Back to top
9 de Febrero del 2021
Historias
Lectura: 14 minutos
9 de Febrero del 2021
Redacción Plan V
Los nuevos y viejos rostros y las claves de la próxima Asamblea
0

Imagen: PlanV

 

En las filas del correísmo hay exfuncionarios de ese régimen involucrados en polémicas y denuncias. El PSC también tendrá en su bancada caciques políticos y exdiputados. Por Pachakutik, regresa Salvador Quishpe y Guadalupe Llori, opositores de Rafael Correa. En las últimas elecciones, los resultados han sepultado a Alianza País (AP) y han revivido a la Izquierda Democrática. Ximena Peña, de AP, dice que pedirá la expulsión de Lenín Moreno del movimiento.



Con más del 99% de las actas escrutadas, ya es posible conocer quiénes serán los integrantes de la Asamblea Nacional, aunque el Consejo Nacional Electoral es el único que puede proclamar los ganadores una vez terminado el conteo oficial. Pero las tendencias muestran viejos rostros en la política nacional. Uno de ellos es el de Pierina Correa, hermana del expresidente Rafael Correa. Recientemente fue cesada de sus funciones en la Fedeguayas, pero su nombre ha aparecido en diversos polémicos casos. Ha sido señalada por supuestamente recibir aportes de una empresa de juegos ilegales para su campaña electoral; Chevron la involucró en un intento de reparto de dinero y hasta apareció en fotos con narcotraficantes. La hermana mayor de Correa, quien al haber obtenido la mayor votación con la alianza UNES, deberá dirigir la sesión inaugural de la nueva Asamblea.

Asimismo vuelve a la política Ricardo Ulcuango, quien fue embajador en Bolivia. Ulcuango fue líder de la Ecuarunari, pero se separó del movimiento indígena para irse a las filas correístas en 2011. Fue electo como diputado por Pachakutik, en el 2002, y ahora regresa a una curul, pero por UNES.

También aparece Roberto Cuero, quien obtendría una curul por Guayas. Él fue gobernador de esa provincia durante el gobierno de Correa. En abril de 2012, Cuero renunció tras el escándalo por abusos de autoridad, detención arbitraria, extorsión e intimidación por parte de los comisarios de Policía de Guayaquil y Durán. Pero la Fiscalía no imputó ni a Cuero ni el exintendente Julio César Quiñónez, quienes fueron involucrados.



Por UNES, también entraría Victoria Desintonio, exvocal del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS), quien fue destituida por la Asamblea -junto a otros tres vocales- por incumplimiento de funciones. Duró en el cargo solo 63 días.

Alexandra Arce, quien fue asambleísta en el 2013 por Alianza País y exalcaldesa de Durán, también ocuparía una curul. Ella fue detenida en octubre de 2019 por asociación ilícita por las manifestaciones que ocurrieron en ese mes. Pero fue sobreseída. Pamela Aguirre, parlamentaria andina y quien fue la vocera nacional del colectivo "Rafael Contigo Siempre" que pidió que se permita la reelección de Correa, llegaría al Legislativo por Ibarra. Lenín Lara, exalcalde de Esmeraldas, también llegaría al Legislativo. 

En las filas correístas también hay nuevas figuras. Por ejemplo, Jhajaira Urresta, quien llegaría a la Asamblea por el Distrito 2 de Pichincha, y Fausto Jarrín, por el Distrito 4 de Pichincha. Urresta recibió un impacto de una bomba lacrimógena en las manifestaciones de octubre de 2019 y perdió un ojo. Desde entonces se convirtió en una figura pública muy crítica contra el gobierno de Lenín Moreno. Mientras que Jarrín saltó al escenario político como abogado de Correa. El jurista lo defendió en el llamado caso Sobornos 2012-2016. En ese juicio, el exmandatario fue sentenciado a ocho años de cárcel.

En las filas correístas también hay nuevas figuras. Por ejemplo, Jhajaira Urresta, quien llegaría a la Asamblea por el Distrito 2 de Pichincha, y Fausto Jarrín, por el Distrito 4 de Pichincha.

El Partido Social Cristiano (PSC) también tendrá sus caciques políticos. Por ejemplo, Carlos Falquez Batallas volvería a la Asamblea después de renunciar a su curul en 2018 para postular a la prefectura de El Oro. Falquez y su hijo, que lleva su mismo nombre, han ocupado diversos cargos públicos en esa provincia. Milita en el PSC desde 1986. Asimismo, Luis Almeida regresaría al Legislativo. Él fue diputado por el PSC en 1994 y 2002, y en el 2006 por el Partido Sociedad Patriótica (PSP). En el 2009 fue asambleísta también por el PSP. Sin embargo, para el 2019 volvió al PSC y fue electo como concejal de Guayaquil. Otra figura que regresa a la política de la mano de los socialcristianos es Soledad Diab, quien alcanzaría una curul por el Distrito 3 de Guayas. Ella fue diputada en el 2006, pero cesada junto con otros 56 legisladores durante el primer mandato de Correa. Desde entonces se mantuvo alejada de la política.

En Pachakutik, la principal figura es Salvador Quishpe, quien se inició en la política hace casi 20 años. Primero, fue presidente de la Ecuarunari en 1999 y 2000.  Fue diputado en el 2002. Fue reelecto en el 2006. En 2009 fue elegido como prefecto por la provincia de Zamora Chinchipe y terminó su segundo periodo en mayo del 2017. En entrevista con Plan V, dijo que propondrá revisar los contratos petroleros y las actuaciones de la Aduana y el SRI. Otro nombre que resalta es el de Guadalupe Llori quien podría ir a la Asamblea por Orellana. Ella ha sido en dos ocasiones prefecta de su provincia. En 2007, fue detenida por el correísmo tras la huelga en Dayuma, durante una violenta incursión militar que frenó las protestas.

Fernando Villavicencio llegaría a la Asamblea por Honestidad, que es una alianza entre Concertación y el Partido Socialista. Él fue asesor del asambleísta Cléver Jiménez, quien perdió su curul en 2014 por un juicio por injurias. Correa denunció a Jiménez, Villavicencio y al médico Carlos Figueroa. Los tres fueron perseguidos por el expresidente.

Las nuevas fuerzas políticas

Cinco fuerzas políticas dominarán la próxima Asamblea. Para Mauricio Alarcón, director del Observatorio Legislativo, con el nuevo método de asignación de escaños, Webster, reconfiguró la Asamblea. “Se termina el mito acerca de que con este método iba a darse una fragmentación, algo que no ha pasado, porque el 90% de los escaños está en manos de cinco partidos políticos”. Dice que si se hubiera usado el método D’Hondt, UNES en lugar de 49 asambleístas habría tenido 70. “Ayudó a frenar la brutalidad de la mayoría”.

De esta manera, UNES se ubica como la primera fuerza política. Esta agrupación centró todos sus esfuerzos para que los electores logren identificarla con Correa. Hubo carteles en los que en lugar de la imagen de Andrés Arauz aparecía la de Correa. Causó polémica el uso de un cartón con la figura del exmandatario que llevan los candidatos de UNES en sus caravanas.

Pachakutik, que logró 27 curules, es otra sorpresa de la jornada. En 2017, el movimiento indígena solo obtuvo cuatro asambleístas. Este es un resultado histórico, en opinión de Mauricio Alarcón, director del Observatorio Legislativo. El analista destaca que Pachakutik obtuvo tan alta votación en un 90% sin alianzas. Esos resultados incluso se acercan al número de legisladores que logró CREO en el 2017, que fueron 32.

El movimiento indígena logró también tres asambleístas nacionales, encabezado por Quishpe. Esto es importante, según Alarcón, si se compara con las dos curules que alcanzó CREO y la ID. “Es el mejor resultado histórico del movimiento indígena tanto para la Presidencia como para la Asamblea”. En el 2003, Pachakutik llegó a la Presidencia con el Partido Sociedad Patriótica de Lucio Gutiérrez, pero Alarcón recalca que fue gracias a una alianza. “La gente está comparando esto con el fenómeno Freddy Ehlers de los 90, lo cual es totalmente equivocado. Ehlers es un mestizo que provenía de un partido político propio, que buscó el apoyo de Pachakutik. En el caso de Yaku Pérez estamos hablando de un candidato propio del movimiento indígena”.

Alarcón dice que el éxito de Pachakutik y de Pérez es haber estado en sintonía con los nuevos electores. No solo capitalizó el voto de las poblaciones indígenas.

Pero la analista política Rebeca Morla se pregunta si el movimiento indígena está fraccionado y por eso hay más votaciones para la Asamblea que para Presidente. Esto en relación a las denuncias que ha hecho Pérez sobre inconsistencias en sus resultados. Pérez considera que hubo un fraude y que él debería estar muy cerca de los resultados de Andrés Arauz. Hay que recordar, dice la analista, que Pérez se ha desmarcado de figuras como Leonidas Iza y Jaime Vargas.

En el caso de CREO, según Morla, a esa agrupación política le ha pesado mucho el discurso del correísmo sobre la cercanía entre Lasso y el gobierno de Lenín Moreno, que está terminando un mandato con muy baja popularidad. CREO alcanzó en estas votaciones 12 curules, 20 menos que los obtuvo en 2017.

Morla cree que esta será una Asamblea donde será necesario el consenso entre fuerzas políticas en beneficio del país. Quien gane la Presidencia, dice la experta, va a tener que negociar para mantener una gobernabilidad.

La desaparición de Alianza País y el resurgimiento de la ID

Por primera vez, en los últimos 14 años, Alianza País (AP) no tendrá representación en la Asamblea. En las elecciones del 2017 ganó 74 curules, ahora no obtuvo ninguno. Ximena Peña, en entrevista con Plan V, dijo que los bajos resultados electorales son un mensaje claro para el movimiento oficial. La candidata presidencial, que solo logró el 1.53% de los votos, afirmó que será necesaria una depuración urgente. Por eso, va a pedir la expulsión de Moreno, quien aún es el líder de AP. “Es el costo político de un gobierno que no gobernó con nosotros”. Peña espera que AP de un giro hacia nuevos liderazgos.

Pero en estas elecciones, la mejor carta de presentación que tenía AP para la Asamblea era César Litardo, actual presidente del Legislativo. Pero él ha quedado distante de un resultado que le permita obtener un escaño, dice Alarcón. Esto a pesar de que Litardo tiene más votos que Peña. “Con este resultado, AP va a recibir tarjeta amarilla de la autoridad electoral. Y probablemente de mantener resultados como estos, desaparecería”, sostiene. Para que una organización política se mantenga debe haber obtenido porcentajes mínimos en dos elecciones.

Lo opuesto ha sucedido con la ID. Ha vuelto al escenario político con mucha fuerza al obtener un bloque de 18 asambleístas, 14 más que en las elecciones del 2017. Este es el arrastre, según Alarcón, de un buen candidato presidencial. Morla coincide con este criterio y afirma que Hervas hizo una gran campaña para resucitar uno de los partidos más tradicionales del país. “Los ciudadanos ya se cansaron de esta polarización entre la izquierda radical -que es el correísmo- y la derecha radical en donde se lo ha posesionado a Lasso”. En su opinión, Hervas decidió hablar de los temas que la ciudadanía estaba esperando como el aborto, los derechos de la mujer, etc., que muchos candidatos por cálculo político no decidieron tocar.

Hervas alcanzó el 16% de los votos, mientras que los candidatos a asambleístas nacionales obtuvieron el 12% de los votos. Asimismo, en provincias donde no han sido su bastión se hizo con asambleístas. Por ejemplo, el último legislador de la ID que se recuerda en Guayas es Oswaldo Molestina hace más de 20 años. Ahora entrarían dos: Bella Jiménez y Marcos Molina. En El Oro este partido obtuvo una curul.

Guayas fue un caso particular en estas elecciones. En sus cuatro circunscripciones ganó UNES y en segundo lugar el PSC. La sorpresa estuvo respecto a CREO, que ocupó el tercer lugar solo en dos circunscripciones. En los dos otros aparecen la ID y Pachakutik. Este último obtuvo una curul en la circunscripción 4, que corresponde a 18 cantones fuera de Guayaquil. En Manabí, UNES tuvo una victoria aplastante, aunque no en Pichincha. Mientras CREO tuvo solo una presencia importante en el centro-norte de Quito. En centro sur y en las parroquias rurales de la ciudad, Pachakutik supera a CREO, pero no iguala a la ID, pues Pichincha ha sido su histórico bastión.

Morla dice que ha sido importante el voto joven, para quienes la política va más allá del correísmo y el anticorreísmo. “Esta elección marca un cambio en la política del país”.

[RELA CIONA DAS]

Nueva etapa. ¿Nuevas reformas electorales?
Alfredo Espinosa Rodríguez
Las elecciones ecuatorianas del 2021 y el derrumbe de la narrativa correísta
Marc Saint-Upéry
¿Por qué el correísmo aceptó los resultados electorales?
Andrés Jaramillo C.
¿El correísmo ha muerto?
Gabriel Hidalgo Andrade
Nunca serás presidente
Gabriel Hidalgo Andrade
GALERÍA
Los nuevos y viejos rostros y las claves de la próxima Asamblea
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Pita y el enredo de los últimos cinco minutos del CNE con el conteo rápido
Redacción Plan V
Elecciones 2021: ganadores y perdedores
Redacción Plan V
El proceso electoral concluyó sin violencia ni incidentes
Redacción Plan V
Yaku Pérez: “Si no llegamos en primera vuelta, fijo estaremos en la segunda. Eso lo doy firmado”
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

La dura carta de una ex cónsul en España que acusa de abusos a Cristóbal Roldán
Redacción Plan V
Tres concejales correístas podrían decidir la suerte del alcalde Jorge Yunda
Fermín Vaca Santacruz
La Universidad Andina presentó su nueva oferta académica
Redacción Plan V
Crudo Ecuador y Juan Mateo Zúñiga, los reyes del Tik Tok, asesoran a Keiko Fujimori
Redacción Plan V