Back to top
13 de Diciembre del 2016
Historias
Lectura: 9 minutos
13 de Diciembre del 2016
Fermín Vaca
Periodista político. Es editor de PLANV. Ha trabajado en los principales periódicos de Ecuador en la cobertura de política y actualidad. 
La peculiar sinergia del nuevo dúo dinámico de la política ecuatoriana

Fotos: Luis Argüello

Dalo Bucaram le apuesta a los jóvenes como principales electores. Su discurso mantiene el tono adecuado para ellos y al mismo tiempo presenta una imagen de madurez. 

 

Dalo Bucaram y Ramiro Aguilar, el binomio de Fuerza Ecuador, estuvieron en la Universidad Católica de Quito en una conferencia sobre sus propuestas de campaña. La empatía entre el joven aspirante guayaquileño y el abogado capitalino se puso de manifiesto en una intervención que no estuvo alejada de la polémica por el fantasma de Abdalá Bucaram Ortiz.

Dalo Bucaram y Ramiro Aguilar quieren ser presidentes. La fórmula de Fuerza Ecuador (FE), el sucesor político del PRE que llevó al poder a Abdalá Bucaram Ortiz, se ha presentado en un plano de igualdad, no de subordinación. Más que un aspirante a la presidencia de la República y el candidato a un cargo que, para evitar que se abra de nuevo la caja de Pandora de la inestabilidad política, tienen en otras tiendas políticas en un discreto segundo plano, el dúo de FE quiere presentar una imagen de complementariedad y compañerismo que, a juzgar por su reciente intervención en un evento organizado por la Cámara de Comercio de Quito, Fundamedios, la cooperación de Canadá y la Universidad Católica, está cuajando ampliamente. 


Dalo Bucaram presenta los cuatro ejes de su propuesta en caso de llegar al poder 


Patricio Alarcón, de la Cámara de Comercio, y Juan Ruales Almeida, candidato a asambleísta nacional.

Dalo Bucaram no es muy alto y su apariencia juvenil contrasta con la estatura y el aspecto maduro de Ramiro Aguilar. Ambos llegaron al evento de traje y corbata. Dalo lucía un gran reloj de aspecto deportivo, mientras Aguilar vestía con la habitual corrección del abogado litigante.

Dalo Bucaram no es muy alto y su apariencia juvenil contrasta con la estatura y el aspecto maduro de Ramiro Aguilar. Ambos llegaron al evento de traje y corbata. Dalo lucía un gran reloj de aspecto deportivo, mientras Aguilar vestía con la habitual corrección del abogado litigante. En un pequeño auditorio en la Universidad Católica, entre ochenta y 100 personas, en su mayoría jóvenes estudiantes, los esperaban para que expliquen sus propuestas en caso de ganarle el poder al correísmo.

Dalo luce una corbata de color rojo, y está impecablemente peinado. Aguilar, en cambio, tiene los ojos ligeramente enrojecidos. El equipo de campaña del presidenciable ha llegado de Guayaquil en la mañana, tras tener dificultades con los vuelos hacia la capital. Algunos hombres y mujeres costeños acompañan a Dalo, quien en horas de la mañana ha concurrido a una reunión con el colectivo ecologista de Yasunidos. 

Para las 16:00, cuando estaba anunciada su presencia en la Católica, ha llovido fuertemente sobre la ciudad. Dalo y Ramiro se sientan en el frente del auditorio, y empiezan a presentar su plan de Gobierno, en donde incluyen aspectos políticos, económicos, y sociales. Dalo cuida el tono de voz: habla pausado y despacio, con aire conciliador, disimulando un poco su hablar costeño. Quiere sonar, deliberadamente, juvenil pero maduro y equilibrado. Sostiene que no se trata de echar al tacho de la basura las cosas buenas que, afirma, debe haber hecho el correísmo en una década. Anuncia que no van a prometer, los dos, cosas que no puedan cumplir. 


Varias funcionarias de la Cámara de Comercio revisan sus celulares mientras hablan los dos candidatos. 


Un grupo de jóvenes estudiantes formaron el grueso del auditorio que recibió a Bucaram en la Católica


Para no perder un minuto, una estudiante aprovecha para googlear un tema pendiente...

Aunque Ramiro Aguilar no es economista, sino abogado, se entusiasma al responder las preguntas sobre economía que le formulan en el panel. Mientras habla, recuerda uno de sus tópicos cuando asambleísta, al destacar cómo el gasto corriente se disimula en las cuentas nacionales en otros rubros. 


Ramiro Aguilar se pone entusiasma cuando tiene que tomar la palabra para explicar temas económicos.

Ambos se alternan en responder las preguntas, pero se nota que Dalo prefiere que sea Aguilar quien haga las precisiones económicas. Se pasan el micrófono y el uno termina la oración del otro. Se dan palmadas en el hombro en señal de compañerismo. A juzgar por sus roles y sus edades, serían un Robin y un Batman más que un Batman y Robin.

Ambos se alternan en responder las preguntas, pero se nota que Dalo prefiere que sea Aguilar quien haga las precisiones económicas. Se pasan el micrófono y el uno termina la oración del otro. Se dan palmadas en el hombro en señal de compañerismo. A juzgar por sus roles y sus edades, serían un Robin y un Batman más que un Batman y Robin.

Dalo explica por qué escogió a Aguilar: lo seguía en redes sociales y descubrió su habilidad para identificarse con los jóvenes. Y también explica lo que considera es uno de los ejes de su campaña: quiere apostarle al electorado menor de 40 años que, por primera vez en décadas, podría definir la elección. Luego, el joven aspirante adopta un tono intimista, y dice que hay que combatir el odio, que se ha sentido odiado y discriminado muchas veces por su apellido, por ser un Bucaram.

No menciona ni una sola vez a su padre, pero sus palabras recuerdan aquellas de Abdalá: "hemos venido para amar, no para odiar".

Tras las preguntas económicas empiezan las del público, y sobre la candidatura de FE cae la inevitable cuestión con la que la ametrallan siempre: ¿qué opinan del aborto y del matrimonio igualitario? Dalo y Ramiro se miran entre sí y sueltan una carcajada cómplice que no explican al público, pues Dalo se limita a decir que ambos tienen discrepancias en ese tema. Su postura, dice, es que el aborto es "un crimen". De lo otro no dice nada, pero ratifica su receta: lo van a someter a consulta popular. Aguilar esta vez no explica cuál es su postura y guarda silencio sobre la discrepancia con el compañero de fórmula. Lo que el nuevo dúo dinámico no piensa someter a consulta popular, pues esa minoría no le provoca conflicto moral alguno, es "enseñar lenguaje de señas en las escuelas", cosa que es parte de su plan de campaña y que a Dalo le parece urgente y "humanitaria".


Hay constantes muestras de camaradería entre Dalo Bucaram y Ramiro Aguilar.

El auditorio es muy joven. Casi no hay profesores ni nadie que recuerde que, en las vísperas del cinco de febrero de 1997, en la Católica también se pedía la salida de Bucaram y se gritaba "qué se vaya". Así que nadie le hace al dúo de Robin y Batman de FE ninguna pregunta incómoda. 


Los moderadores llevaron las preguntas listas por escrito para formularlas al binomio de FE.

El evento iba a terminar sin incidentes. Dalo y Ramiro se tomaban fotos con sus anfitriones cuando, desde atrás del salón, la voz fantasmal de una mujer que gritó y salió corriendo -literalmente- tronó: "dile a tu taita que devuelva la plata"... por breves segundos se hizo un silencio incómodo, pero Dalo Bucaram, mal o bien, tiene casta de político desde los tiempos de su pariente Assad Bucaram, y además, es un buen cristiano de esos que practican lo de dar la otra mejilla.


Con este megáfono, símbolo del diálogo, Dalo Bucaram y Ramiro Aguilar sellaron su visita a la Católica. 

Así que, sin amilanarse, el joven le contesta a la mujer fantasmal: "gracias mi amor, qué Dios te bendiga", esta vez, sin disimular para nada su acento costeño. A su lado, Aguilar se limita a comentar que, por lo menos, la anónima atacante debió quedarse a defender su comentario. 


Una simpatizante de Bucaram se toma una foto con el aspirante de FE al finalizar el evento. 

 

 

GALERÍA
La peculiar sinergia del nuevo dúo dinámico de la política ecuatoriana
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El agónico río Machángara espera un millón de amigos
Redacción Plan V
Noboa: la crisis eléctrica, la gasolina y la inseguridad terminan con la luna de miel
Gustavo Isch
Daniel Salcedo según Daniel Salcedo: estos fueron sus operadores y sus relaciones con el crimen organizado
Redacción Plan V
Los ladrones del bronce pululan por la Plaza Grande
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Criminales colombianos y ecuatorianos extienden su violenta influencia por la Amazonía
Por Plan V y Amazon Underworld *
Última hora: se cancela la risa y la lectura en Quito
Redacción Plan V
"Falta que el gobierno de Daniel Noboa se atreva a golpear a gente poderosa"
Susana Morán
¿Se desinfla una opción política para Guayaquil?
Redacción Plan V