Back to top
12 de Octubre del 2020
Historias
Lectura: 16 minutos
12 de Octubre del 2020
Mariana Neira

Periodista de investigación, dirigió la redacción de la revista Vistazo en Quito.

¿La Interpol, traerá o no a Correa?
0

Rafael Correa posa para una fotografía en Bruselas. La Corte Nacional de Justicia pidió a la Interpol que lo detenga porque tiene sentencia ejcutoriada y orden de prisión por el caso Sobornos.

Si la Interpol lograra capturar a Correa, el gobierno de Ecuador debería tramitar de inmediato su extradición que solo se daría si Ecuador tuviese un convenio de extradición con el país donde fue detenido.


@MarianaNeiraL

Quienes sueñan con ver a los agentes de la Interpol trayendo de algún lugar del mundo a Rafael Correa, a la cárcel de Latacunga o a La Roca, de Guayaquil, podrían vivir una decepción porque dependerá, primero, de que esta Policía Internacional apruebe la emisión de la notificación o alerta roja.

Ya tuvimos una mala experiencia cuando la Interpol se negó a capturar a Correa cuando una juez ecuatoriana dictó prisión preventiva en su contra por estar vinculado al secuestro de Fernando Balda. El expresidente que ya residía en Bélgica, contrató abogados que, bajo el argumento de ‘persecución política’, presentaron documentos que conmovieron a la Interpol que se negó a dictar la alerta roja. Uno de esos abogados estaba sorprendido por esta negativa que “no ocurre mucho”, pero a la justicia ecuatoriana le ocurrió. Pareciera que las alertas dependieran de los abogados que contrata el personaje requerido por la justicia.

Si la Interpol llegara a emitir la alerta roja, la captura de Correa dependería del trabajo de inteligencia que realice Ecuador para ubicarlo. Localizado, de inmediato debería pedir a la Interpol su captura.

Si la Interpol lograra capturar a Correa, el gobierno de Ecuador debería tramitar de inmediato su extradición que solo se daría si Ecuador tuviese un convenio de extradición con el país donde fue detenido. También dependería de la voluntad del gobierno de esa nación porque, a veces, las voluntades se mueven por afinidades políticas o por el dinero que gasta el perseguido en abogados y favores. Entonces se suscitan discusiones políticas, diplomáticas y políticas que duran largo tiempo.

Esto ha sucedido en los últimos tiempos en América Latina. Solo dos exmandatarios fueron capturados por Interpol y procesados por violación de derechos humanos, ninguno por corrupción (que es el caso de Correa). El resto de exdictadores y expresidentes escaparon de las notificaciones rojas por protección política más que por justificación jurídica. Veamos desde 1998.

Detenidos por Interpol

Miles de ciudadanos chilenos festejaron la detención de Pinochet en Londres.

Augusto Pinochet. Renunció a la presidencia de Chile en 1990, pero conservó su inmunidad legal gracias a que consiguió que lo nombraran senador vitalicio. No obstante, la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, un grupo sin afiliación partidista designado por el sucesor de Pinochet, Patricio Aylwin, comprobó las violaciones cometidas por el dictador contra los derechos humanos durante su gobierno y adjudicó a las fuerzas del general por lo menos 3.200 muertes y desapariciones.

En 1998, durante una visita de Pinochet (quien en ese entonces tenía 82 años) al Reino Unido para someterse a una operación de la columna, los jueces Baltasar Garzón y Manuel García Castellón que investigaban en España desde 1996 los asesinatos de ciudadanos españoles perpetrados cuando dirigía la junta militar chilena, pusieron en práctica un procedimiento de urgencia, vía Interpol, y detuvieron a Pinochet, quien fue extraditado a España.

Tras una batalla legal se le permitió regresar a Chile dieciséis meses después, cuando se determinó que no podía comparecer en un juicio por razones de salud.

A su regreso renunció a su cargo político y fue aprobado su desafuero por el juez Sergio Muñoz que investigaba el origen de la fortuna del exgobernante (1973-1990) tras el descubrimiento de sus cuentas secretas en el Banco Riggs de EEUU. El general había acumulado una fortuna calculada hasta ahora en 27 millones de dólares. La defensa de Pinochet, que sostiene que la suma es de unos 12 millones de dólares, ha argumentado que el origen de ese dinero es legítimo y proviene de ahorro, inversiones y donaciones.

Pinochet pasó los últimos años de su vida recluido y enfrentó varios cargos penales, aunque nunca se le sometió a juicio.  A su muerte, en 2006, a la edad de 91 años, se le había acusado en tres casos de derechos humanos y se le investigaba por muchos más (1).


Chilenos en Londres manifestaron entonces a favor de la extradición de Pinochet. Corría el año 1999 Foto: AP


Augusto Pinochet salió en silla de ruedas de Londres hacia España, pero engañó al gobierno británico con enfermedades que no tenía. Foto. APF

A su llegada al aeropuerto de Santiago, Fujimori envió un comunicado en el que señalaba que se había trasladado a Chile como parte del proceso de retorno a su país con el fin de participar en las elecciones presidenciales peruanas de 2006.

Alberto Fujimori. El expresidente de Perú, acusado de violación de los derechos humanos y corrupción, huyó al Japón desde donde envió su renuncia a la Presidencia de Perú, vía fax, en noviembre del 2000. El gobierno de Perú solicitó a Japón la extradición, sin lograrlo.
Pero el 7 de noviembre 2005, Fujimori llegó sin previo aviso al aeropuerto internacional de Santiago de Chile y, tras maratonianas gestiones llevadas a cabo por los gobiernos de Perú y Chile, agentes de la Interpol lo detuvieron en un hotel.


El 7 de abril del 2009, Fujimori fue condenado a 25 años de prisión por su responsabilidad en los delitos de asesinato con alevosía, secuestro agravado y lesiones graves. Foto: EFE

El presidente de Perú, Alejandro Toledo, convocó con urgencia al gabinete e hizo llegar a su homólogo chileno Ricardo Lagos un informe de los delitos de violación de los derechos humanos por los cuales se procesaba a Fujimori en Perú desde el 2001.

A su llegada al aeropuerto de Santiago, Fujimori envió un comunicado en el que señalaba que se había trasladado a Chile como parte del proceso de retorno a su país con el fin de participar en las elecciones presidenciales peruanas de 2006. Pretendía ser candidato pese a la prohibición del Congreso para que no ocupara cargos de elección popular hasta el 2011.

Miles de seguidores de Fujimori ocuparon varias calles del centro de Lima para apoyar al expresidente peruano detenido. También salieron a las calles sus opositores.

El 7 de abril del 2009, Fujimori fue condenado a 25 años de prisión por su responsabilidad en los delitos de asesinato con alevosía, secuestro agravado y lesiones graves, tras ser hallado culpable intelectual de las matanzas de Barrios Altos, en 1991, y La Cantuta, en 1992, cometidas por un escuadrón del ejército.

El 20 de julio del 2009, Fujimori fue condenado a otros siete años y medio de cárcel al ser hallado culpable de peculado doloso, apropiación de fondos públicos y falsedad ideológica en agravio del Estado. Ahora está recluido en un cuartel (2).

Burlaron las alertas

Alejandro Toledo. El 10 de febrero 2017, doce años después de que la Interpol capturara a Fujimori, el ejecutor de su extradición, el ex presidente Toledo, fue colocado en la lista de delincuentes más buscados y su gobierno ofrecía una recompensa de 100.000 soles (30.000 dólares) por información que conduzca a su captura por tráfico de influencias y lavado de activos.

Los responsables de la constructora brasileña Odebrecht habían confesado que pagaron 20 millones de dólares a Toledo para que facilitara sus negocios. El exgobernante negó esos cargos y aseguró que era víctima de una persecución política.

Se suponía que el expresidente se encontraba en Francia y el gobierno peruano indicó que la alerta roja habia sido trasladada a la Interpol de ese país y que estaba evaluando el pedido.

Según el juez Richard Concepción que seguía el caso, Toledo no tenía arraigo en el Perú, ya que pasaba la mayor parte de su tiempo fuera del país, pues trabajaba como investigador en la Universidad de Stanford, EE.UU. (3)

Y fue precisamente en ese país, en el Estado de California, donde el 18 de marzo 2019 detuvieron a Alejandro Toledo, en un restaurante, por encontrarse “en estado de ebriedad”, pero fue liberado de inmediato porque “esta detención del expresidente Toledo no guarda relación alguna con el proceso de extradición en curso y que viene desarrollándose con el mayor celo con la coordinación de diversas instituciones del Estado”.

Según medios peruanos, tanto Toledo como su esposa negaron que se encontrara bebido y atribuyeron lo sucedido a una “conspiración de sus enemigos políticos”.


Alejandro Toledo fue acusado de recibir sobornos de Odebrecht pero permanece en libertad en EE.UU.

el 18 de marzo 2019 detuvieron a Alejandro Toledo, en un restaurante de ee.uu., por encontrarse “en estado de ebriedad”, pero fue liberado de inmediato. Ël y su esposa lo negaron.

Mauricio Funes. El expresidente de El Salvador, con su compañera de vida Ada Mitchell Guzmán y tres de sus hijos recibieron asilo político de Nicaragua, en septiembre del 2016.

El 28 de junio 2018, el Juzgado Quinto de Paz notificó a la oficina de Interpol en El Salvador que emita la difusión roja en contra el expresidente Mauricio Funes, de su pareja sentimental Ada Mitchell Guzmán, sus dos hijos y otros 11 prófugos para que se los capture en cualquiera de los 192 países que forman parte de este organismo policial mundial.

Funes había sido vinculado por la Fiscalía al saqueo de USD 351 millones de fondos públicos durante su administración 2009 y 2014. Este dinero provenía de la partida de “gastos reservados” de la Presidencia la que, según la Fiscalía, es “ficticia” y la crearon para saquear las cuentas estatales. En la red participaron exfuncionarios, familiares y excompañeras de vida de Funes, entre ellas la exprimera dama Vanda Pignato.

El 30 de julio 2019, el gobierno de Nicaragua otorgó a Funes la nacionalidad y allí reside plácidamente.  (5)

Ecuador: Correa, de cazador a venado

En Ecuador, la Interpol fue muy mencionada durante el gobierno de Rafael Correa quien, de cazador pasó a venado.

El juez ecuatoriano Daniel Méndez, de la norteña provincia de Scumbíos donde se encontraba el campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el que fue abatido el guerrillero alias Raúl Reyes el 1 de marzo de 2008, había ordenado la captura del exministro de Defensa colombiano, Juan Manuel Santos, por la incursión armada del ejército colombiano en territorio de Ecuador.

Entonces, el 3 de julio 2009, las autoridades de Quito pidieron a Interpol que hiciera efectiva esta orden judicial, pero el organismo policial no se pronunció sobre la procedencia de la solicitud.

Eso generó una grave crisis diplomática entre ambos países. El mandatario de Colombia, Álvaro Uribe, calificó a la orden del juez como una “pirueta que hacen los auxiliadores de las FARC”. También dijo que la medida era una “agresión para su país”. El presidente ecuatoriano Rafael Correa respondió que “agresión es tirar bombas a sus vecinos, no empezar proceso judiciales”.

El 26 de febrero del 2010, el llamado caso Angostura tomó un giro inesperado. El juez Tercero de Garantías Penales de Sucumbíos, Francisco Revelo, se abstuvo de enjuiciar a cuatro autoridades colombianas que se atribuyeron la dirección de la Operación Fénix, con la cual abatieron al exlíder de las FARC en territorio ecuatoriano.


Rafael Correa, expresidente de Ecuador, con algunos pedidos para que Interpol lo pnga en la lista roja, pero el ente policial internacional se ha negado. 

el 3 de julio del 2018, la jueza Daniela Camacho ordenó la prisión preventiva del expresidente Rafael Correa, quien reside en Bélgica desde 2017, por su presunta vinculación con el secuestro en Colombia, en 2012, de Fernando Balda.

El juez  dispuso el sobreseimiento provisional del exministro de Defensa de Colombia, Juan Manuel Santos; del jefe de las FF.AA., Freddy Padilla; del jefe de la Policía, Óscar Naranjo; y del exjefe del Ejército, Mario Montoya.

El 26 de abril del 2010, cuando Santos estaba de candidato a presidente de la república de Colombia, la Corte Provincial de Sucumbíos dijo que la orden de prisión seguía vigente. El 7 de agosto del 2010, Correa fue invitado a la posesión de Santos, elegido presidente, y el 30 de agosto del 2010 un juzgado ecuatoriano revocó la orden de prisión en su contra (6).

Nueve años después, el 3 de julio del 2018, la jueza Daniela Camacho ordenó la prisión preventiva del expresidente Rafael Correa, quien reside en Bélgica desde 2017, por su presunta vinculación con el secuestro en Colombia, en 2012, de Fernando Balda, político opositor que acusaba a su gobierno de corrupto. La jueza también emitió un pedido a Interpol para que cumpla con la detención.
Correa se declaró víctima de “un complot” y acusó a Balda de ser autor de una presunta trama para derrocarlo (7).

El 19 de septiembre del 2018 se conoció que la demanda de Ecuador a Interpol de difundir orden de captura contra el expresidente Rafael Correa estaba sin efecto porque los documentos enviados al ente probaban irregularidades en el proceso en su contra, según reportó Prensa Latina.

El procurador judicial de Correa, Christophe Marchand, informó que después de conocer de la orden de detención solicitada por Quito, su equipo envió a la sede de la Policía Internacional (Interpol) en Francia, documentos para intentar frenar la demanda. “Esto es un caso que no ocurre mucho. Normalmente, a escala internacional, Interpol recibe la demanda y la ejecuta. Aquí no, porque hay razones muy importantes”, afirmó.

Asimismo, explicó que la situación con Correa está basada en el marco de la persecución política que existe en América Latina contra exgobernantes, casos que ya se han denunciado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (8). 

El 7 de octubre del 2020, el juez Iván León de la Corte Nacional de Justicia de Ecuador pidió a Interpol que emita una notificación roja contra el expresidente Rafael Correa (y 14 personas más) para que cumpla su condena de 8 años de prisión por el delito de cohecho correspondiente al caso Sobornos.

El exmandatario calificó la decisión en su cuenta de Twitter de “nuevo ridículo para Ecuador”. “Habrá que gastar nuevamente en abogados, limitaciones de viajes, etc. Así buscan quebrarnos” (9).

 

(1)  NY times, 23 de agosto de 2019. Elmundo.es, 16 de octubre de 1998. Dw.com/es, 19 octubre 2005

(2) EFE. 7 noviembre 2005

(3) EFE, Terra. 10 febrero 2017

(4) BBC News Mundo. 18 marzo 2019

(5) El salvador.com  28  junio 2018

(6) Redacción BBC Mundo. 3 julio 2009

(7) Clarin.com. 3 julio 2018

(8) Juventud rebelde Cuba. 19 septiembre 2018

(9) CNN.com. 7 octubre 2020.

GALERÍA
¿La Interpol, traerá o no a Correa?
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Jalisco Nueva Generación: el cartel narco mexicano que pisa el Ecuador
Redacción Plan V
Diez años después: el "fantasma" de Froilán Jiménez aún espera justicia
Redacción Plan V
Un "mal gobierno", un "chimbador" y nostalgia: las elecciones en Bolivia
Redacción Plan V
Ximena Peña: ‘Ni morenista, ni correísta, me considero una mujer progresista’
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Juego de tronos en el Hospital Carlos Andrade Marín
Redacción Plan V
30S: militares al rescate; y diez años después, al rescate de los militares
Redacción Plan V
César Montúfar: "enfrentaremos la crisis desde cuatro andariveles articulados"
Fermín Vaca Santacruz
Repsol Ecuador vende todos sus activos por USD 5 millones
Redacción Plan V