Back to top
29 de Marzo del 2017
Historias
Lectura: 25 minutos
29 de Marzo del 2017
AGENCIA DE NOTICIAS INVESTIGATIVAS
La guerra sucia en Twitter

En la conceptualización de los troll center estos serían los nombres clave: Fernando Alvarado, Roberto Wohlgemuth y Amauri Chamorro.

 

Miles de cuentas falsas, anónimas o con muy pocos seguidores, se usan simultáneamente para colocar mensaje o etiquetas en Twitter. Los mecanismos que usa el gobierno, a través de troll centers, permite, a través de robots, posicionar campañas sucias contra los opositores, como ha sido el caso de Guillermo Lasso, o contra "objetivos de guerra digital", que son cuentas operadas por críticos o disidentes del gobierno ecuatoriano.

Las redes sociales se han convertido en un campo de batalla en el que gobiernistas y opositores pelean por conseguir los primeros lugares en los Trending Topics de Twitter, lo cual no es más que la medición de las tendencias con temáticas específicas expresadas a manera de hashtags. Esto determinaría si tal o cual tema tiene mayor popularidad y se constituiría en una agenda digital de opinión pública que hoy por hoy se ha convertido en uno de los mayores medidores del pulso ciudadano de cara a las próximas elecciones. Sin embargo, es una batalla en desigualdad de condiciones. Veamos por qué.

Desde que Twitter empieza a tener popularidad creciente a nivel local, aproximadamente en el 2010, empieza a conocerse el fenómeno denominado cuentas troll, que no son más que cuentas falsas manejadas por gente con intereses que pueden ir desde el simple hecho de acosar o molestar a gente en redes, hasta mecanismos finamente elaborados para combatir lo que se considera una opinión molesta o cuestionadora del poder.

Desde que Twitter empieza a tener popularidad creciente a nivel local, aproximadamente en 2010, empieza a conocerse el fenómeno denominado cuentas troll, que no son más que cuentas falsas manejadas por gente con intereses.

La primera investigación documentada sobre el tema se publica en octubre de 2014, cuando Fundamedios y Plan V destapan la conexión entre la Empresa Ximah Digital, representante de IMS Social Twitter en Ecuador para el pautaje de publicidad, y el Gobierno. En esta investigación se desentrañaban las conexiones directas de esta empresa con funcionarios del Gobierno y los contratos millonarios a dedo en publicidad, así como varias irregularidades en la consecución de los mismos.

Todo ello dentro de un marco de diversas denuncias de tuiteros producidas en julio del 2014, según descubrió Fundamedios y recogió Plan V: “después de que varias cuentas de Twitter críticas con el gobierno fueron cerradas sin mayor explicación, el activista opositor Carlos Vera, @carlosverareal, confrontó a Juan Carlos Vázconez (socio de Ximah Digital) e interrogó sobre los nexos de Ximah con cuentas troll identificadas con el Gobierno como @elpatriota. El 5 y 6 de septiembre, un hacker destapó que Vásconez y personal de Ximah eran los administradores en Facebook de la cuenta El Patriota. Vásconez admitió a través de su cuenta de Twitter (@JCVascones) que Ximah creó la fan page y justificó esta acción, al tiempo que llamaba a denunciar a los trolls”.

Empieza entonces a destaparse la modalidad troll center oficialista, desde la cual, a través de un bien organizado aparataje comunicacional auspiciado y controlado por el gobierno, se interviene en las redes sociales mediante un bastión de trolls, los cuales se dedican a amplificar y difundir los mensajes derivados de la estrategia de contradiscurso en redes, valiéndose de la respuesta masiva, el ataque e incluso la difamación, dirigidos a lo que consideran la oposición. Y aunque actualmente se ha visibilizado una mayor agresividad con la que operan estos centros de generación de contenidos, muchas veces falsos, esto no es algo nuevo.

 

Tras continuas denuncias de tuiteros acerca de cierres arbitrarios de cuentas y la masiva entrada de cuentas troll en el debate público en redes, el portal www.milhojas.is presenta en marzo del 2015 una investigación en la cual por primera vez se mostraban fotografías y datos sobre el troll center ubicado en un edificio en la zona de negocios de Quito. Se destapan entonces los contratos millonarios con dos empresas pertenecientes al consultor de comunicación estratégica Amauri Chamorro, a quien se le demostró vínculos estrechos con el presidente, además de darse a conocer su relación cercana con Vinicio y Fernando Alvarado.

La forma de operar de los troll center gobiernistas desde entonces es ampliamente conocida, y a la investigación de Mil Hojas se añaden otros testimonios de gente que ha trabajado dentro de dichos lugares y que piden anonimato, quienes aseguran que todo el aparataje de los troll center es manejado desde la Secretaría de Comunicación, bajo el mando de quien fuera secretario de Comunicación hasta 2015, Fernando Alvarado. También mencionan a Roberto Wohlgemuth, conocido en Twitter como @MashiRoberto, quien según su perfil de Facebook consta como consejero de gobierno en la Presidencia, y hasta el 2014 fue delegado de los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD) ante el Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación (Cordicom).

El llamado del Presidente —a lo que posteriormente los tuiteros denominaron #GuerraEnTwitter— develó una política de ataque sistemático e indiscriminado en redes a toda persona o cuenta de Twitter que sea considerada cuestionadora del régimen..

Entonces, en la creación, manejo y conceptualización de los troll center, estos serían los nombres clave: Fernando Alvarado, Roberto Wohlgemuth y Amauri Chamorro.  La forma de operar de los troll center —que se ha visto exacerbada en los últimos meses debido a la campaña presidencial— es que usa mecanismos para posicionar hashtags o etiquetas y con ello conseguir constantemente Trending Topics (tendencias que reflejan lo que la gente está tuiteando más) en Twitter, además del uso de estos recursos tecnológicos para lo que el mismo presidente Correa definiría en 2016 como “una batalla en redes que deben ganar”.

El llamado del Presidente —a lo que posteriormente los tuiteros denominaron #GuerraEnTwitter— develó una política de ataque sistemático e indiscriminado en redes a toda persona o cuenta de Twitter que sea considerada cuestionadora del régimen. Las cartas estaban echadas. Era una guerra declarada y sus mecanismos sucios, revelados.

Posteriormente, las estrategias se perfeccionaron y lo que un día fue un batallón de trolls anónimos convocados para atacar cuentas críticas del régimen, hoy se ha convertido en un centro de comunicación y promoción digital de redes. El objetivo central es el de posicionar como Trending Topics (TT) diversos hashtags (HT) que no solo alaban la gestión del actual gobierno e instituciones públicas, sino que agravian constantemente a gente de oposición y en la campaña emprendieron contra el candidato de la oposición, Guillermo Lasso. Todo ello a través de la difusión de rumores, noticias falsas, presuntas injurias y demás ataques, con lo que se estaría gestando la mayor campaña sucia hasta ahora vista a través de redes durante tiempos electorales.

Alfredo Velazco, director de Usuarios Digitales, cree que hay una clara manipulación política en la creación de estos TT: “desde el 2009, sobre todo en Twitter, ha existido el crecimiento de cuentas que claramente son manipuladas con el fin de apoyar a un político o desprestigiar a un oponente. El secreto a voces de la existencia de troll centers ha golpeado fuertemente el debate que se tenía en internet y sobre todo en redes sociales”.

Según María José Calderón, investigadora en temas digitales de la Universidad Internacional, ello sería un cuestionable modo de generar cambios en la intención de voto: “hay una clara vinculación entre el afecto que las personas tienen y una idea que se puede propagar de manera masiva en internet. Entonces, internet logra amplificar los sentimientos hacia tal o cual tema; los distorsiona, los destruye. Esto se ve por ejemplo cuando se enfrenta a procesos políticos que suceden en la vida real. Y eso ha influido en los últimos resultados electorales en todas partes del mundo”.

Pero, ¿cómo funciona este tipo de campaña sucia en Twitter?

Según cálculos de expertos que se pudieron recabar para este artículo, el troll center está compuesto aproximadamente de 150 mil cuentas de Facebook y Twitter. Existen 70 mil cuentas que tienen vida propia de más de cinco años, 50 mil entre dos y tres años y las restantes menos de dos años. Estos perfiles están creados para todas las audiencias, las fotos generalmente son de personas que viven en otros países. El tiempo de respuesta de un centro de este tipo frente a un comentario en contra del gobierno es de 10-15 minutos, durante las 24 horas del día.

Esta descripción de las cuentas troll es posible gracias al rastreo que se puede hacer de cuentas gestionadas a través de la aplicación Tweetdeck, que permite que desde una sola computadora se pueda manejar varias decenas de cuentas.

Estos troll center manejan una estrategia denominada “Lobo”, nombre con el cual se represente un forma de ataque en grupo, buscando mantener un proporcional 3 a 1 con relación al objetivo. Tomando en cuenta que los troll center tienen amigos y seguidores que son reales, ya que muchos de los perfiles son de gente real, el alcance total llega aproximadamente a 6.2 millones de personas de Facebook y 1.3 millones en Twitter, lo cual comprende el 68% del total de la red de Facebook y 41% de Twitter. Por lo que su verdadero impacto está en Facebook. Desde el mes de  diciembre la participación activa de activistas de oposición ha logrado que la relación se reduzca 2 a 1. 

Esta descripción de las cuentas troll es posible gracias al rastreo que se puede hacer de cuentas gestionadas a través de la aplicación Tweetdeck, que permite que desde una sola computadora se pueda manejar varias decenas de cuentas.

Ahora, ¿cómo se logra posicionar un hashtag?

El posicionamiento de una Tendencia en Twitter no es ningún misterio. Según María José Calderón lo puede hacer cualquier persona y no hace falta tener más de diez cuentas. La tuitera con la cuenta llamada Shababaty, quien investiga este tema, explica que “para que un Hashtag (HT) sea tendencia, el truco es que muchas cuentas retuiteen ese HT a la misma hora exacta. Si manejas un troll center es mucho más fácil de hacer”.

Esto es porque el algoritmo de Twitter para generar TT toma en cuenta el número de HT retuiteados en un mismo minuto. Como explica la tuitera, “esto quiere decir si 300 personas retuitean #Loco entre 8PM y 8:30PM, ese HT tendrá menos posibilidades que si 50 cuentas retuitean #Flaco a las 8:04. Esta es una de las razones por las que un troll center posiciona más fácilmente Hashtags como TT”.

 

Alfredo Velazco, director de Usuarios Digitales, dice que el algoritmo es un secreto de Twitter para que no se abuse del mismo. Sin embargo, aclara que se pueden citar algunos elementos para conseguir TT como “cantidad de tweets en poco tiempo que generan una tendencia, que las cuentas que tuiteen sobre la tendencia tengan influencia (interacciones, cantidad de seguidores, entre otros), y que no existan otras tendencias que hagan competencia. Es más fácil posicionar un día en el cual no existen tendencias apoyadas fuertemente”.

Pese a que en teoría cualquier persona puede generar un TT, este puede durar segundos, pues hace falta sostenerlo en el tiempo y es ahí en donde entra la mano de los troll center.  Según Velazco, “los mejores TT definitivamente son los orgánicos, creados de manera natural en base a un evento. Generalmente los "prefabricados" usados por troll centers duran en tanto y en cuanto les asignen sostenerlos”.

¿Cómo logran, entonces, sostenerlos en el tiempo? Allí es en donde entran las herramientas de automatización de generación de contenidos digitales, trasladadas actualmente a una estrategia de comunicación política que se conoce como propaganda computacional.

Esta estrategia es algo que se aplica ya en el mundo entero. Existen agencias de marketing y comunicación que se dedican a ello, o bien vendiendo sus servicios, o bien instalando softwares que generan bots, es decir robots. Son usuarios no humanos que en Twitter funcionan como cuentas automatizadas, las cuales producen contenidos automáticamente a través de una simple programación que puede ser manejada por cualquier persona. Esta es una tendencia en crecimiento a escala mundial y actualmente se utiliza para incidir sobre la opinión pública en temas políticos y en campañas electorales.

Según un artículo de los investigadores estadounidenses Samuel C. Woolley y Phillip N. Howard, “se discute mucho el potencial democrático positivo y de amplio alcance de los social media, pero existe otro lado más propagandístico de esta nueva tecnología (…) Los bots —programas de computadora impulsados ​​por algoritmos diseñados para realizar tareas específicas en línea— han invadido conversaciones políticas en todo el mundo. Los bots representan casi el 50% de todo el tráfico online y son una porción significativa de usuarios activos en las plataformas de medios sociales más populares (…). En Twitter, por ejemplo, aproximadamente 30 millones de cuentas activas son impulsadas por robots: imitan a los usuarios humanos y producen abundante información”.

Ambos investigadores realizaron un monitoreo en las pasadas elecciones de EE.UU. en el cual descubrieron que el tráfico mayor en Twitter era a favor de Trump. Cerca de un tercio del mismo estuvo generado por bots y cuentas automatizadas. La señora Clinton tivo la quinta parte del tráfico total. También determinaron que los bots publican información en Twitter al menos 50 veces al día, una norma que establecieron tras analizar la últimas elecciones en Venezuela y la campaña del Brexit en Reino Unido, según recoge un artículo de la BBC.

El caso Ecuador y la campaña sucia

A diario en Twitter se observan TT oficialistas que atacan constantemente al candidato de oposición, y que logran lugares estelares en la tendencias por encima de los TT equivalentes de la oposición. Una forma simple de darse cuenta cuando un hashtag en Twitter ha sido posicionado como TT a través de bots, es observar si existen varias cuentas replicando al mismo tiempo un mismo comentario. Para este artículo se observaron tres hashtag convertidos en TT entre el 17 y el 23 de marzo: #LassoDevuelveLaPlata #LassoPrivatizador y #LassoFalsso, y se encontraron patrones similares. Cientos de cuentas tuiteando cada cierto tiempo a la misma hora —en sincronización— las mismas publicaciones, como observa en estas capturas de pantalla:

A su vez, otra forma de comprobar que la consecución de estos TT no es totalmente orgánica, sino que gran parte es generada por un software automatizado y por un troll center que maneja varias cuentas falsas, es el análisis que publica Trendinalia, servicio global de tendencias en Twitter, en el que claramente se observa que el mayor porcentaje desde donde ha sido tuiteado, por ejemplo, el hashtag #LassoDevuelveLaPlata ha sido desde la aplicación Tweetdeck con un 81%, la cual, como aclaramos anteriormente, sirve para manejar varias cuentas automatizadas a la vez y en sincronía:

 

Por otro lado, cuando se ingresa a una de estas cuentas de Twitter, se determina inmediatamente que son bots, pues no tienen seguidores mayormente, y además están enteramente relacionadas con el Gobierno, pues en general siguen a cuentas de entidades estatales y funcionarios, y han retuiteado exactamente los mismos contenidos que provienen de cuentas gobiernistas. Esto se da porque estos robots están programados para dar retuits automáticos a las cuentas seleccionadas. Además, en los ejemplos a continuación, se observa que han sido creadas en marzo de este año, con lo cual se probaría que son cuentas robots. Se puede observar también que las tres cuentas son prácticamente gemelas, las tres tuitean el mismo mensaje con el hashtag #LassoPrivatizador y retuitean una publicación de la cuenta oficial del IESS:

Esto explica en gran medida el por qué hay constantemente TT gobiernistas o de tendencia oficialista en los primeros lugares de las tendencias de Twitter. Para Humberto Arthos, experto en temas digitales, la razón única de este posicionamiento es el aparataje de los troll centers: “tienen cientos de cuentas bots que constante y automatizadamente están haciendo hashtags cada minuto. En los servidores de Twitter, a través de sus algoritmos, esos tuits suman como tuits de verdad, y por eso es que llegan a ser trendings”.  

Esta estrategia develada no es nueva para varios tuiteros que desde hace tiempo se encuentran monitoreando y denunciando a través del mismo Twitter la censura, la manipulación de contenidos y la creación de falsas tendencias. Fundamedios conversó con algunos que prefieren el anonimato como @shababaty y @mi_rinkon, quienes se han dedicado a monitorear y observar este fenómeno a nivel local.

A diferencia de Arthos, @mi_rinkon cree que hay una manipulación más profunda de los TT y asegura que tras un monitoreo que realizó mediante este software: https://tags.hawksey.info/ llegó a la conclusión, a través de los datos obtenidos, de que se estarían perjudicando a los TT de oposición, pues según sus cuadros demostrativos, habría una inexplicable caída o desaparición de tuits en momentos en los que la gente está tuiteando continuamente.

En este gráfico se observa el monitoreo realizado al hashtag #FueraParaSiempre. La primera columna corresponde a la fecha y hora, la segunda al número de tuits registrados hasta la hora señalada en la columna 1, y la última columna corresponde a la cantidad de tuits publicados por hora, lo cual se convierte en una tendencia. Según explica @mi_rinkon, este gráfico nos indica la alteración de la velocidad de tuits/hr que es un indicativo de la alteración de tuits totalizados por el software. Es decir, aquí se detecta la desaparición de tuits en un momento determinado. En el gráfico resalta dos momentos que desaparecen tuits:

De 18:37 (162 tuits) a las 18:46 (152 tuits) DISMINUYE 10 el número de tuits.

De 20:45 (1190 tuits) a las 21:00 (1071 tuits) DISMINUYE 119 el número de tuis.

Al respecto, el tuitero expresa: “¿cómo se explica que mientras los tuiteros están mandando tuits permanentemente, en vez de incrementar el número de tuits (como es la tendencia general) haya momentos que disminuyan los tuits? La única explicación lógica es que alguien interviene de tal forma que son eliminados del HT y no son contabilizados. Ese alguien, no podría asegurar quién o quiénes son, pero debe ser a los que no les conviene que un HT de oposición ocupe posiciones estelares en TT”.

De los tres expertos consultados ninguno pudo asegurar que este tipo de desaparición arbitraria de tuits en verdad ocurra o exista un mecanismo claro para hacerlo. “De poder, se puede hacer, pero eso ya implica un hacker que se meta a los servidores y ese tipo de cosas, pero no ha habido el caso en Ecuador por lo pronto, ni en la red social tampoco se lo ha denunciado”, explica Humberto Arthos.

No obstante, Alfredo Velazco, al conocer del software usado, expresó lo siguiente: “veo que la herramienta es bastante buena y almacena las tendencias, pero el análisis se debe hacer en base a los reportes que pudo generar el usuario”. Respecto al tema, Velazco también agregó que “una cosa es bloquear un contenido y otra cosa es borrarlo. Mientras no exista evidencia técnica de eliminación directamente desde el gobierno de tuits (eso implicaría un convenio secreto con Twitter o hackeo del Gobierno a los servidores de la empresa), el proceso de Twitter para eliminar contenido es básicamente en base a notificaciones apelando a sus políticas de uso (violaciones por copyright, datos personales, información delincuencial, entre otros). En cuanto a bloqueo de acceso a redes sociales o a parte de las funciones de las mismas, sí se han dado casos, incluso son casos de estudio a nivel internacional”.

Este tipo de ataques han sido llevados a cabo por diversos actores, que van desde hackers individuales hasta crimen organizado y agencias gubernamentales. Es decir, la posibilidad de un ataque informático desde el Gobierno está abierta.

Uno de estos casos se dio precisamente en Ecuador y la denuncia fue reportada por Freedom House, organización que defiende los derechos políticos y libertades civiles. Se produjo durante los disturbios sociales a través de redes por las reformas constitucionales, el 3 de diciembre de 2015, cuando varios usuarios reportaron el bloqueo de acceso a varias imágenes en Twitter. El problema fue inicialmente descartado como un fallo técnico de Twitter.

Según recoge el reporte de Freedom House, “Aldo Cassola, investigador de seguridad de red, declaró que si el performance de Twitter no estaba comprometido, esto podría ser un caso de problemas de enrutamiento o el efecto de un ataque de denegación de servicio distribuido (DDoS) a Twitter Content Delivery Network”, es decir, un ataque en el que múltiples sistemas informáticos atacan a un objetivo, como un servidor, un sitio web u otro recurso de red y provocan una denegación de servicio para los usuarios del recurso de destino. Este tipo de ataques han sido llevados a cabo por diversos actores, que van desde hackers individuales hasta crimen organizado y agencias gubernamentales. Es decir, la posibilidad de un ataque informático desde el Gobierno está abierta.

No obstante, lo que más preocupa a la investigadora María José Calderón de toda esta manipulación a través de redes es la generación de contenidos falsos,  “porque construyes información y la gente siente que ese contenido es real. Se triplica la hipótesis de que cuando uno dice algo se convierte en realidad, según la lingüística, el efecto performativo de la palabra, el cual en internet se potencia. Y esto tiene un efecto político terrible. Actualmente se observa un aumento de campaña sucia brutal y puede ser que aquello se esté reflejando en una intención de voto”.

Pero incluso quedan interrogantes sobre el uso de dineros del presupuesto estatal o incluso si se tratan de gastos de campaña (también financiadas por el Estado, se supone), que se reportan o no, pero que al final conducen a lo mismo: ¿Es lícito, es ético y es moral utilizar recursos públicos para campañas sucias?

GALERÍA
La guerra sucia en Twitter
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El FMI y una inminente reforma tributaria: es el momento de ser sinceros
Carlos Pontón
Pueblos indígenas: solos, y con los remedios de los abuelos, combatieron al coronavirus
Redacción Plan V
Pueblos no contactados: el largo camino por su derecho a existir
Susana Morán
Gas en Quito: las inspecciones de los Bomberos se han reducido este año y la mayoría fueron virtuales
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

La llama viva de Rocío Velarde
Gabriela Muñoz
Las letanías del gas, la chatarra y las papas se toman Quito
Redacción Plan V
María José Calderón: WhatsApp puede ser lo más peligroso en las próximas elecciones
Redacción Plan V
Salvoconducto 11 (¿Cuándo se jodió Quito?)
Carlos Arcos Cabrera