con el apoyo de Naciones Unidas, en la que no hubo ningún representante de la agrupación correísta a pesar de haber sido invitados. Esta iniciativa presentó a las campañas que participaron algunas de las inquietudes de los colectivos LGBT. "No hubo interés de conversar con las organizaciones", explica y también critica que en el plan de gobierno de Arauz se habla de "igualdad y no discriminación" de manera muy genérica", sin particularizar en los temas LGBT.

"No he escuchado ningún pronunciamiento al respecto de Arauz. Hay ambigüedad al no querer hablar del tema". A pesar de este panorama, Paula sostiene que hay varios puntos que las campañas deberían tratar. En primer lugar, una agenda legislativa que permita que la Asamblea cumpla con las sentencias de la Corte Constitucional que favorecieron a la diversidad sexual. Tanto el nuevo gobierno cuanto sus asambleístas, deberían usar sus iniciativas legislativas para realizar la serie de reformas legales que están pendientes. En segundo lugar, Paula cree que quien llegue a Carondelet debe proponer políticas públicas LGBT, en donde se garantice el acceso a servicios públicos del Estado como justicia, salud y educación, entre otros. Un tercer punto tiene relación con la justicia, sobre todo para evitar que los delitos y las violencias que se cometen contra la población LGBT no queden en la impunidad, pues esto es "una constante en el país". Paula cree que el Ecuador debe cumplir con las recomendaciones internacionales de derechos humanos que han pedido que el país tome acciones a favor de los LGBT, como clausurar las clínicas de deshomosexualización, proteger a los hijos de parejas del mismo sexo, promover la igualdad, entre otros. El actual gobierno no ha tenido ningún interés en cumplir con esas obligaciones internacionales y es un tema pendiente. 

El abogado sostiene que es evidente, tanto en el correísmo cuanto en CREO que "no están preparados" para afrontar la problemática LGBT y, por el contrario, sus acciones ha sido convergentes en el pasado. 

La división entre los activistas es evidente, mientras para quienes no están alineados con alguna campaña, "no da igual quien gane. Lo importante es que los dos tengan conciencia de que tienen la obligación de cumplir".

Correísmo y CREO: Dos posturas muy similares

Danilo Manzano, de Diálogo Diverso

De su lado, el activista Danilo Manzano, de la organización Diálogo Diverso, cree que es necesario analizar los antecedentes de ambas fuerzas políticas finalistas desde antes del 2017. Así, destaca que las campañas de Lasso han sido siempre "hiperconservadoras" en especial en temas de mujeres, juventud y diversidad sexual, con una estructura ideológica claramente inspirada en la religiosidad católica. 

En el caso de Arauz, destaca que se trata de alguien no tiene trascendencia en el contexto del correísmo, ni trayectoria como sujeto político o ciudadano. El presidenciable correísta tampoco ha hablado sobre temas LGBT, mientras, en cambio Rafael Correa continuaba con sus comentarios desatinados, como aquel de las "frenéticas sexuales". "Correa dijo que el aborto es una especie de hobbie", destaca, mientras que considera que quienes realmente están en disputa son las posturas conservadoras del propio Correa y de Lasso. 

Se trata, estima Manzano, de dos posturas muy similares, que no quieren otorgar derechos ni a las mujeres ni a la población LGBT y que descalifican la necesidad de reconocer derechos con el membrete de la "ideología de género", usado tanto por Lasso cuanto por Correa (aunque de momento no por el propio Arauz).

"Hay una desesperación por llegar a un voto joven que nunca les importó. Hablan de 'mascotas' en lugar de derechos de la naturaleza sin entender las agendas millenial y centenial", estima Danilo Manzano.

"La gente no se imaginó el resultado de Hervas ni el de Pérez y la ventaja de Lasso fue mínima", explica Manzano, mientras que el voto de Arauz responde a una estructura y una ideología que se siguió fortalecimiento a pesar del gobierno de Lenin Moreno. 

"Hay una desesperación por llegar a un voto joven que nunca les importó. Hablan de 'mascotas' en lugar de derechos de la naturaleza sin entender las agendas millenial y centenial", explica el activista. Para Manzano, no hay una ventaja de Arauz con los colectivos LGBT correístas, pues se trata de un progresismo que solo manipula los temas pero que en la práctica no ofrece nada. Esos colectivos, cercanos al correísmo, solamente han dividido a los LGBT, y para ello confiaron en liderazgos "hambrientos de visibilidad". En el caso de Lasso, destaca muy poco interés en  los últimos años en los derechos humanos y que ahora ese cambio provocará conflictos en el espacio conservador que es CREO. 

Manzano sostiene que hay algunos puntos que deben entenderse en ambas campañas. En primer lugar el hecho de que los derechos humanos son progresivos, y que lo que se está pidiendo es igualdad de derechos y acceso real a temas como educación, seguro social, empleo y economía. Cree también que la sociedad civil debe evitar ser manipulada por las campañas y llegar a acuerdos tangibles que puedan ser medidos en el tiempo. Esto, explica, aplica tanto para Lasso cuanto para Arauz, quien debería tener una postura propia y dejar de ser "un mero altavoz" del ex presidente. 

El activista destaca cómo Xavier Hervas tuvo una conversación de una hora y media con él para conocer sobre la temática, en donde realizó varias preguntas al respecto. Mientras tanto, solo se han registrado tuits de Lasso y su equipo, pero sus acercamientos deberían pasar por el reconocimiento de que se han equivocado en el manejo de buena parte de su discurso hasta el momento. 

 

[RELA CIONA DAS]

Se lanza microdocumental Luciérnagas que retrata los abusos que ha sufrido una mujer trans en Ecuador
Shirley Tamayo, Belén Guerrero, Santiago Hernández y Ma. Lourdes Ramos
LGBTI: Lasso le apuesta a una nueva subsecretaría
Redacción Plan V
LGBTI: 40 años en pandemia y sin acceso a la educación
Redacción Plan V
Cuando las fabulas son críticas nocivas a la democracia
Alfredo Espinosa Rodríguez
Rumbo a la democracia
Fernando López Milán
GALERÍA
La diversidad sexual, escéptica frente a los candidatos finalistas
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Ecuador a palos de ciego: 7 años sin un estudio sobre consumo de drogas
Redacción Plan V
Las reformas clave para fortalecer a las organizaciones políticas
Redacción Plan V
El mundo perfecto de Furukawa que describe el Gobierno
Susana Morán
Alicia Cahuiya: “¡Déjennos vivir como waorani!”
Gabriela Ruiz Agila @GabyRuizMx

[MÁS LEÍ DAS]

El millonario problema entre CNT, GOL TV y los derechos de TV del fútbol ecuatoriano
Redacción Plan V
El polémico primer contrato colectivo de los trabajadores de la CNEL EP
Redacción Plan V
Las presiones que tumbaron a Jorge Madera del IESS
Redacción Plan V
César Montúfar vuelve al ruedo
Redacción Plan V