Back to top
27 de Octubre del 2015
Historias
Lectura: 8 minutos
27 de Octubre del 2015
Gonzalo Ortiz Crespo

Escritor, historiador, periodista y editor. Ex vicealcalde de Quito. 

La inmensa derrota del kirchnerismo

Foto: REUTERS/Agustin Marcarian

Mauricio Macri, el candidato opositor a la presidencia de Argentina, es asesorado por el consultor político ecuatoriano Jaime Durán Barba, al que la prensa de Buenos Aires llama "el gurú". 

 

Esto es también una lección para el Ecuador: no hay fatalidad invencible, nada está escrito en los astros, se puede ganar a estos gobiernos autoritarios, antidemocráticos, manipuladores, enceguecidos por la soberbia del poder, aunque lo ejerzan sin límites y con el control de todos los poderes.

Lo dijo Jorge Lanata al comentar en TN los resultados pasada la medianoche de Buenos Aires: “se venció a la fatalidad”. Porque la fatalidad, lo que los hados habían dispuesto,  aquello de lo que no había escapatoria era que Daniel Scioli, el candidato escogido por Cristina Fernández de Kirchner, arrasara en las elecciones de ayer y no hubiera segunda vuelta o balotaje como la llaman en Argentina, con palabra prestada del francés (ballotage).

Pero la sorpresa fue mayúscula para analistas, electores y observadores internacionales: Scioli solo le gana a Macri por escasos dos puntos y medio  (al comenzar la tarde de este lunes 26 y con 97,19% de las mesas escrutadas, Scioli alcanzaba 36,86% con 9 millones de votos y Macri 34,33% con 8,4 millones de votos).

Prácticamente un empate, que significa una derrota para el kirchnerismo, que triunfalista como siempre, se preparaba para celebrar el triunfo en primera vuelta. El desaliento cundió anoche de inmediato, quedándose vacío el Luna Park, ante la sensación de que con estos números Macri queda a un paso de la presidencia en la segunda vuelta el 22 de noviembre.

Una larguísima espera por resultados oficiales, a los que las autoridades no daban paso, probablemente, como dicen en medios argentinos, “para no darle un disgusto a Cristina”, hizo que se especulara mucho durante horas. Pero la verdad es que a pesar de no tener ni un solo dato oficial hacia las 10 de la noche todos los candidatos presidenciales aceptaban que habría balotaje –incluso Scioli, indirectamente, en un discurso poco claro y retorcido–.


Daniel Scioli, candidato del oficialismo argentino, saluda junto a su esposa Karina Rabolini. 

#haybalotaje

Temprano en la noche la campaña de Mauricio Macri, puso en la gran pantalla de su sitio de concentración el hashtag: #haybalotaje. Y eso ya era un triunfo. Sus encuestas privadas a boca de urna les decían no solo que Scioli no había ganado en la primera vuelta, sino que incluso la diferencia de diez puntos que preveían sus encuestadores hasta días antes de la votación, se había reducido a solo cinco o seis puntos.

Temprano en la noche la campaña de Mauricio Macri, puso en la gran pantalla de su sitio de concentración el hashtag: #haybalotaje. Y eso ya era un triunfo.

Por eso, cuando, después de protestas de las candidaturas opositoras por la falta de información, el ministro de Justicia anunció a la medianoche que se cargarían ya los datos en el sistema y estos aparecieron pocos minutos después , la sorpresa fue mayúscula: con 60% de las mesas escrutadas lo impensable sucedía: Macri estaba ganándole a Scioli por dos puntos, que se fueron reduciendo, empataron a 35,47% (al borde de la una de la mañana) y pasaron a favorecer a Scioli mientras se añadían datos de la provincia de Buenos Aires, bastión kirchnerista y cuyo gobernador había sido Scioli.

Lo curioso es que en esta provincia el batacazo lo dio María Eugenia Vidal, de la coalición Cambiemos, de Macri, al derrotar con cinco puntos (39 a 34%) a Aníbal Fernández, el jefe de gabinete de Cristina. Es decir, la provincia dio más votos a Scioli para la presidencia pero al momento de escoger quién la gobernaría prefirió dejar de lado al representante del más rancio kirchenirsmo y decantarse por una mujer joven.

Hizo historia pues, después de casi 30 años, la provincia de Buenos Aires dejará de tener autoridad peronista. Esos votos también fueron decisivos para Macri, aparte de la contundente victoria en Capital Federal, de la que ha sido intendente, es decir alcalde, desde 2007.

Este va a ser el primer balotaje en la historia de Argentina, y un papel clave van a jugar  quienes votaron por el tercero en discordia, el disidente peronista Sergio Massa, exjefe de gabinete de Cristina Fernández de Kirchner que alcanzó  21% de los votos.

Este va a ser el primer balotaje en la historia de Argentina, y un papel clave van a jugar  quienes votaron por el tercero en discordia, el disidente peronista Sergio Massa, exjefe de gabinete de Cristina Fernández de Kirchner que alcanzó  21% de los votos. “La gente vota por el que quiere y no va a recibir órdenes de Massa”, dijo también Lanatta en TN, pero no hay duda de que Macri buscará una alianza, porque eso también le permitirá gobernar con un bloque de legisladores que le dé mayoría en diputados, aunque en el senado los kirchneristas tienen la mayoría asegurada aunque se alíen todos en su contra.

Los demás candidatos alcanzaron 8% sumando 3,5% de la socialdemócrata Margarita Stolbizer, 2,7 % el trotskista Nicolás Del Caño y 1,8% el peronista de centroderecha Adolfo Rodríguez Saá.

Todas las encuestas difundidas durante la campaña habían previsto el triunfo de Scioli por amplio margen, algunas incluso en primera vuelta. Scioli sabía que no iba a poder repetir el 70% de la primera vuelta de 2011 de Cristina, y quizás ni siquiera el 45% que ella obtuvo en el 2007 (con 45% se gana en Argentina en primera vuelta) pero apuntaba a la otra opción que prevé la ley electoral para ganar sin ir al balotaje: por lo menos 40 % y una ventaja de 10 puntos sobre su rival más cercano. Scioli empezó apuntando al 45, pero sus encuestas no eran tan favorables, por lo que su campaña bajó sus expectativas a 44, 43, 42 y el viernes último, según filtraciones que recogía la prensa, a 41% con Macri sacando menos de 30%.

¿Por qué se engañaron tanto? ¿La soberbia típica del kirchnerismo y de los gobiernos autoritarios autoreferenciales? ¿La ceguera que da el poder? ¿Creyeron que no había kryptonita para su poder omnímodo? La verdad es que no lo vieron venir.

¿Por qué se engañaron tanto? ¿La soberbia típica del kirchnerismo y de los gobiernos autoritarios autoreferenciales? ¿La ceguera que da el poder? ¿Creyeron que no había kryptonita para su poder omnímodo? La verdad es que no lo vieron venir.

Ahora hay que esperar el debate, que Macri ha aceptado la tarde del lunes 26, ante el reto de Scioli, y el trabajo intenso que tienen que hacer esta tres semanas, y entoncesveremos si los argentinos optan en las urnas por dar vuelta a la página y dejar atrás a 12 años de kirchnerismo, el movimiento iniciado dentro del peronismo por el caudillo regional Néstor Kirchner (2003-2007) y continuado por su mujer, que le sucedió en el cargo, y a quien le llegó un gigantesco caudal de votos de pésame cuando quedó viuda.

¿O será que quieren a Scioli que desde anoche mismo mencionaba a la Kirchner, refugiándose en ella, sin darse cuenta que a los que tiene que ganar es a los que ya no aguantan tanto desgobierno y tanta corrupción?

Esto es también una lección para el Ecuador: no hay fatalidad invencible, nada está escrito en los astros, se puede ganar a estos gobiernos autoritarios, antidemocráticos, manipuladores, enceguecidos por la soberbia del poder, aunque lo ejerzan sin límites y con el control de todos los poderes. Solo hace falta que el juego sea limpio y transparente. Y esa es la primera lección de Macri: tener observadores en todas las mesas, no dejarse robar los votos. Lo hizo en sus campañas a alcalde, cuando recogió miles de voluntarios. Anoche mencionó que en estas elecciones fueron un millón de voluntarios los que cuidaron los votos del pueblo.

[RELA CIONA DAS]

América Latina y el Caribe frente a la elección del presidente estadounidense
Adrian Bonilla
América Latina y año electoral: persistencia de la fragmentación
Adrian Bonilla
Cuando veas la barba de tu vecino cortar, pon la tuya a remojar
Carlos Rivera
Argentina no es Boca Juniors
Álex Ron
Las PASO: resultados que marcan el paso
Alexis Oviedo
GALERÍA
La inmensa derrota del kirchnerismo
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Chats involucrarían a asambleísta Daniel Mendoza en caso de corrupción en Pedernales
Redacción Plan V
Ecuador se acerca a los 6.000 fallecidos por COVID-19
Redacción Plan V
Andrea y su madre, una sola canción
Gabriela Muñoz
Daniel Mendoza, asambleísta por Manabí, se suma a la lista de detenidos por la Fiscalía
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Contratación pública: tarimas, trajes de baño y hasta cursos de francés en plena pandemia
Leonardo Gómez Ponce - Observatorio de Gasto Público
Coronavirus: Ecuador es el país con mayor letalidad en Sudamérica; Santa Elena tiene el mayor aumento de muertes
Redacción Plan V
Las historias desconocidas de la pandemia en Manabí
Redacción Plan V
El COVID-19 y la grave amenaza de la disolución social y nacional
Redacción Plan V