Back to top
4 de Diciembre del 2020
Historias
Lectura: 17 minutos
4 de Diciembre del 2020
Redacción Plan V
Paúl Carrasco: "necesitamos un presidente que esté dispuesto a escuchar y a aprender"
0

Paúl Carrasco asegura que las motos, como vehículo popular, deben tener un tratamiento especial en el país. Fotos: Cortesía de Paúl Carrasco/Juntos Podemos

 

Paúl Carrasco, de Juntos Podemos, lista 33, logró al fin participar en las presidenciales luego de varios obstáculos legales. En su primer intento presidencial, el ex prefecto del Azuay dice que la producción y el empleo son los grandes retos, pero también lo es el cambio cultural de los ecuatorianos hacia el verdadero sentido de la democracia.



Él es un tipo especial. Tras perder estrepitosamente la elección por la Alcaldía de Cuenca, luego de cuatro periodos como prefecto del Azuay, resolvió tratar de comprender por qué ocurrió esto. Así que se fue a vivir a Quito, donde "había que estar" para hacer política nacional. Desde ahí empezó un periplo de más de un año por todo el país. Le dio dos veces la vuelta el Ecuador, en transporte público. Habló con la gente, para escucharla. Tras eso, se instaló nuevamente en la Capital, pero abandonó su residencia en el norte de la ciudad, para instalarse en el barrio popular del sur, La lucha de los pobres. Rentó un apartamento por cien dólares mensuales, y desde ahí dirige la campaña con la que pretende ganar la presidencia de la República el 7 de febrero del 2021. 

Pero antes, su partido Podemos debió pasar un galimatías jurídico donde los reconocieron y desconocieron varias veces. El movimiento fue parte del informe de la Contraloría donde se pedía al Consejo Nacional Electoral (CNE) dejar sin efecto la calificación de Podemos y otros tres movimientos. Fue un supuesto problema de firmas falsas y errores en su recolección. Al final, dice Carrasco, demostraron que se trató de un error del organismo de control y del CNE. Errores como que Paúl Carrasco no estaba afiliado a partido político alguno, siendo presidente nacional de su partido. 

¿Cuáles son las propuestas que la gente está aceptando en la campaña por parte de los políticos?

La gente quiere que en cuatro años se resuelvan todos los problemas. Y eso es un problema y estoy explicando a la gente que no es posible, que en cuatro años de administración tienes que priorizar las políticas públicas, a corto, mediano y largo plazo, y no puedes hacerlo todo. Pero la gente no entiende mucho de esto, porque en Guayaquil hay candidatos socialcristianos que están regalando canastas navideñas. Entonces, lo primero que la gente pregunta es: qué me ofrece. Como nosotros no damos, entonces les decimos que no voten por nosotros, y les pedimos que escojan bien. Un eslogan nuestro es: no vote por mi, escoja, piense bien y luego de escucharnos verá si somos los mejores. Esto nos ha dado un buen resultado, porque al final nos damos cuenta que uno puede hacer todas las propuestas, pero la gente no para mucha bola.

¿Por qué?

Porque la gente está esperando que le regalen la camiseta, el afiche, la gorra, la bandera... tenemos un problema complicado y nosotros no tenemos ni la plata ni la capacidad para hacer eso. Ya por experiencia aprendí que eso no se hace. Prefiero perder a ofrecer cosas que no tienen sentido. El año pasado me di la vuelta dos veces al país, en bus, con mochila, y me di cuenta, por ejemplo, que en el Terminal Terrestre de Guayaquil los baños no tenían las puertas cerradas. Uno hacía sus necesidades frente a todo el mundo. Un país donde la gente estaba en la calle, y eso era antes de la pandemia.

¿Qué más conoció del país?

Que la gente anda en moto. La gente de la Costa, en el campo y la gente pobre. Hay un millón cuatrocientas mil personas que andan en motos, que valen menos de dos mil dólares. Las autoridades, los socialcristianos, el Gobierno, han impuesto la percepción de que en las motos andan solo los delincuentes. Y no es cierto. Lo que pasa es que la gente no puede matricular, porque le puede costar entre 90 y 120 dólares y eso para gente que vive con menos de 300 dólares al mes no es posible. La moto pasa a ser ilegal y muchas motos y motonetas están retenidas en los cuarteles o devueltas a las empresas que las vendieron. 

¿Y qué plantean frente a eso?

Planteamos, primero, cero arancel a las motos importadas y a los repuestos. Luego, que la matrícula cueste el 1% del valor de la moto. Tercero, crédito barato para comprar las motos. Esto ha causado gran impacto, estamos con una página que se llama www.juntos593.com donde la gente se inscribe en el programa de las motos. Hemos hablado con varias casas comerciales, porque el 80% del ensamblaje de motos está en Cuenca. 

Este es uno de los programas, pero en el fondo muestra que la gente busca soluciones concretas a problemas concretos...

Exactamente. La gente no está en la onda de la pelea ideológica, del populismo versus lo institucional. La gente quiere resolver cosas y no está en los problemas de la Constituyente o de la bicameralidad... La gente dice pena de muerte para los corruptos, punto. Pero no estoy de acuerdo con eso, y planteamos cadena perpetua para los políticos electos por votación popular cuya corrupción ha sido probada y la muerte civil para los mandos privados o públicos; que haya jueces sin rostro para juzgar la corrupción... Todas esas cosas que planteo las escuché en la calle, es un pedido de la gente.

Paúl carrasco se instaló al sur de quito, en La lucha de los pobres. Rentó un apartamento por cien dólares mensuales, y desde ahí dirige la campaña con la que pretende ganar la presidencia de la República el 7 de febrero del 2021.

Pero también la gente se equivoca, está influenciada por una serie de prejuicios, información falsa, manipulación... ¿Cómo hacer una conciliación entre lo que plantea la gente y un liderazgo democrático, institucional?

Esa es la labor del político. Hay tres cosas que he aprendido en cuanto a ser político. La primera, no depender de grupos económicos. El momento que tienes conflicto de interés, te jodiste, no puedes tomar decisiones. Segunda, no depender de mafias políticas, porque tienes que repartir los puestos y no se puede generar políticas públicas sostenibles; y tercera, escuchar a la gente y ser un facilitador. Entonces, lo que es viable lo vuelves viable, y lo que no es viable, no. El político debe estructurar una propuesta que esté consensuada con la gente pero que sea viable. Yo estoy viviendo en La lucha de los pobres, en el sur de Quito. Me vine porque hay que reinventarse y aprender qué pasa realmente con las personas. Qué es lo que los ciudadanos opinan. Y la realidad es muy distinta a lo que dicen los candidatos. Hay candidatos que no tienen contacto con la gente. 

¿Cuál es esa otra realidad?

Cuando llueve en Quito, la gente pone tachos para recoger el agua y usarla. Eso lo veo en mi departamento todos los días. 

Dice que no se puede hacer todo en cuatro años, pero ¿qué se puede hacer?

Hay que tener una política de prioridades, y la prioridad de la gente que vive en la calle, vendiendo cosas, por miles. El año pasado caminé en Machala, a las seis y media de la mañana y en una de sus calles había gente durmiendo alrededor de un mercado, y me acerqué donde una señora que levantaba la carpa para vender empanadas y tenía cuatro hijos; dos mayores que también eran vendedores y dos hijos estudiantes, y vivían en la calle. Cuando le hablé a la señora de microemprendimiento, crédito barato, que pueda constituir una empresa pequeña, ella me dijo: vea Paúl, póngase de acuerdo con los ricos, conque me den trabajo es suficiente. Si yo y mis dos hijos mayores tuviéramos trabajo, ganáramos unos mil dólares mensuales; con eso alquilo un cuarto y doy seguridad a mis hijos. No necesito más sino trabajo. Y creo que esa es la prioridad. El tema es cómo concientizar a la gente de que en cuatro años nos dediquemos a eso, nada más. Porque cada uno pide salud, educación, justicia, transparencia, cierto es, pero en cuatro años no vamos a cambiar todo. Pero creo que la producción es la prioridad y tras eso, el empleo.

Pero usted tiene experiencia en eso de la producción. Producir en Ecuador es un asunto de titanes: burocracia, requisitos, zancadillas, mafias, extorsión, impuestos, tasas, mala práctica empresarial. No es un país que facilite la producción...

Cuando uno pregunta a un banquero por qué no bajan las tasas de interés, por qué estamos sometidos a un sistema financiero que promueve el consumo, por qué no se impulsa mucho más el crédito productivo, suele contestar que solo es cuestión de que la Junta Monetaria lo decida, de acuerdo a una política que debe ser presidencial. Es un tema de decisión política. Hay que armar un plan de ordenamiento productivo. Cada provincia tiene uno o dos productos estrella. El banano, por ejemplo, lo es de El Oro, Guayas, Manabí, Los Ríos. Ahí, todo lo que son insumos para la producción de banano debe tener arancel cero. 

"cada uno pide salud, educación, justicia, transparencia, cierto es, pero en cuatro años no vamos a cambiar todo. Pero creo que la producción es la prioridad y tras eso, el empleo".

El problema central para los bananeros no es ese, sino la imposición del precio de la caja de banano por parte de los grupos exportadores, y no hay quien cambie esa realidad.

Es verdad eso, y además de bajar los aranceles hay que bajar el costo del dinero, al dos por ciento para cada industria productiva en cada provincia. En el banano, nuestros mercados fuertes son Rusia, Japón y Corea del Sur. El arancel para nuestro banano es del 20% al 30%. Es una locura. Hay que negociar la la baja de los aranceles. Si sube la demanda, el exportador tendrá menos control. El otro problema es que producimos banano sin dar valor agregado. El plátano de Machala se va a Chile para hacer productos para niños. Debieramos bajar cinco puntos de impuesto a la renta a quienes producen con valor agregado. Estamos siempre pensando en cuánto pueden pagar los productores al Estado, y yo he aprendido que el tema es cómo se da facilidad para la producción. En el Azuay, la cerámica tiene un altísimo costo de producción. El demandante realmente es gente que debe tener mucho dinero; y lo que debiéramos hacer es bajar el costo de producción para facilitar la exportación, pero ahora esa  cerámica solo es para gente rica. 

¿Tiene usted alguna meta concreta en el tema producción y empleo?

No hablo de generar un millón de empleos. Mi visión es otra: el 80% del PIB nacional lo generan Guayas y Pichincha. Planteamos que haya una reorganización tributaria para que donde se produce se pague y donde se pague se invierta. Lo segundo es que en cuatro años las otras provincias lleguen a generar al menos el 6% del PIB. Solo Tungurahua y Azuay tienen el 6% del PIB, es decir no están produciendo lo suficiente. Debemos pasar de un PIB nacional a un PIB territorial.

Pero usted no le puede imponer a las provincias que se sometan a un ordenamiento productivo, se supone que hay libertad económica, que no es una economía centralizada.

¿Dónde se produce la mayor cantidad de naranja en el país? En Caluma, Bolívar. Todos los insumos para la producción de naranja, bajamos impuestos; interés del crédito al 2% para la producción de naranja; además todo el que de valor agregado paga menos 5% de impuesto a la renta. Además, la educación técnica debe ser impulsada hacia la línea de la producción local. Si se quiere hacer jugo de naranja en Guayaquil no hay problema, pero el costo de producción es más barato en Caluma. La leche no solo es Azuay y Pichincha, pero producen el 90% de la leche. Producir leche en esas dos provincias debiera ser mucho más barato mediante los estímulos a la producción.

La leche no solo es Azuay y Pichincha, pero producen el 90% de la leche. Producir leche en esas dos provincias debiera ser mucho más barato mediante los estímulos a la producción.

¿Y cómo se estimula que en otras provincias se instalen otras industrias?

En la lógica que planteo, se deben generar zonas de especialidad. En Chimborazo se produce lana y gramineas. Entonces se genera una empresa ancla para una industria específica. Otra forma: unirse a las grandes cadenas de distribución y armar una empresa de centros de acopio para garantizar el precio fijo y que la cadena de distribución sea la administradora, paga el precio fijo al productor y luego va al mercado. No hay que implantar medidas nacionales. El problema del Ecuador es que no reconoce su diversidad y lo que se hace es homogenizar la política pública, cuando el país tiene una gran diversidad y debemos especificar la política en el tema productivo y educativo.

Lo oigo repetir varias veces el verbo aprender. Es muy raro el político que aprende, porque por lo general los políticos tienen todas las respuestas.

Yo no lo sé todo. Uno de nuestros puntos es escuchar, escuchar y escuchar. El problema grave de los politicos es que no escuchan, y no tienen contacto con la realidad, con la gente. No oyen. La política no es servir, es una ciencia que organiza y ordena la sociedad, según la definición de Hannah Arendt. El político tiene que sostenerse en conocimientos y tiene que saber, al menos, cómo se formulan políticas públicas. Estas tienen que estar ligadas a la gente, y eso significa escuchar y escuchar significa aprender.  Necesitamos un presidente que esté dispuesto a escuchar y aprender. 

¿Cuál cree usted es el problema más acuciante de la gente en el Ecuador?

Hay dos cosas. El primero es el tema del empleo, del trabajo. La gente está en la calle, es terrible. eso es un horror. Lo segundo es el tema cultural. Cómo logramos que la gente cambie, con educación y trabajo. Por ahora, todo el mundo pide algo para dar el voto. Pero eso debe cambiar. El tema cultural es fundamental. ¿Cómo puede ser que un cadidato que se dice que es el único no populista esté regalando canastas navideñas? Es la degeneración de la política.

 

[RELA CIONA DAS]

Memoria: antídoto para la desinformación en tiempos de noticias falsas
Alfredo Espinosa Rodríguez
Mujeres, participación política y elecciones 2021
Alfredo Espinosa Rodríguez
Jóvenes, democracia y elecciones: tareas pendientes
Alfredo Espinosa Rodríguez
Nueva etapa. ¿Nuevas reformas electorales?
Alfredo Espinosa Rodríguez
Las elecciones ecuatorianas del 2021 y el derrumbe de la narrativa correísta
Marc Saint-Upéry
GALERÍA
Paúl Carrasco: "necesitamos un presidente que esté dispuesto a escuchar y a aprender"
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Santiago Guarderas, su entorno y su hoja de ruta para Quito
Redacción Plan V
Iván Vaca, la historia de otra víctima del "Estado carcelario"
Diana Romero
Quito frente al espejo: los problemas que debe solucionar hasta el 2030
Redacción Plan V
La píldora contra la Covid-19 entra en análisis de la FDA
Associated Press, AP

[MÁS LEÍ DAS]

Balda dice tener la ruta del dinero de Rafael Correa
Redacción Plan V
¡Que se maten entre ellos!
Diego Chimbo Villacorte
Los hombres de ‘Guacho’ tuvieron privilegios en la cárcel de Latacunga
Redacción Plan V
La bonanza de Walter Jaramillo, el contratista de la Embajada en Madrid
Redacción Plan V